sábado, 25 de noviembre de 2017

El Buen Alfarero

Sobre Personas y Vinos

Lo primero disculparme por tardar en pasarme por aquí. La verdad es que me temo que mientras esté en el Máster voy a ser un poco "Guadiana". Comencé este curso con un intensivo en Brasil y ya ha sido un no parar. Sumémosle el día a día del trabajo y las clases en la Universidad. Espero no volver a fallaros de una forma tan prolongada, aunque hasta mayo es posible que no sea capaz de recuperar mi regularidad de antaño. En cualquier caso, siempre es estupendo pasarse por aquí, sobre todo cuando tengo algo tan importante que contaros como lo que es "El Buen Alfarero", el nuevo vino que lanzamos oficialmente al mercado en PRADOREY esta semana.

Pero este post no va de vinos. O al menos no sólo de ellos. Esta entrada quiere hablar de personas, de nuestras vidas y de lo que hacemos con ellas. Incluso de lo que podríamos llegar a hacer. Si ha habido una persona que me ha marcado profundamente ha sido José Antonio Romeo, un sacerdote marianista, profesor mío en el colegio y quien me invitó a conocer lo que era (y es CEMI). Falleció en 2008, pero los 13 años que disfruté de sus enseñanzas, amistad y cercanía, me cambiaron para siempre. Un día, hablando con él en una reunión de mi comunidad, nos hizo una analogía preciosa entre lo que eran nuestras vidas y un trozo de barro, y que gracias a esa libertad que el Padre bueno nos daba, estaba en nuestras manos hacer de ellas una obra de arte, única e irrepetible, o un churro que pasara desapercibido. Sus palabras me han acompañado en casi todas las decisiones importantes que he tomado en mi vida, con mis aciertos y mis errores. Que al final nadie es perfecto y asumo que en esto de hacer de tu vida una obra de arte, o al menos intentarlo, funciona (mal que me pese) lo de la prueba y el error.

En esta época de las Redes Sociales que vivimos y siendo un observador empedernido como me considero, siempre me ha llamado poderosamente la atención cómo nos proyectamos a través de las mismas. A todos parece irnos fenomenal. Todos salimos guapos en las fotos. Todos parecemos estar siempre felices. Somos un caso de éxito en nosotros mismos. Nos gusta que nos etiqueten. En las fotos y en la propia vida. Y así, a menudo, tendemos a perdernos en la masa, tratando de vivir la vida de otros, conforme a las normas que socialmente se nos imponen, o damos por impuestas, pero olvidándonos de quiénes somos realmente, sin valorar si esas normas nos hacen más felices o si por el contrario nos esclavizan y nos alejan de tomar la iniciativa al respecto de aquello que querríamos llegar a ser. Como escribía hace unos días en Facebook, vivimos en la sociedad del tener, del pretender incluso, pero nos olvidamos del "ser", y el resultado, a menudo, son personas vacías, o que viven su vida de una forma que no es la que querrían para sí. De alguna forma todos estamos, en mayor o menor medida, encorsetados. 

Esa manera de proceder ha llegado hasta los lugares más recónditos de nuestra sociedad. También al mundo del vino, claro está. Hoy en día cuesta mucho averiguar el origen de cada caldo por cuanto las técnicas enológicas tienden a estandarizar a aquellos y a hacerlos muy similares. Por supuesto, Borgoña no es Ribera del Duero y Rioja no es Jumilla, pero dentro de una serie de estándares, resulta difícil saber qué uva es la que lleva la voz cantante en una botella en una cata a ciegas. Digamos que cuesta salir de la corriente y al final se pone el énfasis en lo que te hace ser uno más y no tú mismo, con tu maravillosa originalidad.

Pero hay momentos en la vida de las personas en las que no hay disfraz que valga. Ni las redes sociales pueden evitar que en algún momento te mires al espejo y te observes tal cual eres. Siempre hay un momento de soledad en el que no hay lugar dónde esconderse de tus virtudes y tus defectos, esos que nos recuerdan que somos irremediable y maravillosamente humanos y que, como decía José Antonio, tenemos en nuestras manos hacer de nuestra existencia una obra de arte. Al final, cuando eres fiel a tus valores y a tus principios, cuando aprendes también a no escuchar de vez en cuando, cuando te sientes libre, en definitiva, es cuando puedes llegar a ser la mejor versión de ti mismo. Y entonces sí, la cosa se pone interesante. Porque el Padre Bueno nos hace libres y quiere que así sea también nuestra vida. ¿Por qué nos empeñamos en complicárnosla? Si alguien entendió esto a la perfección fue mi primo Santi. Y su carta a un "Buen Alfarero" me desarmó por completo. En bodega Fran, nuestro enólogo, ya había tenido la idea de trabajar el vino en el barro, pero aquel funeral fue el que realmente me hizo ver las cosas claras. Apenas unos días más tarde, ya estábamos en ello. Fran se puso a buscar tinajas de barro por toda España y poco antes de la vendimia 2016 ya teníamos todo preparado para lo que iba a ser toda una aventura.

Porque cuando eres la bodega que ha inventado la categoría Roble, cuando gestionas el viñedo propio más grande de la Ribera del Duero, indefectiblemente se te vincula con volumen, con relación calidad - precio y con asegurar las producciones, no con andarte con invenciones raras. Sí, en 2014 comenzamos un camino que se ha confirmado sobre todo en las cosechas 2015 y 2016, pero lo que queríamos hacer era algo totalmente rupturista. Todo comenzó por clasificar las 141 parcelas de la finca en 5 clases en virtud de su calidad. Y de una de ellas, la 14 del Hoyo Dornajo, una que apenas produce 2.000 kilos de tinta fina, encontramos la uva que queríamos para hacer "El Buen Alfarero". Y le acompañamos de un poco de Albillo silvestre, una uva blanca que nacía de forma espontánea en nuestro viñedo, el cual siempre se había despreciado. A partir de ahí, hicimos lo que nos salió del alma y del corazón, negando muchas de las normas más elementales de la enología moderna. Pisamos la uva de manera tradicional, elaboramos el vino con raspón, bazuqueamos a mano, yendo sábados y domingos a trabajar sobre el vino, yo el primero, o bueno, el segundo, porque el cariño que le hemos puesto todos, y en especial Fran, pone los pelos de punta. Tuvimos que hacer una especie de "efecto botijo" para lograr la fermentación y cuando terminó la misma, sacar los hollejos y las pepitas fue todo un número. Todo manual, todo artesanal.

Cuando el vino estuvo hecho hubo quién nos sugirió que lo metiéramos en barrica pero nos negamos en rotundidad. "El Buen Alfarero" quería demostrar la pureza del alma, de la uva tempranillo en este caso, con todas sus virtudes y con todos sus defectos. El barro deja un toque terroso muy curioso, pero sobre todo preserva el varietal de la uva como ningún otro recipiente. Le saca todo lo que tiene.

Me gusta decir que "El Buen Alfarero" es un vino rabiosamente humano, porque se muestra puro, fresco y libre de convencionalismos. No quiere parecerse a nadie y sólo mostrar lo que realmente esa parcela 14 del Hoyo Dornajo lleva dentro. No utiliza disfraces, ni quiere saber nada de aquello que le pueda apartar de su verdadera esencia. Cuando lo dimos a catar en el Salón de los Grandes Vinos de España de la Guía Peñín, dónde estuvo nominado a vino revelación de año, hubo gente que no lo entendió, pero los enólogos, la gente del sector que vive el viñedo y sabe lo que es la Ribera del Duero, nos felicitaron efusivamente y se quedaron perplejos. "¿De verdad que este vino es de allí?" "¿De veras que es tempranillo?". Lo que ocurre es que no estamos habituados a beberlo así.

Llevamos soñando 14 meses "El Buen Alfarero". Del dolor sale la creatividad y de aquel acontecimiento tan trágico que supuso la muerte de mi primo, muy cerquita de dónde sale la uva de "El Buen Alfarero", ha salido este vino tan especial, el cual no deja de ser un homenaje a su persona, a su vida y a la lección que nos dió a todos: cómo en apenas 24 años, casi 25, puedes hacer de tu vida, de ese pedacito de arcilla, una obra de arte única e irrepetible. Pisar esta uva, bazuquear las tinajas y participar activamente en este vino ha sido terapéutico hasta límites insospechados. 

Pero más allá del vino, nos queda la historia con la moraleja que lleva implícita. Ese antes y después que ha supuesto profesional y personalmente, que nos ha abierto puertas para el futuro y ha sacado lo mejor de nosotros. "El Buen Alfarero", como me dijo personalmente un prescriptor al catarlo, "es un vino con alma". Os confieso una cosa, pero guardadme el secreto, aunque es posible que a estas alturas ya lo sepáis. Ese vino lleva dos ingredientes secretos: pasión y, sobre todo, mucho, mucho corazón. Y es que, como decía Antoine de Saint-Exupéry en "El Principito", lo esencial es (y seguirá siendo) invisible para el hombre. Pequeños milagros... Los de El Buen Alfarero

4 comentarios:

Emilio García dijo...

Me ha encantado tu publicación y no cesare hasta degustar el buen Alfarero. Lo probé desde la tinaja y ya me maravilló

Pablo Olalla dijo...

Buenísimo Fer.
Emocionante.

Pedro Gala dijo...

La verdad es que este julio cuando asistimos a las jornadas barrocas fue un placer conocerte y conocer a tu familia. Esa primera cena del viernes en el jardín al lado de piscina nos demostró lo que sois como bodega pero sobretodo lo que sois personas. Probablemente seáis la bodega más innovadora de este país gestionada por grandes prorfesionales pero por encima de ello por grandes personas. Deseando probar ese Buen Alfarero, desde septiembre sigo en contacto con Almudena para que nos tengáis en la lista de privilegiados, no os olvidéis de nosotros. Un fuerte abrazo

Katy Sánchez dijo...

____________________*Paz*
___________________*Unión*
__________________*Alegrias*
_________________*Esperanzas*
________________*Amor_Sucesos*
________________*Realizaciones*
______________*Respeto_armonía*
_____________*Salud__solidaridad*
____________*Felicidad___Humildad*
___________*Cofraternización__Pureza*
__________*Amistad__Sabiduría_Perdón*
_________*Igualdad_Libertad_BuenaSuerte*
________*Sinceridad_Estima__Fraternidad*
_______*Equilíbrio__Dignidad__Benevolencia*
______*Fé_Bondad_Paciência_Ventura _Fuerza*
____*Tenacidad-Prosperidad--_Reconocimento***
__*Son mis deseos Felíz Navidad y Año Nuevo 2018*
___________________ (¨`•.•´¨)
_________________`•.¸(¨`•.•´¨)
____________ ×`•.¸.•´× (¨`•.•´¨)
___________________.(¨`•.•´¨). .×`•.¸.•´

😘😘😘😘😘😘😘