martes, 27 de enero de 2015

Economía - Tragedia Griega (Versión 2015)

Algunas Reflexiones

Que vaya por delante que si alguno pretende encontrar en estas líneas una reflexión política, le voy a defraudar. Ni es lo mío, ni me interesa el juego que se traen en las altas esferas. Así que mi única intención es hacer una breve reflexión económica sobre lo que ha acontecido estos días en Grecia desde un punto de vista económico. Espero que mi perspectiva de vista os resulte de interés.

Ya entre 2010 y 2012 escribí varios posts sobre Grecia. En algunos de ellos ya dejaba entrever lo que a día de hoy sigo teniendo claro. Primero, que Grecia nunca debió entrar en el Euro. Segundo, que nunca podría pagar su deuda. Tercero, que no le quedaba más remedio que reestructurar su deuda, pactar una quita y posiblemente salir del Euro de manera ordenada. Y cuarto, que si se le obligaba a una devaluación interna de caballo (como así ha ocurrido), el país podía convertirse en un polvorín (como así ha ocurrido también). Voy por partes.

Efectivamente, Grecia nunca debió entrar en el Euro. Mientras países como España y Portugal lograron auténticos milagros para lograr entrar en la moneda única, Grecia lo hizo falseando sus cuentas públicas. El país Heleno, y dicho ésto con el máximo respeto hacia sus ciudadanos, era un desastre económico. El 70% de los profesionales liberales, no pagaba impuestos hasta la llegada de la Troika. En algunas de las Islas Griegas, ningún hotel presentaba declaración del IVA. Era común que muchas familias que veían que algún ser querido moría, siguiera cobrando la pensión de manera fraudulenta durante varios años. Cuando he defendido que Grecia no era España, lo hacía con conocimiento de causa. Si me preguntaran el nombre de 5 empresas españolas importantes en su sector a nivel mundial, se me ocurrirían diez. Me temo que en Grecia ni con respuestas inducidas. Cuando un país tiene un sector público mastodóntico, estas cosas pasan.Se produce un efecto expulsión, los mercados se vician y no existen incentivos para la iniciativa privada.

Grecia  nunca podrá pagar su deuda. Le han hecho una quita, le han dado 30 años de plazo (cosa inusual en los mercados de deuda pública) y paga un tipo de interés muy razonable para cómo está el país (un 4%). Ahora se habla de una tercera reestructuración... Y yo creo que ni por esas. Ni aunque el país comience a crecer.

En relación con lo anterior, llega el cuarto punto. A Grecia creo que no le queda más remedio que plantear una salida ordenada del Euro. Hace unos años dicha medida tenía unos riesgos que eran descomunales porque la fragilidad de la eurozona era más que patente, pero a día de hoy, con ciertos mecanismos en marcha, con la banca ordenada, con quitas hechas, creo que sería planteable. El principal reto sería "dracmatizar" su deuda, como apuntaba el profesor Roubini hace tres años, de tal forma que la devaluación del dracma no implicase una subida de su deuda en términos relativos (ya que está suscrita en Euros) que resultara inabordable. Pienso que se podría hacer.

Por último, decir que lo que ha pasado en Grecia era de prever. Como decía hace unos días hablando de mi tesis, cuando el desarrollo económico no va de la mano del desarrollo social, las sociedades colapsan. Y voy más allá: cuando un modelo lleva a la ruina a la ciudadanía, está abocado al fracaso. Es así de duro. A Grecia se le han impuesto unas medidas de austeridad descomunales que han hecho que la sociedad pierda toda la esperanza. Y cuando ello ocurre, las opciones políticas se radicalizan. Tampoco se trata de demonizar a la Troika. Imaginemos que prestamos dinero a un amigo que nos dice que le hace falta para pagar el colegio de sus hijos. Y un buen día descubrimos que nos ha engañado. Que se lo ha gastado en irse de fiesta y en lujos innecesarios. Y que nos pide que le volvamos a prestar dinero. Lo razonable sería no prestárselo. O si lo hacemos, como ha hecho Europa, incluida España, gastándose lo que no tenía, que implemente medidas para garantizar que nos devolverán ese dinero. El problema es que el agujero de Grecia era tan gordo que el impacto social ha sido descomunal. De aquellos polvos vienen estos lodos, pero sobre todo una lección de primera magnitud: no se pueden tomar decisiones económicas ignorando el sufrimiento de la población. A veces es mejor una buena cirugía que un tratamiento conservador.

Y a todo ésto llega Syriza. He prometido hablar de política y de veras que no lo haré, pero hago una minima reflexión desde el punto de vista económico. Lo que ha prometido, no lo va a poder cumplir. A Grecia le podrán dar más plazo y le podrán hacer alguna quita adicional, pero lo cierto es que a día de hoy nadie quiere financiar al país Heleno y que el dinero para pagar sus pensiones, las nóminas de los funcionarios, el subsidio de desempleo y otras muchas otras cosas, sale de la solidaridad del resto de países de la Unión Europea. Tensar la cuerda no va a servir para casi nada, porque con el grifo cerrado, Grecia no llega a la primavera. Así de crudo. Por el camino le quedan, por lo tanto, más años de ajuste y austeridad, incluso aunque Europa cambie de receta y hasta que los mercados vuelvan a querer comprar deuda griega.

La política maneja unos hilos y unos tempos que no son los de la economía. Mi receta es la de 2012: reestructuración y dracmatización de la deuda. Y Grecia fuera del Euro.  Por muy duro que suene. Toda la solidaridad y ánimo para el pueblo Griego que tan mal lo está pasando. Hoy me acuerdo de mi amigo Nikos, bodeguero joven y luchador empedernido. Que todo esto que está pasando sea para su bien y el de todos sus conciudadanos. De veras que así lo deseo.

sábado, 24 de enero de 2015

RSC - Presentando mi Tesis (Capítulo 1)

El por qué de una Tesis sobre Responsabilidad Social Corporativa

Como algunos ya sabéis, en unas semanas presento mi tesis, estando su lectura prevista para el mes de mayo. Así que amigos seguidores de este blog, os voy a utilizar como conejillos de indias. En los próximos meses iré escribiendo sobre la misma de forma divulgativa para ir trabajando y ordenando ideas de cara a la defensa ante el tribunal. ¡Espero que os resulte de interés!

Podrá gustar más o menos, ser o no políticamente correcto, pero la economía es la ciencia más social que existe. Claro que el dinero no da la felicidad, pero cuando el desarrollo económico no lleva intrínseco un desarrollo social, las sociedades tienden a colapsar. Siempre ha sido así a lo largo de la historia y casi siempre ha derivado en conflictos, guerras o incluso en una coyuntura como la actual, dónde la destrucción de riqueza ha sido tan injusta y ha estado tan mal repartida, que muchos de los cimientos que parecían sustentar a la vieja Europa parecen tambalearse. 

A menudo, detrás de situaciones como las descritas, han existido comportamientos oportunistas, poco éticos o directamente vomitivos de las personas encargadas de gobernar, de gestionar grandes empresas o incluso de aquellos que acumulaban más recursos o mayor información que el resto de agentes económicos, y que no han tenido el menor pudor en llevar a cabo una conducta maquiavélica en pos de su propio beneficio, aunque ello supusiera un deterioro notable para el resto de personas que conforman la sociedad. Lo dejaré para el próximo capítulo, pero los mercados no siempre alcanzan equilibrios eficientes o pareto eficientes (la explicación de este concepto también la trataré entonces). Tampoco son buenos o malos, ni tienen cualidades humanas, como algunos han señalado. No son perversos ni tampoco inteligentes. Los mercados simplemente son, y en función de las reglas que marquemos nosotros, de nuestros valores y actitudes, separan lo eficiente de lo ineficiente.

Durante muchos años, en nombre de la maximización del beneficio de las empresas se ha permitido casi todo, creyendo que con ello se alineaba el óptimo económico y social. Es decir, que cuando la economía iba bien, toda la sociedad mejoraba. Desde fuera parece obvio: si las empresas obtienen beneficios, se crearán más puestos de trabajo y se generará más riqueza. El problema viene cuando todo vale para lograrlo. Para Milton Friedman, principal defensor de la economía libre de mercado, los únicos límites a la actividad empresarial a la hora de buscar esta maximización del beneficio eran las leyes y la ética. El problema es que este argumento es cuando menos ambiguo. ¿Cómo promulgar la ética en un mundo en el que el relativismo gana terreno en todos los ámbitos? ¿Cuántas verdades morales universales existen, cuando siguen existiendo países en los que la mujer sigue siendo ciudadana de segunda o no está mal visto que los niños trabajen? Y qué decir de la ley. Los gobiernos legislan a nivel "nacional", los problemas que afrontan las compañías en un entorno globalizado son internacionales. Un sistema jurídico "justo" es aquel que garantiza los derechos humanos universales y existen países hoy en día señalados por Naciones Unidas o entidades como EIRIS por estar en las antípodas de ello. Una empresa puede cumplir la ley en ciertos lugares del mundo obligando a trabajos forzosos a sus empleados, aún cuando su domicilio social esté en el seno de un país desarrollado de la OCDE. ¿Qué ley se ha de cumplir? ¿Quién vigila el cumplimiento ético de las normas? Demasiada discreción.

Adam Smith fue el padre de la teoría de los mercados y de la lógica de la maximización del beneficio. Bajo su criterio, cuando dos personas compiten en un mercado perfecto tratando de sacar el mayor rendimiento posible de su actividad, toda la sociedad se beneficia en su conjunto, por cuanto se produce una asignación óptima de los recursos. Ocurre que los mercados distan de ser perfectos. Y ocurre también que Adam Smith, en una maravillosa paradoja, era profesor de ética en Oxford. y que una de las pautas que señalaba para que aquellos funcionen, es que las personas que operan en el mismo se comporten conforme a ésta y a la moral. Sólo así el óptimo económico se puede alinear con el óptimo social. Y entonces sí, cuando ello ocurre, las sociedades avanzan. Por encima de la guerra de cifras acerca del reparto de la riqueza en el mundo, sobre si tiene razón Oxfam o el profesor Rallo, sobre si la economía global y los beneficios de las multinacionales están sacando de la pobreza o no a millones de ciudadanos de países en vías de desarrollo, lo que sí que parece cierto es que el óptimo social en un país asiático sería que un niño fuera al colegio para poder formarse y no tener que trabajar para que una empresa gane algo más de un dinero que, más veces de las deseables, termina descansando en paraísos fiscales. Esto ocurre. Y cuando es así, el óptimo económico no va de la mano con lo socialmente deseable.

En un mundo global, en el que los gobiernos son ineficaces para legislar, como señalaba en el párrafo anterior con el ejemplo descrito, y en el que cada vez hay mayor libertad para hacer y deshacer, no queda más remedio que exigir responsabilidad en el ámbito económico a todos los agentes que participan en los mercados.  Es la versión 2.0 del contrato social de Rousseau. Antes cedíamos parte de libertad para que los gobiernos marcasen las reglas del juego, pero si no pueden hacerlo, sin son ineficaces, no queda otra que comportarse conforme a la norma moral. De otra forma, se tiende al caos. Esta crisis es un muy buen ejemplo. Necesitamos, por lo tanto, que las empresas se comporten como ciudadanas corporativas conforme a un sistema de valores que permitan avanzar a la sociedad en su conjunto en todos los ámbitos y volver a la esencia del trabajo de Adam Smith.

Poderoso caballero es don Dinero, y me atrevería decir que a día de hoy, más que nunca. Los mercados se mueven siempre hacia dónde hay más rentabilidad y yo asumo que he llegado a estos planteamientos por mi educación y valores, por un puro convencimiento moral, y que en consecuencia, estoy en minoría. Necesitamos aportar argumentos instrumentales y pragmáticos si queremos generar un cambio. Es decir, que las empresas socialmente responsables pueden ser también más rentables para sus accionistas y que no es utópico alinear el óptimo económico del social. Ese ha sido el objeto de mi tesis todos estos años. Ni más ni menos, que humanizar la economía. Y argumentos hay.
Cuando Milton Friedman estableció que la ética y la ley eran los límites a la actividad empresarial , corría el año1970. Cabe plantearse si aquellas afirmaciones que el brillante economista norteamericano postulaba (lo cortés no quita lo valiente), son aplicables a un mundo como el actual. Hace no tanto, las empresas afrontaban un entorno completamente diferente al de hoy en día. Basta con echar la vista atrás y recordarlo. En los años 60 y 70, la competencia era nacional y apenas existían intercambios comerciales con países extranjeros. Las sociedades eran homogéneas y, dentro de un orden, todos compartíamos unos sistemas de valores similares en cada país. Pensemos cómo eran nuestros colegios y las tiendas de nuestros barrios. Todos cortados de un mismo patrón. Nuestros compañeros similares a nosotros, con una cultura parecida. Llegábamos a casa y sólo teníamos TVE-1 y TVE-2, al menos hasta los años 90. Nuestras expectativas, por lo tanto, eran locales, y las empresas controlaban la comunicación con sus clientes y grupos de interés. No sólo porque la mayoría de los mensajes que emitían eran a través de los medios de comunicación de masas, sino también porque la posibildad de interacción de las personas era limitada. Antes te había salido bien un coche, o te habían tratado mal en un banco, y se lo podías contar a tus amigos en el bar y a tu familia los domingos, pero poco más.

En aquel escenario, la sociedad no era demasiado exigente con las empresas, así que para éstas la obtención de la legitimidad, clave para la supervivencia empresarial, ya fuera por desconocimiento de los grupos de interés o por la homogeneidad social a la que antes hacia alusión, era sencilla. Basta con echar un vistazo al concepto de Marketing que se estudiaba en los años 60 para comprenderlo. Por aquel entonces se le tildaba de una mera función empresarial cuyo único fin era dirigir el intercambio de bienes y servicios entre empresas y clientes. De la misma forma, ¿quién no ha conocido a alguien en su familia que haya trabajado 45 años en una misma empresa? La falta de información siempre cercena la creación de expectativas. En aquella época, sin duda, era mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer. La mera satisfacción del empleado era relativamente sencilla.

Las cosas comenzaron a cambiar a finales de los años 70 y primeros de los 80. La economía se internacionalizó y se volvió global paulatinamente. De la mano de ésta comenzaron los movimientos migratorios de los últimos cuarenta años, a través de los cuales la gente abandonaba los países más pobres buscando nuevas oportunidades en los países más ricos, los cuales les abrían la puerta de par en par por la necesidad de rejuvenecer a una población que comenzaba a sentir un brusco descenso de la natalidad. Las sociedades se volvieron heterogéneas y el sistema de valores, así como la cultura, se convirtió en una especie de refrito difícilmente descifrable en muchos casos. No es ni bueno ni malo, de nuevo simplemente es, pero las empresas tuvieron que cambiar su manera de abordar los mercados. Adiós al concepto de análisis "estado/nación - mercado" para buscar tipologías y patrones de comportamiento globales, porque hoy en día se trata de buscar perfiles que pueden ser comunes en Madrid, Londres, Nueva York o Gandía, asumiendo que, además, en cada una de estas ciudades habitan otros muchos perfiles que nada tienen que ver con los anteriores. La búsqueda de legitimidad se volvió internacional y más compleja que nunca. Un caso paradigmático fue el que le pasó a Starbucks en Etiopía, por ejemplo. El no reconocer una denominación de origen le costó un boicot que comenzó en los EEUU y le generó millones de cartas procedentes de todo el mundo. Starbucks tuvo que terminar reculando.

Pero a este cocktail le faltaba todavía algo para terminar de ser explosivo y ello llegó de la mano de la revolución de las telecomunicaciones y las tecnologías de la información. La aparición de internet, redes sociales, blogs, etc., ha cambiado para siempre a nuestras sociedades, a la manera de relacionarnos y a nuestra economía. La información se ha democratizado y fluye sin control por la red sin que nadie pueda acotarla, por mucho que algunos gobiernos lo hayan intentado en alguna ocasión. Bienevenidos al mundo de las expectativas globales, en el que todos podemos ser prescriptores y tenemos más poder que nunca. Ya no sólo hablamos bien o mal el domingo en casa o en el bar, sino que con lo que hagamos en Facebook, Twitter o Blogger, por ejemplo, podemos montar un lío a cualquier compañía. Todo ello en un entorno en el que la competencia, merced a la globalización, es más intensa que nunca y tenemos más dónde elegir, lo que inflige una presión añadida a las empresas.

La consecuencia es que las compañías se han hecho transparentes y ya ninguna de ellas puede vivir dándole la espalda a la sociedad en la que se desenvuelve, la cual hoy es una aldea global. Calidad y precio siguen siendo los mínimos para competir, pero la identificación emocional con las marcas es clave para proyectar a una compañía a largo plazo. Por esa rendija se ha colado la responsabilidad social, no en forma de marketing con causa, filantropía corporativa o ecologismo populista, sino a través de una exigencia por parte de la sociedad global para que la empresas rindan cuentas, se comporten como ciudadanas corporativas y proyecten unos valores que sean identificables para sus públicos objetivos en todos los países en los que lleve a cabo una actividad mercantil. Pensemos en la relación que tenemos con el equipo de fútbol que nos gusta. Gane o pierda, nunca dejamos de ser del mismo. Un vínculo emocional es difícil de romper. Nos sentimos bien cuando con una decisión económica, además de cubrir una necesidad nuestra, apoyamos causas con las que nos sentimos identificados o reforzamos valores que consideramos deseables. Hemos pasado del café para todos al café al gusto de cada uno y con causa. Y todo ello en 30 años.

Pero internet y redes sociales no sólo han democratizado la información, sino que han hecho que ésta circule a toda pastilla. Las empresas necesitan ser mucho más ágiles para adaptarse a un mundo en cambio permanente. Para ello deben ser a su vez eficientes y quitarse toda la grasa que les aleje del "Core Business". Ford en su día llegó a tener hasta una granja para obtener la lana que usaba en los asientos de su coche. Hoy compra la mayor parte de sus piezas de sus motores fuera. A principios del siglo XX, era impensable que una bodega no tuviera su tonelería propia. Hoy, sin embargo, apenas quedan empresas en el sector vitivinícola de este tipo y en consecuencia compran las barricas fuera. Del mismo modo, Nike comercializa productos a los que solo pone su marca, por cuanto no ha participado en ni uno solo de los procesos de producción. Zapatero a tus zapatos, y el resto se deriva hacia una economía de redes que hace a las empresas más eficaces, pero que también multiplica los riesgos, lo que le obliga a establecer relaciones con proveedores y todo tipo de partners que poco o nada tienen que ver con las que se estilaban hace unos años. A ojos de los clientes, inversores y tercer sector, la empresa es responsable de su cadena de valor, la cual, además, tiende externalizar en países con regulaciones laxas desde el punto de vista laboral y medioambiental. La gestión de la cadena de valor es más complicada y necesaria que nunca, por cuanto todos los escándalos corporativos derivados de la misma han generado importantes pérdidas a las compañías protagonistas de las mismas. De nuevo pienso en Nike.

Múltiples estudios demuestran a su vez que aquellas empresas con mayores estructuras de gobierno corporativo y responsabilidad social gozan de mejores resultados financieros a largo plazo, por cuanto sufren menor volatilidad. Además, existe ya desde hace unos años un nicho de inversores socialmente responsables más que interesante, lo que ha derivado en la creación de índices bursátiles éticos, como el FTSEE 4 Good o el Dow Jones Sustainability Index, dóne las empresas pelean por estar para llegar al dinero de esos accionistas potenciales.

El éxito empresarial hoy en día, por lo tanto, depende de más grupos de interés que nunca. Gestionar intentando maximizar el beneficio a corto plazo para, supuestamente, satisfacer al accionista, no es sinónimo creación de valor. Parmalat, Enron o Lehman Brothers también venían de beneficios contables que permitieron llevarse cuantiosos bonus a sus dirigentes a costa de sus accionistas y terminaron como terminaron.  Así pues, afrontamos una era paradójica. Las 15 empresas más importantes del sector del automóvil, por ejemplo, facturaron en el año 2008 el equivalente al 95% del PIB español. Nunca las empresas tuvieron tanto poder financiero en la historia, pero a su vez nunca fueron tan vulnerables ni dependieron tanto de tantos stakeholders. Bienvenidos a una nueva forma de democracia, en la que el consumidor, el inversor y la sociedad civil en su conjunto pueden ejercer la misma con sus decisiones económicas y llevarse por delante a compañías de cualquier dimensión. El éxito empresarial deberá pasar indiscutiblemente por gestionar las relaciones con todos ellos, buscando crear valor y alineando, como explicaba antes, la dimensión económica y social de su actividad. Hoy en día el marketing se define en las principales escuelas de negocio de todo el mundo como el conjunto de procesos para crear, comunicar, distribuir e intercambiar propuestas que generen valor para los clientes, consumidores, socios, grupos de interés y a la sociedad en general. Definitivamente las cosas están cambiando.

La Responsabilidad Social Corporativa, por lo tanto, no es filantropía ni ecologismo, aunque pueda tener algo de ambas, sino que es una nueva forma de gestionar las relaciones con los grupos de interés de la compañía, asumiendo que la primera responsabilidad es la económica, ya que de otra forma la compañía no podría sobrevivir, pero que no se pueden dejar fuera del propósito estratégico cuestiones sociales y medioambientales, como tampoco la ética y los valores,  por cuanto precisamente aquella depende más que nunca de las otras. Lo único que garantizará la creación de valor a largo plazo para el accionista es la sostenibilidad de la compañía desde ese múltiple punto de vista.

Pero bajemos a la tierra y pongámosle números. ¿Es todo esto cierto? ¿Hay una base empírica detrás? ¿Cómo afecta realmente este planteamiento al valor de mercado de las empresas? ¿Realmente los consumidores son sensibles a este tipo de iniciativas? ¿Afecta a la reputación de la compañía? ¿Será cierto que las empresas socialmente responsables son también más rentables?

Poco a poco. No pretendáis que os cuente 9 años de trabajo en un post. Os emplazo hasta dentro de unos días, cuando me ponga con el capítulo segundo: teoría de los mercados y maximización del beneficio como indicador del éxito empresarial.

¡Hasta entonces!


martes, 6 de enero de 2015

Economía - 2015 Arranca Bien

Sobre el dato de Paro del mes de diciembre y otras noticias

Comienza el año como aventuramos en El Disparadero. Incluso un poco mejor de lo previsto. Los datos del paro del pasado mes de diciembre nos dejan muy buenas noticias. En términos interanuales, es decir, en todo el año 2014, el paro ha bajado en más de 253.000 personas, lo que supone el mejor dato desde 1998, cuando España terminaba de salir de otra crisis y hacía un imposible logrando cumplir los criterios de convergencia que le permitían entrar en el Euro. Es, además, el segundo año consecutivo en el que el desempleo baja, pero es cierto también que por primera vez desde el inicio de la crisis dicha reducción se debe a la creación de nuevos puestos de trabajo y no a la disminución de la población activa. Y es que en el año que acabamos de dejar atrás, hemos visto como por primera vez desde 2007 la afiliación a la Seguridad Social ha crecido (y lo ha hecho de forma notable). En concreto, hay más de 417.000 afiliados nuevos. El que el paro haya bajado en menor cantidad respecto a los puestos de trabajo creados, hace entrever que hay más gente que, animada por las perspectivas macroeconómicas, ha vuelto a buscar empleo, lo cual es muy buena noticia.

En cuanto al mes de diciembre en sí, se obtiene el segundo mejor dato de toda la series histórica (tras el de 1996) bajando el paro en más de 64.000 personas. En términos desestacionalizados, es decir, sin tener en cuenta el efecto calendario, lo hace en más de 5.000 personas. y suma ya 5 meses consecutivos en positivo. Si no recuerdo mal, en 10 de los últimos 12 meses se ha producido dicha mejoría. Los datos de afiliación a la seguridad social, además, reflejan un incremento de la misma en más de 76.000 personas, lo que también es un gran dato.

Es cierto que el empleo que se crea todavía es precario, que tiene fecha de caducidad y que muchas veces es a tiempo parcial, pero no podemos pedirle al empresario, sobre todo al que gestiona una PYME, milagros. Y me explico. Los que estamos al frente de las mismas, leemos el mismo periódico que los demás, tenemos los mismos miedos y desconfianzas que el resto de la ciudadanía. Estamos más animados por lo que vemos, pero no percibimos de forma nítida aún la mejora que se nos cuenta desde el gobierno. Estamos en el cambio de ciclo, pero aún hay nubarrones que despejar. Si se siguen  posponiendo ciertas decisiones de compra a nivel doméstico, ¿cómo podemos pedir que se cree empleo indefinido desde ya? Aunque los datos apuntan a una mejoría en este sentido, aún insuficiente, la calidad en el empleo irá volviendo de forma paulatina. Quedémonos con que nuestro país, para crear 417.000 nuevos puestos de trabajo, necesitaba no hace tanto crecer por encima del 2,5% y en esta ocasión lo ha logrado con un 1,3%. El mercado laboral consolida la nueva fase en la que se adentró en el primer trimestre de 2014, aunque es posible que en el inicio de 2015, una vez finalizada la campaña de Navidad, tengamos algún incremento del desempleo puntual. 

Se apunta también que poco ha cambiado en España, por cuanto los sectores que han tirado del empleo han sido Construcción y Servicios, pero estos datos conviene matizarlos. Respecto a la primera, desde el año 2008 hemos venido señalando en El Disparadero que ésta sería relevante en la recuperación y que era una de las claves para que España saliera de la crisis. Lo que se trata es de que tenga un peso razonable en nuestro PIB y no el que tuvo no hace tanto. Respecto al sector servicios, es razonable que tire, por cuanto el turismo sigue siendo uno de nuestros motores económicos. No se trata de despreciarlo, sino de mejorarlo, atrayendo a extranjeros con alto poder adquisitivo que gasten en nuestro país. Convendría irlo complementando con otros motores, como los datos de las exportaciones de bienes de equipo parecen intuir, pero no podemos obviar que tenemos un factor diferencial de primer nivel: nuestro clima y nuestro sol.

Para el 2015 hay quién prevé una creación de más de 500.000 nuevos puestos de trabajo, pero si las cifras que se están barajando de incremento del PIB estos días son ciertas, yo no descartaría que aún fueran más. Cada vez son más los institutos que están hablando de un crecimiento en torno al 2,5% (recordemos que el gobierno a día de hoy ha establecido un 2%), pero "off the record", ya hay quién me ha llegado a hablar de un 3%. Detrás de este milagro, porque si España crece entre el 2,5% y el 3% lo será, hay varias razones:

En primer lugar, que el mercado laboral, como he expuesto en estas líneas, se está comportando mejor de lo previsto. En segundo lugar, que el crecimiento previsto a nivel mundial para este 2015, será mayor que en el pasado 2014 y entiendo que las previsiones van a ir mejorando por cuanto el precio del petróleo ha supuesto un cambio imprevisto (lo que se llama en economía un "game changer"). Y ese es precisamente el tercer punto a destacar. Aunque haya una agenda oculta (el fracking no explica lo que está pasando), se prevé que el precio del crudo permanecerá bajo durante varios meses y que su subida será escalonada. Además, y ese es el cuarto motivo, el BCE parece que por fin va actuar y tomará medidas de estímulo que deberían favorecer el crédito, el cual ya se está comportando mejor que hace unos meses. En parte también porque el desapalancamiento de familias y empresas empieza a notarse. O como hubiera dicho Botín en su día: comienza a haber demanda solvente. La bajada de la prima de riesgo, además, anima a prestar más a familias y a PYMES por cuanto la rentabilidad por financiar al estado es mucho menor que hace un año.

En paralelo a todo ésto, la previsible bajada de los tipos de interés en términos reales tras las medidas del BCE y la bajada de impuestos que ha puesto en marcha el gobierno desde este 1 de enero, deberían hacer que el consumo creciera incluso más de lo previsto. 

En fin, que la situación sigue siendo muy dura, pero que como decía hace unas semanas, tenemos motivos para la esperanza. Preveo que en unos meses, poco a poco, la mejora económica comience a llegar a las familias y empresas. Aunque la memoria económica tiende a ser cortoplacista, espero que esta vez hayamos aprendido la lección. Nos queda un doble reto por delante. El primero, reconstruir un país que ha tocado fondo. Por la crudeza de esta crisis, por lo mucho que está durando, por la asimetría en la destrucción de riqueza, en el reparto de la factura a pagar y en la asunción de responsabilidades, pero sobre todo porque nuestra clase política ha dinamitado el contrato social dejando entrar en instituciones a lo peor de esta sociedad. Sigo pensando que somos un gran país y que nuestros dirigentes no representan el verdadero espíritu de la gente a la que trato y conozco. Necesitamos un cambio, aire fresco en ese aspecto. Hacer de nuestros partidos auténticas herramientas de democracia y transparencia. El segundo reto consiste en que esa reconstrucción sea sostenible desde todos los puntos de vista, y que cuando vuelvan a venir mal dadas, no volvamos a pasarlo horrible. ¡Ardua tarea!

Partido a partido, que diría Simeone. Comencemos hoy disfrutando de los Reyes Magos, los cuales por primera vez en muchos años, nos han traído unas excelentes noticias económicas con las que acompañar el tradicional roscón. El 2015 comienza bien. ¡Que siga así!






















miércoles, 31 de diciembre de 2014

Vivencias - Adiós 2014, Bienvenido 2015

Resúmenes y Nuevos Proyectos

Me parece mentira que justamente se cumpla un año de aquel post que escribí mientras me preparaba para correr la San Silvestre Vallecana en el que daba mis pronósticos para aquel 2014 que estaba a punto de comenzar. ¡Qué rápido pasa el tiempo! Así que casi sin darme cuenta, hoy me encuentro de nuevo frente al ordenador haciendo mis reflexiones, tratando de asimilar lo que ha dado de sí un año tan intenso como el que hoy despedimos y pensando sobre todo lo bueno que está por venir en este 2015 al que en unas horas daremos la bienvenida. Sin lugar a dudas, lo mejor siempre esta por llegar, y este va a ser mi año, estoy convencido.

Decía en aquel post que el 2014 traía debajo del brazo algo de esperanza. Por primera vez en mucho tiempo comenzábamos un año que casi todo el mundo coincidía iba a ser mejor que el anterior. Recuerdo que la mayoría de estudios económicos preveían nuestro crecimiento en torno al 0,8% y una tasa de paro en torno al 25%. Sin embargo, como bien señalaba también, había expertos que apuntaban más allá del 1% y a un menor desempleo dentro de unas cifras igualmente escandalosas. Gracias al esfuerzo de todos, de familias, trabajadores y empresas, hoy nuestro país cierra un año mejorando todos los pronósticos, creciendo en torno al 1,3% y con una tasa de paro que podría cerrar sobre el 23%. Como señalé entonces, esta mejora macro tendría leves efectos en la colectividad mientras este último dato fuera tan malo, pero soplan vientos de cambio y poco a poco se comenzará a percibir la mejoría. El mercado laboral, como también hemos señalado en El Disparadero este año, ha entrado en un nuevo ciclo.

Porque el 2015 seguirá ahondando en este cambio de tendencia. Mientras el gobierno habla de un crecimiento del 2%, FUNCAS ya se atreve a apuntar al 2,4%, y off the record, algunos de los bancos más importantes de nuestro país, señalan que nos podríamos ir al 3% debido al "game changer" que ha supuesto el precio del petróleo, el cual se mantendrá bajo todavía varios meses. Si eso es así, no es descabellado pensar que podamos cerrar este año que ahora comenzamos con una tasa de paro por debajo del 20%. Ese cambio sería fundamental para dinamizar la economía y traer algo más de esperanza a tanta gente que lo sigue pasando fatal. Decía hace un año que la destrucción de riqueza era asimétrica y la creación de la misma también lo es. A los que primero les vuelve a ir bien es a los que menos mal lo han pasado. Cuesta mucho insuflar ánimos a quién ha visto que esta crisis ha sido como un tsunami que ha arrasado con sus sueños, pero ningún sufrimiento es en balde. El 2015 debe ser el año de la esperanza. Nos hemos ganado el derecho a sentir que el futuro vuelve a depender de nosotros y tenemos que pelear para hacerlo mejor.

A nivel microeconómico, ha sido un año terriblemente difícil, de mucho crecimiento y decisiones complicadas, muchas de ellas de alto coste emocional. La vida del directivo es así, pero cerramos un año finalmente bastante bueno y con las cosas más encarriladas que nunca. Percibo un cambio de actitud de la banca hacia las PYMES y sigo pensando que el cambio cultural que se ha dado en la empresa española, en cuanto a pérdida de complejos, capacidad de exportar y de hacerlo compitiendo en calidad, es lo que realmente nos va a sacar del atolladero a todas. Quedan muchos retos por delante, pero el 2015 debería ser un año positivo y de crecimiento. Honestamente pienso que las cosas van a ir mejor.

A nivel social creo que el 2014 ha sido un año necesario, y me explico. El que hayan salido a la luz casos como la Operación Púnica, las tarjetas Black de Bankia o el mero hecho de que Urdangarin y la infanta vayan a ser juzgados creo que da algo de esperanza también. Nuestras instituciones, con sus achaques y problemas, funcionan, y por primera vez veo cómo esta crisis tiene algo de moraleja, que hay quien va a la cárcel, quién paga por los desmanes y excesos que nos han llevado hasta aquí. Siguen habiendo familias desahuciadas, siguen existiendo disparates jurídicos que perjudican a los más débiles y sigue habiendo mucho que cambiar, pero frente a la indignación generalizada que tenemos en la sociedad (de la que formo parte gustosamente), tenemos que considerar que este año que se va ha supuesto, bajo mi punto de vista, un antes y un después. Gente que parecía intocable ya no lo es. Ya no hay dónde esconderse. Tenemos que tener la esperanza de que este 2015 sea también el de la regeneración democrática a todos los niveles.

Conviene recordar, no obstante, que España tocó fondo. Que estuvimos al borde del colapso, que buena parte de nuestro sistema financiero estaba quebrado, que la sociedad estaba sobre endeudada y que hubo quién, entre los que me incluyo, llegamos a pensar que íbamos camino de ser como Grecia por cuanto veía inevitable un rescate. El que haya un cambio de tendencia, no quiere decir que las cosas estén bien, pero conviene empezar a pensar en positivo. Cuando todos remamos conjuntamente, somos un gran país. No lo olvidemos.

Y a nivel personal, cierro un año divertido, con sus vaivenes y con sus momentos mejores y peores. Comienzo hoy una semana de vacaciones de mi mismo, como diría Manolo García, en la que espero descansar, cargar las pilas y volver con fuerza tras los Reyes. Le pido al año nuevo salud y que mi rodilla se termine de recuperar. Hoy no puedo correr la San Silvestre y creo que aún me faltan unos tres meses para volver a jugar al fútbol, pero que en lo fundamental siga también como he estado este año. 2015 será el año en el que mi tesis verá la luz. Ya tengo fecha, el 27 de mayo, y será la culminación de un trabajo exhaustivo en el que he abarcado el 85% de la producción mundial del sector del automóvil, estudiando más de 300 memorias corporativas y de RSC de estas compañías, mendigando datos por todo el mundo y escuchando de forma recurrente que lo que estaba haciendo era muy difícil y no me iba a salir. Pues ahí está. :-)

Cuando piense en el año 2014, sé que lo haré en positivo. El año en el que comenzaron a cambiar las cosas, otro en el que pegué un buen estirón profesional y personal, y en el que en líneas generales fui muy feliz. Esta noche arranca el 2015. Bienvenido sea. Y que todos nuestros sueños se cumplan. Yo estoy convencido, como decía antes, que será mi año.

Salud, paz, amor y no violencia para todos

¡Feliz Año!





jueves, 25 de diciembre de 2014

Vivencias - 11 Años sin Sara

Pequeño Homenaje a una Gran Amiga

Pasan los años y no logro acostumbrarme. Y en el fondo me alegro de que así sea. Cuando alguien te deja una huella imborrable en lo más profundo de tu corazón, es síntoma de que fue importante en tu vida. El tiempo pasa y nunca te deja indiferente. Dicen que lo cura todo, pero yo creo que hay heridas que nunca terminan de cicatrizar. Admito, no obstante, que al menos las pone en su sitio. Por un lado, porque uno logra coger algo de perspectiva y ver las cosas de otra forma, pero por otro, porque también te permite ponderar sentimientos. Hoy sigue siendo rara la semana en la que no me acuerde de Sara, en la que no me vengan a la mente imágenes suyas o momentos que ambos compartimos. Quién tiene un amigo tiene un tesoro, y yo lo tuve con ella. Con esa perspectiva que antes decía, logro comprender que la complicidad y confianza que tuve con ella, la he tenido con muy poca gente. Aún echo de menos que me aconseje o que me llame para contarme lo ilusionada que estaba con esto o aquello, cuando había conocido a alguien, o cuando tenía sus idas y venidas con antiguas parejas. Lo nuestro solía ser honestidad brutal y por ello también teníamos nuestras discusiones. Sin embargo, ambos sabíamos que tanto el uno como el otro siempre estaría ahí.

Así que aquí estamos, de nuevo otro día de Navidad dedicándole unas líneas, pensando en ella y recordando el día en que se nos fue de la noche a la mañana, llena de vitalidad, juventud y proyectos por hacer. Sara fue muy grande, y así la recordaré siempre. Sigo echando de menos no acudir a ella, no verla más, no quedar a tomar café o a jugar aquellos partidos de fútbol que organizaba de vez en cuando (y qué bien jugaba), pero sobre todo un dolor profundo por no haber estado más cerca suyo durante los últimos meses de su vida. Aún me río o se me marca una sonrisa al pensar que cuando escribo este post estará "regañándome" cariñosamente desde el cielo como siempre hacía cuando estábamos más tiempo del debido sin hablar.

Ya ves, Sara, que sigo siendo un poco desastre, pero también sabes ahora mejor que nunca que te sigo recordando, que siempre ha sido así, y que fuiste una amiga muy importante para mi. Imagino que desde esa parte del cielo en la que el Padre Bueno tiene acogidas a las buenas personas, allí verás cómo sigo conservando aquel último regalo que me hiciste por mi cumpleaños y cómo se me sigue haciendo un nudo en la garganta cada vez que lo veo.

Desde una fría mañana del año 2003, las Navidades son para mi una fecha contradictoria. Alegre por lo que significa como creyente que soy, por compartir y celebrar con mi familia, pero también amarga por recuerdo de una gran amiga que perdí para siempre. Pasan los años y pasa el tiempo, pero el recuerdo siempre permanece. Y me alegro que así sea. Once años sin Sara. Me sigue pareciendo mentira.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Vinos del Mundo - Vinos para Esta Navidad

Algunas Sugerencias

Como todos los años desde que empecé el blog, en estas fechas me gusta hacer resumen de todos aquellos vinos que he podido catar durante este 2014 que estamos a punto de cerrar ya y presentároslos a modo de sugerencia para estas fechas que ahora comienzan. 

Quiero dejar claro varias cosas: primero, que en esta selección no están los mejores vinos del mercado, sino sólo aquellos que he catado durante el 2014 y que, como decía arriba, me han parecido notables como mínimo. Segundo, que por propia cultura enológica, este año me he centrado en conocer zonas que tenía menos controladas (véase Alemania, Francia, Italia, Chile, Argentina y en España Monterrei, Valdeorras, Bierzo, Ribeira Sacra o Valencia), varietales pujantes a los que quiero estar atento por lo que pudiera pasar (Garnacha de zonas frías y cepas antiguas, Godello, Treixadura, Bobal o Mencía entre otros) o bodegas menos conocidas pero de las que tenía muy buenas referencias. Este año veréis que hay menos "clásicos" en la lista. Tercero, es posible que me deje algún vinazo catado este año del que no encuentre mis notas de cata. De entrada pedir disculpas por ello. Y  cuarto, yo siempre cato en positivo, por cuanto creo que el vino es para disfrutar. Que nadie espere encontrar por aquí críticas destructivas.

En cuanto a la clasificación de los vinos, los he separado entre Blancos Jóvenes, Blancos con Barrica, Rosados, Tintos Jóvenes, Tintos con Crianza y Tintos de Alta Expresión (Reservas, Grandes Reservas y de Autor). Además, hay un apartado para espumosos.

¡Comenzamos!

BLANCOS JÓVENES: Fáciles de beber, indicados para todos los públicos, tanto los más conocedores del mundo del vino como los menos expertos. Nos acompañarán estupendamente los aperitivos de estos días, los pescados, el marisco, los arroces, las ensaladas y cualquier tipo de pasta. Si alguno se apunta a la comida Asiática en estas fechas, o a platos especiados y/o picantes, recomiendo los Riesling alemanes de la lista. He aquí mi selección de este año.

-          Louro Godello 2013 (Bodegas Rafael Palacios, DO Valdeorras): Una agradabilísima sorpresa. Color amarillo pajizo. Notas herbáceas y a fruta fresca, de hueso y tropical. Notas florales. Fresco y muy, muy agradable en boca. Excelente relación calidad/precio.

-          Rheinghau Lorcher 2011 (Weingut Laquai, Riesling): Una de mis debilidades. Los Riesling secos, con excelente acidez y frescura, presentan notas muy herbáceas y a fruta fresca. Este, además, es muy mineral. Acompañará maravillosamente bien platos especiados y cocina asiática. Mejor dejarlos envejecer en botella uno o dos años para alcancen su plenitud. Este es un gran ejemplo.  


-          Kalkmineral Silvaner 2012 (Rudolf May, Silvaner): La Silvaner es la uva más antigua de Alemania y este tipo de vinos se han vuelto a poner de moda en los últimos tiempos. Presenta una excelente acidez y unas notas muy minerales. Fruta fresca, muy agradable y elegante.

-          Shaya Verdejo 2013 (DO Rueda, Bodegas Shaya): En un año en el que a la DO Rueda le han caído palos por todos lados, vinos como este Shaya no sólo la ponen en valor, sino que la dignifican al haberse elaborado en una añada muy compleja como la 2013. Aromas a fruta fresca, blanca y de hueso con notas herbáceas. En boca presenta una agradable acidez. Es complejo y persistente.

-          Guado al Tasso Vermentino 2013 (Marchesi Antinori, DOC Bolgheri): La uva Vermentino es originaria de la zona de Bolgheri, en la Toscana, cerca de Livorno. Feliz descubrimiento gracias a Bodeboca. Excelente acidez, aromas frescos a fruta fresca y notas herbáceas. Muy, muy agradable.

-          Priara Pinot Grigio 2011 (Pradio, Friuli, Italia): Friuli es la zona con mayor potencial para el vino blanco de toda Italia y el Pinot Grigio que allí se elabora es espectacular. Mucha acidez, que a menudo precisa, como en este caso, de una fermentación maloláctica para hacerlo más bebible. Sin embargo y pese a ello, tres años después se mantiene en plena forma. Aromas a fruta tropical madura, notas florales y lácteas. En boca es fresco y muy agradable.

-          Naia 2013 (Bodega Naia, DO Rueda): Otro maravilloso exponente del potencial de Rueda. Color amarillo pajizo, aromas a fruta de hueso (Melocotón) y blanca (manzana, pera). En boca es complejo, con una excelente acidez, fresco y muy agradable.

-         Feinherb Witlinger Riesling 2011 (Reichsgraf von Kesselstatt, Riesling): Otro excelente ejemplo de vino alemán bien hecho. Aromas  a fruta fresca. Notas cítricas y minerales. Excelente acidez. Muy agradable.

-          PradoRey Verdejo 2013: De los mejores Verdejos de la añada 2013 de largo. Aromas a fruta fresca, blanca y de hueso, con sutiles notas herbáceas. Varietal. En boca es fresco, complejo, con una excelente acidez. Muy agradable. Excelente relación calidad/precio.

-          Les Montachins Sancerre 2012 (Gitton Pere & Fils, Sancerre): La variedad Sauvignon Blanc es la que mayor capacidad de adaptación tiene a nivel global, pero dónde yo creo que se muestra en todo su esplendor es en la zona de Sancerre, Francia, en el valle del Loira. Este vino es un inmejorable ejemplo. Aromas herbáceos muy frescos con marcadas notas minerales. En boca es frutoso, persistente y muy fresco. Una pasada.
  
-         Kirschenstucks Forst Riesgling 2012 (Reichsrat Von Bruhl, Pfalz): Pfalz es tal vez mi zona favorita de Alemania para hacer Riesling y eso que Mosel también me llama poderosamente la atención. Color amarillo pajizo con notas muy marcadas a fruta blanca fresca y esencias cítricas. Aromas minerales. Excelente acidez, fresco y muy agradable.

-         Quinta das Tapias Treixadura 2012 (Tapias Mariñán, DO Monterrei): La Treixadura ha sido otro de mis descubrimientos de este año 2014. Aquí se presenta mezclada con un 20% de Godello. Este vino que traigo a colación presenta un color amarillo pajizo y en nariz presenta notas herbáceas y de fruta fresca (blanca, de hueso e incluso cítrica). Excelente acidez, lo que le confiere frescor. Muy largo y agradable. Excelente relación calidad/precio.
  
-         Martín Codax sobre Lías 2010 (Martín Codax, Rías Baixas): Estaría a mitad de camino entre los blancos jóvenes y los fermentados en barrica, pero aquí aguanta por su acidez y por su crianza sobre lías, por lo que lo catalogo dentro de los jóvenes. Notas a fruta tropical, aromas florales y herbáceos. Muy fresco y sabroso. Excelente acidez.

    BLANCOS CON BARRICA:  Nos ponemos serios y subimos un escalón en la complejidad de los vinos. En algunos casos hasta dos o tres. Tenemos que dejar de ver a estos vinos como caros o difíciles. Son equilibrios imposibles casi siempre consecuencia de un viñedo en situaciones extremas y un enólogo con una capacidad sobrenatural para interpretarlo. En estas fechas nos acompañarán estupendamente bien con los aperitivos, con cualquier pescado o marisco, con cualquier arroz o pasta, pero también con ciertos quesos semicurados y carnes blancas.



-          PR 3 Barricas 2009 (Bodegas PradoRey, DO Rueda): Un equilibrio imposible, ya que para que el vino se mantenga en plena forma, se precisa de acidez suficiente y grado alcohólico en la vendimia. Uva procedente de la zona más fría de la DO, Segovia, de cepas antiguas y en altura. Presenta un color amarillo dorado, pero aún vivo. Notas amieladas, aromas herbáceos y a fruta madura, como orejones. Toque ahumados. En boca presenta una excelente acidez, lo que le da frescura pese a su longevidad. Muy complejo y agradable.

-          Lapola 2012 (Dominio do Bibei, DO Ribeira Sacra): Color amarillo pajizo, con aromas  a fruta fresca, notas herbáceas y una barrica muy bien integrada, que resalta la fruta y confiere complejidad al conjunto. Excelente acidez. Fresco y muy agradable. Otra manera de entender el Godello. Una gratísima sorpresa que me ha fascinado este año.


-          Doniene Bizkaiko Txakolina 2012 (Bentalde, Txakolí de Vizcaya): El primer Txakolí fermentado en barrica que he probado en mi vida no me ha dejado indiferente. Notas amieladas y a fruta madura. Excelente acidez. Diferente a cualquier fermentado en barrica que hubiera probado antes. Complejo.

-          Marqués de Riscal Limoussin 2013 (Herederos del Marqués de Riscal, DO Rueda): Un clásico dentro de Rueda. Aromas a fruta fresca y notas herbáceas, con una barrica aún incipiente y no demasiado presente. El conjunto, pese a todo, es armonioso y elegante. Muy interesante. Y crecerá en botella.

-          Catalpa Chardonnay 2010 (Bodega Atamisque, Valle de Uco, Argentina): Color amarillo dorado, con aromas amielados y a fruta madura. De menos a más, elegante y muy agradable en boca. Viñedos de altura. Interesante.

-         Cuvee Alexandre Chardonnay 2012 (Lapostolle, Valle de Casablanca, Chile): Color amarillo dorado, con notas a fruta tropical fresca, notas amieladas y de ahumados. Equilibrado, largo, untuoso, graso y con buena acidez.

- 
-          Viña Grandiella 2011 (Monasterio de Corias, Vino de la Tierra de Cangas, Asturias): Complejidad al poder. Aquí hay que abrir la mente para comprender este vino, que tiene algo de fermentación maloláctica, madera y varietales nada comunes. Notas de ahumados y lácteos, con aromas a fruta tropical madura, sobre todo piña. Muy complejo, pero muy, muy interesante.



    ROSADOS: Hace tiempo que dejaron de ser los patitos feos de las bodegas para convertirse en vinos con personalidad propia. He aquí una buena selección. Adecuados para aperitivos, arroces, pasta, ensaladas y en el caso del PradoRey Rosado Fermentado en Barrica, apto hasta para un asado o carne roja. También maridan bien con ciertos quesos. Vinos para todos los públicos, adecuados para iniciarse en este maravilloso mundo. Excelentes también para barbacoas.


-          PradoRey Rosado Fermentado en Barrica 2013 (Bodegas PradoRey, DO Ribera del Duero): Una rareza dentro de la propia Ribera del Duero, con un coupage elaborado a partir de tempranillo y merlot, lo que confieren al vino una cierta golosidad. Color rosa intenso, muy llamativo. Notas a fruta roja, piruletas y caramelo. Al mover la copa aparecen aromas a caramelo Solano de nata y fresa. Excelente acidez, muy agradable y con cuerpo suficiente para aguantar, no sólo el típico arroz, pasta o ensalada, sino un buen lechazo. Un rosado para gente que le gusta mucho el tinto. Maravilloso.

-          Clarete de luna 2013 (Bodega César Príncipe, DO Cigales): Una mezcla estupenda de Garnacha, Tempranillo y Verdejo para hacer un rosado de mucho nivel. Aromas a fruta roja fresca, con notas de golosina. Excelente acidez. Muy fresco y agradable.


-          Lía de PradoRey 2013: El sexy wine por excelencia. Color rosa palo, con aromas florales y a fruta roja. En boca presenta una excelente acidez y una facilidad de trago que lo hace muy bebible en el buen sentido de la palabra. El primer “blush-rosé” de la historia dela Ribera del Duero mejora en su segunda edición.

-          Le Clos Côtes de Provence 2013 (Peyrassol, Côtes de Provence): Uno de los típicos vinos rosa palo que se han puesto de moda en todo el mundo. En este caso procedente de la Provenza, dónde son maestros en este tipo de vinos. Elegancia pura en nariz, con notas sobre todo florales y a fruta fresca. Excelente acidez. Delicado y sutil. Muy interesante.


-          Recorba Rosado 2013 (Bodegas PradoRey, DO Ribera del Duero): Un rosado de excelente relación calidad/precio, con unos aromas a fruta roja fresca muy marcados. Excelente acidez , fresco y muy agradable. Un vino “fácil” en el mejor de los sentidos. Por algo somos la única bodega de la Ribera del Duero con tres tipos de Rosado.

-          Mur – Mur – Lum Le retour 2013 (Le Murmurium, Côtes de Rhone): Otro rosado pálido, pero en este caso del Rhone, dónde la garnacha campa a sus anchas. Notas muy florales y marcada presencia de fruta roja. Excelente acidez. Fácil de beber, fresco y agradable.
 

    TINTOS JÓVENES: Cómo podréis observar, este año la lista es menor por venir de dos años complicados en muchas regiones de España (2012 y 2013). Hay varios "Robles", vinos jóvenes que envejecen unos meses en barrica. Adecuado para bebedores de vino ocasionales, o para aquellos que sólo quieren un tinto para acompañar un plato en estas fechas. Nos valen para aperitivos, carnes de todo tipo, quesos semi curados y algunas ensaladas. Tampoco quedan mal con algunos pescados y son aptos para barbacoas.


-          Pruno 2012 (Finca Villacreces, DO Ribera del Duero): El roble favorito de Parker en la Ribera del Duero. Mucha fruta y unos elegantes aromas tostados. Fácil de beber y con taninos maduros. Una muestra muy interesante del potencial de la región en los vinos jóvenes.

-          Casa Grand Selection Carmenere 2012 (Lapostolle, Valle de Rapel, Chile): Eminentemente varietal. Aromas a especias, pimienta, fruta madura y notas vegetales. En boca es agradable y muy persistente. Muy interesante

-          Merayo Mencía 2013 (Bodega Merayo, Bierzo): Notas a fruta roja fresca, con taninos bien trabajados y elegantes. Varietal al 100%. Fresco y equilibrado. Con excelente relación calidad/precio.

-           Bobal de San Juan 2012 (Bobal de San Juan, DO Valencia): Pura fruta roja, agradable y fresca. Ligeramente especiado. En boca es equilibrado y persistente. Extraordinaria relación calidad/precio.

-          I Muri Negroamaro di Puglia 2012 (Salento, Puglia): Puglia, región al sur de Italia, ha sido uno de mis descubrimientos del año, y la uva Negroamaro en concreto me ha parecido una pasada. Aromas muy marcados a frutas negras y finas especias dulces. Potente en boca, como buen vino mediterráneo que es. Muy elegante y sabroso.

-          Finca Resalso 2012 (Emilio Moro, DO Ribera del Duero): Un buen exponente de una añada complicada. Aromas muy frutales, la barrica aparece en este roble en forma de finas especias dulces, lo que potencia el tempranillo. Muy equilibrado y agradable. Buena relación calidad/precio.

-          Alidis Roble 2012 (Viña Mambrilla, DO Ribera del Duero):  Un Roble poco conocido pero muy bien elaborado. Color rojo picota, con aromas a fruta roja y especias dulces. Sorprende su redondez en boca. Muy agradable y con excelente relación calidad/precio.

   
   TINTOS CON CRIANZA: Al igual que con los blancos, subimos un peldaño. Más complejidad y más contundencia. Para mi son una alternativa excelente para los platos principales de estos días. Acompañarán estupendamente quesos curados y semicurados, todo tipo de carnes e incluso algunos pescados. Aunque sean apropiados para gente con algo más de experiencia en el mundo del vino, el bebedor ocasional también lo disfrutará si lo maridamos convenientemente.


-          Adaro de PradoRey 2010 (Bodegas PradoRey, DO Ribera del Duero): Una auténtica pasada de vino procedente de latitudes que hasta no hace tanto se consideraban imposibles para el cultivo de la vid. El sueño de un pionero, mi abuelo, Javier Cremades de Adaro, al que llamaron “el loco de Ventosilla” por plantar cepas en la zona más alta y fría de toda la Ribera del Duero. Él siempre creyó que en las zonas extremas era dónde se podía obtener mayor calidad y el tiempo le ha dado la razón. Muy varietal, con aromas a fruta madura, especias dulces, regaliz y violetas. Excelente acidez y muy equilibrado. Muy agradable. Excelente relación calidad/precio.

-          Cantos de Valpiedra 2011 (Finca Valpiedra – Familia Martínez Bujanda, DO Rioja): Un Rioja moderno y elegante. Notas a fruta madura, aromas terciarios bien integrados, con recuerdos a balsámicos, cuero y ligeros toques ahumados. Muy elegante y con excelente acidez. Muy interesante.

-          PradoRey Finca Valelayegua Crianza 2011 (Bodegas PradoRey, DO Ribera del Duero): La finca Valdelayegua es una de las partes más imponentes de la Finca Ventosilla, la cual quedó anegada tras la última glaciación. Ahora queda a un lado el propio Río Duero y al final del pago, el Gromejón. Suelos francos, con arcilla, limo, arena y ciertos cantos de Río que recuerdan la presencia de las aguas. Todo lo que se precisa para hacer un excelente crianza, en el que encontraremos fruta, complejidad y capacidad de guarda. Aromas a fruta madura, especiado y aún joven, como la excelente acidez que presenta lo demuestra. Excelente calidad/precio.

-          Alfar Vendimia Seleccionada 2011 (Bodega Impar, DO Rioja): Un Rioja moderno muy interesante. Aromas a fruta madura, balsámicos y especias dulces. En boca es persistente, con taninos maduros y excelente acidez.  Excelente relación calidad / precio.

-          Emilio Moro Crianza 2011 (Emilio Moro, DO Ribera del Duero): Excelente exponente, al igual que el Valdelayegua de PradoRey, del potencial de la añada 2011 en la Ribera del Duero. Aromas a fruta madura, notas balsámicas y especiadas, pero siempre predominando el carácter del tempranillo. Largo, persistente y muy agradable.
-           
-          Pago de Carraovejas Crianza 2011 (Pago de Carraovejas, DO Ribera del Duero): Como no puede ser de otra forma, esta imponente bodega lo ha vuelto a clavar en una añada propicia. Excelente nariz, con presencia muy marcada de fruta madura, especias dulces y algunos tostados. Como siempre, sorprende su redondez en boca para ser un crianza aún joven. Excelente.

-          Juan Gil 12 Meses 2011 (Bodegas Juan Gil, DO Jumilla): 100% Monastrell muy bien trabajada. Pese a su elevado grado alcohólico, el vino presenta un buen equilibrio, ya que el varietal mantiene la acidez. Aromas a fruta madura y finas especias dulces. Cierta golosidad en boca. Muy agradable y redondo.

    TINTOS DE ALTA EXPRESIÓN (RESERVAS, GRANDES RESERVAS Y DE AUTOR): Máxima complejidad. Vinos para gente muy amante del vino, pero que aquellos bebedores que disfruten ocasionalmente del mismo sabran apreciar, de nuevo, si lo maridamos bien. Apto para asados, todo tipo de carnes, platos de caza (guisos) y quesos curados.


-          Almírez 2012 (Teso la Monja, DO Toro): Uno de los mejores exponentes del potencial de Toro y además de excelente relación calidad/precio. Muy varietal, con notas a regaliz, violetas y fruta negra. Especiado y redondo, con los taninos muy bien trabajados. Persistente y sabroso.

-          Doncel Mataperras 2005 (Marqués de Velilla, DO Ribera del Duero): Vino procedente de cepas antiguas y zonas frías dentro de la Ribera del Duero. El vino presenta aromas a fruta muy madura, especias dulces, notas balsámicas y torrefactadas. Muy elegante. Taninos muy redondos. Sabroso.

-          PradoRey Élite 2009 (Bodegas PradoRey, DO Ribera del Duero): El buque insignia de PradoRey. Su nombre se debe a un tipo de tempranillo muy extraño llamado Élite, el cual creo, y si no es así pido disculpas, somos ya la única bodega que sigue trabajando en la Ribera del Duero en 8 hectáreas muy concretas de nuestro pago del  Hoyo Dornajo, las cuales rara vez sobrepasan los 2.500 kilos por hectárea. Aromas muy varietales, a violetas, regaliz y fruta madura. Taninos muy redondos. Una explosión de aromas y sabores en boca y en nariz. Un potro desbocado, como nos gusta decir en bodega. O un Ferrari, como dice mi hermano.

-          PradoRey Reserva Finca la Mina 2009 (Bodegas PradoRey, DO Ribera del Duero): En PradoRey sólo hacemos reservas cuando la añada es excepcional, y es por ello por lo que hemos pasado del año 2006 al 2009. Suelos arenosos a más de 850 metros de altura, con rendimientos muy bajos, de apenas 3.000 kilos por hectárea. Fruta madura, aromas complejos, entre los que empiezan a aparecer ciertos toques ahumados y de chocolate.  Elegancia pura.

-          PradoRey Gran Reserva 2004 (Bodegas PradoRey, DO Ribera del Duero): El mismo caso que el anterior pero elevado al cubo, ya que sólo hemos elaborado este vino hasta la fecha en 1999, 2004 y 2009. Muy complejo, con un color ya tirando a rojo teja y aromas especiados, con notas ahumadas, torrefactos, cuero y chocolate. Maravillosa complejidad. Un Gran Reserva con mayúsculas.

-          Cannubi Boschis, Barolo 2009 (Virna di Borgogno, DOC Barolo): Una maravilla de vino, por complejidad, mineralidad y equilibrio. Barolo es de mis zonas preferidas de Italia, en la zona del Piemonte. Lástima que en España nos hayamos quedado con el Chianti y el Lambrusco, porque el país transalpino es una auténtica maravilla enológica. Color rojo picota, con notas a fruta madura y tinta china. Mineral y especiado. Sabroso y muy persistente. Excelente.

-          Acústic 2010 (Acústic Celler, DO Montsant): Elaborado a partir de Garnacha Tinta y Cariñena fundamentalmente, se trata de uno de los mejores vinos elaborados en esta extraordinaria región vitivinícola catalana. Aromas a fruta roja, violetas, especias dulces y hierbas de tocador. En boca es equilibrado, muy persistente, sabroso y agradable.

-          Block B Wairapa Pinot Noir 2009 (Schubert, Nueva Zelanda): Durante un tiempo pensé erróneamente que sólo en Borgoña el Pinot Noir alcanzaba su máximo esplendor. Este es un buen ejemplo de mi error. Muy varietal, con notas a fruta roja y toques herbáceos. Especiado y con notas mentoladas. Elegante, persistente y muy sabroso. Excelente.

-          Charmes Chambertin Grand Cru 2005 (Taupenot Merme, Borgoña): Pinot Noir como la copa de un pino. Con aromas a fruta roja, especias, notas herbáceas y mentolados. Muy varietal, elegante, fácil de beber, persistente y agradable. Una joya descubierta gracias a mi buen amigo Gerd Rindchen.

-          Vega Sicilia Único Reserva Especial (sin Añada) (Bodega Vega Sicilia, DO Ribera del Duero): Cuando uno abre este tipo de vinos siempre tiene la duda de si realmente estará a la altura de la fama que le precede. En este caso concreto, debo decir que el vino me sorprendió y cumplió las expectativas.  Pura elegancia. Aromas a fruta madura, notas especiadas y balsámicas. Muy varietal. Taninos muy redondos y maravillosamente pulidos. Muy agradable, persistente y sabroso.

-          Alión 2005 (Bodegas Alión, DO Ribera del Duero): La segunda marca de Vega Sicilia no lo es tal. Maravillosa complejidad en un vino que se muestra especiado, con notas de fruta madura, balsámicos, mentolados y ahumados. Excelente redondez en boca, muy persistente y sabroso.

-          Tres Picos Garnacha 2011 (Borsao, Campo de Borja): Aromas a fruta roja, notas herbáceas, especias y balsámicos. Muy varietal. Con buenos taninos, especiado y muy agradable. Sorprende por su frescura en una zona en la que no siempre es sencillo mantenerla.

-          Catalpa Malbec 2011 (Bodega Atamisque, Valle de Uco, Argentina): Puro malbec, muy varietal, con notas a fruta madura, violetas y especias. Taninos redondos y muy bien trabajados.  Persistente y sabroso. Una joya que refleja lo mejor de Argentina.

-          Casa Silva Quinta 2010 (Casa Silva, Colchagua, Chile): Casa Silva es de mis bodegas favoritas de Chile. Una auténtica pasada de vino, con aromas muy marcados a pimienta y notas vegetales. Eminentemente mineral, en nariz y en boca. Expresivo, elegante y persistente.

-          Gallinas y Focas 2011 (4 Kilos Vinícola, Vino de la Tierra de Mallorca): La historia de este vino es preciosa. La asociación Amadip.Esment de Mallorca, que trabaja con personas con minusvalías psíquicas, participó en un brain storming con la gente de 4 kilos vinícola para poner nombre al vino. En un momento, una niña con síndrome de Down creyó que Gallinas y Focas podía ser un buen nombre, porque las primeras son divertidas y las segundas aplauden. El vino es una pasada, elaborado con Manto Negro  y Syrah. Aún joven y con aromas muy marcados a fruta negra madura, especias dulces y balsámicos. Sabroso y persistente. Muy interesante

-          Cirerets 2011 (Bodega Mas Alta, DO Priorat): Aromas a fruta madura y especias dulces, sobre todo vainilla y cacao. En boca es equilibrado, persistente y muy agradable. Taninos muy redondos.

-          Quincha Corral 2012 (Bodega Mustiguillo, Vino de la Tierra de Valencia): Una gratísima sorpresa. Aromas a fruta madura, especias dulces y notas minerales. En boca es frutoso, persistente y equlibrado. Muy varietal.

-          Cepa 21 2009 (Bodega Cepa 21, DO Ribera del Duero): Una línea diferente a la de Emilio Moro que poco a poco comienza a hacerse un hueco con una marcada personalidad propia. Aromas a fruta madura, con notas especiadas y balsámicas. Notas de cacao. Muy persistente y agradable en boca.

-          Microterroir Carmenere 2008 (Casa Silva, Valle de Colchagua, Chile): El primer micro terroir (parcelita del viñedo con características vitícolas muy similares que se trabajan de forma aislada, para que nos entendamos) de la historia de Chile lo desarrolló esta bodega, que como decía antes es de mis favoritas. Este vino es una locura. Con aromas eminentemente varietales (fruta madura, pimienta, notas herbáceas) y minerales, presenta una boca aterciopelada y muy elegante. Espectacular.

-          Pasos de San Martín Garnacha 2011 (Artadi, DO Navarra): Artadi es, para mi, la mejor bodega de España. Todos los vinos que hace, en cualquiera de sus gamas de precio, son espectaculares. Notas de fruta roja madura y especias dulces. Sutiles aromas minerales. Complejo y estructurado en boca. Taninos maduros. Excelente.

-          El Reventón Garnacha, Vino de Parcela 2012 (Jiménez Landi, Vino de la Tierra de Castilla y León): La zona de Cebreros ha sido uno de mis descubrimientos de España. Probablemente con el potencial para hacer la mejor garnacha del país. Cepas antiguas, frescura y mineralidad. El vino tiene aromas a fruta roja madura, especias y a minerales (obviamente).  En boca es frutoso, elegante, persistente y fresco. Una pasada.

-          Thalarn 2012 (Castell D Encus, DO Catalunya): El mejor Syrah de España. Espectaculares aromas a fruta madura y especias dulces. Madera bien integrada. En boca es potente, sabrosos y muy largo. Taninos maduros y bien trabajados.

-          Artuke K4 2012 (Artuke, DO Rioja): Un vino maravilloso de la Rioja Alavesa, moderno, persistente y muy agradable. Aromas a finas especias dulces, fruta madura y regaliz. Eminentemente varietal. Potente, equilibrado, fresco y con buena acidez. Exponente e los nuevos riojas. Elaborado desde la vid. Estupendo.

-          Piélago 2012 (Jiménez Landi, Méntrida): Aromas a fruta roja madura, predominando la fresa y la frambuesa. Especiado. En boca es sabrosos, muy persistente, aterciopelado y mineral. Una pasada de vino.

-          Garnacha de Arrayán 2012 (Arrayán, Vino de la Tierra de Castilla): Otro excelente exponente de Garnacha bien trabajada. Aromas a fruta roja madura, con notas balsámicas. En boca es persistente y muy elegante.

-          Las Rocas De San Alejandro 2010, Viñas Viejas (Bodega San Alejandro, DO Calatayud): Aromas a fruta madura, con notas balsámicas y tostadas. Notas minerales. En boca es agradable, persistente y especiado. Muy buena relación calidad/precio.

-          Navaherreros 2011, Garnacha (Bodega Bernabeleva, Vinos de Madrid): En Madrid se hacen unas garnachas espectaculares y este es un muy buen ejemplo.  Fruta roja madura, especias dulces y notas balsámicas. Taninos redondos. Muy agradable.

-          Rafael Cambra Valencia Uno 2012 (Rafael Cambra, Vinos de Valencia): 100% Monastrell en cultivo ecológico. Una pasada. Excelente nariz con notas muy marcadas a fruta roja. Especias dulces y balsámicos. Muy agradable en boca. Persistente.

-          T. Amarela Parcela Valdemedel 2012 (Viticultores Eusebio Machio y Envínate, Vino de la Tierra de Extremadura): Primera incursión en la Tinta Amarela y me ha parecido realmente sorprendente. Aromas a fruta madura, con aromas vegetales, especias y ahumados. Elegante y persistente. Muy diferente.

-          Mestizaje (Mustiguillo, DO Valencia): Excelente Bobal, con una muy buena relación calidad/precio. Aromas a fruta madura, notas a finas especias dulces. Fresco y muy elegante en boca.

-          Ronda Pinot Noir 2013 (Finca los Aguilares, Málaga): Otra de las grandes sorpresas de este año para mi. Un Pinot Noir como la copa de un pino en el sur de España. Especiado, con aromas a fruta madura y violetas, con buena acidez y muy elegante en boca. Taninos redondos.

-          Malpaso 2008 (Bodegas Canopy, Méntrida): Aromas profundamente especiados, con notas tostadas y de fruta madura. Excelente relación calidad/precio. Muy interesante.


-          Señorío de Ondarre Reserva 2009 (Bodegas Ondarre, Rioja): Una agradabilísima sorpresa ya que no tenía controlada esta bodega. Color rojo granate, con profundos aroma a fruta madura muy bien mezclados con los típicos terciarios de los Reservas de Rioja: torrefactos, chocolate, ahumados, balsámicos y cuero. Notas animales en su justa medida. Potente, redondo y muy agradable.

-          Reserve Vieilles Vignes 2006 Domaine Roger Perrin (Domaine Roger Perrin, Chateauneuf du Pape): Tengo especial debilidad por esta región francesa, ya que para que los vinos sean catalogados como típicos de aquella, deben incluir trece tipos de uvas específicas. Este vino lo descubrí junto a mi amigo Henrik Nielsen, antigua leyenda del fútbol danés y hoy convertido en un gran importador de vinos. Presenta un color rojo picota y las típicas notas de ahumados, mentolados y especias siempre presentes en estos vinos. La fruta aparece muy madura pero el resultado del conjunto es armonioso. En boca es muy potente y sabroso.

-          Clos Apalta Limited Release 2010 (Lapostolle, Valle de Colchagua, Chile): Otro gran descubrimiento de este año. Aromas a fruta madura, especias dulces y pimienta. Muy varietal. Complejo, equilibrado y muy sabroso.

-          Dominio de Tares Cepas Viejas Mencía 2009 (Dominio de Tares, Bierzo): Color rojo picota, con notas de fruta negra, tostados y especias dulces, sobre todo cacao y algo de vainilla. En boca es potente y muy elegante, con los taninos muy bien pulidos. De mis favoritos de El Bierzo.
-           
-          El Grajo Viejo 2009 (Bodegas Protos, Ribera del Duero): El mejor vino que he probado de Protos hasta la fecha. Eminentemente varietal, con notas a violetas, fruta negra madura, regaliz y tinta china. Aromas balsámicos y torrefactados pero bien integrados. En boca es muy potente y sabroso. Una pasada de vino.
-           
-          Gattavecchi Vino Nobile di Montepulciano (Gattavecchi, Vino Nobile di Montepulciano, Toscana): Sólo unas poquitas uvas son admitidas cada año para elaborar el vino de la forma artesanal en la que los nobles toscanos lo hacían hace ya varios centenares de años. Con estas presmisas, el Nobile di Montepulciano tiene que ser un vino clásico, con notas balsámicas y fruta muy madura. Sutiles recuerdos a tinta china y finos torrefactos. Muy elegante y ligeramente alcohólico.

     ESPUMOSOS: Se acabó eso de sacarlo sólo en los brindis finales o con los dulces. Son inmejorables acompañantes para los aperitivos y entrantes, pero también acompañarán estupendamente bien cualquier pescado, marisco o incluso ciertas carnes blancas. 



-          Milesimé 2005 Champagne Devaux, (Champagne, Veuve A. Devaux): En Francia, en la zona de Champagne, en las añadas extraordinarias, se hace un vino de una única añada, y no mezcla de varias como es habitual. Este Milesimé es una auténtica pasada, con aromas a fruta fresca de hueso, bollería fina y ciertas notas minerales. Excelente acidez, muy fresco y agradable. Buenas burbujas.

-          Bollinger Champagne Special Cuvee Brut 2008: Al igual que el caso anterior, estamos ante un Milesimé, que siempre son palabras mayores. Notas a fruta fresca de hueso, sobresaliendo el melocotón y los albaricoques. Notas a bollería fina. Buenas burbujas. Muy fresco y agradable.


-          Jurek Dilectum Domini Brut (Tenuta Murola, Marche): Vino especial de mi buen amigo Jurek, de Italia, viticultor de la zona de Marche, dónde también se hace una notable San Giovese. En este caso me regaló esta botella que me encantó. Color amarillo brillante, con buenas burbujas. Excelente acidez y agradables notas cítricas, sobre todo pomelo. Muy fresco y agradable.

-          Raventós i Blanc, Enoteca Personal Manuel Raventós 1998 (Raventós i Blanc, conca del Riu Anoia): Raventós fue de las fundadoras de la DO Cava, y hace unos años decidió salirse porque entendía que le perjudicaba más que beneficiaba estar dentro de ella. Este cava (aunque ya no esté dentro de la DO) responde también al concepto de Milesimé que explicaba antes, pero en este caso, los 16 años que han transcurrido desde su vendimia, lo dotan de una maravillosa complejidad. Aromas a fruta muy madura y crema pastelera. Elegante y persistente. Excepcional.

-          Devaux Blanc de Noirs (Veuve A. Devaux, Champagne): Un blanc de noirs es un vino blanco elaborado con uva tinta. En este caso, Pinot Noir. Aromas a fruta roja y notas de crema pastelera. Buena burbuja. Excelente acidez, fresco y afrutado. Muy elegante.

    Y esto es todo de momento. Como siempre, termino con unas recomendaciones básicas y un deseo. Respecto a las primeras, recordad que el vino tinto se debe servir en torno a los 15 grados, y que si no tenemos cava o nevera de vino en casa, no pasa nada por meterlo un par de horas en la nevera antes de su consumo. Los blancos jovenes deben servirse en torno a 7-8 grados, al igual que los rosados, mientras que los blancos con barrica se deben servir a 11 grados. En segundo lugar, recomiendo decantar todos aquellos vinos (blancos y tintos) que tengan más de 3 años. En tercer lugar, huid de los críticos destructivos. El vino es para disfrutar y siempre, el mejor vino, es el que más le gusta a uno.

      Por último, mi deseo: Todo lo mejor para estas fechas. Feliz Navidad a todos, y si no nos leemos antes, mismejores deseos para el 2015 que estamos a punto de comenzar. Va a ser nuestro año :-)


-