viernes, 4 de febrero de 2011

Economía - Sobre España, Alemania y la tasa de paro

Algunos apuntes

Ayer anduvo por Madrid Ángela Merkel. La canciller alemana aprovechó para hablar con José Luis Rodríguez Zapatero sobre la economía española. Hubo flores y palos. Por un lado felicitó a nuestro ejecutivo por las medidas tomadas, pero por el otro nos cuestionaba nuestro sistema de negociación colectiva, instándonos a vincularlo a la productividad y no al IPC. La medida es controvertida y ya ha contado con el rechazo frontar de los sindicatos. Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo tres diapositivas interesantes:

1) Crecimientos de costes laborales en España y Alemania desde el año 2002 (Fuente: ABC) VS Evolución IPC (Fuente: Elaboración propia en base INE).


2) Evolución de la Tasa de Paro en España y Alemania desde el año 2002 (Fuente: ABC)

 
3) Productividad en la OCDE



Conclusiones:

1) Los costes salariales en España se han mantenido muy rígidos y han mostrado un incremento notable incluso en el año 2009, cuando nuestro IPC apenas creció. Eso es insostenible desde el punto de vista empresarial. Por el contrario, en Alemania, y teniendo en cuenta que hay un "gap" de un año, los costes salariales guardan cierto paralelismo con las subidas y bajadas de la inflación.

2) El mercado de trabajo, como su propio nombre indica, es fundamentalmente un mercado. Es decir, que hay oferta y demanda, y debería existir un precio de equilibrio. Cuando a la caída de la actividad económica no le sigue una caída del "precio" (ésto es, de los costes salariales), el resultado es un aumento espectacular del desempleo como el actual. Con unos costes salariales más bajos, probablemente no se habrían destruido tantos puestos de trabajo.

3) Como consecuencia de todo lo anterior, tenemos una productividad por los suelos, lo que nos hace realmente poco competitivos.

Buena parte de los costes salariales están ligados al modelo de negociación colectiva de nuestro país. Como ya se explicó en el post "España, una tormenta perfecta", nuestro sistema de negociación colectiva, específico por industrias y provincias, es el más ineficiente de todos. Es preferible un sistema empresa a empresa (caso de EEUU) o un sistema centralizado como el de Suecia (la explicación es matemática, no una mera elucubración). Por poner un ejemplo clarividente relacionado con mi sector, el convenio de la vid de Valladolid presupone subidas salariales del IPC + 0,85. La realidad es que de media, los vinos de Rueda han caído durante el 2010 en torno a un 20% su precio y todas las DO de Castilla y León en torno a un 8%. El remate lo tenemos este año: las vidrieras han subido un 2% el precio de las botellas por el encarecimiento de la energía. La situación es insostenible.

Así pues, nuestro ministro de trabajo y nuestros sindicatos rechazan la idea de Merkel, nuestro presidente del gobierno se quita de en medio ("Deben ser los sindicatos y los empresarios los que discutan en la reforma de la negociación colectiva si los salarios deben estar ligados a la productividad o a la subida de los precios") y a la CEOE le coge desprevenida. En el fondo porque nuestro actual sistema de negociación colectiva beneficia a los que ya tienen trabajo y a los que están en el poder, porque "meterles mano" probablemente implicaría bajar un escalón. A los parados, por el contrario, no les defiende nadie.

Por último, me permito recordar el post de hace unos días sobre el petróleo y la energía. En el año 2006, España importaba el 100% del uranio que precisa, el 99,5% del gas y del petróelo, el 55% del gas y el 40% del gasóleo. Es decir, no tiene el control de los precios de materias primas fundamentales para el desarrollo de la actividad económica y que tienen un peso muy importante en la "cesta" del IPC. Aún así, hoy por hoy más del 70% de los convenios de nuestro país incluyen cláusulas de revisión salarial ligadas a la evolución de dicho indicador. ¿De verdad tiene sentido?

El debate conviene abrirlo cuanto antes. El paro suma y sigue y son pocos los que creen que en este 2011 el saldo final del desempleo será mejor que el de este desastroso 2010 que acabamos de dejar atrás. No seré yo quien diga que Merkel lo hace todo bien, pero el ejemplo aleman nos debería hacer pensar y reflexionar sobre nuestro mercado laboral.

8 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

Uno de los problemas que yo veo es la falta de visión a medio/largo plazo lo que lleva a que no se sea consciente de que la situación se puede ir degradadando. Para mi, no es solo una cuestión de costes laborales porque hay empresa y trabajadores improductivos per se, es decir, que aunque bajasen seguirían siendo improductivos. Por otro lado, como apuntas, hay costes que no se pueden manejar a la hora de producir como pueden ser el energético y el de las materias primas, lo que dificulta el equilibrio necesario para crecer e invertir.

pero en lo que si estoy totalmente de acuerdo contigo es que la negociación colectiva ya no es valida en una sociedad que ha cambiado. En este sentido, me gusta más el modelo americano al poder pactare. tiene sus riesgos, pero también puede oferecer una ventaja competitiva importante si está bien hecho.

Para hablar largo y tendido.
Un abrazo

Fernando dijo...

¡Hola Fernando! Millones de gracias por pasarte, como siempre. Estoy muy de acuerdo contigo: hay gente que será improductiva siempre, haga lo que haga. Por eso creo que es preciso introducir componentes retributivos que premien el desempeño.

La negociación empresa a empresa tiene, como bien dices, sus riesgos pero también muchas ventajas. En cualquier caso el modelo sueco también funciona, porque el estado pone las reglas del juego en función de sus previsiones macro para el país. Lo que no tiene sentido es el disparate actual.

Un fuerte abrazo

Katy dijo...

Son demasiados números, cifras y estadísticas que se me escapan a mi ententendimiento y precarios conocimientos en la materia.
Lo que en realidad me importa son casi los 5.000.000 de parados que no si se si me salen las cuentas.
Soy optimista pero esta vez no creo que hayamos tocado fondo, ni que empiece el deseado despegue.
Te dejo un abrazo y te deseo una buena semana

nanius dijo...

Hola, Fernando:

Estoy de acuerdo con todo lo que denuncias o comentas. Absolutamente con todo.

Más allá del diagnóstico evidente de que la subida real de salarios influye NECESARIAMENTE en la creación y destruccíón de empleos y en el deterioro de la competitividad, quería añadir una cosa:

El dato de 2010 de tu gráfico se refiere a diciembre, no a la media del año. El de 2009 fue 0,8, es decir, 2,2 puntos porcentuales menos. Bien, pues esos 2,2 puntos se reparten de la siguiente manera: 1/3 energía, 1/3 impuestos (IVA+tabaco) y 1/3 resto (en el que priman los alimentos no elaborados, cuyo precio se ha recuperado frente a la caída de 2009).

Los salarios generales pactados por patronal y sindicatos (para la mayoría de convenios) fue del 1,3% en 2010, por lo que los trabajadores (los pocos que quedan, I mean) han erosionado en 5 décimas su poder adquisitivo, puesto que la inflación media en 2010 fue del 1,8.

Pues bien, esto es imprescindible, pero insuficiente, sin duda. Porque lo que (de más) han ganado los salarios reales los últimos años ha de revertirse para ser competitivos. No es que la gente ganara "mucho", es que ganaban por encima de su productividad, que es bien distinto. Por no mencionar la consabidísima presión al alza en el IPC que generan las alzas de los salarios por sí mismos (en lo que es un "dilema del prisionero" en el que los trabajadores acaban peor porque sus mayores salarios elevan más los precios y la competitividad pierde de todas todas).

Un apunte de cierre interesante: ¿existe alguna razón adicional para que los salarios no suban? sí, y es importante:

la inflación derivada de las alzas de impuestos y de energía y materias primas (2/3 del alza total) suponen transferencias de renta del consumidor a las Administraciones Públicas y a los productores de petróleo. Los trabajadores pierden al no actualizar los salarios...pero ¿acaso tienen culpa de ello las empresas? No y no! Por esta razón no cabe pasar la factura que exigen los trabajadores a los márgenes empresariales, que están además tan raquíticos.

Gran post, don Fernando

Saludos

Fernando dijo...

Hola Katy:

Como siempre millones de gracias por pasarte y por tu comentario. Independientemente de los conocimientos que puedas tener, aportas muchísimo sentido común, que es al final lo más importante. El despegue tardará en llegar y yo soy de los que cree que este año será negativo en lo que a creación de empleo se refiere, pero sí que pienso que las cosas tenderán a estabilizarse, lo cual es el primer paso para que el cotarro se anime.

En cualquier caso, lo dijiste tú hace tiempo: hay mucha gente que no se ha dado cuenta de que es la hora de cambiar el chip y bajar un escalón.

Un abrazo

Fernando dijo...

¡Hola Nanius! ¡Qué alegría leerte! Millones de gracias por el comentario, el cual me ha parecido brillante e ilustrativo. Revisaré los datos, porque te reconozco que anduve jugueteando por la web del INE y puede que se me escapara algo.

Muy de acuerdo con tu análisis: las subidas salariales no vinculadas a la productividad acaban pasando factura a corto a medio plazo. Y suscribo tu comentario: no se les puede pasar la factura a las PYMES sobre determinadas cuestiones que inciden en la inflación pero sobre las que nada pueden hacer sus órganos de administración.

Hoy la CEOE parece que sí que ha dado señales de querer avanzar en esta dirección. Ojalá

Un fuerte abrazo

María dijo...

Me gustó tu frase, la que acabo de leer en el blog de Fernando, por eso quise venir a conocer tu blog, me quedo por aquí, con tu permiso.

Saludos.

Fernando dijo...

¡Bienvenida, María! ¡Millones de gracias por pasarte!

Espero estar a la altura y que este blog te abra nuevas inquietudes. Comenzó siendo una bitácora en la que escribir sobre cómo humanizar nuestras empresas y ha terminado siendo un cajón desastre dónde tienen cabida la música, el cine, la economía y las vivencias del día a día por igual.

Millones de gracias de nuevo!

Saludos!