lunes, 30 de agosto de 2010

Banda Sonora - Pero a tu lado

Agosto de 1995

Inicio hoy una nueva sección en la que simplemente hablaré de vivencias aderezadas con alguna canción que fue importante en mi vida. Quiero comenzar con un tema de Los Secretos, "Pero a tu lado", escrita y compuesta por Enrique Urquijo para el disco "Dos Caras Distintas", el cual salió al mercado en Septiembre de 1995.

Tal día como hoy, hace 15 años, yo estaba cogiendo un autobús de regreso a Madrid desde Benicassim. Había pasado unos días con mi buen amigo Quique Ibáñez y era la hora de volver. Comenzaba los entrenamientos con mi equipo de fútbol de aquel entonces y no quería llegar tarde. Había sido un año complicado para ambos, sobre todo para Quique. Él, gran promesa del balonmano español por aquel entonces, había sufrido una complicadísima operación en la espalda que cortó su trayectoria. Por mi parte, mero juvenil de la regional madrileña, deportista empedernido y soñador incurable respecto a mis posibilidades de llegar algún día a algo en el mundo del fútbol, enganché una intervención quirúrjica menor pero muy dolorosa con una rotura de ligamentos del tobillo. Hablando por teléfono un día ese mismo mes de agosto, nos contamos los dos cómo estábamos haciendo nuestra particular rehabilitación para tratar de volver al deporte a la vuelta del período estival. Entonces, entre risas, él me dijo que había hecho de su casa en Benicassim un Centro de Alto Rendimiento, "CAR", y me sugería que me pasara unos días a finales de dicho mes, ya que estaría solo. Y allí que me fui.

Guardo aquellos días con un cariño especial. Nos machacamos físicamente, nos pusimos en forma, pero sobre todo nos reímos como dos pardillos de 17 años que éramos. Hablamos de ligues, de las chicas que nos gustaban por aquel entonces y de nuestras ilusiones puestas en aquel curso de COU que iba a comenzar de forma inminente. Cuando llegó la hora de volver, recuerdo que en el autobús pusieron la radio y sonó lo que era un anticipo del nuevo disco de Los Secretos, "Dos caras distintas". El primer single se llamaba "Pero a tu lado" y me quedé impactado de inmediato. Por aquel entonces yo no era muy fan de los Secretos y aquella canción cambió para siempre mi visión acerca de ellos, haciendo que comenzase a coleccionar todos sus discos. Aunque aún me falta alguno, puedo presumir de tener casi todos, muchos de ellos dedicados. La canción sonó unas tres veces en todo el viaje gustándome cada vez más a medida que la escuchaba. Era un día triste, lluvioso y aquella canción fue un epílogo grandioso a aquellos 5 días tan increíbles que pasamos juntos en Benicassim.

Quique, con gran fuerza de voluntad, volvió a jugar al Balonmano, lo cual ya de por sí fue un triunfo, aunque no llegase a ser profesional como apuntaba. Estudió ESADE como quería, licenciándose de manera brillante. Vivió en Londres una temporada y hoy está en Madrid trabajando en un Fondo de Capital Riesgo Británico. Es de las mentes más brillantes en lo que a realidad económica se refiere y estoy convencido de que dará que hablar. Le va muy bien y aunque le veo menos de lo que me gustaría, sigue siendo de mis mejores amigos.

Por mi parte, el talento no me dio para ser futbolista y jugué muchos años en la regional madrileña. Quise hacer medicina pero me faltó media y entré en farmacia. Lo dejé, aquello no era lo mío, y acabé de rebote en ADE en la Complutense. El resto creo que ya lo sabéis. Como veréis, a veces es muy cierto que Dios escribe derecho con renglones torcidos.

Por los viejos tiempos y por los buenos que seguro vendrán, va esta maravilla de canción. Que la disfrutéis.





jueves, 19 de agosto de 2010

Economía y Sociedad - Sobre las Subidas en los Precios de los Alimentos

Mercado, Especulación, Clentamiento Global, Cambios Sociales y Políticas Económicas

Imagino que seréis muchos los que como yo, miráis estupefactos hacia Moscú desde hace unas semanas. Según se precipitan los acontecimientos, a cada noticia sorprendente le sigue otra que la supera. Recapitulemos. Primero fue la ola de calor y las temperaturas record que allí se alcanzaron, sin precedentes desde que se registran las mismas. Después llegaron las olas de incendios que han sumido a la capital rusa en una especie de neblina que ha hecho irrespirable el ambiente. Por último, la decisión del Kremlim, como consecuencia de todo lo anterior, de prohibir las exportaciones de trigo hasta el 31 de diciembre ante el riesgo de desabastecimiento de la población. Parece ser que Ucrania y Kazajistan podrían anunciar en breve una medida similar porque las nuevas cosechas vienen también muy pobres debido al calor extremo que ha asolado el este de Europa este verano. Para entender la magnitud de la medida, basta con decir que Rusia es en la actualidad el 4º productor mundial de trigo (por detrás de la UE, China y la India), Ucrania es el 9º y Kazajistan está también en el top 20.

Como no podía ser de otra forma, nuestros bolsillos comienzan a sufrir las consecuencias. El trigo ha subido en los últimos días un 44% su precio. Y los mercados de futuros, lejos de aplacar los ánimos, nos auguran un septiembre caliente. No sólo de pan vive el hombre, como bien apunta el Evangelio, pero el resto de alimentos tampoco están mucho más baratos. En lo que va de verano las naranjas han subido un 25%, el cacao un 18%, el café arábigo un 25% y el maíz un nada despreciable 20%. Parece que se está generando un caldo de cultivo nada positivo que recuerda, en cierto modo, a la crisis alimenticia del año 2007, que llevó a la muerte por inanición de cientos de miles de personas y desató olas de violencia, más propias de otras épocas, en El Cairo y Ciudad de México. ¿Qué está pasando? ¿Qué hay detrás de todas estas subidas? ¿Es el mercado? ¿Son los especuladores? ¿Tiene algo que ver el calentamiento del planeta o por el contrario influyen más las políticas económicas de los diferentes países y los imparables cambios sociales que acompañan cada década? Pues me temo que hay de todo un poco, como en botica.

Hace cosa de un año, Jim Rogers, cofundador junto a George Soros del fondo de inversión Quantum, y economista de prestigio en el sector Commodities, apuntaba "el que quiera hacerse rico tendrá que abandonar los mercados financieros y hacerse granjero". Rogers vaticinaba que nuestra sociedad se encaminaba hacia una época de precios desorbitados en la alimentación como consecuencia del auge de la demanda y la caída paulatina de la oferta. Concretamente hablaba a 20 - 30 años vista. Dice mi abuelo, que de esto sabe un rato, que en el fondo, el agricultor es alguien que deja su dinero a la intemperie y que está expuesto a todo tipo de accidentes climatológicos. Es decir, que las escaseces en las cosechas no vienen de ahora. Hambrunas las ha habido siempre a lo largo de la historia de la humanidad. Pero por encima de acontecimientos puntuales, a menudo regulares y con una carencia casi matemática, la tendencia general es para preocuparse. Reconociendo que 30 años supone un muy largo plazo en economía y que por el camino pueden pasar muchas cosas, lo cierto es que son múltiples las fuerzas que tiran en la dirección apuntada por el socio de Soros. Mientras la oferta cae paulatinamente, la demanda de algunos productos tiene comportamientos "maltusianos".

Comenzamos por el lado de la oferta. La tierra vive en la actualidad un proceso de cambio. Podremos discutir el porcentaje de culpabilidad del hombre, pero la realidad es que nuestro planeta se calienta. La tierra es el mejor ejemplo de un equilibrio inestable. Cualquier variación en cualquier variable de las que definen nuestro planeta, conllevará el que se alcance otro equilibrio completamente diferente. Lo estamos viviendo. Lo que ha pasado en Rusia, Ucrania y Kazajistán es un buen ejemplo. Las inundaciones de la India, Pakistán y China (las cuales se han llevado buena parte de la cosecha de maíz, lo que explica en parte el aumento del precio de éste) también. El calentmiento global parece ser la causa de que los arrozales de Australia, por ejemplo, hayan perdido un 30% de su producción en los últimos años. Se estima que, debido a las sequías más frecuentes que se prevee afecten a China, India, EEUU y Latino América, por esta misma causa estas zonas del mundo podrían perder casi otro 30% de sus cosechas en las próximas décadas.

Hasta los años 60, se lograba satisfacer la creciente demanda alimenticia aumentando a la par el número de granjas y tierras cultivables. Durante dicha década, el auge de los fertilizantes, la mejora de los sistemas de riego así como de las semillas, permitieron a los agricultores mejorar rendimientos de forma espectacular hasta mediados de los 80. El problema es que desde los años 90 vivimos un proceso de retroceso medio anual de las cosechas a nivel mundial de un 1,1%. Las causas son varias. Por un lado, el abuso de fertilizantes y sobre explotación de determinadas tierras, las cuales han quedado seriamente dañadas para la agricultura. Otra, la disminución de las tierras cultivables a nivel mundial. De 0,42 Has. de cultivo por persona que había en el mundo en 1960, hemos pasado a las 0,23 Has. actuales. Aumentarlas no será fácil, salvo que nos carguemos el Amazonas.

La Política Agraria Común (PAC) y las subvenciónes de los EEUU a sus agricultores, han complicado muchísimo también la situación. De un tiempo a esta parte, los países de la OCDE "juegan" a la economía global haciendo trampas. Durante años, a través de sus políticas, han hecho artificialmente eficientes de cientos de miles de explotaciones agrícolas de sus regiones vía ayudas del estado. El efecto ha sido demoledor. Un reportaje brillante de la revista TIME tras las revueltas por la crisis alimenticia del año 2007, hablaba como consecuencia de estas políticas eran muchos los granjeros asiáticos que habían iniciado un éxodo rural, (fundamentalmente en la India y en Tailandia) dejando miles de hectáreas abandonadas a su suerte. Aquello llevó consigo la prohibición de exportar arroz en países como la propiaIndia, sumiendo en una hambruna también sin precedentes (aún mayor de la habitual) a buena parte de la población africana, principales beneficiarios de los excedentes asiáticos.

Ahora que la PAC parece que termina, los países del sur de Europa, encabezados por Sarkozy, están pidiendo a Bruselas que recapacite, de marcha atrás y siga con las subvenciones. La realidad, y aquí hablo en primera persona con conocimiento de causa, es que son pocas las explotaciones agrícolas preparadas para sobrevivir a una era "post-PAC". Al menos en nuestro país. Ya se está viendo que es imposible competir con las fresas que vienen de Marruecos, por ejemplo, o con el trigo de Ucrania (siempre que no haya bloqueos, claro). De momento Bruselas no da su brazo a torcer, pero la realidad es que en Francia se está asistiendo a un claro abandono de las explotaciones agrícolas tradicionales y en España el camino será similar. La cuestión no es solamente económica. Europa no tiene fuentes de energía. Quedarse también sin una industria agroalimentaria le haría políticamente mucho más vulnerable.

Para que nos hagamos una ídea, en las últimas cuatro décadas nuestros vecinos galos han visto cómo los precios obtenidos por sus cosechas han caído un 60%, con una especial aceleración de la caída en los últimos tiempos. Y ello pese a haberse subido al carro de la modernidad. El resultado es que un 26,4% de las granjeros franceses son "oficialmente pobres" estadísticas en mano, las mismas que nos dicen que en dicho país tan sólo hay un 14% de la población que ostenta dicho rango. El progresivo abandono del campo parece, por lo tanto, imparable en Europa, salvo en aquellos sectores que cuentan con una industria agroalimentaria potente y diferencial.

Si hablamos desde el lado de la demanda, la cosa sigue interesante. Comencemos por cuestiones demográficas. La población mundial está aumentando, de acuerdo con Mark Mc Loran de "Agro Terra", a un ritmo de 70 - 80 millones de personas al año. Se espera que para el 2012 seamos ya 7.000 millones de habitantes en este planeta y para el 2024, 8.000 millones. Es cierto que el ratio de fertilidad a nivel mundial ha pasado de 4,5 hijos por mujer en 1970, a 2,6 en el año 2007 y que actualmente se aproxima vertiginosamente a 2,1, pero frente a eso, no se puede negar que en líneas generales la esperanza de vida es mayor en casi todo el planeta. Todo ello nos debe hacer pensar que la presión derivada de las tensiones demográficas, lejos de disminuir, seguirá aumentando.

Seguimos con los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China). De un tiempo a esta parte, los habitantes de estos países han comenzado un imparable proceso de occidentalización y ello se ha traducido en un cambio de los hábito alimenticios. Quieren beber leche, comer carne y desayunar cereales. El auge de la demanda de alimentos ha sido brutal y la tendencia no parece que vaya a suavizarse. Existen estudios, por ejemplo, que señalan que la India de aquí a 20 años será el país con la mayor clase media del mundo. China, de acuerdo con algunas estadísticas tiene ya 40 millones de ricos. Para los que vendemos vino, Brasil es ya un mercado estratégico, mucho más desarrollado que los anteriores y con un crecimiento parece que imparable.

Este auge de la demanda de alimentos, tiene un efecto dominó difícilmente controlable. Si aumenta la demanda de carne o la demanda de leche, no sólo aumentan los precios de ambas, sino que también lo hacen los cereales, porque aumentan las necesidades de pienso para alimentar el ganado y mejorar su rendimientos. Siendo esto cierto la realidad es que en Europa las explotaciones lecheras están arruinadas, sobre todo las nuestras, porque sigue habiendo en la actualidad un exceso de oferta y unas políticas macro económicas llevadas a cabo por distintos países que vician el mercado. Aún así, a muy corto plazo me atrevo a decir que la leche va a comenzar una espiral de subidas. Para que entendamos la dimensión de esta circunstancia, expongo un dato para que cada cual saque sus conclusiones. En China, en un período de 25 años, se ha pasado de consumir 19,95 kgs de carne por persona al año a casi 50. Para producir medio kilo de carne se necesitan 4,5 kgs de trigo y maíz.

En los países desarrollados, vivimos una situación paradójica. El auge de las marcas blancas ha puesto de manifiesto la creciente presión que el consumidor ejerce sobre los precios. Ésta se traslada a la cadena de valor y ello está axisiando a múltiples agricultores de la OCDE. En lugar de apostar por la calidad, por lo original y por lo diferencial, entran en el juego de los canales de distribución modernos, los cuales sólo buscan precio. Si éste no lo pueden encontrar en un país, lo buscan en otro. Así funciona la economía global.

Por último se encuentran los biocombustibles. Ahora dejados de lado, ya que el petróleo, aunque caro (ronda los 80$ el barril), no ha llegado a los niveles del 2008. Cuando la economía vuelva a tirar con fuerza, el precio del petróleo volverá a subir y el interés por los biocombustibles regresará. Salvo los de biomasa de nueva generación (elaborados con deshechos vegetales) y los de caña de azúcar, el resto no solucionan la papeleta medio ambiental y añaden más tensiones a los mercados. Para que tengamos otro ejemplo gráfico, según la revista Time, la inversión en Biocombustibles pasó de 5.000 millones de $ en 1995 a 38.000 millones en el año 2005. Según un estudio de la propia revista, el cereal necesario para llenar una sola vez el depósito de un SUV con Etanol , serviría para alimentar a una persona durante un año.

¿Y qué papel juegan los especuladores? La pregunta es buena y la respuesta no es siempre sencilla. La mayoría de los productos agrícolas cotizan en mercados de futuros. Originariamente, éstos se crearon como mecanismo de estabilización de precios en el sector primario. Recordemos que en el mercado de futuros yo, persona A, compro la opción de ejercer un derecho de compra sobre un bien X, en el futuro, en un momento dado del tiempo. Su finalidad, por lo tanto, era preveer los precios en función de cómo vinieran las cosechas. En la actualidad, son muchas las personas que especulan en estos mercados. El mejor ejemplo es el de "Armajaro", un hedge-fund, que se ha hecho con el 7% del mercado mundial del cacao.

Las evidencias, sin embargo, nos suelen demostrar que los que participan en los mercados de futuros son "los amigos que se apuntan a la fiesta", una vez que ésta ya se ha iniciado. Es decir, agudizan tendencias, pero no las crean. "Armajaro" se ha hecho con tal cantidad de cacao en el mercado de futuros por las malas previsiones de cosecha en Costa de Marfil, lo cual ha disparado los precios. Lo mismo pasa con el café y las informaciones que indican que el ratio "stock-to-use" de la variedad arábiga, está a punto de agotarse.

Como veréis el puzle es complicado y no es fácil entender este berenjenal de fuerzas. Aún así, creo que este ejemplo aclarará conceptos. El maíz ha subido de precio un 20% este año. Detrás de dicha subida se encuentra casi todo lo expuesto. Por un lado se encuentran las inundaciones de China, las cuales han arruinado buena parte de las cosechas. Por otro lado, el auge de la demanda del gigante asiático. No podemos dejar de obviar que las subvenciones de los EEUU, hacen que el maíz norteamericano sea un 50% más barato que el chino. Metemos todo en la coctelera y obtenemos China importa maíz norteamericano por primera vez desde 1996 y que, ni más ni menos, durante el primer semestre, se había hecho con 250.000 toneladas. Suficiente para reventar el mercado.

Dice Goldman Sachs que estos precios no pueden mantenerse mucho tiempo, que las previsiones de las cosechas 2010 - 2011 a nivel mundial no son malas y que la normalidad debería volver a los mercados. Al menos de momento, porque yo me tomaría muy en serio las palabras de Jim Rogers, que en el fondo son las de George Soros. Aunque nunca haya sido santo de mi devoción, si alguien entiende del funcionamiento de los mercados es precisamente él.

lunes, 16 de agosto de 2010

Economía y Sociedad - Subidas de Impuestos, Cuentas Públicas y el Ejemplo de la Administración

Algunas ideas

Escuchaba plácidamente la radio el pasado domingo cuando me llamó la atención un corte del ministro José Blanco, en el cual éste insinuaba una posible subida de impuestos. El titular de la cartera de Fomento argumentaba que nuestro país goza de unos servicios de primera y que, por lo tanto, para mantenerlos, había que equipararse al resto de la UE en cuanto a materia fiscal y presión impositiva se refiere. Como no podía ser de otra forma, no ha tardado en salir el PP pidiendo explicaciones y diciendo que los españoles estamos hartos de que nos suban los impuestos. La reacción de los populares, aunque cierta, no está exenta tufo electoralista. Yo creo que en concreto los españoles estamos hartos de nuestra clase política y de que nuestro dinero esté mal utilizado.

Decía hace unos días Felipe González en Chile, que en la crisis, los que habían cometido excesos eran familias y empresas, que la administración pública había hecho sus deberes convenientemente. Siempre he tenido al ex-presidente como uno de nuestros parlamentarios más intelegentes de las últimas décadas. Por ello, cuando se viste con el "traje de político", nos deja titulares memorables. Vamos a ver, ¿no se han beneficiado el estado y las administraciones públicas de la juerga crediticia estos años? ¿No se han llenado las arcas del estado con recaudaciones de IVA, impuestos de socidades, patrimonio e IRPF favorecidos por ahorros extranjeros, porque aquí consumíamos e invertíamos lo que no estaba escrito?

Nuestras administraciones públicas emprendieron una serie de planes insostenibles pensando que el boom inmobiliario duraría para siempre. Fueron parte del sistema porque les interesaba y ahora nos quieren hacer pagar también la cuenta de su fiesta y su incompetencia. Aunque es cierto que ha habido un plan de aumento del gasto público para reactivar la economía, también lo es que los ha habido en otros países y no todos tienen nuestro problema de déficit público. En lugar de aprovechar los años de bonanza para acometer reformas estructurales en el mercado laboral, abrir un debate sosegado sobre nuestras pensiones y mejorar infraestructuras con criterios de rentabilidad y sostenibilidad, nuestro gobierno central ha vivido por encima de sus posibilidades. Como tantos otros españoles.

Caso aparte es el de los ayuntamientos. La deuda municipal con constructoras y contratas de servicios asciende a la friolera de 3.500 millones de euros. De dicha cantidad, más de 1.000 millones de euros se adeudan desde hace más de un año. A la cabeza de todas las ciudades está Madrid, con varios cientos de millones pendientes de pago (sólo en jardinería debe 65 millones). Zaragoza y Granada superan los 4o millones de euros, Alcalá de Henares, León y el Puerto de Santa María sobrepasan los 50, Benidorm y Valencia, por su parte, los 30. Ocurre que cuando los ayuntamientos deciden reducir presupuestos en servicios de limpieza, jardinería, etc., para cuadrar sus cuentas, esto se traduce en un peor servicio para el ciudadano, ya que las empresas contratadas reducen personal y medios, como no puede ser de otra forma. La situación es surrealista, porque puede ocurrir que el contribuyente pague más impuestos que nunca y reciba a cambio un peor servicio público. Es sabido que en ciudades como Huelva, Jeréz o las ya citadas Alcalá de Henares y León, las concesionarias han comenzado los trámites para rescindir unos contratos que les son ruinosos y por los que tardan en cobrar hasta 18 meses. ¿Qué empresa querrá entrar a trabajar para estos consistorios en estas condiciones? ¿Qué culpa tienen los ciudadanos?

Detrás de esta gran crisis consistorial se encuentra también el ladrillo. Existen ayuntamientos cuyos ingresos dependían hasta de un 50% de la construcción y que ahora se ven axfisiados. Dicen que las comparaciones son odiosas, pero en este caso lo es más aún. Si un particular deja de pagar una hipoteca, por ejemplo, le pueden embargar hasta la nómina de su pareja. En el caso de las administraciones públicas, la situación es surrealista, ya que los ayuntamientos son inembargables.

Así pues, y volviendo al inicio del post, a las declarciones de José Blanco, uno no puede sino sonrojarse al querer compararnos con Europa. En primer lugar porque las cifras de paro, en comparación con las nuestras, son el día y la noche, por lo que no me queda muy claro cuánto nos podemos equiparar en cuanto a presión fiscal se refiere. Pero sobre todo, porque allí los entes públicos, al menos los alemanes y holandeses, con la misma crisis que los nuestros, siguen pagando a 30 días.

Quedan también en entredicho, por lo tanto, las afirmaciones de Felipe González en Chile. A los datos me remito, para afirmar que no es cierto que nuestras administraciones públicas hayan hecho los deberes. Pero lo peor, bajo mi punto de vista, es la lección moral que deja toda esta historia. Las administraciones públicas deberían ser ejemplares, las primeras en cumplir con la ley y con sus promesas. Necesitamos de una ración de meritocracia a toda pastilla.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Sociedad - Halcones

Canciones

Este post estaba preparado unos días después de la detención del presunto asesino de Joseba Pagazaurtundúa. Siempre me llamó la atención su historia, siempre admiré a su madre y hermana por su coherencia y entereza. En homenaje a ellos y a todas las víctimas del odio y la violencia de ETA, va esta canción incluída en el último disco de Mikel Erentxun, "Detalle del Miedo" (por cierto, muy recomendable y rupturista con trabajos anteriores).

Que la disfrutéis

lunes, 9 de agosto de 2010

Vivencias - Sobre la Responsabilidad Social de los Medios de Comunicación

Algunas ideas

Querido lector: si te pasaste por aquí este fin de semana, verás que he eliminado dos posts. Así me lo han recomendado desde el departamento de comunicación de mi empresa. Ha sido un fin de semana con mi compañía en el disparadero por culpa de "El Figura", personaje así bautizado en este mismo blog, el cual difamando como un cosaco nos ha metido en una situación complicada. Ahora que parece que las aguas bajan más calmadas, que como no podía ser de otra forma, nos entendemos todas las partes, me apetecía escribir sobre la responsabilidad social de los medios de comunicación y el ejercicio de la misma por parte de éstos.

A estas alturas de la vida ya me ha quedado claro que no existe la verdad absoluta. O al menos uno nunca la tiene. Nuestra concepción de la realidad está mediatizada por nuestros sentidos y la forma en que nuestro cerebro interpreta lo que éstos le transmiten. No es apología del relativismo, porque sigo pensando que hay cosas que siempre estarán bien y otras que siempre estarán mal, si no un ejercicio de humildad. Todos tenemos nuestra parte de verdad, pero nunca la verdad absoluta.

Esta circunstancia dificulta el ejercicio del periodismo. El reportero tiene la difícil labor de acercarse lo máximo posible a la objetividad y para ello debe gozar de una gran capacidad de empatía. Uno no puede abstraerse de sus vivencias, creencias e ideologías cuando sale a trabajar, pero el periodista debe hacer el esfuerzo de escuchar, estudiar y analizar a todas las partes, aún cuando no comulgue con ellas, dar la voz a todos y presentar la realidad de la forma más aséptica posible. Sólo así se alcanza el rigor, la propiedad y la precisión al hablar o escribir sobre el día a día. Así fue durante muchos años.

Pero los tiempos cambian. De un tiempo a esta parte hemos perdido nuestro espíritu crítico y asistimos impasibles a la imposición de la verdad absoluta, teñida, en funcion del medio, de un color u otro. Escuchamos lo que queremos que nos cuenten y no nos planteamos nada más. Los medios, que también han perdido casi todo el rigor (dejamos al margen a las agencias), se han convertido en una empresa cualquiera que busca satisfacer a su cliente contándole la realidad con el sesgo necesario para mantenerle satisfecho. O cuando menos tranquilo. Esto es adoctrinamiento. La diferencia con la dictadura de Franco es que en la actualidad este adoctrinamiento es a la carta según tus tendencias políticas porque son muchas las empresas de comunicación.

El problema surge cuando al adoctrinamiento se le añade una falta de moral y de deontología profesional. Entonces es cuando se abre el micrófono a un "Figura" cualquiera de la vida por el mero hecho de generar polémica y alinearse con la línea editorial de un medio. No se contrasta si "El Figura" dice la verdad o por el contrario es un farsante, no se mide el daño que puede generar, no se tiene en cuenta, por ejemplo, que si el damnificado es una empresa se juega con el pan de muchos trabajadores. A veces incluso se hace el paripé de ir a ver al aludido, pero si éste no alimenta la carnaza, no se le saca. Todo sea por el pensamiento único y homogéneo de nuestra audiencia. Si para ello hay que manipular, no hay problema, se manipula y punto.

Los medios de comunicación no pueden obviar que tienen una gran responsabilidad social. Un periodismo ejercido sin ética es un ataque frontal a la democracia, una falta de respeto a los pueblos y a las personas que los forman. No sé si la información es poder, pero cuando menos es influencia. Un medio puede aupar a unos y hundir a otros, favorecer tendencias, ser herramientas para la concordia o por el contrario para la confrontación. No sólo se trata de contar la realidad, si no de cómo contarla, de entender que a diario se tocan muchos temas pasionales y que un cierto sesgo puede ser la mecha que prenda la llama, la gota que colma el vaso. Cuando escucho a ciertos profesionales, me pregunto a menudo qué pasará por su cabeza, si tendran conciencia, si simplemente son unas marionetas, unos peleles que interpretan un papel, si en serio se creen ciertas noticias.

Afortunadamente hoy en día vivimos en la era de las telecomunicaciones y la información tiende a democratizarse. Los periodistas se quejan de intrusismo, pero pienso que en el fondo son víctimas del propio sistema. Si se pierde el rigor, si se pierde el ansia por contar la verdad sin ataduras ni colores, si uno se olvida de la importancia de contrastar las fuentes, de escuchar a todos, de analizar con espíritu crítico cual científico en un laboratorio, entonces cualquiera puede ser periodista. Si la información que ofrecen redes sociales y blogs es mejor y más certera que la de los medios de comunicación, entonces tenemos un problema. Ser periodista es como ser un rockero: Exige actitud por encima de una carrera y una formación que también es necesaria, claro está.

Lo que ha pasado este fin de semana lo sabéis todos. Hoy he empezado a sufrir algunas consecuencias comerciales. "El Figura" se ha lucido y los medios se han cubierto de gloria. Yo creo que salvo su nombre y apellidos, "El Figura" no ha dicho más verdades. Sin embargo ha salido en algunos medios y ya es verdad universal para muchos. Por mi parte, y hasta que me han hecho ver que lo mejor era retirar los post de la circulación, me he defendido como he podido. No puedo luchar con balas de fogueo contra un ejercito de artillería pesada, pero algo se ha movido en la red. Muchos me conocéis y me habéis brindado vuestro apoyo. Otros sólo me leéis y también estáis ahí. Habéis conseguido que este fin de semana en el que he estado completamente sólo en Aranda, me haya sentido más acompañado que nunca. A todos gracias, de corazón, con todo el cariño del mundo. Saldremos adelante, seguro. Como dice Paco Alcaide, el tiempo pone a cada uno en su sitio, aunque a veces sea a muy largo plazo.

Se os quiere