viernes, 18 de febrero de 2011

Sociedad - Egipto, Túnez, Libia, Irán, Yemen y Bahrein: Más allá de las Redes Sociales

Sobre el hambre y las desigualdades

Reconozco haber sentido en las últimas semanas la sensacion de ser espectador privilegiado de la historia. Viejos tiranos han sido derrocados y otros cuantos están al caer fruto de una revolución que comenzó de forma silenciosa y se fraguó en las redes sociales, escapando de la censura y el control de los viejos medios de comunicación de masas. No es que el adoctrinamiento o la propaganda hayan tocado su fin, es que la información, definitivamente, se ha democratizado. Y esa es muy mala noticia para oxidados dictadores, como decía la canción. Glorioso papel el de los líderes occidentales, por cierto. Ahora, a última hora, pedían reformas en aquellos países que hasta hace dos telediarios eran "democracias" a los ojos de los EEUU y la UE

Reconozco también que me he venido repitiendo varias veces la misma pregunta: ¿Por qué ahora? Las redes sociales llevan ya varios años en circulación, estas dictaduras eran longevas, ¿qué es lo que ha cambiado para que salte la mecha? La respuesta parece estar tras la segunda gran crisis alimentaria mundial en tres años. Este verano ya se dio cuenta en este blog de las entonces incipientes subidas en los precios de los alimentos, consecuencia de múltiples factores demográficos, climáticos y económicos , agravados a su vez por la ola de incendios de Rusia y Ucrania.

Es posible que alguien piense que detrás de todo esto hay mucha especulación, verdades a medias y mentiras interesadas. Pudiera ser, no digo yo que no haya algo de todo ello, pero lo cierto es que hay algunas certezas irrefutables que nos deberían hacer reflexionar. Por ejemplo, que en 1.960 nuestro planeta acogía a 3.000 millones de habitantes; que hacia 1.986 se llegó a los 5.000 millones y en 1.999  a los 6.000. Se espera que a finales del año 2011 nazca el niño o niña que sume 7.000 millones. 

Tan importante como lo explicado en el párrafo anterior, es la certeza de que los países más poblados de la tierra, China e India, están liderando el crecimiento de la economía mundial,  están desarrollando poco a poco una incipiente clase media y están mejorando ciertos hábitos alimenticios. En China, por ejemplo, en un período de 25 años, se ha pasado de consumir 19,95 kgs de carne por persona al año a casi 50. Para producir medio kilo de carne se necesitan 4,5 kgs de trigo y maíz. Las consecuencias parece que son obvias.

Añadámos a lo anterior un clima cambiante, una incapacidad de incrementar rendimientos agrícolas a nivel global, una disminución de mundial de hectáreas cultivables por persona (de 0,43 a 0,21en apenas 50 años) y el auge de los biocombustibles ante el temor de que el petróleo barato se haya terminado para siempre. El resultado da miedo: según la FAO, el índice de precios que agrupa a los principales productos básicos subió un 30% durante el año 2010, batiendo records en enero 2011 gracias a las alzas espectaculares del trigo, el azúcar, el maíz y los aceites. El Banco Mundial prevé que los precios elevados se mantengan durante al menos 4 ó 5 años. Nuestros bolsillos lo notan, pero lo soportan. Desgraciadamente no es así en los países pobres.

Durante los meses previos a la caída de Mubarak, una familia egipcia debía emplear la mitad de su renta sólo en comer. En algunos países más pobres, esta proporción subía hasta los 2/3. En Argelia la carestía de alimentos también ha sido palpable en las últimas fechas y la inflación en la India se aproxima peligrosamente al 20%.

Al final las necesidades de las personas son siempre las mismas. Las han sido desde hace miles de años. Cuando uno no tiene qué comer o no puede alimentar a los suyos, es capaz de cualquier cosa. Si a ello le sumamos la humillación de estar rodeado de gobiernos corruptos y sociedades jerarquizadas con excesivas desigualdades y ausencia de libertades, estaremos prendiendo la mecha. Las redes sociales, en este caso, han hecho de combustible acelerando el proceso. Al final va a ser verdad que en la era de las telecomunicaciones todo pasa muy deprisa, incluso las revoluciones. Que tomen nota los políticos.

jueves, 10 de febrero de 2011

Música - The Beatles

50º Aniversario de su Primer Concierto en The Cavern

Hoy que se cumplen 50 años del primer concierto de los Beatles en el mítico "The Cavern", en Liverpool, quería dedicarles a los "Fab Four" un pequeño post en forma de homenaje. Siento que hace 50 años comenzó a cambiar la música moderna para siempre y por ello quería dejaros un par de canciones de las que yo considero imprescindibles. Por un lado, "Love me do", primer single de los Beatles. Por otro lado, "All you need is love", canción con la que se inauguraron las transmisiones globales vía satélite. Aquel mini concierto de Junio de 1967, fue retransmitido en directo para 26 países, con una audiencia estimada de más 400 millones de personas. Por cierto, a ver si alguno encuentra a un joven Mick Jagger entre el público que presenciaba la actuación.

Hoy apenas queda nada del "Cavern", porque el local original fue derribado para construir unos grandes almacenes, pero afortunadamente las buenas canciones de los Beatles nos acompañarán siempre. Qué las disfrutéis!




martes, 8 de febrero de 2011

Cine - Primos

Sobre las Personas y sus Circunstancias

Reconozco sentir debilidad por Daniel Sánchez Arévalo desde "Azuloscurocasinegro", su maravillosa ópera prima, con la que me reí y me emocioné a partes iguales. Con "Gordos" experimenté la misma sensación a ratos, pero el postgusto que me quedó fue raro, tal vez me pareció excesiva, si cabe el término, en algunos aspectos. Aún así, tenía muchas ganas de ver "Primos", el último largometraje del director madrileño.

Y la verdad es que me lo pasé realmente bien. Si las anteriores películas de Sánchez Arévalo eran más bien dramáticas, con un gran guión y golpes de humor realmente buenos, "Primos" es, fundamentalmente una comedia con diálogos igual de cuidados y en la que, pese a todo, se puede distinguir en sus personajes el típico universo que siempre recrea el cineasta del barrio de la Estrella, plagado de hombres y mujeres llenos de contradicciones y miedos, donde la amistad, la familia y las relaciones humanas cobran especial protagonismo.
Tal vez sea por ello por lo que me gustan tanto las películas de Daniel Sánchez Arévalo, porque hablan de personas, de los problemas de éstas y de sus inseguridades, porque en el fondo es fácil sentirse identificado al menos en parte con ellos. Tal vez también por ello te rías y te conmuevas a partes iguales en sus largometrajes. Aún asumiendo que es posible que haya quién sólo vea en "Primos" una comedia con unos personajes histriónicos, a mi me queda el vértigo que producen el amor, el rechazo y la soledad, la importancia de la familia / los amigos, que acuden a ti aún cuando no les llamas, la nostalgia del primer amor, la incertidumbre que siempre produce dar determinados pasos en la vida y lo difícil que resulta tomar decisiones cuando éstas tienen una carga emocional importante. Encontré mucho de "Azuloscurocasinegro" en "Primos", aunque como a Carlos Boyero, tardé unos minutos en entender si aquello iba en serio o si por el contrario el director quería romper con su pasado.

Entiendo que haya quién no le busque tres pies al gato en una comedia, pero yo no puedo evitar ir un poco más allá. Tal vez porque como decía al principio, siento debilidad por Daniel Sánchez Arévalo, por sus guiones y sus personajes, por su universo creativo en definitiva. Os dejo el trailer. ¡Qué lo disfrutéis!

viernes, 4 de febrero de 2011

Economía - Sobre España, Alemania y la tasa de paro

Algunos apuntes

Ayer anduvo por Madrid Ángela Merkel. La canciller alemana aprovechó para hablar con José Luis Rodríguez Zapatero sobre la economía española. Hubo flores y palos. Por un lado felicitó a nuestro ejecutivo por las medidas tomadas, pero por el otro nos cuestionaba nuestro sistema de negociación colectiva, instándonos a vincularlo a la productividad y no al IPC. La medida es controvertida y ya ha contado con el rechazo frontar de los sindicatos. Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo tres diapositivas interesantes:

1) Crecimientos de costes laborales en España y Alemania desde el año 2002 (Fuente: ABC) VS Evolución IPC (Fuente: Elaboración propia en base INE).


2) Evolución de la Tasa de Paro en España y Alemania desde el año 2002 (Fuente: ABC)

 
3) Productividad en la OCDE



Conclusiones:

1) Los costes salariales en España se han mantenido muy rígidos y han mostrado un incremento notable incluso en el año 2009, cuando nuestro IPC apenas creció. Eso es insostenible desde el punto de vista empresarial. Por el contrario, en Alemania, y teniendo en cuenta que hay un "gap" de un año, los costes salariales guardan cierto paralelismo con las subidas y bajadas de la inflación.

2) El mercado de trabajo, como su propio nombre indica, es fundamentalmente un mercado. Es decir, que hay oferta y demanda, y debería existir un precio de equilibrio. Cuando a la caída de la actividad económica no le sigue una caída del "precio" (ésto es, de los costes salariales), el resultado es un aumento espectacular del desempleo como el actual. Con unos costes salariales más bajos, probablemente no se habrían destruido tantos puestos de trabajo.

3) Como consecuencia de todo lo anterior, tenemos una productividad por los suelos, lo que nos hace realmente poco competitivos.

Buena parte de los costes salariales están ligados al modelo de negociación colectiva de nuestro país. Como ya se explicó en el post "España, una tormenta perfecta", nuestro sistema de negociación colectiva, específico por industrias y provincias, es el más ineficiente de todos. Es preferible un sistema empresa a empresa (caso de EEUU) o un sistema centralizado como el de Suecia (la explicación es matemática, no una mera elucubración). Por poner un ejemplo clarividente relacionado con mi sector, el convenio de la vid de Valladolid presupone subidas salariales del IPC + 0,85. La realidad es que de media, los vinos de Rueda han caído durante el 2010 en torno a un 20% su precio y todas las DO de Castilla y León en torno a un 8%. El remate lo tenemos este año: las vidrieras han subido un 2% el precio de las botellas por el encarecimiento de la energía. La situación es insostenible.

Así pues, nuestro ministro de trabajo y nuestros sindicatos rechazan la idea de Merkel, nuestro presidente del gobierno se quita de en medio ("Deben ser los sindicatos y los empresarios los que discutan en la reforma de la negociación colectiva si los salarios deben estar ligados a la productividad o a la subida de los precios") y a la CEOE le coge desprevenida. En el fondo porque nuestro actual sistema de negociación colectiva beneficia a los que ya tienen trabajo y a los que están en el poder, porque "meterles mano" probablemente implicaría bajar un escalón. A los parados, por el contrario, no les defiende nadie.

Por último, me permito recordar el post de hace unos días sobre el petróleo y la energía. En el año 2006, España importaba el 100% del uranio que precisa, el 99,5% del gas y del petróelo, el 55% del gas y el 40% del gasóleo. Es decir, no tiene el control de los precios de materias primas fundamentales para el desarrollo de la actividad económica y que tienen un peso muy importante en la "cesta" del IPC. Aún así, hoy por hoy más del 70% de los convenios de nuestro país incluyen cláusulas de revisión salarial ligadas a la evolución de dicho indicador. ¿De verdad tiene sentido?

El debate conviene abrirlo cuanto antes. El paro suma y sigue y son pocos los que creen que en este 2011 el saldo final del desempleo será mejor que el de este desastroso 2010 que acabamos de dejar atrás. No seré yo quien diga que Merkel lo hace todo bien, pero el ejemplo aleman nos debería hacer pensar y reflexionar sobre nuestro mercado laboral.