domingo, 30 de junio de 2013

Vinos del Mundo - Vinos para este Verano

Algunas Sugerencias

Como ya viene siendo habitual de un tiempo a esta parte, ahora que se acercan las vacaciones para muchos (incluso puede que alguno ya esté inmerso en ellas), me gustaría apuntaros algunas sugerencias enológicas para que disfrutéis  aún más de vuestro merecido descanso. Como siempre me gusta decir, en esta recopilación no están los mejores vinos del mundo, ni siquiera de España, sino sólo aquellos que he podido catar en lo que va de año y que me han llamado la atención. En paralelo quiero aclarar que la selección incluye a vinos que yo considero apropiados para el período estival, dejando para la selección navideña aquellos vinos más tánicos o más complejos que se pueden hacer bastante difíciles con los calores propios de esta época. Así pues, con la mejor intención del mundo, aquí os mando mis sugerencias, incluyendo zonas y tipos de vino con los que hasta la fecha no me había atrevido. En paralelo voy a tratar de ser menos técnico y más didáctico en mis comentarios de tal forma que sean más accesibles a todo el mundo. Comenzamos:

Blancos Jóvenes: 

Los vinos blancos jóvenes españoles, sobre todos los que provienen de zonas frías, suponen el acompañante perfecto para este período veraniego. Su frescura, su menor graduación alcohólica (en general) y su menor carga tánica (explciaremos este concepto más adelante) en comparación con los tintos, les convierten en protagonistas propicios para estas fechas. 

Por un vino blanco joven entendemos a aquel que no pasa por barrica y que tras la fermentación alcohólica (con independencia de que lleve o una crianza sobre sus propias lías) es embotellado directamente. Tradicionalmente se decía que este tipo de vinos eran adecuados fundamentalmente para pescados y aperitivos. Aún siendo cierto, nuestros vinos blancos hoy en día pueden acompañar perfectamente un buen arroz, una buena pasta, por supuesto una buena ensalada y, en algunos casos, una carne blanca. Aconsejo servir estos vinos entre 7 y 9 grados.

Aunque siempre se ha tirado hacia Rueda (y su Verdejo) y Rías Baixas (con su Albariño), España es tierra de vinos blancos excelentes. Es muy difícil encontrar uno que no esté bueno, por lo que la apuesta por este tipo de caldos es casi siempre segura. Comienzo con mi selección.

PradoRey Verdejo Vendimia Seleccionada 2012: Denominación de Origen, Rueda. Uva, Verdejo 100%. Me gusta porque es fresco, equilibrado, muy mineral y con una fruta fresca muy marcada y persistente. Tiene una excelente relación calidad precio y acompañará perfectamente tanto pastas y arroces, como pescados, ensaladas, carnes blancas y todo tipo de aperitivos.

PradoRey Sauvignon Blanc 2012: Denominación de Origen, Rueda. Uva, Sauvignon Blanc 100%. Me gusta porque es fresco, pero a diferencia de los Sauvignon Blanc Franceses marca unas notas tropicales muy sugerentes que hacen de este vino algo muy especial. De tirada muy limitada, apenas 6.000 botellas, y con una excelente relación calidad / precio. Como el Verdejo, resulta de fácil combinación para múltiples platos típicos de esta temporada. 

Emina Prestigio Verdejo sobre Lias 2012: Denominación de Origen Rueda. Uva, Verdejo 100%. Me gusta porque al igual que el PradoRey Verdejo, fue transgresor en su día en su elaboración. Fresco, expresivo, muy aromático y muy agradable. De excelente relación calidad precio y con la garantía de un grupo bodeguero como Matarromera. 

Oro de Castilla Verdejo 2012: Denominación de Origen Rueda. Uva, Verdejo 100%. Lo pude probar en Prowein hace unos meses. Me gusta porque es fresco, está muy bien hecho, tiene mucha fruta y está muy equilibrado. Excelente calidad precio.

José Pariente Sauvignon Blanc 2012: Denominación de Origen Rueda. Uva, Sauvignon Blanc 100%. Lo caté en Prowein. Uno de mis favoritos dentro de la DO Rueda. Fresco, con cierta complejidad, muy sabroso y con una fruta muy persistente. Muy buena relación calidad / precio.

José Pariente Verdejo 2012: Denominación de Origen Rueda. Uva, Verdejo 100%.  Al igual que el anterior, lo pude catar en Prowein. Muy fresco, muy persistente, largo y equilibrado. Muy buena relación calidad / precio. Me gusta porque me encanta la manera de trabajar de esta bodega, eminentemente familiar. Año tras año mantienen una regularidad pasmosa haciendo unos vinos excelentes.

Abadal Picapoll 2012: Lo descubrí en Vinexpo hace unas semanas. Denominación de Origen Pla del Bagés. Uva, Picapoll 100%. Muy fresco, con muchísima fruta, muy sabroso. Me gusta porque dentro de una zona dónde se apuesta por las variedades foráneas, la bodega Abadal ha sabido apostar por una uva autóctona, diferencial y original. Me encanta. Muy buena relación calidad / precio.

Peique Godello 2012: Denominación de Origen Bierzo. Uva, Godello 100%. Muy fresco y sabroso, con muchísima fruta en nariz. De muy buena relación calidad / precio. Me gusta porque es sorprendente desde que se descorcha la botella. Lo descubrí en una cata ciega de las que hacemos en bodega. Muy sugerente.

Paco y Lola 2011: Denominación de Origen Rías Baixas. Uva, 100% Albariño. Muy fresco y muy mineral, con una buena acidez, lo que le permitirá envejecer incluso un poco más en botella. Muy buena relación calidad / precio. Me gusta porque es un proyecto innovador, vanguardista, que ha tratado de darle una vuelta de tuerca al Albariño. De mis favoritos.

Pazo de Barrantes Albariño 2011: Denominación de Origen Rías Baixas. Uva, 100% Albariño. Fresco, equilibrado, con mucha fruta. Al igual que al anterior, le vaticino cierto crecimiento dentro de la botella. Me gusta porque representa la tradición del mejor Albariño, demostrando que una misma uva en una misma zona, se puede trabajar con conceptos diferentes pero ofreciendo un resultado espectacular. Estupendo. Buena relación calidad / precio.

Stocco 2010: Denominación de Origen, Friuli (Italia). Uva, 100% Chardonnay. Se mantiene muy fresco pese a ser un vino de hace tres años. Mineral, con una excelente acidez, muy largo y persistente. Si alguno tiene pensado darse un viaje hasta Italia este verano, recomiendo este vino sin lugar a dudas. Lo descubrí en Vinexpo 2011 y lo guardé como me aconsejó su productor. Me ha maravillado en este 2013. Me gusta porque resalta lo mejor del terruño de esa zona de Italia.

Pradio Teraje 2011: Denominación de Origen, Friuli (Italia). Uva, 100% Chardonnay. Muy fresco y afrutado, con toques minerales y buena acidez. Mejorará en botella un poco más. Muy buena relación calidad / precio. Me gusta porque denota una forma de entender en Chardonnay al que estamos acostumbrados en los vinos franceses. 

Blancos con Barrica: 

Son difíciles de encontrar y de elaborar. Fundamentalmente porque nuestro país no es tan frío como para  que sus uvas blancas tengan la acidez suficiente para soportar una crianza en barrica sin que la madera tape por completo la fruta. Es por ello por lo que se deben buscar cepas viejas, en zonas frías, con bajos rendimientos y suelos muy específicos, para encontrar este tipo de frutos que ganen a través de su proceso de envejecimiento.

Los grandes vinos blancos fermentados y / o envejecidos en barrica de calidad, suelen ser auténticas joyas, pero sus precios a menudo son también, sino prohibitivos, al menos como para pensárselo. En el fondo porque no estamos acostumbrados a pagar por un vino blanco el precio de un tinto reserva. Los blancos fermentados en barrica no son para todos los públicos. Por su complejidad suelo recomendarlos a aquellas personas a los que realmente les gusta mucho el vino.  

Los blancos fermentados en barrica son apropiados para carnes blancas, pescados, también pastas y arroces, pero también para acompañar ciertos quesos e incluso determinadas carnes rojas. Recomiendo a veces decantarlos y si queremos sorprendernos, probar a catar un mismo vino a temperatura de tinto y a temperatura de blanco. En este caso aconsejo servir estos vinos entre 11 y 13 grados. A menor temperatura, se pierden matices aromáticos.

Enate Chardonnay 2009: Denominación de Origen, Somontano. Uva, 100% Chardonnay. Aromas a frutas maduras, notas amieladas y ciertas especias. Muy largo, tostado y potente. Me gusta porque es original y porque está excelentemente trabajado desde la cepa y eso se nota. Para mi, es el mejor Chardonnay que se hace en España. Buena relación calidad / precio.

Nuat 2009: Denominación de Origen Pla del Bages. Uva, 80% Picapoll, 20% Macabeo. Parcialmente fermentado en Barrica. Aromas muy potentes a fruta madura, complejo. En boca es muy largo y persistente. Me gusta porque es original y porque apuesta por variedades autóctonas y diferenciales. Lo probé en Vinexpo hace unas semanas. Excelente.

Belondrade y Lurton 2011: Denominación de Origen, Rueda. Uva, 100% Verdejo. Con potencial de mejora aún, ya denota una madera excelentemente integrada y unos toques de fruta madura muy interesantes. En boca es muy potente, fresco y con buena acidez. Me gusta porque es original, vanguardista y añada tras añada se confirma como un valor seguro. Lo probé en Valladolid hace unas semanas. Quiero volver a probarlo dentro de un par de años.

Emina Selección Especial Carlos Moro 2009: Denominación de Origen, Rueda. Uva, 100% Verdejo. Aromas a fruta madura, muy potente y persistente. Excelente integración de la fruta con la madera. Complejo. Me gusta porque es la apuesta personal de una persona a la que realmente admiro dentro del mundo del vino, Carlos Moro, el cual siempre se ha atrevido a ir un paso más allá. He podido probar este vino recientemente y me ha encantado.

PR 3 Barricas 2009: Denominación de Origen, Rueda. Uva, 100% Verdejo. Elaborado por Bodegas PradoRey, es una de las niñas de mis ojos. Su uva procede de cepas centenarias de la zona más fría de la DO. Su crianza se realiza en tres tipos de barricas diferentes elegidas cuidadosamente tras años de investigación de los enólogos, a las cuales se les realiza un batonage diario. Me gusta porque es diferente al resto de Verdejos Fermentados en Barrica, tiene personalidad propia. Y sobre todo porque es un vino al que le ponemos todo el cariño del mundo. Aromas a fruta madura, toques amielados y a ahumados. Muy potente en boca, sabroso y largo, pero sin perder frescura en virtud a su excelente acidez. Y seguirá mejorando.

Naiades 2008: Denominación de Origen, Rueda. Uva, 100% Verdejo. Lo he recatado recientemente y esta añada me sigue pareciendo un escándalo. Se mantiene fresco, con aromas a fruta madura y cirtos toques de especias. En boca es muy largo, persistente y untuoso. Me gusta porque para mi es el mejor Fermentado en Barrica jamás hecho en España. Tiene algo distinto, algo misterioso que lo hace irresistible.

Montrueque 2009: Vino de la Tierra. Uvas, Sauvignon Blanc, chardonay, moscatel de grano menudo y viognier. Fermentado y criado durante 9 meses en barricas. Lo he recatado hace unos meses y se confirman mis expectativas. Es un vino que sigue mejorando y al que le queda recorrido. Aromas a frutas tropicales maduras, con cierta presencia ya de los toques amielados que le aporta la madera y algunos ahumados. En boca es potente y persistente. Su acidez augura un buen envejecimiento. Es fresco y muy agradable. Me gusta porque es el sueño de un buen amigo mío, Jorge Cuenca, el cual ha puesto todo su cariño y mimo en hacer algo diferente. Y lo ha logrado.

Catalpa Chardonnay 2010: Mendoza (Argentina). Uva, 100% Chardonnay. Blanco parcialmente fermentado en barrica. Fresco, con fruta madura y toques florales. Sabroso, frutoso, equilibrado y con buena acidez. Con potencial de guarda. Me gusta porque tiene un equilibrio perfecto entre fruta y madera. Difícil de encontrar en España.

Rosados:

Los vinos rosados han sido considerados durante un largo período de tiempo y de una forma injusta como caldos de segunda fila. Existen bodegas que se están tomando este tipo de vinos muy en serio y que están saliendo a competir sin complejos con bodegas y zonas vitivinícolas francesas como la de la Provenza.

Los rosados son ideales para estas fechas por su frescura, su menor carga tánica respecto a los tintos y por su versatilidad a la hora de acompañar la comida. Los hay que acompañan perfectamente carnes y pescados, ensaladas, arroces y pastas, e incluso maridan bien con ciertos quesos. Allá vamos.

PradoRey Rosado Fermentado en Barrica 2012: Denominación de Origen Ribera del Duero. Uva, 50% Tempranillo, 50% Merlot. Envejecido durante 4 meses en barrica, este rosado es original, muy llamativo y nada convencional. Con aromas a frutos rojos bien acompañados por toffee, caramelo y vainilla. Fresco y mineral, considerado una joya por muchos, a día de hoy se sigue vendiendo por cupos. Aguanta perfectamente un asado y es un excelente aliado para la pasta en general. Muy buena relación calidad / precio. Me gusta porque es el resultado de la imaginación de unos enólogos que se atrevieron a intepretar el rosado de una forma diferente al resto en la Ribera del Duero. Como lo describió una vez un periodista, se trata de un "rosado para gente que le gusta el tinto".

Lía de PradoRey 2012: Denominación de Origen Ribera del Duero. Uva, 100% Tempranillo. El llamado vino "cool, sexy, canalla". Nadie nunca antes en la Ribera del Duero se había atrevido con algo así. Maceración muy corta, de entre 5 y 50 minutos, y una cuidada selección de la uva y el proceso de vinificación, tienen la culpa del color tan sorprendente de este vino´(Rosa pálido). Destacan aromas florales y de fruta blanca, más típico de variedades blancas que de las uvas tintas con las que se forma este vino. En boca es complejo, largo, fresco y persistente. Excelente relación calidad / precio. Me gusta porque es transgresor, porque se ha atrevido a explorar terrenos que hasta la fecha nadie se había atrevido en la Ribera del Duero.

Ramón Bilbao Rosado 2012: Denominación de Origen, Rioja. Uva, Garnacha 100. Otro "blush", al igual que Lía, pero este de Rioja. Color algo más anaranjado que el anterior. Muy afrutado y con buena acidez. Persistente. Me gusta porque compite sin complejos con las garnachas francesas de la Provenza. Excelente relación calidad / precio. Lo pude probar en Vinexpo hace unas semanas.

Enate Rosado 2012: Denominación de Origen, Somontano. Uva, 100% Cabernet Sauvignon. Aromas a fruta roja, muy persistente, largo y sabroso. Me gusta porque es un valor seguro, de excelente relación calidad / precio.

Vinos Tintos:

Existe en la piel de las uvas así como en las pepitas de las mismas, un componente llamado Tanino, el cual aporta estructura y capacidad de envejecimiento, entre otras cosas, al vino. En la piel de la uva tinta, además, se encuentran los llamados antocianos, que son los que le aportan el color al vino. El proceso de elaboración de un vino tinto, por lo tanto, requiere de una maceración del mosto (zumo de la uva) con la piel y la pepita. A través de esa maceración, el vino tinto adquiere su color y, por decirlo de una manera sencilla, absorbe los taninos de la uva. Este proceso de maceración dura semanas. En el vino blanco no existe dicha maceración y en el rosado hablamos de horas, o de minutos, como se apuntaba al hablar del Lía de PradoRey. Es por ello por lo que los vinos tintos tienen mayor carga tánica que los blancos y los rosados.

El tanino es fundamental para la guarda y envejecimiento del vino tinto, pero a la par es astringente y secante, lo que hace que algunos vinos sean difíciles de beber en épocas de mucho calor. La carga tánica de un vino depende del tipo de uva pero también del proceso de vinificación. Se suele decir que taninos y antocianos son la musculatura y el esqueleto del vino, pero esta claro que, siguiendo con el símil de las personas, no necesita la misma musculatura un deportista profesional que un mero aficionado a jugar al tenis una vez a la semana. Por lo general, los vinos de largas crianzas tienen mayor carga tánica que los jóvenes. 

Los vinos tintos que voy a recomendar para este verano, por lo tanto, son algunos de los que yo considero "fáciles" para estas fechas. Es decir, no me voy a meter ni con los grandes reservas, ni con los vinos de alta expresión, los cuales, sin duda, resultan "duros" en épocas de calor.

Laya 2011: Denominación de Origen, Almansa. Uvas, 70% garnacha tintorera, 30% monastrell. Vino joven con cuatro meses de envejecimiento en barrica. Aromas a frutos rojos con ciertos toques de especias. Taninos dulces. Elegante, fresco. Me gusta porque nunca imaginé que se pudieran hacer vinos de esta calidad en la Almansa. Me parece moderno, vanguardista y muy bien hecho. Excelente relación calidad / precio.

Fagus 2010: Denominación de Origen Campo de Borja. 100% Garnacha. Aromas a fruta madura, potente, elegante, cremoso. Tiene un paso por barrica de unos 6 meses que resalta la fruta, no la enmascara.

Juan Gil 4 meses 2010: Denominación de Origen, Jumilla. Uva, 100% Monastrell. No alcanza la complejidad del 12 meses en barrica, pero este vino me resulta fantástico para el período estival. Fresco, con aromas a fruta madura, tantinos dulces. Sabroso, frutoso. Muy elegante. Me gusta porque supone un paso al frente en Jumilla a un precio excelente, circunstancia que no se da en otros vinos de la región.

Acústic Roble 2010: Denominación de Origen Montsant. Uva, 65% Cariñena, 35% Garnacha. Aromas a frutas maduras y ciertas especias. Muy elegante, taninos maduros. Muy equilibrado y persistente. Me gusta porque la bodega apuesta por variedades autóctonas pero dotando a las mismas de un corte moderno que le confiere una gran elegancia. Lo caté en Prowein. Muy buena relación calidad / precio.

Abadal 3.9 2008: Denominación de Origen Pla de Bages. Uvas, 85% Cabernet Sauvignon y 15% Syrah. Toques de fruta madura, especiado y muy mineral. Me gusta porque creo que refleja perfectamente el terruño del que procede. Lo descubrí en Vinexpo y me encantó desde el primer momento.

Abadal Selecció 2007: Denominación de Origen Pla de Bages. Uvas, 40% Cabernet Sauvignon, 40% Cabernet Franc, 15% Syrah y 5% Sumoll. La fruta madura se entrelaza con los terciarios elegantes que le aporta la barrica. Ciertos toques de caramelo, torrefactos y especias. Lo descubrí también en Vinexpo y me encantó. Me gusta, al igual que el anterior, porque aúna lo mejor de un terruño con un envejecimiento muy cuidado.

Casajús Barrica 2010: Denominación de Origen Ribera del Duero. Uva, 100% Tempranillo. Envejecido entre 4 y 6 meses en barrica, se trata de un vino joven con aromas muy marcados a frutos rojos, con taninos bien pulidos y una barrica que se aprecia de forma muy sibilina. Excelente relación calidad / precio. Me gusta porque es fresco, elegante y equilibrado.

PradoRey Roble 2011: Denominación de Origen, Ribera del Duero. Uvas, 95% tempranillo, 3% cabernet sauvignon y 2% merlot. Fue el primer Roble de España y la Ribera del Duero. La esencia permanece con la lógica necesidad de adaptarse a los tiempos. Es fresco, equilibrado y muy elegante. Un periodista dijo de él que "era mucho vino para tratarse de un mero roble" pero ello no le resta un ápice de protagonismo a una fruta persistente y muy agradable. Con potencial de mejora. Me gusta porque puede acompañar perfectamente un aperitivo, una comida o una cena, tanto carnes como pescados e incluso ciertos quesos.Es un vino para cualquier ocasión... que lo merezca

Adaro de PradoRey 2010: Denominación de Origen, RIbera del Duero. Uva, 100% Tempranillo. Procede del viñedo más alto de la finca Real Sitio de Ventosilla, más de 850 metros. Fresco, muy elegante, con mucha fruta y con una barrica muy bien integrada. Me gusta porque es el vino que mi abuelo siempre soñó con hacer, por el que le llamaron loco al plantar aquellas cepas de "latitudes imposibles". Un homenaje a una persona irrepetible y un vino excepcional.

PradoRey Crianza Finca Valdelayegua 2009: Denominación de Origen, Ribera del Duero. Uva, 95% Tempranillo, 3% Crianza y 2% Merlot. Un Crianza diferente al Adaro, pero también procedente de un único pago, Valdelayegua. Fruta madura con una madera muy bien integrada que le aporta toques especiados. Muy mineral. Muy buena relación calidad / precio. Me gusta porque refleja el terruño del que procede y, precisamente por ello, sé que nuestro mejor vino de Valdelayegua sigue estando por llegar. Mientras tanto, recomiendo disfrutar de este gran caldo.

Protos Crianza 2009: Denominación de Origen, Ribera del Duero. Uva, 100% Tempranillo. Es el mejor crianza que le recuerdo a Protos desde que trabajo en el mundo del vino. Elegante, con mucha fruta y toques a regaliz y vainilla que le aporta la barrica. Me gusta porque es un vino moderno, que da prioridad al terruño por encima de las maderas, con potencial de guarda. Excelente.

Matarromera Crianza 2009: Denominación de Origen, Ribera del Duero. Uva, 100% tempranillo. Especiado, con aromas a fruta madura. En boca es muy potente y con taninos maduros. Me gusta porque es un Crianza de un estilo algo más clásico que los anteriores, pero que creo refleja todo lo bueno de la Ribera del Duero. Nunca falla.

Melior Roble 2011: Denominación de Origen, Ribera del Duero. Uva, 100% tempranillo. El Roble de Matarromera. Fruta por encima de todo, con una barrica muy bien integrada. Sabroso, largo, untuoso. Me gusta porque tiene un corte moderno que creo encaja a la perfección en un Roble. Excelente relación calidad / precio.

Carramimbre Roble 2011: Denominación de Origen Ribera del Duero. Uva, 95% Tempranillo, 5% Cabernet Sauvignon. Aromas a fruta roja con toques especiados procedentes de su paso por barrica. Fresco, moderno. Me gusta porque me parece un vino muy bien hecho con una relación calidad / precio excelente.

Pago de los Capellanes Roble 2011: Denominación de Origen, Ribera del Duero. Uva, 100% Tempranillo. Un clásico que nunca falla. Para mi, el mejor Roble de la Ribera del Duero. Aromas a frutas rojas con ciertos toques tostados. Taninos maduros. Redondo. Excelente relación calidad / precio. Me gusta porque año tras año mantiene un nivel y una regularidad al alcance de muy pocos. Vino moderno y elegante.

Pago de Carraovejas Crianza 2009:  Denominación de Origen, Ribera del Duero. Uva, 95% Tempranillo y 5% Cabernet Sauvignon. Paradigma del crianza moderno de la Ribera del Duero. Aromas a fruta madura y finas especias, taninos redondos y maduros. En boca potente, persistente y muy largo. Me gusta este 2009 porque está rematando espectacularmente bien. Muy elegante.

Baltasar Gracián Garnachas Cepas Viejas 2009: Denominación de Origen Calatayud. Uva, 100% garnacha. Muy mineral, con aromas a fruta madura, casi mermelada. Complejo. En boca es equilibrado y persistente. Me gusta porque refleja el potencial de la garnacha que se cultiva y crece en nuestro país.  Excelente relación calidad / precio.

Peique Mencía 2012: Denominación de Origen, Bierzo. Uva, Mencía 100%. Vino joven muy expresivo, con aromas a frutas rojas. Muy largo, con taninos redondos. Me gusta porque es la sencillez expresada con la mayor elegancia posible. Muy sorprendente. Refleja lo mejor del terruño.

Altún Crianza 2010: Denominación de Origen, Rioja. Uva, 100% Tempranillo. Aromas a frutas rojas y ligeras especias dulces. En boca es sabroso y persistente. Me gusta porque es un Rioja de un toque moderno que lo desmarca de los clásicos de toda la vida. Excelente relación calidad / precio.

Baigorri Crianza 2009: Denominación de Origen, Rioja. Uva, 90% Tempranillo y 10% sin especificar. Aromas a fruta madura, especias y chocolate. En boca es potente y largo. Me gusta porque creo que aúna la clasicidad de Rioa con la corriente moderna que está comenzando a vislumbrarse. Muy buena relación calidad / precio.

Cuna de Reyes Crianza 2009: Denominación de Origen Rioja. Uva, 80% tempranillo, 15% garnacha y 5% mazuelo. Muy elegante. Aromas a fruta madura, con notas de coco, vainilla y ciertas especias. Taninos maduros. Me gusta porque es un vino con personalidad propia en una bodega familiar. Excelente relación calidad / precio.

Luis Cañas Crianza 2009: Denominación de Origen, Rioja. Uva, 95% tempranillo, 5% garnacha. Aromas a fruta madura, especdiados. En boca es sabroso, potente y con taninos maduros. Me gusta porque auna, al igual que Baigorri, lo mejor de los vinos clásicos de la Rioja con lo un corte algo más moderno. Excelente relación calidad / precio.

Tobía Selección Crianza 2009: Denominación de Origen Rioja. Uva, 80% Tempranillo, 10% Graciano, 10% Garnacha. Aromas a furta madura y especias. En boca es potente, tostado, sabroso. Me gusta porque aúna muy bien la fruta con una madera muy elegante. Excelente relación calidad / precio.

Obanca Joven 2011: Vinos de Calidad de Cangas, Asturias. Uvas, Carrasquín, Mencía, Albarín Tinto y Verdejo Negro. Aromas a frutas rojas. Muy mineral. Muy fresco y elegante. Me gusta porque recupera variedades autóctonas y refuerza una cultura vitivinícola milenaria, la de Asturias, que sigue corriendo el peligro de desaparecer. Excelente relación calidad / precio. 

Castro de Limés 2009: Vino de Mesa Asturias. 100% Carrasquín. Aromas a fruta madura, minerales, chocolate. En boca es potente, sabroso, largo y equilibrado, con buena acidez. Me gusta porque demuestra que hoy en día se puede hacer vinos excelentes en cualquier lugar siempre que se apueste por lo autóctono. Elegante y moderno. Excelente.

Saurus Familia Schroeder 2005: Neuquén, Argentina. Uvas, Pinot Noir y Malbec. Muy mineral, con aromas a fruta madura. En boca es sabroso y con taninos maduros. Lo descubrí en Vinorell. Me gusta porque la combinación de Pinot Noir y Malbec es sorprendente, muy llamativa y muy poco frecuente.

Catena Alta Malbec 2006: Mendoza, Argentina. Uva, Malbec 100%. Aromas de fruta madura con especias dulces. En boca es elegante y muy sabroso. Me gusta porque procede de viñedos de latitudes casi imposibles. Regalo de un buen amigo que me lo trajo de Argentina.

Atamisque Malbec 2011: Mendoza, Argentina. Uva, Malbec 100%. Aromas a fruta roja madura y ligeros toques especiados. Elegante, moderno y mineral. Me gusta porque es un vino franco, nada pretencioso, que concede todo el protagonismo a la fruta.

Champagnes: 

Como he podido probar alguna cosa interesante últimamente, termino recomendando alguno que me ha llamado la atención

Taittinger Prestige Rosé: Uvas, Pinot Noir y Chardonnay. Burbuja fina, espuma persistente. En nariz y en boca están presentes en todo momento las frutas rojas. Muy elegante.

Devaux Blanc de Noirs: Uva, Pinot Noir. Burbuja fina, espuma persistente. Champagne blanco a partir de uva tinta. Aromas a frutos secos y mentolados. Muy elegante

Y esto es todo de momento. Abiertos quedan los comentarios para posibles sugerencias adicionales. Por mi parte sólo desearos un feliz verano, que disfrutéis de algunos de estos vinos pero que, sobre todo, lo hagáis en compañía. Al final el vino son momentos compartidos. No lo olvidéis.

¡Feliz verano!




















martes, 11 de junio de 2013

Economía - La Cuadratura del Circulo

Algunos Apuntes

Hoy hemos sabido que los costes laborales sumaban su segundo trimestre a la baja, lo cual sienta un auténtico precedente desde que dicho indicador comenzó a medirse. Nunca en toda la serie se habían acumulado dos trimestres consecutivos de caídas. Impacta saber que las remuneraciones cayeron un 8,5% en 2012, así como sorprende que los convenios, en lo que va de año, sólo hayan pactado subidas de un 0,63% (lo que en términos relativos supone una caída retributiva, por cuanto la inflación en dicho periodo ha sido del 1,7%). Por un lado, la noticia podría catalogarse como buena, ya que la moderación salarial es un requisito imprescindible para que, primero, se deje de destruir empleo, y segundo, éste se recupere cuando cambie el ciclo económico. Además, incide en la mejora de la competitividad de nuestras compañías, clave también para que las exportaciones netas sigan siendo nuestro asidero en estos momentos tan convulsos. Pero por otro lado, la bajada salarial es el mejor exponente de que cada día que pasa nos hacemos un poco más pobres y de que, sobre todo, nos encaminamos hacia una devaluación interna tal y como se nos exigía desde Bruselas. O mejor dicho, desde Berlín.

Hay una cuestión que para mi es evidente. Nuestro crecimiento se cimentó fundamentalmente en nuestra capacidad de endeudamiento en un momento dado, lo que permitió, entre otras cosas, que se creara una burbuja que nos hizo pensar que éramos mucho más ricos de lo que realmente éramos. Por lo tanto, hasta cierto punto, es razonable que los españoles vivamos peor un tiempo. Ese vivir peor se ha traducido en un paro astronómico en lugar de una moderación salarial desde el primer momento, que era lo razonable. Ahora desde el centro y el norte de Europa se quiere ser ejemplarizante con las economías del sur, y lo que nos dicen, entre otras cosas, es que Alemania ya vivió un proceso similar y también muy duro cuando "digirió" a la antigua RDA.

Lo que ocurre es que a mi el ejemplo no me vale, por cuanto creo que las circunstancias son distintas. De entrada, cuando la República Federal Alemana se unió a la RDA, el ciclo económico no era tan complicado como el actual. Pero sobre todo, por encima de todo, ni los ciudadanos alemanes, ni el gobierno alemán, estaban tan endeudados como nuestro sector privado y nuestras administraciones.  Y ese matiz para mi es esencial. 

Una de las claves cuando uno se enfrenta a una economía tan apalancada como la nuestra para revertir la situación, es que la inflación haga su trabajo y que los salarios se puedan revalorizar, de tal forma que la deuda se reduzca en términos relativos. Si ocurre al contrario y los salarios se reducen, entonces es muy difícil, casi imposible, que nuestros sector privado pueda cumplir con los préstamos que le han concedido. Y si el sector privado no puede cumplir con sus préstamos, la banca se ve obligada a provisionar, lo que de nuevo empeoraría sus balances, lo que se traduciría, de nuevo, en nuevas ayudas a la banca, mayores déficits públicos y una vuelta a la situación de hace apenas unos meses.

Pero la cuestión es aún más compleja. Como consecuencia del problema que tiene nuestro país con sus cuentas públicas, nuestro gobierno ha decidido, con la connivencia de los "pirómanos" de Bruselas, subir impuestos para cuadrar (malamente) sus números. De segundo de carrera es el hecho de que una subida impositiva reduce también la renta disponible de familias y empresas, lo que, de nuevo, riza el rizo: menores salarios, más impuestos, menor renta disponible y más difícil cumplir con la banca. A Draghi le ha costado lo suyo, pero por lo menos dijo hace unas semanas lo que muchos pensamos desde hace tiempo. Que no se sale de las crisis subiendo impuestos, y que la coyuntura exige la eliminación de cierto gasto público improductivo en lugar de pasarle el problema a empresas y familias vía subida tributaria.

No soy un experto en Macroeconomía ni en cuentas públicas, pero en el fondo un país es como una empresa, en el sentido de que tiene ingresos y gastos y que al final tiene que cuadrar sus números. Pero además, hay una cuestión básica en la gestión de empresas que para mi es de aplicación evidente a nuestras finanzas públicas. Cuando una empresa tiene un EBITDA positivo (esto es, beneficios antes de impuestos, intereses y amortizaciones), tiene capacidad para pagar su deuda y lo único que necesita es tiempo y una reestructuración de la misma para que los cumplimientos de principal se adecúen al momento en el que la empresa genere caja. A nuestro país hay que exigirle que elimine su déficit estructural (que no estamos tan lejos) y su déficit primario. A partir de ahí, necesita tiempo para cuadrar sus cuentas, de tal forma que pueda relajar, entre otras cosas, la presión fiscal.

Como decía al principio, la moderación salarial es ahora mismo un factor clave para que cuando el ciclo cambie, se vuelva a generar empleo, pero si nos abocan a una devaluación interna, nuestras familias y empresas necesitan más tiempo o incluso quitas explícitas. De otra forma nos encaminaremos (como todo apunta) a otros 7 años durísimos, con tasas de desempleo astronómicas, un sistema financiero zombi y un gobierno (independientemente del símbolo) recortando y recortando y dinamitando la paz social. No queda otra que apretar los dientes y trabajar más duro, comprender que durante un tiempo vamos a vivir peor. Yo creo que de un tiempo a esta parte todos estamos siendo consencientes de ello y percibo cambios de mentalidad que hace unos años eran impensables. Pero una cosa es esa y otra que nos exijan la cuadratura del círculo, por cuánto esta es imposible y no depende ni de nosotros ni de nuestro esfuerzo. Y sinceramente, no creo que haya nada más descorazonador.