martes, 2 de septiembre de 2014

Economía - Sobre los datos del paro de agosto

Algunas ideas

Hoy hemos conocido los datos del paro en agosto y, desde luego, nunca son buenas noticias cuando el desempleo aumenta. En este caso lo ha hecho en 8.070 personas. Sin embargo, por raro que pueda parecer, los datos no son malos y reflejan la realidad de la economía española. Vayamos al detalle.

En primer lugar, el dato del paro en términos desestacionalizados, esto es, dejando al margen el efecto calendario, el cual tiene mucho peso en nuestro país por la importancia del turismo, nos encontramos con una disminución desempleo de 11.091 personas.Es decir, al margen de la temporada veraniega, se  crea empleo en nuestro país. El otro dato que siempre digo que es importante medir, el de la afiliación de la Seguridad Social, es menos alentador. Baja en 97.582 personas.

Comparado con el mes de julio, la contratación baja en 510.127 personas (lógico, por cuanto en julio se da de alta  a muchos trabajadores para afrontar la temporada turística), pero lo interesante es que en términos interanuales, la contratación indefinida mejora un 16%. Pese a todo, la inmensa mayoría de los contratos que se firman son temporales. En términos interanuales, el paro baja en 270.853 personas y la afiliación sube en 321.833 personas.

¿Qué significan realmente estos datos? Os dejo algunos apuntes:

1) Que al mercado laboral efectivamente se le ha dado la vuelta por cuanto los datos son de los mejores de toda la serie histórica en lo que al mes de agosto se refiere. Éste habitualmente es malo para el desempleo, por cuanto finalizan muchos contratos temporales vinculados a la temporada turística. Este año, además, los datos hacen intuir otra realidad. Hay muchos contratos temporales firmados en el sector industrial, los cuales han finalizado en agosto y probablemente se vuelvan a firmar en septiembre. Pesa mucho, además, el aumento del desempleo en el sector educación, lo cual es coherente también con lo apuntado en el sector industrial. Ambos sectores explican el dato del paro en un 70%. Aunque las causas por las que se puede firmar un contrato temporal están acotadas en nuestro sistema jurídico, lo cierto es que en la actual coyuntura se roza la legalidad firmando este tipo de contratos por la incertidumbre actual. Es mucho más barato no renovarlo y volverlo a firmar en septiembre, que mandar a una persona de vacaciones pagadas. Es alegal, dejémoslo ahí, pero en la actual coyuntura, no estamos para rechazarlo. Vaticino pese a todo que España terminará el año con casi 400.000 afiliados más a la Seguridad Social que hace a finales de 2013.

2) Que muy probablemente de septiembre a diciembre el paro volverá a bajar, por cuanto una vez acabado el efecto turismo, los términos desestacionalizados se impondrán. Además, la agricultura debería generar empleo. Por último, en breve, con la campaña de Navidad, deberían animarse de nuevo las contrataciones.

3) El empleo que se cree, al menos a corto plazo, seguirá siendo precario. Máxime con los datos de crecimiento de la UE de hace unas semanas. Pese a todo, pienso que crecerán las contrataciones indefinidas sobre todo en el sector industria. Agricultura y también servicios, esta última sobre todo en Navidad, deberían crear empleo a corto plazo. El crecimiento económico seguirá cogiendo fuerza. Ello debería seguir tirando del empleo.

4) Sin embargo, que nadie se lleve a engaños. España sólo ha bajado del 15% de paro con una burbuja inmobliaria de por medio. El gobierno tiene que hacer algo para eliminar el paro estructural. En ese sentido, recomiendo el estupendo artículo de Luis Garicano el pasado domingo en El País.

Me reafirmo en lo dicho hace unos meses: el mercado laboral ya ha entrado en otra fase. Esperemos que el desempleo siga bajando en los próximos meses, pero mal harían nuestros gobernantes en dormirse en los laureles. Queda muchísimo por hacer.