domingo, 27 de abril de 2014

Música para el iPod - 30 Canciones para el mes de abril

Algunas Sugerencias

Alguno me lo había recordado, pero las agendas mandan y no me había dado tiempo a preparar esta sección fija del blog. Antes de que termine el mes, os dejo mis 30 sugerencias musicales de rigor. Una para cada día. ¡Qué las disfrutéis!

1) "Saharabbey Road", Vetusta Morla, incluida en su álbum "Un lugar en el mundo" publicado en el año 2008. Los madrileños llevaban ya una década en el mundo de la música cuando por fin pudiero grabar éste, el que fue su primer LP. Desde entonces no han hecho más que cosechar éxitos de la crítica y de un público fiel que les sigue a todas partes. Santi Alcanda (Radio 3) dijo en su día que era uno de los mejores discos debut de siempre en la música española y esta es mi canción favorita de aquel trabajo.

2) "Colgado", Los Secretos, incluida en su álbum "Cambio de Planes" publicado en 1.993. Aquel disco, además de la canción que daba título al mismo, incluía otras joyas como "Amiga mala suerte", "Me alegro de verte" o esta maravilla llamada "Colgado" que supuso una de las mejores canciones de siempre del gran Enrique Urquijo. Para la composición de la misma fue clave la participación de Jesús Redondo en los teclados, el cual fue ganando poco a poco protagonismo en dicha faceta en los siguientes discos de Los Secretos.

3) "Just like starting over", John Lennon, incluida en su álbum "Double Fantasy" publicado 1980. Tras el nacimiento de su hijo Sean, Johen Lennon se tomó un respiro musicalmente hablando para estar cerca él durante sus primeros años, cosa que no pudo hacer con Julian en su momento. Logró finalizar esta joya poco antes de morir, y cuentan que estaba realmente emocionado con el trabajo resultante. Además de esta maravillosa canción que traigo a colación, en aquel álbum se incluían "Watching the wheels" o "Woman" entre otras. Número uno durante muchas semanas y éxito demoledor a título póstumo del que fuera líder de los Beatles.

4) "Burning down the house", Talking Heads, incluida en su álbum "Speaking in tongues" publicado en 1.983. Los Norteamericanos fueron considerados como uno de los mejores grupos de la llamada New Wave de principios de los 80. Dentro de sus múltiples éxitos, me quedo con esta canción, la cual fue versionada con increíble éxito por Tom Jones y The Cardigans 15 años después.

5) "Get back", The Beatles, incluída en su álbum "Let it be", publicado en 1970. El que a la postre fuera el último disco de estudio de los "fab four" denota la descomposición del grupo en cuanto a que cada uno parecía ir musical y afectivamente por su lado. Pese a ello, es un LP que dejó canciones de una talla descomunal, como la propia que da nombre al disco, "The long and winding road", "Across the Universe" y ésta que cierra el mismo. Para la historia, además, el videoclip de la azotea.

6) "Clase Media", Quique González, publicado como single del mismo nombre en abril de 2014. Poco antes de la Semana Santa, el artista madrileño sorprendía en las redes sociales colgando este tema, fruto de horas y horas de viaje durante su gira "Delantera Mítica". Para Santi Alcanda (Radio 3) se trata de una de las 5 mejores canciones de la trayectoria de Quique González. Yo no sé si me atrevería a decir tanto, pero sí que estamos ante un tema extraordinaria, de menos a más, una estupenda letra y un final contundente.

7) "Polvorado", Nacho Vegas, incluido en su disco "Resituación", publicado en 2014. Este último trabajo del artista asturiano me parece descomunal. Hay mucho de sus álbumes anteriores, temas en los que se desnuda sin ningún pudor en sus letras, pero además hay una manifiesta crítica social, que si bien se hizo patente en "Cómo hacer crack", aquí se expresa de una manera aún si cabe más ácida. El mejor ejemplo es "Polvorado" y el vídeo que ayer mismo presentó para esta canción, el cual recomiendo ver también. Al contrario que en otros grandes trabajos de Nacho Vegas, en "Resituación" no hay momentos de descanso. Disco redondo en todos los sentidos.

8) "Self Esteem", The Offspring, incluido en su disco "Smash", publicado en 1994. Para la crítica especiailzada, se trata posiblemente del mejor trabajo de los californianos. Para mi siempre será la canción del final de curso de 3ºBUP y del inolvidable verano que le continuó. La recordé corriendo en Hamburgo una mañana antes de ir a la feria el mes pasado y me trajo miles de buenos recuerdos.

9) "Annie´s Song", John Denver, incluida en su disco llamado "Back Home Again", publicado en 1978. Fue el 8º álbum de estudio del norteamericano y, probablemente, su obra maestra. La tenía desubicada hasta que el viaje de esquí un buen amigo me la recordó (gracias, Jacobo). De las mejores canciones de siempre.

10) "Por verte sonreir", La Fuga, incluida en su disco "Mira", publicado en 1998. Aquel trabajo fue el debut de los Cántabros, los cuales comenzaron a partir de ahí una carrera sólida y coherente que ha continuado incluso tras la salida de Rulo. Probablemente esta sea una de sus mejores canciones.

11) "Staring at the sun", U2, incluida en su disco "POP", publicado en 1997. El que fuera noveno álbum de estudio de los irlandeses les granjeo duras críticas por parte de la prensa especializada y es posible que con fundamento, porque en su búsqueda del rock electrónico tal vez Bono y los suyos se fueron demasiado allá en este trabajo. Pese a todo, hay algunas joyas en este disco que incluiría entre las mejores de siempre del cuarteto de Dublin: "If God would send his angels", "Last night on earth" y esta impresionante "Staring at the sun". Recuerdo que en su gira mundial Bono y The Edge la tocaron solos en el Calderón, guitarra y voz. Los pelos de punta. De los mementos más emotivos de todos los conciertos a los que he asistido.

12) "Territorial Pissings", Nirvana, incluida en su disco "Nevermind", publicado en 1991. Este mes que dejamos se han cumplido veinte años de la muerte de Kurt Cobain. El que fuera líder de Nirvana odiaba que la gente fuera a sus conciertos a escuchar "Smells like teen spirits". Y en parte le entendía. Nirvana era mucho más. Por mucho que algunos con poca cultura musical contemporánea hayan querido minusvalorar estas últimas semanas. "Nevermind" fue un disco clave en la historia del rock, y esta canción un buen ejemplo del movimiento "grunge".

13) "Esto es un atraco", Burning, incluida en su disco "Noches de Rock&Roll" publicado en 1984.  Sin duda una de las obras cumbre del rock español, con un Pepe Risi en estado de gracia. A la maravillosa "Una noche sin ti", se le une este tema espectacular.

14) "The waiting", Tom Petty, incluida en su disco "Hard Promises", publicado en 1981. Cuentan de aquel disco que mientras Petty preparaba el mismo, John Lennon andaba en el mismo estudio grabando el "Double Fantasy" poco antes de morir. Dicen que Tom Petty trató de verse con Lennon para expresarle su admiración, pero que el mismo encuentro nunca se llegó a producir. Poco después, como contábamos antes, el que fuera lider de los Beatles fallecía. No me atrevería a decir que "Hard Promises" es el mejor disco del norteamericano, pero sí que "The waiting" es una de sus mejores canciones.

15) "De todo el mundo", Bunbury, incluido en su disco "Las consecuencias", publicado en 2010. Sigo pensando que este fue el mejor trabajo del zaragozano. Esta canción tiene una letra demoledora y una música que nos muestra al ex- héroe del silencio en plena forma creativa.

16) "Samurai", Mikel Erentxun, incluida en su álbum "24 golpes", publicado en 2012. Disco imprescindible en los últimos años de la música española. Grabado a la vieja usanza, sin electrónica y en una única toma. Honesto, áspero. Rock en estado puro. "Samurai" es mágica, y su punteo final pone los pelos de punta.

17) "Return of the Grievous Angel", Gram Parsons, incluida en su álbum "Grievous Angel", publicado en 1974. Gram Parsons es una figura clave para entender la música country rock moderna estadounidense. La propia revista Rolling Stone le incluye como uno de los 100 músicos más importantes e influyentes del siglo XX. Fue miembro de los Byrds y los Flying Burrito Brothers entre otros antes de iniciar una carrera en solitario cuyo momento cumbre fue este disco, cuyo éxito no pudo disfrutar al morir poco antes de su lanzamiento, por una sobredosis de heroína con apenas 27 años. Gran amigo de los Rolling Stone y venerado por generaciones posteriores, esta canción es un buen ejemplo del talento del artista norteamericano.

18) "Paranoid", Black Sabbath, incluida en su álbum "Paranoid", publicado en 1970. Aquel fue el segundo álbum del grupo de heavy metal británico, al cual siguieron una cantidad considerable de nuevos trabajos para lo que ya es, sin duda, una banda legendaria dentro del género. Recupero "Paranoid", recordada por mi primo Carlos hace unas semanas.

19) "The boxer", Simon and Garfunkel, lanzada inicialmente como single del mismo nombre en 1969, e incluida en el que fue el último trabajo de estudio de los norteamericanos, "Bridge over troubled water". Canción monumental de las imprescindibles de la historia de la música moderna. La letra es desgarradora, contando en primera persona las dificultades para superar la soledad y la pobreza en Nueva York, si bien es cierto, como finaliza la misma, "the fighter still remains".

20) "La chica de ayer", Nacha Pop, incluido en él abum del mismo nombre editado en 1980. Cuentan que esta canción la escribió Antonio Vega mientras hacía el servicio militar y que llegó a pensar que nunca iría a ningún lado. Hoy es considerada por muchos críticos como la mejor de los años 80 y la más importante de la movida. Para mi siempre será especial la manera en la que la descubrí. Nacha Pop se deshacía en 1988 y grababa un último disco en directo. Un día, mientras iba al médico con mi madre en el coche, con apenas 10 años que tenía por entonces, sonó "La chica de ayer" en la radio. Desde aquel día es de mis imprescindibles. Como también lo es pasarme al menos una vez al año por el fantástico Penta a escuchar "canciones que consigan que te pueda amar". O al menos intentarlo. ;-)

21) "Dysentery Gary", Blink 182, incluida en su álbum "Enema of the State", publicado en 1999. Punk Rock gamberro, sin mayores pretensiones, ideal para salir de fiesta y hacer un poco el indio. Contundentes melodías, letras escatológicas. De vez en cuando conviene tomarse la vida un poco menos en serio. Personalmente me divierte escuchar Blink 182 de vez en cuando.

22) "La espuma de Venus", Héroes del Silencio, incluida en su disco "Avalancha", publicado en 1995. A la postre fue el último disco de estudio de los zaragozanos, pero dejaron en el mismo una cantidad de canciones memorables que han pasado a la antología del grupo. "La espuma de Venus" pasaba un poco más desapercibida de primeras, pero es de esas pistas que va ganando con el tiempo y le vas encontrando nuevos matices, tanto a su música como a su letra.

23) "Postal de Nueva York", Xoel López, incluido en su disco "Atlántico", publicado en 2012. El que en su día fuera "Deluxe", se destapó con un trabajo excepcional que recoge sonidos de todo el mundo que se trajo a su Galicia natal tras sus diferentes experiencias vitales a lo largo de su vida y carrera. Esta canción es, sencillamente, maravillosa.

24) "Loosing my religion", REM, incluido en su álbum "Out of time", publicado en 1991. Cuentan que el grupo liderado por Michael Stipe estaba a punto de tirar la toalla tras editar 5 discos con buena aceptación de la crítica, pero con escasa repercusión en la listas de ventas. "Out of time" fue un éxito inesperado, pero el justo fruto a una banda de Rock con mayúsculas. "Loosing my religion" forma parte de la banda sonora de toda una generación. De mis favoritas.

25) "Under radar",  L.A., incluido en su disco "Dualize", publicado en 2013. Cada vez que profundizo más en este grupo mallorquín, mayores sorpresas me llevo. "Dualize" es la consagración de un grupo descomunal y "Under radar" una canción espectacular.

26) "Rock&Roll Star", Oasis, incluida en su disco "Definitively Maybe", publicado en 1994. Pienso que hay pocos trabajos debut tan impresionantes y consistentes como éste. Los hermanos Gallagher tuvieron continuidad en su estupendo "What´s the story morning glory". Desde entonces nos han regalado múltiples canciones extraordinarias en cada álbum, pero nunca trabajos tan completos como aquellos dos primeros. Esta canción, la cual abre "Definitively Maybe" es un arranque inmejorable.

27) "The river", Bruce Springsteen, incluida en su disco "The river", publicado en 1980. Fue el quinto álbum de estudio del Boss y en el se incluyen algunas de sus canciones más importantes de siempre, como "Two hearts" o "Hungry heart", pero sobre todo este "The River" que ha pasado a la historia como una de las mejores canciones de siempre.

28) "Sweet child o´mine", Guns & Roses, incluida en su disco "Apetite for destruction" de 1987. Canción de amor que Axl compuso para su novia de entonces, una hija de los Everly Brothers. Lejos de las baladas rock tradicionales, los californianos compusieron una canción contundente y con una guitarra, la de Slash, antológica.

29) "Solid Rock", Dire Straits, incluida en su disco "Making Movies", publicado en 1980. El que fuera tercer trabajo de estudio de la banda liderada por Mark Knopfler está considerado como uno de los mejores discos de rock de todos los tiempos. Para mi esta canción es de las imprescindibles de los británicos.

30) "Yo pienso en aquella tarde", Pereza, incluida en su álbum "Algo para cantar", publicado en 2003. En aquella época los madrileños no eran aún un fenómeno fan y sus canciones sonaban auténticas. Este tema es un buen ejemplo.

domingo, 20 de abril de 2014

Economía - Necesario pero Insuficiente

Sobre las Últimas Medidas del BCE

Dejada atrás mi semana de descanso y con la mente reseteada, retomo el blog analizando las últimas medidas que, según leo, parece que prentede tomar el BCE para luchar contra la baja inflación y la posible deflación. Ya tratamos este tema hace unos días en el blog y, consideraciones de unos y otros aparte, lo que creo que quedaba claro en el post era que una baja inflación era perjudicial para la recuperación económica, por cuanto evita que la deuda caiga en términos relativos. Se apuntaba también que la lucha contra la deflación estaba en manos del propio BCE y que era razonable pensar que Draghi iba a actuar en consecuencia. Pues bien, las primeras medidas ya se han dejado entrever estos días: el BCE comprará deuda estatal  de forma ilimitada. Vamos a tratar de ser didácticos para que todo el mundo entienda lo que ésto implica.

¿Qué significa esta medida? Básicamente que el BCE mete más dinero en el sistema. Simplificando al máximo, el organismo que preside Mario Draghi tiene como objetivo primordial que la inflación no sobrepase el 2% en toda la zona Euro. Dicha inflación se considera indicativa de una buena salud económica. Hoy en día, no sólo estamos lejos de ese 2%, sino que existe el riesgo de que dicha tasa sea negativa. Para controlar que ese nivel de precios se mantenga estable, lo que hace es inyectar o detraer liquidez en el sistema. Una forma de meter dinero es comprando deuda pública de los estados.

Para que se entienda bien el proceso simplifico los antecedentes con un ejemplo muy sencillo. Imaginemos una economía que parecía ir bien, en la que había un buen nivel de empleo, un notable crecimiento económico y algunos riesgos derivados de un excesivo endeudamiento de las empresas y familias, pero aparentemente bajo control, por cuanto se suponía que el valor de los activos que respaldaban dichos endeudamientos (viviendas, fundamentalmente) podían hacer frente a un cataclismo. En dicha economía había, por ejemplo, 1.000 millones de euros en circulación, con los cuales el BCE de turno estimaba que se lograba el objetivo de inflación.

Ocurre que las cosas comienzan a ir mal. Lo que se decía que valía una cosa vale de repente mucho menos. Los bancos dejan de prestarse dinero unos a otros al no saber cuánta porquería tenían en sus balances. El crédito se seca y la crisis financiera pasa a la economía real. Las empresas, asfixiadas, comienzan a despedir empleados y éstos dejan de poder pagar sus hipotecas al perder sus empleos, a la vez que dejan de consumir (lo que retroalimenta el crecimiento del desempleo). Se produce un ajuste en el valor de las viviendas, las cuales pasan a valer un 30% menos en un abrir y cerrar de ojos. Los gobiernos deciden salvar a la banca y para ello lo que hacen es subir impuestos (lo que deprime todavía más el consumo) a la par que incurrir en inmensos déficits, lo que les obliga a emitir ingentes cantidades de deuda pública.

Como consecuencia de todo ello, y de nuevo de forma muy simplificada, ocurre que los 1.000 millones de euros que hay en circulación ya no dan para todo. El estado ha detraido buena parte de la liquidez para tapar las pérdidas de los bancos, y de la que queda, se apropia de una parte para repagar sus deudas y financiar sus gastos ordinarios. Hay mucha gente en paro, pero las empresas sólo pueden pagar salarios más bajos, por lo que las retribuciones lo hacen también, lo que hace que la gente apenas consuma a la par que siga endeudada. En consecuencia la inflación baja a niveles mínimos, lo que dificulta que se puedan devolver las deudas. El BCE decide actuar vía "operaciones de mercado abierto", comprando deuda de los estados. De esta forma mete, de nuevo por ejemplo, otros 1.000 millones de euros al sistema.

El impacto de dicha medida es múltiple. Al no necesitar los estados de inversores privados para cubrir sus necesidades financieras, los bancos y prestamistas pueden dirigir el dinero a otras actividades productivas. Además, al haber más dinero en circulación baja el tipo de interés nominal, lo que animará la inversión y la producción. Al moverse el dinero, aumentará también el consumo y subirán los precios, lo que debería traducirse a medio plazo en una mejora de los salarios. Sobre el papel, la medida podría parecer muy acertada, por cuanto, además, es reversible. En el momento en el que la economía remonte, el BCE podría vender los bonos comprados en mercados secundarios y detraer liquidez del sistema. Además, podría actuar de forma paulatina en uno u otro sentido. Lamentablemente las cosas no son tan sencillas. Aporto primero argumentaciones de sentido común y finalmente alguna más de teoría económica.

En primer lugar, hay que señalar que no es la primera vez que el BCE introduce liquidez en el sistema. Ya lo ha hecho varias veces para salvar a los bancos, prestándoles directamente cantidades inmensas de dinero para evitar su quiebra cuando el mercado interbancario no funcionaba. El resultado es que ello no se notó en nada en la economía real, ya que los bancos no ponían ese dinero en circulación, sino que realmente iba a financiar los crecientes déficits estatales. Es cierto que en este caso hay un matiz importante: el dinero nuevo del BCE iría precisamente destinado a financiar estados, lo que implicaría que se rompería parcialmente ese circulo pernicioso que se ha expuesto en los párrafos anteriores.

Para que el dinero que meta el BCE implique el proceso descrito en el ejemplo, es preciso que se fuerce a los bancos a prestar. Comienza a haber demanda solvente, ya lo ha dicho hasta Emilio Botín, pero si resulta que cada vez que se presta dinero a un banco o a una familia, el banco tiene que provisionar una parte, aunque haya una garantía hipotecaria, y a la par, vía Basilea III, a las entidades financieras se les está obligando a tener mejores ratios de fondos propios, es imposible que el dinero circule. Explico este punto simplificando al máximo para los menos entendidos: a los bancos se les está exigiendo unos ratios brutales de solvencia para evitar que vuelvan a ocurrir fiestas como la actual. Cada vez que prestan a un particular (familia o empresa) sus ratios empeoran aunque las garantías dadas sean buenas. Si prestan al estado, sus ratios no empeoran nada. No hay incentivos para prestar, por lo tanto. No seré yo quién diga que Basilea III no tenga sentido, pero el camino debía haberse hecho de forma paulatina. No se trata tanto del dinero que haya en circulación, como de que éste se mueva.

En segundo lugar, los bancos tienen depósitos importantes en el propio BCE, lo que equivale, como me decía el otro día un importante directivo de una multinacional, a tenerlo debajo del colchón. El BCE está retribuyendo (mínimamente) esos depósitos. En tanto en cuanto esa retribución compense al banco el no provisionar por prestar a particulares, el dinero seguirá sin moverse. Draghi ya ha dejado entrever que podría no retribuir, incluso penalizar esos depósitos, pero de momento son sólo mensajes lanzados en la prensa a modo de globo sonda.

En tercer lugar, y esta es una de las explicaciones más técnicas, no se puede entender la política monetaria sin considerar la política fiscal.  La eficacia de la primera depende en parte de la segunda. En un escenario de subidas de impuestos y mayores recortes de gasto público podría llevar a tasas de crecimiento negativas e inflación más alta, lo que sería el peor de los escenarios. Entiendo que los señores del BCE saben bastante más que yo (y lo digo sin ningún tipo de ironía, que no se me entienda mal) y este punto lo tendrán bien estudiado.

En cuarto y último lugar, aparece la trampa de liquidez. Este es el punto más complejo de explicar, pero lo voy a intentar. Existen dos tipos de interés, el nominal y el real. El primero es el pactado, por ejemplo, a la hora de pagar un préstamo y se expresa en unidades monetarias. Una política monetaria expansiva, como se ha señalado, hace bajar el tipo de interés nominal, y al haber más dinero en circulación, baja el precio de éste. El tipo de interés real es el tipo de interés nominal menos la inflación esperada. Se podría considerar que cuanto menor sea el tipo de interés nominal, mayor es el impacto sobre la economía de las políticas monetarias expansivas, sin embargo esto no siempre es así. Cuando el tipo de interés nominal es cero, éstas pueden no tener impacto sobre el crecimiento. Esto es lo que se conoce como "trampa de liquidez" y se produce porque no hay incentivos al movimiento del dinero. Ocurre además que si las tasas esperadas de inflación son muy bajas, o incluso hay deflación, las tasas de interés real pueden seguir siendo positivas, lo que beneficia a los prestamistas y perjudica a los prestatarios (lo que, de nuevo, va en contra de la recuperación económica, por cuanto no hay incentivos a la inversión y al consumo). No digo que Europa se encuentre en este punto, pero tampoco tengo tan claro que no se encuentre cerca de una trampa de liquidez.

Veremos los pasos que da el Sr. Draghi en los próximos días. Desde luego es una buena noticia que el BCE se mueva. Bajo mi punto de vista, esta medida es necesaria pero totalmente insuficiente. Hacen falta introducir más incentivos para que el dinero se mueva y se consiga reactivar la economía y con ello mejore la inflación, lo cual ayudaría, sin dudas, en la recuperación siempre que ésta se encuentre en torno al 2%. En cualquier caso, bienvenidos sean estos primeros pasos.

sábado, 5 de abril de 2014

Economía - El Mercado Laboral entra en una nueva Fase

Sobre los datos del paro del mes de Marzo

Hace apenas un par de días tuvimos conocimiento de los datos del desempleo del pasado mes de marzo. De acuerdo con los números que maneja el INEM, el paro habría bajado en 16.620 personas, lo que supone su mayor caída desde el año 2006. Pese a todo, la fría realidad es que sigue habiendo 4.795.866 personas que quieren trabajar y no pueden hacerlo. Una barbaridad, sin duda, la cual ha alimentado también el debate político que acompaña este tipo de datos. Existe un cierto consenso respecto a que los datos son buenos, pero para la oposición insuficientes. No sólo por la elevadísima tasa de paro, sino por la precariedad de los contratos firmados y la cantidad de personas que han abandonado nuestro país. Siempre se puede ver la botella medio llena o medio vacía, pero creo sinceramente que el mercado laboral ha entrado en una nueva fase como intentaré demostrar con los datos que desprenden las estadísticas. Otra cosa es, y estamos totalmente de acuerdo, que el número de desempleados que tiene nuestro país, no se puede caer en la autocomplencia, y mucho menos quedarse de brazos cruzados.

Como explicaba en el párrafo anterior, el paro bajó en el mes de marzo en 16.620 personas menos. En comparación con el dato de marzo de 2013, hay 239.377 parados menos que hace un año. En términos interanuales, llevamos ya 6 meses seguidos de caída. Este dato es interesante, por cuanto el año pasado la Semana Santa cayó en el mes de marzo y el paro se redujo en menor proporción que este 2014.  En términos desestacionalizos (esto es, dejando al margen la temporalidad que conllevan ciertas actividades económicas, como el turismo, por ejemplo), que es el número realmente importante, el paro también se redujo en marzo en 17.000 personas, acumulando 8 meses consecutivos de caída, circunstancia que no se había dado desde 1.999, justo cuando España comenzaba otro ciclo económico expansivo. Además, la bajada en términos desestacionalizados de 17.000 parados, es el mejor dato del mes de marzo de los últimos 10 años.

Por sectores, el paro ha bajado en la industria, en el sector servicios y en la construcción (lo que denota que por fin se está llegando al ajuste definitivo en la misma, si bien habrá que seguir analizando futuros datos al respecto). Por el contrario, aumenta en el campo y en el colectivo sin empleo anterior. Esto último quiere decir que hay gente que había dejado de buscar trabajo, que se había dado de baja en el INEM, y que, animado por una aparente mejoría de la situación macro, ha decidido volver a darse de alta en el mismo. También pueden tener cabida estudiantes que terminan su formación e incluso emigrantes que hayan decidido volver. Este dato es coherente con lo que voy a explicar en el próximo párrafo.

Sin lugar a dudas, el mejor número del mes de marzo lo apunta el de la afiliación a la Seguridad Social, la cual ha crecido en 83.984 personas. En ocasiones precedentes, bajaba el paro, pero la afiliación a la seguridad social bajaba también, lo que traducido quería decir que el desempleo disminuía porque la gente dejaba de buscar trabajo (y abandonaba las listas del INEM) o salía de nuestro país. Ese escenario de no hace tanto, como apuntábamos en El Disparadero, era sintomático de un frenazo en la destrucción de empleo, paso previo para este nuevo escenario de creación de puestos de trabajo en el que ahora creo que estamos entrando.

Refuerza esta idea el hecho de que en términos interanuales, la afiliación a la Seguridad Social ya está en positivo (lo está desde hace un par de meses, si no recuerdo mal), ya que tenemos 115.013 contratos más que en marzo de 2013. El dato del mes pasado es responsable del 73% de dicho cambio y fortalece la tendencia que se inició a principios de año: ya no sólo no se destruye empleo, sino que se está empezando a crear. Su cruzamos datos interanuales (239.377 parados menos, 115.013 contratos más) llegamos a la conclusión de que ya el 48% de la bajada del desempleo se debe a la creación de nuevos puestos de trabajo. Y subiendo, por cuanto una buena parte de los mismos, como se ha señalado en el párrafo anterior, se han generado en los últimos meses, sobre todo en marzo. El porcentaje hace no tanto era bien distinto.

Hasta aquí las buenas noticias. Vamos con las no tan buenas: El pasado mes de marzo se firmaron 1.216.637 contratos nuevos, un 11,53% más que hace un año, pero tan sólo el 9,3% fueron indefinidos, lo cual supone un 15,7% más que en 2013, pero que sigue denotando una importante precariedad el mercado laboral. ¿Culpa de la reforma del actual gabinete? No me atrevería a decir tanto. Creo que es una consecuencia lógica de la actual coyuntura. La recuperación es endeble y de momento se palpa más en los términos macro y en los ánimos de parte de la ciudadanía, pero todavía no se ha comenzado a sentir a nivel micro de forma generalizada. Ello hace que las decisiones de compra se pospongan, que a los bancos les cueste más prestar (en parte por ello la inflación es tan baja a nivel europeo) y los empresarios son mucho más precavidos a la hora de contratar. Lo importante es que ahora lo están comenzando a hacer. Ese es el primer paso para que vuelvan los contratos  indefinidos.

Es muy posible, no obstante, que nada vuelva a ser nunca lo que fue, al menos a corto plazo, y lo creo que por tres razones elementales. En primer lugar, porque mucho del empleo que se generó antes de la crisis fue en la construcción, la cual pagaba mucho y bien. Demasiados jóvenes dejaron sus estudios para ir a trabajar en la misma. Es imposible que nuestro país genere a medio y largo plazo tantos puestos de trabajo en dicho sector. Si esas personas no se reciclan, no tendrán cabida en otros sectores. Ahora es relativamente sencillo, y que se me entienda bien lo que quiero decir, crear puestos de trabajo, por cuanto partimos de un punto de partida horroroso. El quid de la cuestión será saber qué pasa con esta gente cuando las cifras de paro bajen un poco más. En segundo lugar, nuestra economía se está convirtiendo en exportadora, lo cual, sin lugar a dudas, nos va a hacer más sólidos y más resistentes a futuras crisis. El desajuste de nuestra balanza de pagos con el sector exterior, explica mucho de lo que nos ha pasado. Sin embargo, y salvo excepciones, no exportamos bienes de alto valor añadido o con alto contenido tecnológico, incluso al contrario. Ello quiere decir que las mismas siguen dependiendo mucho de los costes, entre ellos los de la mano de obra, porque nuestra economía es intensiva en el uso de la misma. El impacto sobre el mercado laboral se traduce en menos contratos fijos, más a tiempo parcial y una flexibilidad que será mayor con el paso de los años. La forma de cambiar este proceso es apostando por la economía del conocimiento, pero los informes PISA y los recortes en educación cuestionan mucho que estemos yendo en dicha dirección. 

Por último, y en relación al punto anterior, debemos reflexionar sobre cómo llegó España al nivel de renta per cápita que logró cuando Zapatero afirmaba que en breve "superaríamos a Francia". No había detrás de todo aquello una mejora de la productividad, sino una capacidad de endeudamiento que parecía no tener fin. España lleva ya casi tres años mejorando su productividad, primero vía despidos, ahora salarios más bajos y mayor flexibilidad. No sé si debemos llamarlo precariedad o asumir que estamos en un nuevo escenario en el que las cosas no volverán a ser lo que fueron. Y menos en la economía global de la que formamos parte.

Así pues, el mercado laboral ha entrado en una nueva fase. Si no pasa nada raro, se va a seguir creando empleo y vamos a ver, por lo menos hasta el mes de octubre, datos de paro buenos de forma ininterrumpida. En primer lugar, porque cuando la Semana Santa comienza más tarde, los establecimientos de hostelería ya no cierran y tiran hasta el verano. En segundo lugar, porque la economía va a seguir mejorando y la recuperación se irá acelerando, como cada vez más informes señalan. Pese a todo, creo que el escenario de los nuevos contratos se parecerá mucho al descrito en el párrafo anterior. De nuevo se puede ver la botella medio llena o medio vacía. Desde luego es mejor trabajar que no hacerlo. Y desde luego en esta nueva fase, las mejoras que haya serán porque los españoles nos las habremos "currado". No sería la primera vez que sorprendemos al resto del mundo. Estos últimos meses son un buen ejemplo. Ayer incluso nos llegamos a financiar a un precio más bajo que el de EEUU en bonos a 5 años. Y parece que junio de 2012 fue ayer. Increíble.