martes, 28 de septiembre de 2010

Sociedad - Sobre la Huelga

Reflexiones en Voz Alta

Así como quien no quiere la cosa nos encontramos a poco más de 24 horas de la Huelga General. ¡Qué rápido han pasado estos tres meses desde que se comenzó a hablar de la misma! Mucho se ha debatido en este intervalo sobre la reforma del mercado laboral, unas listas del INEM que parece que nunca van a terminar de crecer y muchos de los males endémicos de nuestra economía y  nuestro mercado laboral. Aunque creo que todas las partes han esgrimido argumentos válidos, estas últimas semanas han sido las del politiqueo. Sindicatos, empresarios, gobierno, oposición e incluso la Iglesia nos han tratado de convencer acerca de lo que deberíamos hacer el próximo jueves. A veces incluso recurriendo a gremios como el de los artistas.

Si hay algo que llevo mal en esta vida es el borreguismo. La huelga es un derecho individual y como tal ha de ejercerse. Con ello no quiero decir que la gente no pueda opinar al respecto. Todo lo contrario. Pero sí que creo que unos y otros deberían aportar argumentos para la reflexión individual y no invitar al seguidismo con argumentos pasionales, catastrofistas y, sobre todo, oportunistas. Es por ello por lo que lo último que pretendo con este post es marcarme un sermón para que el 29-S obréis de un modo u otro. Simplemente me gustaría compartir algunas ideas que se me han ocurrido al calor de lo escuchado y leído estas semanas sin más ánimo que aportar un punto de vista de quien se siente libre para decir lo que piensa sin deberse a ningún partido o asociación. A ver qué tal.

Una reforma laboral seria que trate de atacar problemas estructurales, debería ser más profunda y generar un debate igual de serio más allá del recurrente tema del abaratamiento del despido. ¿Cambia estructuras esta reforma? ¿Favorece la contratación indefinida? ¿Y la inserción de los jóvenes? Tenemos casi un 20% de paro y un 40% de desempleo juvenil. Con estas cifras, como apuntaba The Economist, la reforma laboral no sólo es necesaria, es una cuestión moral. ¿Qué plantean los sindicatos, seguir igual?

El actual despido de 45 días perjudica al empresario honrado que contrata a una persona sin querer incurrir en fraude de ley. El empresario "cara dura" tratará de hacer contratos basura buscando resquicios a la legalidad vigente para que, llegado el caso, despedir al trabajador le salga mucho más barato. ¿Dónde está la inspección laboral en estos casos? ¿Por qué la CEOE habla fundamentalmente del abaratamiento del despido? ¿Dónde ha quedado el ingenio de los empresarios en nuestro país? Aunque tuvo sus argumentos en su día, ¿por qué la clase política no reconoce que la contratación temporal ha sido un fracaso en España?

Tenemos el despido más caro de Europa, es cierto, y eso nos pone en condición de desventaja frente al resto de países en la eurozona. Ahora bien, ¿nuestra falta de productividad se soluciona simplemente abaratando el despido? Tener los costes de despido más altos de Europa tampoco nos ha impedido tener la tasa de paro más alta de la eurozona. ¿Se puede justificar seguir manteniendo este esquema como quieren hacernos ver los sindicatos?

Jean Claude Juncker, Primer Ministro de Luxemburgo, decía hace unas semanas también en el The Economist que "todos los políticos sabemos lo que hay que hacer, pero no sabemos cómo salir reelegidos una vez que lo hacemos". ¿Han puesto todos los gobiernos de la democracia toda la carne en el asador para reformar el mercado laboral o tan sólo han hecho cosmética para que no se les echara la gente a la calle? ¿Entienden nuestros políticos que gobernar exige tomar medidas impopulares de vez en cuando?

Está matemáticamente demostrado que nuestro sistema de negociación colectiva es el más ineficiente de todos. Se podría optar bien por un sistema empresa a empresa, bien por un sistema estatal centralizado. Cualquiera de estos dos sistemas es menos costoso para la empresa. ¿Por qué nadie le mete mano a estos convenios? ¿Tiene sentido que un país que importa casi el 99% de su petróleo y un porcentaje muy alto de su energía, tenga un sistema de revisión salarial vinculado al IPC y no a las mejoras de productividad en las empresas?

Esta crisis comenzó con una tasa de paro del 8% en España. Los sindicatos han necesitado que el desempleo rozara el 20% para salir a la calle. ¿Por qué han tardado tanto en salir a la calle? ¿Representan a los trabajadores y/o a los desempleados? ¿Realmente alguien vela en nuestro país por los intereses de la gente en paro?

Con la situación tan complicada que vivimos las PYMES, ¿realmente es el momento de hacer una huelga? ¿No se podría hacer a la japonesa?

Los españoles vivimos más que hace unas décadas, se prejubila a mucha gente que sigue siendo válida para trabajar y según las últimas cifras rozamos el 20% de desempleo. ¿Se puede sostener nuestro sistema de pensiones? ¿Por qué no se abre un debate, serio, sincero, sin intereses políticos al respecto y en el que se le diga la verdad a todos los españoles?

Por último, no seré yo quien defienda a estas alturas a los bancos, pero ¿por qué el gobierno miró para otro lado cuando las ayudas del BCE, destinadas para que el crédito fluyera a familias y PYMES, se destinaron para la compra de deuda pública por parte de nuestro sistema financiero? ¿Ha hecho algo el gobierno para que las PYMES dejasen de destruir empleo?

Muchas preguntas y pocas respuestas. Como os decía, sólo quería reflexionar un poco. Lo importante, pese a todo, es que haga lo que haga cada uno, lo haga en conciencia, no en función de ciertas ideologías, y respetando al de al lado. Tengo curiosidad por ver qué es lo que pasa el miércoles.

14 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

Pues me sumo a tus reflexiones y puntualizo en eso de los artistas, que han recurrido a unos cuantos y no se ha hablado de los que van a trabajar ese día.

De lo que parece que no nos damos cuenta o no nos queremos dar cuenta es de que los tiempos (para bien o mal) han cambiado y que el modelo actual, no se puede sostener tal y como está organizado el mundo. Podriamos hablar de la globalización y de muchas cosas más,(que parece que es un problema interno el que tenemos cuando es global), pero me llama la atención el dato que aportas de la tasa de paro. del 8% al 20% y del silencio durante este tiempo. Creo que uno de los problemas es el que has apuntado: Que nadie habla claro y explica las cosas como son sino como les interesa que sean. Podemos autoengañarnos, pero mientras tanto, alguien se está quedadndo con el poco pastel que nos queda para repartir.

Un fuerte abrazo

Fernando dijo...

Hola Fernando: Como siempre millones de gracias por pasarte. Aclaro que lo de los artistas no lo decía con mala uva, sino porque me llamó la atención la noticia el otro día. Al igual que lo de la Iglesia (y yo soy creyente).

Muy interesante tu reflexión: el modelo, efectivamente, está caduco y urge una revisión del mismo. Suscribo también tus palabras sobre el silencio y la falta de claridad de nuestros dirigentes. Muchas veces nos tratan como tontos. Lo fuerte es que sus palabras, como bien apuntas, muchas veces nos sirven para autoengañarnos.

Un fuerte abrazo

Begoña Coach Politico dijo...

Hola Fernando:
cualquier reflexión que hagamos es buena en sí, la compartamos o no. Pues ella nos da la oportunidad de conocer aquello en lo que nos identificamos con otros, así como lo que dista de lo que buscamos o queremos.

En este caso, comparto mucho de lo que dices.

Yo al igual que tu, no voy a transmitir si alguien debe o no ir mañana a la huelga.

Tengo claro que esta situación era la necesaria hace dos años (huelga) sin embargo los motivos y el momento no lo veo, ni lo comparto.

La situación ha cambiado mucho desde entonces y el deterioro ha sido y va a seguir siendo devastador, entre otras cosas, porque cuando converso con otras personas, me voy dando cuenta de que muchos no son conscientes de la realidad; que el modelo ha cambiado nos guste o no, lo queramos ver o no, y que volver a lo pasado ya en sí es una utopía.

Hay una canción de Sabina que dice:

"No debieras volver al lugar donde has sido feliz"

Pues cuando llegues ni tu eres el mismo, ni el lugar tampoco....y tan solo nos queda el recuerdo de lo vivido.

Si tengo claro que de esta situación hemos aprendido, y que cuando salgamos de ella, algunos, solo algunos, tomaran decisiones diferentes, que no les lleven a los resultados que estamos viviendo hoy.

Los sindicatos se han pasado años sin decir ni mu, y ahora que salen a la calle además lo hacen bajo el paraguas de una reforma laboral y no del conjunto de la situación española.

No comparto el fin ni las formas...casi me uno al sistema de los japoneses, trabajar más para salir adelante...

Gracias por compartir Fernando...

David García Goñi dijo...

Sabias reflexiones las tuyas, con todo lo dicho creo que huelga decir nada más.

Un saludo

Luis María dijo...

Me ha gustado Fernando.
Los últimos días he escuchado yo también todo tipo de comentarios al respecto de la huelga y son todos interesados y esperpénticos. Ayer que llegué a casa un poco antes pude ver una opinión en el telediario de intereconomía que trataba de desacreditar la credibilidad de los sindicatos, por contra todos los medios de izquierdas hacían mayor referencia a las palabras de Toxo diciendo que Rajoy era un sucedaneo de Zapatero y que en ese aspecto era mejor el original.
Por otro lado Cándido Méndez intentaba llamar a la huelga porque Zapatero se había desvíado de sus ideas y le pedía que volviera a las mismas, él que durante los últimos dos años siempre ha dorado la píldora al gobierno pretende tener credibilidad ahora...

Con todo y esto creo que hace unos meses tuve una experiencia "muy positiva" al estar 5 meses sin trabajo, sobretodo porque creo que verme en esa situación me ha ayudado a aclarar ideas, o al menos a desarrollar las mías propias al respecto de temas como este.
Parto de la idea de que la contratación temporal es necesaria, sobretodo en determinados sectores y nucleos de población. Quiero decir esto porque no creo que la temporalidad sea causante de la precariedad laboral que tanto nos intentan vender. También creo que, si bien en el caso de la indemnización por despido estamos lejos de lo racional, en España tenemos una serie de ventajas o protecciones de legislación social que tampoco deberíamos perder, al igual que tenemos derechos que nadie ha sabido desarrollar, la huelga por ejemplo es el más claro.
Pero sin duda alguna para mí la precariedad laboral implica que la gente no pueda renunciar a un día de trabajo porque necesita el sueldo. Que no se atrevan a reclamar sus propios derechos por miedo al despido o que tengan que tragar con horas extras no remuneradas porque todo es mejor que estar en la calle, y en ese sentido los sindicatos no han movido un dedo porque sus representantes siempre han sido los privilegiados de la empresa, aquellos cuyo puesto de trabajo no ha corrido nunca peligro porque lo tienen blindado en todos los convenios. Me parece lamentable que sindicatos e iglesia vivan de subvenciones del estado y no de las aportaciones voluntarias, pero desgraciadamente vivimos en un país donde cada vez que vienen las cosas mal dadas todos mamamos del bote, y en ese sentido los sindicatos se han aprovechado de su situación para beneficiarse conscientemente de todo.

jorge dijo...

Ferra, que razón tienes en lo referente a lo ineficaz de las negociaciones de los convenios. Como sabes llevo unos 10 años negociando un convenio provincial en representación de un grupo de empresarios, y pudo decir que los sindicatos carecen totalmente de inventiva. Todos los años es lo mismo que se resume en: trabajar menos y ganar más. Así de claro.Siempre se estructura de la misma manera y la verdad es que es aburrido y desilusionante. Nosotros les proponemos ideas novedosas y alternativas diferentes pero siempre se queda la negociación rebajando algunas horas y aumentando algo por encima del IPC...
Y lo de la huelga japonesa no saben ni lo que es......
Un abrazo

Fernando dijo...

Hola Begoña: Millones de gracias por pasarte y por tu comentario. No puedo estar más de acuerdo contigo. Hay mucha gente que no se da cuenta de que esto ha cambiado y que, desgraciadamente, costará horrores si quiera acercarse a los excesos de antes de la crisis.

Hace poco estuve en Berlín en unas conferencias. Uno de los ponentes era un Directivo del Deutsche Bank y dijo algo así como que "los españoles deben dejar de quejarse. Lo que tienen que hacer es ponerse a trabajar. Nosotros ya nos comimos un país en quiebra hace 20 años y hemos salido adelante". Nos guste más o menos, lo que toca es remangarse y seguir luchando. Eso no se arregla abarantando el despido, pero tampoco, ni mucho menos, con la autocomplacencia de los años previos a este "crack", donde hemos bajado los niveles de exigencia al mínimo.

Genial la cita de Sabina

Un abrazo y mil gracias de nuevo

Fernando dijo...

Hola David: Gracias por pasarte por El Disparadero. Si mañana quieres darme un toque, me podrás localizar en el trabajo...jejeje

Un abrazo

Fernando dijo...

Hola Luis: Millones de gracias también a ti por pasarte. Tocas muchos palos. A ver si puedo contestarte a todos.

Respecto a los contratos temporales: es cierto que nuestro país tiene sectores (véase el turismo y la hostelería) que requieren de contratos dotados de cierta flexibilidad para responder a una demanda que es irregular. Es también cierto, por ejemplo, que hay momentos del año, véase Navidad o vendimias en una bodega, que hace falta reforzar tu plantilla. Pero creo que una vez hecha la ley, se hce la trampa. Un contrato único con unos costes de despido bien establecidos favorecería la contratación indefinida y seguiría dotando de cierta flexibilidad al empleador.

En cuanto a los derechos y a nuestro sistema de protección social, yo no creo que sea cuestión de quitarlos, ni mucho menos, pero sí de hacer unos números y hablarle a la población claramente: o tenemos todos más hijos, o trabajamos todos más años, o abrimos las fronteras, pero ahora mismo los números no salen. El problema no es el de la gente mayor de ahora, el problema será para ti o para mi dentro de 40 años. Todo puede valer, pero es cuestión de hablarlo con sosiego y sin réditos electorales de por medio.

Respecto a los sindicatos, creo que son muy necesarios, pero deben ser más independientes y cambiar su manera de funcionar. Mientras les voten los que trabajan y no los que están en el paro, es difícil pedirles amplitud de miras.

Un fuerte abrazo

Katy dijo...

Muchas preguntas, pocas respuestas y sin ser aún las doce de la noche ya hay un herido grave.
Los que quieran ir a la huelga que vayan y los que quieran trabajar que vayan también. Los que quieren trabajar no ponen piquetes en contra de los que no van a trabajar y quieren hacer huelga. ¿O cómo es eso?
Un abrazo. Una buena reflexión y seguro que la huelaga no va a cambiar nada.

Fernando dijo...

Hola Jorge: El mundo agrario es complicado. Hace unos días recuerdo que me llegó una queja de sindicatos a través de recursos humanos porque la gente no quería ponerse en vendimias monos usados del año pasado, los cuales, dicho sea de paso, se han llevado a una lavandería industrial, como los trajes de la posada que tenemos a 2 km de la bodega. Parece mentira que con la que está cayendo estemos en esas tonterías, pero la realidad es que estamos ahí.

Mi experiencia con ellos en líneas generales es buena, sería injusto decir lo contrario, pero cuesta que vean un poco más allá de ellos mismos y su circunstancia. Entiendo que durante años las relaciones empresario - trabajador ha sido de lucha, pero creo que en los tiempos que estamos tenemos que ayudarnos entre todos y transformar relaciones de confrontación en otras "win - win".

En cuanto a lo del IPC... Por aquí el convenio marca IPC + 0,85. Los últimos datos del mundo del vino hablan de una deflación de casi un 8% en el sector. ¿Cómo te comes eso?

Un fuerte abrazo

Fernando dijo...

Hola Katy: Millones de gracias por pasarte. No me había enterado de lo del herido grave. ¡Qué fuerte! Estoy muy de acuerdo contigo. El que quiera trabajar debe poder hacerlo, y el que no, también. Se trata de un derecho individual que se puede ejercer o no dentro de un estado de derecho.

Como puedes ver, tengo pocas respuestas. Imagino que es lo que tiene tener "treinta y pocos", estar desencantado con la clase política (y sindical) e incluso con los representantes de mi gremio. Espero que la vida me vaya ayudando a encontrar certezas, pero estoy contigo, la política es un juego de intereses y poder y las huelgas rara vez cambian las cosas.

Un fuerte abrazo

Mr. Kalavia´s dijo...

POLÍTICO
Persona que jamás buscará la mejor solución, si no la políticamente correcta.

BORREGUISMO
Dícese de los que cuando hacen las cosas mal se giran hacia otros pidiendo explicaciones.

Hay demasiada gente en España que únicamente cree en vivir para siempre (inconscientes de lo efímero de nuestra existencia), trabajar poco y vivir muuuuy bien.

Lo peor es que la gente cree que con un cambio de gobierno se solucionará la crisis (lo cual puede ser cierto, momentáneamente) pero hasta que cada uno no hagamos examen de conciencia y decidamos cambiar en profundidad buscando nuevos valores, lo único que conseguiremos será tomar aire para cuando lleguen las vacas gordas repetir nuestro obsoleto, egoista y "glamuroso" tren de vida, cada uno dentro de sus posibilidades... pero con glamour.

Fernando dijo...

Mr Kalavia´s, millones de gracias por pasarte por El Disparadero y por tu comentario. ¡Genial tu definición del político, jajaja! Me la apunto.

Al hombre le cuesta aprender, porque en el fondo todas las crisis tienen como punto de partida una ambición desaforada (y mal medida) del ser humano. Yo quiero creer que este palo ha sido tan gordo que algo habremos aprendido. Al menos a mi la vida me ha dado muchas lecciones estos dos últimos años.

Ocurre también que los borregos carecen de humildad para aprender. Y me temo que como las meigas, haberlos haylos.

Un abrazo