domingo, 28 de diciembre de 2008

Vivencias - Cinco años sin Sara

Una AMIGA con Mayúsculas

26 de Diciembre del año 2003. Suena mi móvil y veo en la pantalla que es Isa Sevilla. "¡Hola Isa! ¿Qué tal todo?". "Pues te llamo para contarte una mala noticia. ¿Estás sentado?" me pregunta. Yo me temo lo peor, algo horrible, y me empiezan a temblar las piernas. "¿Qué pasa, Isa?". Se hace un breve silencio en el que Isa respira, que a mi se me hace eterno."Se ha muerto Sara". "No puede ser, ¡qué dices!, no me lo creo... ¿Qué le ha pasado?" le digo con un nudo en la garganta y sin dar crédito a lo que oía. Luego me enteré que fue un aneurisma cerebral, que se acostó con dolor de cabeza en la víspera de noche buena o Navidad, nunca me quedó muy claro, y que la mañana siguiente, extrañados de que no se levantase, la fueron a buscar a su cuarto y se la encontraron medio muerta. Las horas siguientes fueron horribles. Lágrimas, mucho dolor y una visita express al tanatorio donde pese a verla en el féretro no podía dejar de pensar que todo aquello no estaba pasando, que era mentira. Encima Maru, mi Maru, estaba fuera de Madrid.

La verdad es que no recuerdo cuando empecé a ser amigo de Sara. Fue compañera de colegio desde párvulos y mis primeros recuerdos de ella son de aquel primer curso en el colegio Santa María del Pilar. Siempre tardaba mucho en comer y nos regañaban a los de mi mesa por ello. Luego no coincidimos en clase hasta sexto. Imagino que poco a poco nos fuimos cayendo bien para terminar siendo una de mis mejores amigas desde la adolescencia hasta prácticamente el momento de su muerte. Compartimos veranos en Irlanda, viajes a las fallas a ver a los amigos que conocimos en Dublin, juergas de fin de semana, cumpleaños, partidos de fútbol...

Tuvimos una confianza ciega el uno en el otro. Siempre que a mi me gustaba alguna chica en el cole, se lo decía y ella trataba de echarme un cable. Siempre que ella salía con alguien, me preguntaba a ver qué me parecía. Así fue hasta que perdí el contacto con ella, un año y medio antes de que falleciera. Y todo por una tontería. Mis padres se separaron, y yo quise desaparecer del mapa. No quería dar explicaciones, no quería que me preguntaran. Cuando empecé a salir con Maru, hice acopio de valor, la llamé un par de veces a casa y no la localicé. Quería contarle todo, lo feliz que estaba por haber encontrado a alguien tan especial pero lo duro que había sido para mi lo de mis padres. Sé que esto va a sonar como muy típico, pero un par de semanas antes de la Navidad de aquel 2003, me acordé de ella y me dije que no podían pasar aquellas vacaciones sin llamarla y retomar el contacto. No sé si lo hubiera hecho, pero lamentablemente no me dio tiempo. Lo peor es que sólo yo sé cuanto me arrepiento de aquello, de perder el contacto con alguien que me apreció y a la que aprecié tanto.

Cuando empezamos la carrera y llevábamos un tiempo sin hablar, siempre que volvíamos a hacerlo Sara me "regañaba". "¡Hombre, por fin te dignas a dar señales de vida!". "¡También podrías llamarme tú!" le espetaba yo en tono cariñoso. Nos reíamos y nos contábamos nuestras últimas novedades. Lo que más me duele es que a menudo sigo pensando en que "debería llamar a Sara". Han sido muchas las noches que he soñado con ella desde su muerte. En cada una de ellas siempre me convenzo de que aquello que pasó en la Navidad del 2003 fue mentira, que Sara está viva y que aquello fue un malentendido. Cuando me levanto y me doy cuenta de la realidad, paso un mal día.

Quiero creer que en el fondo son mensajes que me llegan desde el cielo, desde aquella parte que Dios tiene reservada a las buenas personas como Sara, que ella murió pero que también resucitó, y que está bien con el Padre Bueno. Sé que desde allí ella estará muy contenta de verme tan feliz con Maru, que le parecerá fenomenal para mi y que se le habrá pasado el "enfado" por no haberla llamado los últimos meses de su vida. Por mi parte, desde aquí, siempre me acordaré de ella y con un nudo en la garganta recordaré todos los buenos momento que pasé con Sara, una AMIGA con mayúsculas.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Deportes - La Crisis del Madrid: Capítulo III

El Real Madrid como Fenómeno Social

Termino con este artículo mi trilogía sobre el Real Madrid. Hoy quiero hablar del impacto que tiene el Real Madrid como institución en la sociedad.

Siempre he creído que la objetividad en el periodismo, especialmente en el periodismo deportivo, es imposible. Los periodistas, aparte de ser parte de un gremio, también son miembros de una colectividad más grande como es la sociedad. Uno no puede abstraerse de sus sentimientos y emociones a la hora de redactar o narrar una noticia. Es por eso por lo que no hay una verdad absoluta. Los diferentes grupos de comunicación mundiales cuentan lo que para ellos es su verdad, la cual en política, deportes y en determinados eventos sociales puede distar mucho del rotativo de la competencia. Un periodista es una persona que además es padre, hijo o hermano, hincha del Madrid, Atlético, Barça o cualquier otro equipo, votante del PP, PSOE, IU, o cualquier otro partido. Será creyente o ateo, le gustará más una música, o las obras de determinados artistas que la de otros. Y eso, aunque el buen periodista tienda a la objetividad, le tiene que marcar a la hora de contar lo que pasa.

Lo de los clubes de fútbol es un fenómeno particular. Hace poco, José Ángel Sánchez, director general ejecutivo del Real Madrid, venía a decir algo parecido a que un club de deportivo es la marca más potente que existe en el mundo. Uno nace siendo de un club, se alegrará con las victorias y sufrirá con las derrotas, se enfadará cuando se hagan mal las cosas, y puede que esté un tiempo sin ir al campo o sin ver los partidos, pero morirá siendo de ese mismo club y le seguirá siempre. No hay ninguna otra marca que aguante eso. Cuando un producto no nos sale como esperamos, cuando un servicio no es el que consideramos adecuado para el precio que pagamos, uno no repite. Eso no pasa ni en el fútbol ni en ningún deporte. Siempre seremos fieles al club con el que simpatizamos.

A los dos párrafos anteriores, vamos a añadirle que el Real Madrid es el equipo que más seguidores tiene por todo el mundo, el club que ha sido nombrado por la FIFA como el mejor del Siglo XX (lo cual viene a ser como el mejor de la historia) y que hizo muchísimo por España y por Madrid cuando nuestro país vivía aislado por el Régimen Franquista. Es el que más ligas de España tiene y también el que más Copas de Europa. El resultado es que todo lo que le pasa al Real Madrid es casi cuestión de estado.

El periodista deportivo será madridista o antimadridista. Al escribir, lo hará con pasión en un sentido u otro. Y la afición que recibe esa noticia, lo hace con una fuerte dosis de forofismo. La consecuencia de todo ello, es que todo se exagera para bien o para mal. Vamos a poner ejemplos. Se ha pedido el balón de Oro en los últimos años para Raúl, Casillas y Zidane. Los tres han estado en el disparadero en algún momento. Con Del Bosque, se le llegó a comparar con el equipo de la Quinta del Buitre, para poco después criticarle por jugar mal... ¡La final en la que ganó la 9ª Copa de Europa! Cuando se fue Schuster, todo parecía catastrófico, cuando en el fondo el Madrid tiene todas las opciones del mundo en la Champions y creo que sigue teniendo alguna oportunidad en la liga (yo soy de los que cree que el Barça va a llegar muy justo de gasolina al tramo final de la competición, y lo digo hoy a 21 de diciembre de 2008).

Imagino que si tras la victoria de ayer, el Madrid es capaz de ganar al Villarreal, sacar otra victoria en Mallorca y otras tantas en casa ante Osasuna y Depor, el Madrid para la prensa volverá a ser candidato a todo, Raúl volverá a centrar los debates en torno a la selección y para Casillas se volverá a pedir el balón de oro para el año que viene. Pero es que esto es el Madrid, un fenómeno social, una montaña rusa que marca el estado de ánimo de millones de personas de todo el mundo, un club que está bien o está mal, pero siempre en función también de cómo esté el Barça. No todo el mundo está preparado para digerirlo. De otra forma no me explico cómo se pudo llevar por delante a todo un presidente del IBEX-35, Florentino Pérez.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Música - Nacho Vegas, un músico diferente


El Manifiesto Desastre

Reconozco que llevaba un tiempo muy mosqueado durante el cual había perdido casi la fe en la música española e internacional. La crisis de las discográficas ha redundado en un "asegurémenos las ventas y vayamos a lo comercial" hasta un punto de hacer infumables la gran mayoría de los discos publicados cada año. Al menos los que se promocionan a bombo y platillo.

Afortunadamente de vez en cuando te llevas sorpresas. El año pasado para mi Quique González clavó un discazo con "Avería y Redención". Es cierto que tal vez no haya vuelto a rayar a nivel creativo como en "Salitre 48", ni tenga la rabia rockera de "Personal", pero volvía a hacer un disco redondo. No es que "Kamikazes Enamorados", "Pájaros Mojados" o "La Noche Americana" fueran malos trabajos. Al contrario, creo que todos ellos tienen muy buenas canciones, pero había algo de la frescura de los primeros discos de Quique se había perdido por el camino. "Avería y Redención" fue para mi su "Sgt. Pepper´s" (aunque mi querida Maru me va a dar caña por esto) porque Quique González arriesgó y optó por melodías y letras totalmente diferentes a lo que venía haciendo hasta ahora. Se aprecia una evolución coherente, que nadie se piense que aquello fue una ruptura con lo que había hecho antes, pero digamos que fue una apuesta arriesgada.

A Nacho Vegas le conocí a raíz de "El tiempo de las cerezas", aquél doble CD que hizo con Bunbury. Ya había oído hablar de él, pero hasta ese momento no me había atrevido a comprarme ninguno de sus discos. Para mi ha sido una auténtica revelación desde entonces. Creo, honestamente, que nadie había hecho letras tan sinceras y tan duras desde los mejores años de Enrique Urquijo y Sabina. Y musicalmente su evolución está siendo espectacular. En "El Manifiesto Desastre" uno encuentra reminiscencias de los Beatles, Rolling Stone,s Simon and Garfunkel, la mejor época de los Beach Boys e incluso José Alfredo Jiménez. Hay canciones que contienen varios temas en la misma (al estilo y salvando las distancias, por favor, con "Happiness" del maravilloso Álbum Blanco de los Beatles) que son auténticos ejercicios de creatividad elevada al más alto nivel.

Para mi no hay duda. "El Manifiesto Desastre" es el mejor disco español del año 2008 (y puede que de los mejores a nivel mundial). Canciones como "Dry Martini SA", "Lole y Bolan (un amor teórico)", "Crujidos" o "Morir o Matar" son obras maestras. Y el resto del disco no desmerece en absoluto, firmando 11 canciones sencillamente memorables. Que nadie espere un disco fácil de escuchar. A Nacho hay que oirle varias veces para extraer toda la esencia de sus discos, pero tal vez sea mejor así. Eso es lo que pasa con los grandes trabajos discográficos.

Chapeau para Nacho Vegas, un músico que triunfa siendo auténtico en un mundo artificial, un músico, sin duda, diferente.

Video:

Economía - Reflexiones de un marinero

De cómo Cristóbal Colón llegó a América

Para los no conocedores de la materia explicaré que en un barco de vela se puede navegar de diferentes formas en función de la dirección del viento. Esto es así porque los veleros han evolucionado mucho a lo largo de la historia, permitiendo a los navegantes afrontar al dios Eolo, de múltiples formas.

Pero claro, navegar no solo depende del viento. También de la situación del mar, con sus tormentas, marejadas y trampas que éste te prepara cuando se alía con otras fuerzas de la naturaleza. Cuentan, por ejemplo, que cuando uno pasa el cabo de San Antonio en Alicante, el panorama te cambia por completo haciéndose muy difícil la navegación. Son tantas las variables que pueden influir, que me temo que controlarlas todas supone casi una quimera, así que toca apelar a la pericia del capitán y de los tripulantes para llevar las naves a buen puerto cuando el entorno es turbulento y la cosa se pone fea.

Miro con preocupación la situación actual de muchas compañías, las cifras de paro que se esperan y la riqueza que se va a dejar de generar al menos durante un tiempo, pero encuentro que en estos momentos de dificultad es el momento de mirar al frente y tener confianza. La economía es el mar y estamos empezando a navegar por una tormenta que se prevé muy complicada. Es cierto que algunas naves no están todo lo preparadas que pensábamos, y que tal vez se han aliado más fuerzas de las que creíamos, pero también que otras embarcaciones han aprendido a surcar mares y océanos independientemente de cómo les venga el viento y que cuentan con mejores herramientas que nunca para afrontar la incertidumbre.

En estos tiempos de preocupación, tal vez convenga acordarse de un tal Cristóbal Colón, el cual fue capaz de llegar a América sufriendo graves percances por el camino y con unas Carabelas que sólo estaban preparadas para navegar de empopada. Su ejemplo nos debe recordar que en tiempos de crisis la determinación, el liderazgo y el esfuerzo conjunto de todos los miembros de una empresa son los que nos van a llevar a superar el temporal. Porque como ya se ha apuntado desde este blog, éste pasará, como siempre ha ocurrido en la economía. Lo importante será que cuando divisemos tierra y revisemos nuestras naves, seamos capaces de aprender de lo vivido para ser más fuertes cuando venga otro temporal.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Economía - Lecciones a pie de calle

Reflexiones sobre la Flexibilidad Empresarial

Hace cosa de una semana iba caminando por Madrid. Amenazaba a lluvia pero no había descargado. Al entrar en el metro me encuentro cerca de la boca del mismo a varios inmigrantes (Chinos, subsaharianos, indios y pakistaníes principalmente) ejerciendo lo que los entendidos en economía llaman el "sector terciario parasitario", o lo que es lo mismo, la venta ambulante con un género que variaba desde las últimas novedades musicales hasta juegos para el ordenador pasando, claro está, por películas de todos los tiempos. Obviamente, todo el material era pirata.

Al cabo de un rato, después de hacer un par de cosas, volví a la misma boca de metro. Vi que había empezado a llover con fuerza y me encontré muchos de los mismos vendedores que había observado a mi entrada. Cual fue mi sorpresa cuando me di cuenta de que los mismos ya no llevaban su "Top Manta", sino que ahora vendían paraguas y chubasqueros a 2 euros.

Me pareció un ejemplo clarividente de cómo deben afrontar las empresas la economía en general y la actual crisis en particular. Aquellas que se adapten de forma más rápida y eficaz a los cambios del entorno se van a encontrar en una situación privilegiada para competir en el mercado. No se trata de obviar lo que los americanos llaman el core business de la compañía, sino de tener un plan que permita a las empresas adaptarse a las necesidades de sus clientes en función de como varían los entornos macro y micro económicos.

Todo esto es fácil decirlo pero la historia nos demuestra que es muy difícil llevarlo a la práctica. Cuanto más grande es una compañía, más rígida suele volverse. Que se lo pregunten a General Motors, Ford o Chrysler, porque me temo que su supervivencia a largo plazo va a depender más de aprender los chinos, subsaharianos, indios y pakistaníes de Madrid, pero sobre todo de Toyota, la cual que lleva más de 30 años dándoles lecciones magistrales en el mercado norteamericano, que de planes de rescate faraónicos.

jueves, 11 de diciembre de 2008

Deportes - La Crisis del Madrid: Capítulo II

Calderón y la Legitimidad del Presidente

Existen dos legitimidades. Una, la que se ciñe estrictamente a la acepción del término, está relacionada con el cumplimiento de la ley. La segunda, tiene que ver con los actos de una persona y la moral de aquellos con los que interactúa. Esta visión más filosófica podría definirse, parafraseando a Suchman, y en relación a la empresa, como “una percepción generalizada o asunción de que las acciones de una entidad son deseables, propias o apropiadas dentro de un sistema socialmente construido de valores, normas, creencias y definiciones”. Cuando una persona es capaz de aunar ambas "legitimidades", es cuando adquiere la llamada autoridad moral. La historia está llena de ejemplos de dirigentes legítimos desde un punto de vista jurídico, pero que nunca logaron alcanzar la ya citada autoridad moral.

El mandato de Ramón Calderón ya nació con una más que cuestionable legitimidad jurídica. Ganó las elecciones a la presidencia del Real Madrid por el voto presencial, pero la nulidad del voto por correo y las sospechas de que éste hubiera cambiado el signo de aquellos comicios, hizo que su victoria fuera cuando menos polémica. Son muchos los juristas que dicen que aquella nulidad debió invalidar el resultado de esas elecciones. Entre ellos mi padre, Fernando Rodríguez de Rivera y Morón, el cual no es sospechoso en este caso, pues aún siendo más madridista que Santiago Bernabéu, no votó a nadie argumentado que ninguno de los candidatos tenía categoría suficiente para presidir el Real Madrid.

Si Ramón Calderón pudo aguantar los dos primeros años fue, en cierto modo, porque le acompañaron los resultados. Es cierto que el año de Capello al Madrid le costó arrancar, pero la irregularidad de Barça y Sevilla le permitió reengancharse a la liga para terminar ganándola. También ayudó aquel primer año el excelente ejercicio de la sección de baloncesto. Aquello apaciguó los ánimos, pero no terminó de erradicar aquel virus (dicho con todo el respeto) todavía en estado latente que podía estallar cuando el viento no fuera favorable.

Tuvo el acierto Ramón Calderón, de juntarse con Mijatovic. Pese a todas las críticas iniciales, creo que el Montenegrino sabe muchísimo de fútbol y han sido más sus aciertos en los fichajes que sus errores. La reconstrucción post galáctica del Real Madrid le debe mucho a Pedja. Incluso se atrevió a cesar a Capello pese a remontar el primer año y la opción Schuster le dio al equipo otra liga con mayor brillo que la anterior.

Pasa que este verano se hicieron mal las cosas, que el equipo no termina de funcionar y que todo ello se agrava con el óptimo estado de forma del Barça de Guardiola. Si le sumamos el tono impertinente de Schuster durante los últimos meses, tenemos el cocktail perfecto para que el citado virus deje de estar en un estado latente y pase a ser una enfermedad en toda regla.

Comienzan los primeros síntomas. Se pita al equipo, se pita al palco. Se pide tímidamente la dimisión de Calderón en el Bernabéu. Y al presidente sólo se le ocurre atiborrarse a unos antibióticos llamados Ultrassur. Con ello pretendía salvar una asamblea, reforzar esa legitimidad jurídica que nació tan debilitada. El problema es que los antibióticos, cuando uno tiene un virus, no sirven para nada. Más bien te debilitan.

Ese es el problema de Ramón Calderón. Ahora mismo está igual de lejos de ser percibido un preidente legítimo desde el punto de vista jurídico. Y lo que es peor, la legitimidad moral, aquella a la que hacía alusión Suchman, me temo que la ha perdido de forma irremediable. Los Ultras son malos compañeros de viaje y no representan en absoluto los valores del resto de aficionados del Real Madrid. Mucho me temo que aunque el equipo gane dos "Champions" de aquí al final del mandato de Ramón Calderón, éste tiene las horas contadas en la presidencia del club. Justo como le pasó a Lorenzo Sanz.



miércoles, 10 de diciembre de 2008

Deportes - La Crisis del Madrid: Capítulo I

El Cese de Schuster

Comienzo hoy una trilogía de artículos acerca de la crisis del Real Madrid. Voy a tratar de ser lo más conciso y objetivo posible, aunque ya advierto que este artículo va a ser largo. Empezamos con el cese de Schuster.

Estoy de acuerdo con todos aquellos que dicen que el alemán provocó su destitución. Sólo bajo ese prisma se pueden entender sus declaraciones después del partidos como el del Sevilla o Getafe. Han pasado muchas cosas desde que el Madrid se proclamase campeón de liga la temporada pasada con una autoridad manifiesta (si nos ceñimos a los números). El frustrado fichaje de Cristiano Ronaldo, la mala gestión del caso Robinho y la ausencia de un plan B en los fichajes, transimitieron la imagen de un Real Madrid que vive en la improvisación permanente. Justo lo contrario que en las dos primeras temporadas de la "Era Calderón". Todo ello trastocó los planes de Schuster y dejó una buena plantilla pero carente de jugadores diferentes, de esos que te cambian un partido. Raúl lo fue, pero ya tiene más de 31 años. Higuain apunta a serlo, pero sigue creciendo. Robben al 100% podría marcar esas diferencias, pero sabemos de su fragilidad con las lesiones... Vamos, que el Madrid actual no tiene un Messi, un Kaká o un Cristiano Ronaldo. Y más que nos pese, el que más se les parecía era... Robinho.

A partir de ahí, Schuster entra en combustión. Se vuelve aún más arisco con la prensa y los palos comienzan a caerle por todos lados. Posiblemente el alemán se los mereciera, porque daba una imagen de prepotencia, indolencia y chulería que no eran de recibo. Pero también creo que los medios de comunicación se cebaron mucho con él. Es posible que el trabajo táctico no esté entre las virtudes de Schuster, pero el año pasado el Madrid fue campeón ganando los dos partidos al segundo (el Villarreal), al tercero (el Barça) y al cuarto (el Atlético de Madrid), batiendo el record histórico de puntos así como siendo el equipo máximo goleador y menos goleado del campeonato.

No creo que hubiera ganado la Champions, pero quedó eliminado contra la Roma con Robinho, Robben, Van Nistelrooy y Sneijder lesionados, teniendo opciones hasta el final (el gol de Panucci llegó en el descuento). Quiero decir con ello, que tan malo no sería Schuster para hacer esos números. Desde la distancia parecía que el alemán manejaba bien el vestuario y los códigos de los jugadores.

Este año el equipo ha demostrado garra y orgullo. En ese sentido no se le puede reprochar nada a los jugadores. Y los resultados no han sido realmente malos hasta el carrusel de lesiones que ha tenido el equipo. Sin embargo, tácticamente el Madrid lleva unos meses siendo una catástrofe. Creo que tienen bastante culpa de ello todas las bajas sufridas en las últimas semanas, pero también Schuster, con esa atmósfera enrarecida en torno al equipo que ha generado debido a su pésima relación la prensa, sus frases incomprensibles y su poca autocrítica, lo que le ha nublado la vista para introducir los cambios necesarios que le ayudaran a reconducir la nave.

Así que todo ello ha derivado en la destitución del alemán. Tampoco nos engañemos. La increíble marcha del Barça ha contribuido también a la aparición de los nervios por Chamartín. El sustituo es Juande Ramos, un muy buen entrenador sobre todo a nivel táctico y físico, pero que genera dudas en cuanto a su capacidad de gestionar el vesturario de un equipo tan grande. ¿Será capaz de levantar al Madrid?

Nunca he sido partidario de los cambios de entrenador y menos en el Madrid. Creo que por lo general es el camino más fácil a seguir cuando se quiere buscar un revulsivo, pero que generalmente no quitan el problema de raíz. Desde que tengo memoria, he visto cesar a mitad de temporada en el banquillo merengue a Amancio, Thosack, Di Stéfano, Antic, Floro, Valdano, Hiddink, de nuevo Thosack, Camacho, García Remón, Luxemburgo y ahora a Schuster. De todos los cambios, tan solo los de Molowny por Amancio y el de Del Bosque por Thosack en la segunda etapa del Galés, dieron resultados. Y en el caso del primero, en la temporada siguiente. No son halagüeños los datos...

Sin embargo, sí que encuentro cierta similitud entre los casos de Del Bosque y Juande Ramos. Y que conste que lo pienso desde antes que lo dijera Tomás Roncero. Thosack se fue con el Bernabéu en contra, buena parte de la crítica también y con una plantilla rota físicamente. Schuster lo ha hecho con toda la prensa en contra, una parte de la afición y el equipo hundido por las lesiones. Del Bosque y Juande son entrenadores muy diferentes en cuanto a su concepción del fútbol, pero ambos tienen sentido común y una virtud más que interesante que les hace sacar siempre lo mejor de sus equipos. Si comparamos las plantillas, creo objetivamente que Juande sale ganando pese a todo lo expuesto al principio. Lo que pasa es que la sombra de Florentino y los galácticos es alargada.

Dadas las circunstancias, yo también hubiera cesado a Schuster y tal vez Juande Ramos es uno de los entrenadores disponibles en la actualidad que ha demostrado tener conocimientos para remediar las carencias que actualmente tiene el equipo madridista, pero el problema es que en el Madrid todo va muy deprisa y se magnifica. Y además, el Barça este año es mucho Barça , la liga está muy cuesta arriba y no parece fácil que el Madrid pueda luchar por la Champions. El tiempo dará y quitará razones, pero a mi Juande me merece el beneficio de la duda. Lo que me preocupan son los síntomas evidentes que llegan desde la dirección de la entidad, según los cuales percibo que el nerviosismo ha llegado a las más altas esferas del club. Y así es muy difícil dirigir al Real Madrid. Ojalá me equivoque...












sábado, 6 de diciembre de 2008

Economía - Recetas Empresariales para la Crisis


Seis Ideas para combatir la Crisis

Llevo varios días pensando y dándole vueltas a esto de la crisis, a lo que pueden hacer las empresas para salir fortalecidos de la misma, y he llegado a la conclusión de que son 6 los principios que deben guiar el devenir de las mismas de cara al 2009. Estos principios son, como siempre, rebatibles:


  1. Flexibilidad: Sin olvidarse de lo que los americanos llaman el "core business", las empresas deben ser ahora más flexibles que nunca. Tanto con los clientes como internamente. Las que mejor se adapten al mercado son las que tienen mayores probabilidades de salir adelante. Lo único que no deben poner en juego las empresas es su activo intangible. Es decir, la marca y la reputación de la compañía.

  2. Imaginación: Hace tiempo que se acabó aquello del "café para todos". A la hora de afrontar mercados tan complejos como los actuales, hace falta entender que el café unos lo quieren solo, otros con leche, alguno cortado y no todos con azúcar. Desgraciadamente el café sólo o con leche ya están inventados y son fácilmente imitables. La clave está en pensar nuevas fórmulas de comercialización, servicio y creación de valor que permitan a las empresas diferenciarse de sus competidores de una forma asequible en costes. Esas son las ventajas competitivas que perduran.

  3. Eficacia y Eficiencia: El consumo se va a retraer y habrá sectores en los que sólo las mejores empresas subsistirán. Además, habrá que paliar la previsible caída de las ventas con una mejora de la rentabilidad en cada una de ellas. La empresa debe centrarse en hacer mejor las cosas, porque los errores e ineficiencias se van a pagar muy caras.

  4. Orientación al Mercado: Entendido en un sentido amplio. Hay que estar orientados a los clientes, pero también a los proveedores, accionistas, entidades financieras, competidores y la sociedad en general para que la empresa pueda anticiparse a las circunstancias y sepa dar respuesta a las distintas demandas que le lleguen mejor que el resto de compañías de su sector.

  5. Generar Liquidez: Esta me la dice siempre mi buen amigo Quique Ibáñez de Valencia. Los bancos están tiesos. Y aunque parece que con todos los planes de rescate puedan recuperar algo de lustre, lo cierto es que la confianza en el mercado la tardarán en recuperar. Para evitar disgustos en forma de no renovación de pólizas de crétido o minimizar los efectos de los préstamos a la baja que se están dando en el mercado, la empresa debe entrar en líquidez. Todo ello teniendo en cuenta los 4 principios anteriores.

  6. Sostenibilidad: No podía faltar. Aquellas empresas que crezcan con buenos cimientos y de forma sostenible, tienen muchas más posibilidades de salir adelante que otras basadas en la cultura del pelotazo y el beneficio cortoplacista.

Y esto es todo de momento...

viernes, 5 de diciembre de 2008

Política - Ibarretxe, "No es Plan"...

Ibarretxe en el Laberinto

Hace apenas 72 horas ETA mataba de nuevo. La víctima, Ignacio Uría, fue un empresario que heredó la compañía de su padre, un albañil que empezó de cero, cuyo único "delito" ha sido participar en la construcción de la llamada Y Vasca.

No quiero hablar de ETA hoy. Más que nada porque creo que todos los adjetivos calificativos que se le puedan dirigir se quedan cortos. Sabíamos que eran fascistas, mafiosos, asesinos, criminales, y así un largo etcétera, pero lo sorprendente es que sobre todo se reafirman como antivascos. En una época en la que todos los grandes pensadores de la economía defienden una política fiscal ambiciosa que busque un aumento del Gasto Público para paliar la crisis, coge ETA y pone en el punto de mira las obras del AVE vasco. Siempre he sentido un asco tremendo a todo lo que tenga que ver con ETA, pero a las nauseas habituales que me generan sus atentados, su prepotencia, su victimismo hipócrita y, sobre todo, su fascismo, se me ha unido una especie de "indignación estupefacta" (si cabe esta expresión) tras los asesinatos de Isaías Carrasco e Ignacio Uría.

Ibarretxe, por su parte, ha condenado el atentado, como no podía ser de otra forma. En su comparecencia ante los medios, ha asegurado que va a dejarse la piel para defender "a todas las personas amenazadas". Tampoco esperaba menos del Sr. Ibarretxe. Lo curioso, lo que me enerva, es que pese a todo ello, pese a los crímenes de ETA, el Lehendakari siga empeñado en sacar adelante su plan. Mejor dicho, en llevar a cabo el famoso referendum.

Vaya por delante que hay una cosa que sí le reconozco a Ibarretxe. Por lo menos él propone algo para "pacificar" el País Vasco. Yo no estoy de acuerdo para nada con dicho plan, pero él tiene una idea y la está defendiendo contra viento, marea y oleadas de críticicas que le llegan por babor y estribor (aspecto que no pueden decir todos los políticos).

El Lehendakari, el cual repite cada vez que tiene ocasión aquello de que los vascos serán lo que ellos quieran, tiene todo el derecho del mundo a defender su proyecto, pero lo que no es comprensible, es que anteponga el mismo a los intereses de sus conciudadanos. El derecho a la vida debe ser el primero que deben recuperar los vascos. Derecho a que nadie te pegue un tiro por haber sido o ser concejal de un partido. Derecho a que nadie te mate por ser un empresario que participa en una obra pública. Derecho a que no te extorsionen ni te amenacen por pensar diferente a la izquierda radical abertzale.

Hoy no voy a polemizar con nadie pero debería recapacitar el Sr. Ibarretxe. ¿Qué sentido tiene ser un estado libre asociado, independiente o una comunidad autónoma dentro del Reino de España, cuando tienes decenas de miles de personas que amparan el uso de la pistola contra el que discrepa? ¿No le parece preocupante al Sr. Ibarretxe que el País Vasco sea el único sitio en España en el que se mate por pensar diferente? Una vez resueltas estas preguntas, tal vez se pueda plantear el tan citado referéndum. Mientras tanto, parece que Ibarretxe está dando vueltas dentro de su propio laberinto, sin entender que la paz nunca se alcanzará bajo ningún formulismo o denominación específica para Euskadi. Mucho me temo que eso "No es Plan".

martes, 2 de diciembre de 2008

Política - José Blanco, un político miserable

José Blanco, un Político Miserable

Y que nadie entienda lo de miserable como un insulto, por favor, sino como lo define la Real Academia de la Lengua en su tercera y cuarta acepción. Tal vez la de mezquino sea la que mejor le vaya a José Blanco, por cuanto me parece una persona falto de nobleza de espíritu.

El otro día murieron en Bombay, en los ataques terroristas, casi 200 personas (y subiendo) y resultaron heridas más de 300. En medio de la masacre, dio la casualidad que se encontraba la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Parece ser que cuando empezó el tiroteo en su hotel, la sacaron a la carrera y la trajeron de vuelta a España. Imagino que en una situación tan caótica, no sería Esperanza Aguirre la que tomaría la iniciativa de volver y dejar allí a otros muchos turistas, algunos españoles, en una situación dramática. Luego sí, vino la explotación mediática de turno con unas fotos en Barajas y un ir y venir por todos los programas de la televisión, que desde luego tenían la intención de sacar el mayor rédito posible a la situación.

En cualquier caso, la crítica de José Blanco se centra en que en el PP se sigue la estrategia del "sálvese quien pueda" y acusa a la presidenta de la Comunidad de Madrid de regresar sin importarle quien quedaba allí y en qué situación. Lo mínimo que se le puede decir al Vicesecretario General del PSOE es que es un oportunista y un demagogo. En situaciones límite no se debe juzgar a las personas. Si él maneja realmente una información que todos desconocemos y que realmente comprometa a Esperanza Aguirre, o la hace pública, o sus desafortunadísimos comentarios los debería guardar para sus amigos y familiares en privado. Cuando uno es un personaje público, debe andarse con cuidado con lo que dice y cómo lo dice.

Lo que vivió la líder Popular la semana pasada en la India debió ser tremendo, dantesco y sobrecogedor. Yo no sé cómo reaccionaría ante una masacre de tales dimensiones. Y me temo que posiblemente José Blanco tampoco. Por ello creo que lo oportuno en estos casos es lamentar y condenar profundamente lo ocurrido, que ha sido una especie de "11-M", congratularse de que no haya habido víctimas españolas (si es que sirve de consuelo) y entender que los rivales políticos lo son sólo en el parlamento, en el debate ideológico e intercambio de ideas. Sin embargo, esa conducta que tan habitual se da en el Sr. Blanco, buscando bronca, rayando el mal gusto en muchas de sus declaraciones y ejerciendo de "Hooligan" político como si fuera un Ultra de la calle Ferraz, es propia de personas de bajeza moral, mezquinas y sin nobleza de espíritu, o lo que es lo mismo, de un político miserable. Inconcebible que haya llegado tan lejos.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Economía - Nuestro Sistema Financiero y la Maximización del Beneficio

Nuestro Sistema Financiero y la Maximización del Beneficio: Algunas ideas

Reconozco que antes de que le dieran el premio Nobel, no conocía a Paul Krugman. Desde hace unas semanas, sólo puedo decir que me encanta lo fácil y accesible que hace la economía para todo el mundo. No es fácil ser capaz de transmitir ideas complejas de un modo tan sencillo y mucho menos sabiendo tanto como él.

En los últimos tiempos, El País está incluyendo diferentes artículos de Krugman en el suplemento "Negocios" que se incluye en el períodico cada domingo. Los recomiendo a todo el mundo. Me pareció extraordinario uno de hace más de un mes titulado "¿Quién era Milton Friedman?". Ayer, 30 de Noviembre de 2008, venía otro también estupendo llamado "Para que no olvidemos", en el que hablaba de las distintas señales que ha ido dando el mercado acerca de lo que se avecinaba y lo mal que lo hemos hecho en estos años.

Ambos artículos me han servido para ordenar algunas ideas que tenía en la cabeza y que hasta ahora no había sido capaz de dotarlas de cierta coherencia para darlas cabida en este blog. Además, Krugman las ha impregnado de rigor. Así que como siempre, hecha la introducción, voy al asunto.

Se pregunta Krugman en su artículo de hoy, cómo ningún personaje de los círculos de la política económica fue capaz de preveer lo que estamos viviendo, máxime cuando fueron muchas las voces que tras la debacle de las "puntocom" a finales de los noventa, anunciaron que nuestro sistema financiero se había vuelto demasiado frágil. En aquella ocasión, a la burbuja de las puntocom le sucedió un alza inmobiliaria igual de insostenible pero que por unos años sirvió para apaciguar los mercados. Parecía haber pasado lo peor y nadie fue capaz de reflexionar.

Me parece sumamente interesante un apunte que hace Krugman. Cito textualmente: "Mientras la burbuja inmobiliaria seguía hinchándose, los prestamistas estaban ganando muchísimo dinero concediendo hipotecas a cualquiera que entrara por la puerta; los bancos de inversión estaban ganando aún más dinero reconvirtiendo esas hipotecas en nuevos y relucientes valores; y los gestores de capital que se apuntaban ganancias sin realizar al comprar esos valores con fondos prestados parecían verdaderos genios y se les pagaba como corresponde. Pero, ¿quién tenía ganas de escuchar a unos economistas patéticos advirtiendo que todo aquello era, en realidad, un negocio piramidal de dimensiones descomunales?"

Para responder un a la cuestión que plantea Krugman, me gustaría aportar tres ideas.

  1. La maximización del beneficio a corto plazo no es sinónimo de éxito en la gestión empresarial: Voy a poner un ejemplo muy absurdo y demasiado sencillo, pero que creo que es muy gráfico. Una empresa monta una fábrica y adquiere unos terrenos para una futura ampliación de la misma. La empresa va de cine y necesita construir la fábrica, pero los Directivos de la compañía venden los terrenos por 500.000 euros cuando costaron 100.000. Ese año la empresa obtiene un beneficio llámese extraordinario de unos 400.000 euros además del operativo. Lejos reinvertir dicho beneficio, se reparte como dividendos entre los accionistas. El resultado es que la empresa se descapitaliza. Habremos cerrado el 2008 extraordinariamente bien, maximizando el beneficio y la riqueza el accionista a corto plazo, pero habremos comprometido la viabilidad futura de la compañía. Primera idea: La búsqueda del beneficio debe ser largo placista y haciendo las cosas bien (de forma sostenible). Otra maximización del beneficio como cultura empresarial puede ser contraproducente.
  2. En un mundo tan globalizado como el nuestro y con una economía de redes como la actual, creer que una empresa puede gestionarse tan solo teniendo en cuenta los intereses de los accionistas, es algo que no se sostiene. En los años 50, Ford llegó a tener hasta una granja para las ovejas que producían la lana que iba en los asientos de sus vehículos. Hoy, imagino que tiene externalizado hasta el proveedor de las alfombrillas, además de fábricas deslocalizadas, clientes repartidos por todo el mundo y una creciente presión por parte de las ONG´s y medios de comunicación. Los directivos de las empresas deben tener en cosideración los intereses de todos los grupos de interés o stakeholders, no sólo los de los accionistas, ya que todos comparten el objetivo de la supervivencia de la empresa y todos se ven afectados ante un hipotético fracaso o quiebra de la misma. Segunda idea: Cuando una compañía importante se viene abajo, puede arrastrar consigo a muchos agentes económicos, impactando de forma grave en la sociedad.
  3. Cuando se pierden de vista las dos ideas anteriores, es cuando nos aparecen las citadas burbujas a las que se hacían alusión al principio. Todos aquellos que se forraron a ganar dinero a corto plazo y que han arrastrado a las economías mundiales al borde del precipicio, lo hicieron bajo la premisa de maximizar el beneficio de las compañías. El efecto secundario ha sido que, no solo los accionistas son menos ricos, sino que el paro ha aumentado en casi todos los países de la OCDE y muchas empresas (solventes) se han visto abocadas al cierre por la incapacidad de sus proveedores financieros. Tercera idea: Es necesario un cambio de paradigma empresarial. De la maximización del beneficio a la maximización de la riqueza generada por una compañía de forma sostenible para todos sus grupos de interés.

Hay un debate muy interesante en el mundo académico y empresarial que habla acerca de si esto es ético, dado que el accionista es un grupo de interés un poco particular, ya que también es el dueño de la compañía. Bajo mi punto de vista, su particularidad está recogida en la mayoría de estatutos sociales y leyes mercantiles de los países, los cuales les garantizan una serie de derechos muy superiores a los del resto de stakeholders de la compañía. En cualquier caso, no me quiero desviar del tema. Creo firmemente que aquellas empresas que se gestionan incluyendo más objetivos que el de la maximización del beneficio, generan mejores resultados para el propio accionista. Lehman Brothers, Parmalat o Enron están ahí. Milton Friedman rechazaba firmemente esta idea ya que él confiaba ciegamente en "la mano invisible del mercado", pero yo me he permitido llamarla en su honor "La Paradoja de Friedman", la cual explicaré en un futuro próximo en este blog.

Por último, me gustaría aclarar el término sostenibilidad: aquel crecimiento que se lleva a cabo sin comprometer los recursos que permitirán en el futuro seguir creciendo a una compañía. La sostenibilidad, e insisto en la idea ya aportada en alguna otra entrada en este blog, debe de ser medio ambiental y social, pero también económica. Sobre todo en el sistema financiero, motor de la actividad empresarial, auténtica generadora de riqueza en nuestras sociedades.











sábado, 29 de noviembre de 2008

Deportes: El Valencia, el Ayuntamiento y Bancaja

El Valencia, la papeleta del Ayuntamiento y Bancaja

Observo desde la distancia, ya que soy madrileño y madridista, el lío que tienen montado en Valencia.

La herencia que ha dejado Juan Soler es para ponerle un busto en Mestalla de tal forma que nadie nunca olvide lo que es gestionar mal una empresa o un club de fútbol. Dejó el mismo como un solar, lleno de deudas y al borde la segunda división.

En esto llegó Vicente Soriano. Estaba convencido de darle la vuelta a una situación que, según Pedro Morata, periodista de la cadena SER y el diario AS, lleva un lastre de 430 millones de euros de deuda (si bien es cierto que una parte es por la construcción de un nuevo estadio). Todo pasa por recalificar Mestalla y venderlo. Si no el club no es viable.

Fueron encomiables los bríos y las ganas de Vicente Soriano. Por lo pronto, a nivel deportivo, le ha dado la vuelta al calcetín y el Valencia ha recuperado parte de las señas de identidad que le hicieron reconocible durante la era Benítez. Pero claro, quedaba lo otro. Lo de la deuda. Él estaba convencido de poder solventarla y ahora se queja de falta de voluntad política / social / económica para que sea así.

Por partes:

El ayuntamiento ha manifestado su voluntad (tanto Rita Barberá como la oposición del PSOE), de apoyar al club institucionalmente favoreciendo la citada recalificación. Pero claro, con lo parado que está el mercado (sobre todo el inmobiliario), no basta la voluntad. El consistorio, además, recuerda que ya dio un "empujón" a la gestión de Juan Soler, el cual dilapidó más de 250 millones de euros durante su estancia en el club.

Bancaja se niega a dar un crétido puente de 100 millones de euros. Razonable. Como todas las cajas, estará cuando menos agobiada por su situación de liquidez.

Vicente Soriano dice que en estas condiciones, él no sigue.

Todas las posturas son razonables y desde un punto de vista meramente empresarial a nadie se le puede reprochar nada. El Valencia, visto desde un punto de vista aséptico, es una empresa privada que ha sido mal gestionada y que como Martinsa - Fadesa, Lehman Brothers o Fannie Mae, puede verse abocada a la quiebra, suspensión de pagos o situación análoga derivada de su catastrófico estado financiero. Bancaja es una entidad privada que debe velar por sus intereses y los de sus accionistas. Y el Ayuntamiento favorece a un club santo y seña de la ciudad dentro de la legalidad vigente.

La conclusión que expongo es una a la que llegué hace tiempo y que este caso me reafirma. El fútbol es un deporte, también un negocio, pero sobre todo un fenómeno sociológico. Pocos cantantes, políticos o líderes religiosos tienen la capacidad de unir que tiene un club de fútbol. Visto desde fuera parece un absurdo, pero es así.

Que se fuera al garete un club de fútbol como el Valencia, pasaría factura a sus gestores de los últimos años, pero también a los políticos de turno.

Si el Valencia quebrase, Bancaja se quedaría con Mestalla. Difícil papeleta para una banca que tiene su núcleo de operaciones en la zona levantina.

Dado que el coste, más allá del económico, es muy elevado, yo apuesto a que todo se arreglará pese a la situación macro económica actual. Lo de Vicente Soriano es sólo una medida de presión. En cualquier caso, seguiré observando desde la distancia lo que acontezca.






viernes, 28 de noviembre de 2008

Economía - ZP y Repsol

ZP Y REPSOL O LAS INCONGRUENCIAS DE NUESTROS POLÍTICOS

Estos días hemos asistido a varios debates en foros políticos y económicos acerca de la posible venta del 30% de Repsol a Lukoil. Es curioso escuchar a los políticos. El gobierno echa la culpa al PP porque según Zapatero y compañía fue el gabinete de José María Aznar quien completó la privatización y dejó al gobierno sin voz ni voto en la compañía. El PP recuerda que fue Felipe González quien comenzó el proceso de privatización y le pide a Zapatero que reaccione. Llamazares, con ese seguidismo que hace del PSOE que prácticamente ha fagocitado a IU, también ha cargado contra el gobierno del PP. ZP rehusa intervenir esgrimiendo el argumento de que en la economía el estado debe intervenir lo mínimo.

Voy con las reflexiones. Como siempre, todas son rebatibles.

  1. Curioso lo de la izquierda de este país. Hace unas semanas anunciaba a bombo y platillo el fin del liberalismo económico y del capitalismo tal y como lo conocemos. No era posible una economía sin un mayor protagonismo del estado. Hoy dicen que hay que intervenir lo mínimo. ¿De verdad no hay intereses políticos de trasfondo?
  2. También curioso lo de este gobierno. En el mes de marzo no podía ser que E-On comprase buena parte del paquete accionarial de Iberdrola porque era una compañía española estratégica para el suministro energético del país. Ahora resulta que como Repsol es una empresa privada, no se puede / debe intervenir. ¿Era más importante estratégicamente Iberdrola de lo que lo es Repsol? ¿O es que en su día había cuentas pendientes con Cataluña y se trataba de favorecer a Gas Natural como ahora a La Caixa (principal interesada en la venta, imagino que por su falta de liquidez)?
  3. Demagógico el ejercicio de la oposición con Rajoy a la cabeza. España no se va a quedar sin suministro porque Lukoil entre en Repsol. En un mundo tan globalizado como el que vivimos y que tanto ha favorecido a España en su desarrollo de los últimos años, pretender que nuestras empresas sean las que absorban y no sean absorbidas me parece utópico. En el fondo, esto es lo que hemos vivido en los países de la OCDE estos años: globalización sí, pero que lo mío no me lo toquen. ¿Cabe mayor demagogia?
  4. Personalmente, a mi no me gustaría que Lukoil entrase en Repsol, sobre todo por la sombra alargada de las mafias del este que planean sobre algunos de sus accionistas, pero me temo que el mercado es así. Yo preferiría que fuera alguna de las petroleras que tienen una mentalidad más abierta en cuanto a las alternativas al petróleo la que liderase el proceso, pero como el mundo está como está, creo que mi ilusión quedará en agua de borrajas.

No me quiero posicionar de parte del gobierno ni de parte de la oposición. Simplemente como espectador asisto perplejo a un cruce de acusaciones que me parece cargado de cinismo. Posiblemente Repsol nunca hubiera alcanzado su posición a nivel mundial sin la privatización, lo cual ha repercutido también positivamente en nuestro país. El PP, que fue el que más propició estos procesos (los cuales personalmente apoyo), debía haber sabido que el camino emprendido podía tener efectos secundarios como los que estamos viviendo.

Respeto todas las opiniones y posturas, pero reconozco que llevo muy mal cuando percibo diferentes actitudes ante situaciones similares con un trasfondo de politiqueo y facturas pendientes. La actitud del gobierno me parece farisaica y me saca de quicio. Da la impresión de que se lava las manos como Pilatos para de esa forma quedar bien con quien le interesa, ya que la legislatura es larga y no tiene mayoría absoluta.

Lo curioso, es que es posible que finalmente todo quede en nada, porque ya se ha advertido que la operación puede resultar muy cara. Me gustaría ser tan ingenuo para pensar que no hay intereses bastardos detrás, pero me temo que con 30 años ya me han "maleado" bastante. En cualquier caso, estaremos atentos a la jugada.


viernes, 21 de noviembre de 2008

Economía - Reflexiones Sobre la Actual Coyuntura

Reflexiones Sobre la Actual Coyuntura Económica


Vaya por delante que no quiero hacer un anális macroeconómico ininteligible sobre lo que está aconteciendo en la Economía mundial durante este 2008, pero sí me gustaría apuntar algunas ideas, por supuesto rebatibles, acerca de la actual coyuntura.

Ante todo, creo que estamos viviendo un estado de histeria colectiva que en nada beneficia a salir de la situación actual. Es por ello por lo que pienso que los economistas debemos poner algo de rigor en todas las noticias que cada día nos bombardean desde diferentes medios y que auguran cada vez más nubarrones (y más negros) para el futuro inmediato.

Poner algo de rigor es por ejemplo reconocer que si de algo estamos seguros en la economía, es de que esta es cíclica. Es decir, que ésta son picos y valles y que después de cada caída viene un ciclo alcista. Dicho de otra forma: de las crisis se sale.

Se pone también cordura cuando se evitan debates estériles acerca de si esta crisis es la peor de todas las que han acontecido en la historia. Lo importante de éstas es comprender por qué han pasado, aunque a menudo luego no seamos capaces de preveer este tipo de situaciones. En el fondo son tantas las variables que inciden en la economía y varían tanto su incidencia a lo largo del tiempo, que realmente predecir el futuro en esta materia es, francamente, un ejercicio de fe más que de ciencia. Y lo digo yo, que me considero científico a raíz de mi doctorado.

Hablaremos con rigor si afirmamos que nuestra sociedad (al menos en los países de la OCDE) está mejor preparada que nunca para afrontar una crisis económica. Hace siglos, éstas derivaban en hambrunas y miles de muertos por inanición. Obviando la catástrofe (y la vergüenza) que supone África para nuestra sociedad de la opulencia, lo cierto es que nuestro sistema de garantía social ayuda a aliviar en parte los efectos de coyunturas tan desfavorables.

Que nadie piense que en todo esto que escribo hay ni un sólo ápice de querer restar importancia a lo que estamos viviend0 en lo que va de año. Oir hablar de cifras de Paro que se espera que rocen el 20% durante el 2009 y caídas del PIB como las que se barajan, son palabras mayores y difícilmente digeribles para la mayoría de las familias españolas. Pese a esa protección que tenemos en nuestra querida Europa, la situación se va a tornar cuando menos muy difícil para cientos de miles de familias de todo el mundo.

Dicho lo dicho, toca reflexionar. Tras lo acontecido en los últimos meses en las principales bolsas, hay quien se pregunta si ha llegado el fin del capitalismo como tal, o si realmente la economía de mercado tiene la culpa de todo. Pues bien, yo creo que la culpa no es del sistema, sino de las personas que participan en el mismo. A día de hoy es innegable que ninguna economía ha generado tanta riqueza como la de mercado. Admito la crítica de que ningún otro sistema ha generado tantas desigualdades como este, pero creo que la falta de reparto de la riqueza no viene propiciada por el sistema en sí, sino por la situación de desequilibrio que había en el punto de partida y las actitudes de todos los que participamos en esta economía de mercado.

No soy precisamente un defensor de las ideas de Friedman, vaya esto por delante también. Es más, mi tesis trata de desmontar alguna de sus hipótesis referentes al papel que juega la empresa en la sociedad, aunque eso lo dejo para otro artículo. Pero sí que es cierto que Friedman, en esa libertad de mercado que postula, pone como límites a la actuación de la empresa la ética y las leyes. Posiblemente la mayoría de compañías que nos han metido en el atolladero (empezando por las Fannie Mae y Freddie Mac de turno y seguidas por todos los genios de la titulización de las hipotecas subprime) no han cometido ninguna ilegalidad pero su actuación ha sido carente de toda ética.

No creo que los estados deban intervenir en la economía de por sí, pero sí creo que tienen un papel básico y fundamental que es el marcar las reglas del juego así como vigilar su cumplimiento, y en ello han fracasado estrepitosamente. No es tolerable que las agencias que marcaban el riesgo de los activos financieros basura que se enviaban al mercado fueran juez y parte en la cuestión. Ahí es donde nuestros políticos mundiales deben reflexionar. Los estados deben fomentar la trasparencia y la responsabilidad de las empresas. Justo lo que han pedido tras la cumbre de Washington. Pues señores, para ese viaje no hacían falta tantas alforjas (ni darle a Zapatero el disgusto inicial de no invitarle). La reafirmación de ambas cualidades en el acta final de las reuniones supone reconocer implícitamente que los estados, sencillamente, "no han estado" a la altura de las circunstancias. Por ahí va mi primer "palo": Creo que no tenemos políticos con suficiente determinación para hacer frente a empresas que en ocasiones tienen más poder que muchos estados.

Otro aspecto que me cuestiona es el de la sostenibilidad de nuestro sistema. Hasta la fecha hemos cosiderado a la misma como un sinónimo de ecologismo y responsabilidad social de las empresas. Correcto. Yo creo profundamente que la empresa debe ser sostenible desde los puntos de vista social y medio ambiental, pero también desde el punto de vista económico. Y desde luego creo que nos estamos alejando de conseguirlo.

Aportaré datos. Poco antes del batacazo de las bolsas en Septiembre de 2008, el Petróleo llegó a cotizar a 147 $ el barril. Se habló entonces de que si el mercado de futuros, que si los especuladores, la OPEP y no sé que más. Por todos es sabido que el crecimiento económico (medido por el PIB) viene acompañado de un incremento de la demanda de energía y, por lo tanto, de petróleo. En las últimas décadas por cada 1% que creía el PIB, la demanda de energía lo hacía en un 0,64%. El Petróleo supone el 40% de las materias primas demandadas para la generación de energía.

Pues bien, desde el año 2004 esa relación se ha visto alterada notablemente a la alza por el crecimiento desorbitado de China y la India, los dos países más poblados del planeta. La creciente industrialización y motorización de ambos explican dicho cambio. Con el parón de la economía, ha caído la demanda de energía (y por lo tanto de petróleo) y éste ha vuelto a un precio "normal". El precio del crudo había llegado a unos niveles inaceptables para nuestras economías y el riesgo de una inflación descontrolada era más que evidente. Primera conclusión: nuestro modelo energético es insostenible ya no solo desde el punto de vista medio ambiental, sino desde el punto de vista económico. No se puede obviar que el FMI ya ha advertido de la aparición de nuevas economías emergentes en África que sufrirán un proceso parecido al de China y la India y que un nuevo ciclo de crecimiento volverá a disparar el precio de las materias primas.

Una vez pasado el sofocón del Petróleo, nos encontramos con el escándalo de las hipotecas subprime. De repente se caen todos los sistemas financieros del mundo y resulta que buena parte del crecimiento y fortaleza de nuestras economías dependían de que los llamados NINJA (No Income, No Job, No Assets) por el gran Leopoldo Abadía, hiciesen frente a sus hipotecas. Segunda conclusión: el afán desaforado por el beneficio cortoplacista ha derivado en una perversión del objetivo de la maximización de éste, resultando un descalabro mundial de las economías. Un sistema financiero que no sea sostenible, estará mucho más expuesto a las crisis como esta. Debemos reinventar el mismo sin atajos.

Pensar que una crisis financiera no va a afectar a la economía real, es como seguir creyendo en los Reyes Magos. Los bancos no tienen liquidez y los que la tienen, no quieren soltarla por la desconfianza que hay. Si se cierra el grifo a las empresas, muchas solventes van a quebrar porque no van a tener liquidez para afrontar su ciclo productivo. Ello conllevará un aumento del paro. Y con ello una caída del consumo. La caída del consumo implicará menores ventas y, por lo tanto, menor producción. Las empresas tendrán que ahorrar costes y se irá más gente a la calle. Quiero creer que todo ésto se controlará antes de que lleguemos a sufrir una deflacción (caída generalizada de precios).

A eso hay que sumarle el problemón de España, cuyo crecimiento de los últimos años ha venido marcado por una industria menos competitiva que la del resto de países desarrollados y un auge desaforado de la construcción. La crisis de las constructoras e inmobiliarias va a deparar (y ya está deparando) más Martinsas - Fadesas. Si éstas dejan de pagar a los bancos, los problemas de liquidez aumentarán aún más y el ciclo anteriormente descrito se retroalimentará.

Todas las inyecciones de liquidez proyectadas por los entes encargados de fijar la política monetaria no tendrán ningún sentido si todos los que participamos en esta economía de mercado no aprendemos la lección aunque reinventemos el sistema. Más pronto que tarde, superaremos la conyuntura. No perdamos de vista lo apuntado inicialmente: la economía es cíclica. En nuestra mano está que la recuperación nos fortalezca y el ciclo alcista sea duradero.



miércoles, 19 de noviembre de 2008

Música - Nueve Años sin Enrique Urquijo


Nueve Años Sin Enrique Urquijo

Ayer, martes 18 de Noviembre de 2008, se cumplían 9 años desde la desaparición de Enrique Urquijo, el carismático líder de Los Secretos.

Para todos aquellos que me conocéis, sabéis lo que Enrique Urquijo ha significado para mi. Hasta me publicaron un artículo en El Mundo con motivo del lanzamiento de su biografía.

Enrique Urquijo fue uno de los más grandes dentro de los grandes de la música moderna española, pero sobre todo ha sido el artífice (o uno de ellos, de los más importantes) de la banda sonora de mi vida. Poner un CD, darle al Play y comenzar a sonar Los Secretos supone transportarme a noches de fiesta, guitarra y convivencias, a idas y venidas de la facultad, revivir emociones cada vez que me gustaba una chica o compartir las penas cada vez que la misma se iba con otro.

Algunos tacharon a Enrique de triste y otros incluso de baboso, pero para mi era sensibilidad hecha canción, un músico con mayúsculas. Es curioso observar como hay cantantes que son puros productos de marketing. Se les lanza, se les promociona, venden muchísimo y poco después van cayendo poco a poco en el olvido. Es como el ciclo de vida de un producto, en cuanto llegan a la fase de declive, o se reinventan o pasan para siempre a esa especie de limbo de la música en el que se encuentran todos aquellos grupos que una vez fueron y a la segunda desparecieron.

Pero Enrique no. Sus canciones son atemporales, no pasan de moda, porque están escritas con el corazón y no pensando en cuanto vender o a quien le iba gustar más o menos. Esa es la verdadera razón por la que 30 años después de comenzar su andadura en la música y casi 10 después de morir, "Déjame", "Ojos de Perdida", "Otra tarde", "Colgado", "Pero a tu lado" o "Agárrate a mi María" sigan poniendo la piel de gallina a tanta gente.

Así, como quien no quiere la cosa, ya han pasado 9 años desde aquella fría tarde de Noviembre en la que Enrique nos dejó. Yo no he dejado de escucharle en el coche y por fin he dejado atrás a "mi amiga mala suerte" en temas de amor. Quizás también por ello ahora me siento más cercano al Rock, porque en esta vida casi todo es estado de ánimo. Pero en cada selección de música que hago, cada vez que cojo la guitarra, no pueden faltar las canciones de mi admirado Enrique, protagonista indiscutible de la banda sonora de mi vida.

martes, 18 de noviembre de 2008

Bienvenidos

Muy buenas tardes a todos:

Bienvenidos a "En el disparadero", el blog de Fernando Rodríguez de Rivera Cremades. Desde hoy, día 18 de Noviembre de 2008, en este foro tendrán cabida opiniones, divagaciones, artículos (periodísticos y académicos) y comentarios de toda índole, pero con especial atención a la economía, la música, el cine, el deporte y la vida en general.

Trataremos de darle un toque simpático no exento de crítica y compromiso con la sociedad en la que vivimos.

Bienvenidos y a disfrutar

Fernando