miércoles, 29 de junio de 2011

Vinos del Mundo - Reflexiones Post Vinexpo

Sobre lo autóctono, el clima y el terruño

Ante todo quiero empezar pidiendo disculpas por lo tardado en colgar este post, pero los que me conocéis sabéis que llevo unos dían yendo de cráneo. La semana pasada estuve en Vinexpo, Burdeos, junto con Prowein, probablemente la feria más importante del mundo del vino. De nuevo fue una gran oportunidad de reencontrame con clientes y buenos amigos, así como de conocer cosas más que interesantes de todos los lugares del mundo, los cuales no hubiera podido catar en circunstancias normales. Tuve la suerte, además, de que el ratito que me pude escapar a catar, lo hice acompañado de enólogos, por lo que el lujazo fue doble.

Como siempre que salgo fuera, vuelvo con la mente abierta, cargado de humildad (cada vez se hacen mejores vinos en todas partes del mundo), pero también con cierta sensación de refuerzo por varios motivos. Primero, porque sigo creyendo que nuestro sector vitivinícola puede salir a competir a pecho descubierto fuera de nuestras fronteras. Segundo, porque aunque es cierto que en el llamado "entry-level" probablemente nos ganen la partida los vinos del nuevo mundo, en las categorías "premium" tenemos la mejor calidad / precio del mercado. Tercero, porque te das cuenta de que el terruño, lo autóctono y la climatología son definitivamente los factores que marcan la diferencia. Sí, los enólogos luego son artistas que saben conjugar bien los colores, pero sin una buena materia prima, no hay nada que hacer. Cuarto y último, en el mundo del vino, no se le pueden pedir peras al olmo. En función de lo explicado en el punto tres, uno debe adaptar sus variedades, cuando no son zonas de tradición histórica, a sus circunstancias. Ahora me explicaré.

Vinos de Friuli: Ubicada en el noreste de Italia,colindante con Eslovenia, es una de las zonas "tocadas" por la mano de Dios para la elaboración de vino. Sobre todo blancos. En el stand oficial de la denominación de origen, si cabe el término, pude probar auténticas maravillas, como un tocai (uva blanca típica de la región) o un sauvignon blanc riserva del año 2006 de los mejores que he probado en mi vida, fermentado parcialmente en barrica y con una crianza de un año en las mismas. Sí, el Sauvignon Blanc no es italiano, pero en aquellos lares la climatología y el suelo han permitido una adaptación magníofica.  Por último, caté otro vino blanco elaborado con valpolicella, otra uva típica de Friuli.

Vinos del Piamonte: Aquí sólo caté una de mis debilidades, un Barolo, creo que del 2006, con mucho carga tánica y con unos aromas a fruta madura muy marcados. No me quedé con la marca, lo siento. Elaborado con Nebbiolo, uva típica del Piamonte, probablemente, junto con la San Giovese, la más conocida de Italia. Son vinos que suelen ser caros, pero si se tiene la oportunidad, merece la pena catarlos.

Vinos Argentinos: Probé varios tipos de Malbec. Jóvenes, Reservas, de viñedos en altura (más de3.000 metros), de viñedos más bajos, con cepas jóvenes y cepas viejas. Magníficos todos, cada uno de ellos demostrando sus virtudes en función de sus tipos de suelo y rigores climáticos. El único pero que yo le veo a los vinos argentinos, y les pasa lo mismo a los chilenos, es que pasan de un precio muy asequible a otros prohibitivos casi sin pasos intermedios. Los que más me gustaron dentro del nivel sobresaliente de los vinos argentinos, fueron los de Catena Zapata, bodega de gran prestigio en todo el mundo. El Malbec es una uva orginaria de Francia, pero su adaptación al "nuevo mundo" ha sido prodigiosa. Pude probar algunos blancos argentinos, fundamentalmente Chardonnay. Los de precio más bajo me dejaron más indiferente, pero probé algunos fermentados parcialmente en barricas, procedentes de cepas antiguas y en altura que me dejaron perplejo.

Vinos Chilenos: Fundamentalmente estuvimos catando con la gente de Montes Alpha, los cuales amablemente nos hicieron un recorrido por sus productos chilenos e incluso los que elaboran en el Valle de Napa (EEUU). Probamos algún Sauvignon Blanc que no me llamó demasiado la atención, pero cuando pasamos a los tintos, la cosa se puso seria. El Montes Alpha Merlot y el Cabernet Sauvignon me parecieron fascinantes, pero el que sin duda fue para quitarse el sombrero fue un Pinot Noir también elaborado en Chile. No había probado algo semejante con dicho varietal ni en la propia Francia. De nuevo hablamos de variedades no autóctonas pero que la climatología y el suelo han aceptado como casi suyas. Por último probamos algunas mezclas de diferentes variedades que también me parecieron excelentes aunque como explicaba de los vinos argentinos, algunos con precios prohibitivos. 

Vinos del Valle de Napa: Probé, en esta ocasión, los de Montes Alpha. Maravilloso el Cabernet Sauvignon, de los mejores que he probado de dicho varietal. Por lo general tengo la sensación de que el Cabernet de aquellas tierras es la variedad que mejor se ha adaptado a la zona, por mucho que la película "Entre Copas" nos tratase de iniciar en el consumo del Pinot Noir.

Vinos Uruguayos: Para los que no lo sepan, en Urugay se hacen unos vinazos espectaculares. Ocurre que la producción es limitada y que rara vez salena  Europa, pero merece la pena probarlos, eso sí, con algún matiz. Estuvimos catando dos Tanat de dos parcelas prácticamente limítrofes. Nada que ver el uno con el otro. Uno más mineral, otro más afrutado. Ambos con una carga tánica exuberante, complejos, pero muy interesantes para consumidores expertos. El Tanat es una variedad procedente de Francia, concretamente de la región de Madiran, en el pre Pirineo francés, relativamente cerca de la frontera con España, con apenas 150 metros sobre el nivel del mar. Es habitual en regiones del País Vasco Francés, siendo precisamente un vasco quién llevo la uva a Uruguay. Allí, en un clima menos frío, el Tanat se ha adaptado de maravilla, produciendo unos caldos con menor carga tánica que en nuestro país vecino. Tal vez por ese clima tan particular, el tempranillo uruguayo que caté no me dijo nada del otro mundo. Técnicamente me pareció impecable, pero volvemos al inicio: la importancia de la materia prima y su adaptación al entorno. El tempranillo es la uva de España y aquí se produce bien en zonas frías, con grandes contrastes térmicos y veranos secos, todo lo contrario que la zona vitivinícola de Urugay.

Vinos de Brasil: Caté sobre todo diferentes Cabernet Sauvignon. Reconozco que no me quedé muy bien con la zona de producción, pero tengo que decir que los vinos del país carioca no me llamaron demasiado la atención. Desde un punto de vista técnico, irreprochables, pero tengo la sensación de que la uva no había llegado a su punto óptimo a la tolva.

Termino hablando de un vino de mis amigos de Plaimont, bodega Francesa del pre Pirineo galo. Ellos sólo apuestan por variedades autóctonas y la verdad es que hacen unos vinos sumamente interesantes.  En concreto me quedo con La Faite Blanco, elaborado con uvas que a la gran mayoría ni le sonarán: Gros Manseng, Arrufiac, Petit Courbu y Petit Manseng. Cada vez me gusta más lo que hacen. Plaimont es una enorme cooperativa que viene defendiendo lo autóctono con cada vez mayor éxito, como lo hacen con la uva Colombelle, a partir de la cual hacen un vino blanco joven, de relación calidad / precio excepcional, que es para quitarse el sombrero.

¡Qué los disfrutéis!

martes, 14 de junio de 2011

Economía - ¿Cuándo saldrá España de la crisis?

Apuntes e Ideas

¿Cuándo saldrá España de la crisis? Bajo este título abría ayer el suplemento económico del diario ABC su "A Fondo" de todas las semanas. La verdad es que el número de este fin de semana estaba bastante bien, con expertos como Rafael Pampillón (IE Business School), Santiago Carbó (Universidad de Granada, FUNCAS), Francisco Aranda (CEIM) y Mario Weitz (Banco Mundial), reflexionando sobre la actual coyuntura y las posibilidades de nuestro país. De entrada decir que todos son muy prudentes, alguno incluso pesimista, sobre el panorama que nos espera. Las "recetas", como uno se puede imaginar en estos casos, tocaban todos los temas en boga: mayor flexibilidad en el mercado de trabajo, control del déficit público y reestructuración del sector financiero. La mayoría apuntaba que las últimas reformas iban por el buen camino, pero que faltaba aún consolidarlas, para lo que consideraban clave que la del mercado laboral llegara a buen puerto. En cualquier caso, se veía lejano el escenario en el que España creciera por encima del ansiado 2% que según todos los expertos, es el umbral que marca la creación de empleo en nuestro país.

Por mi parte, decir que estos días he tenido también varias conversaciones al respecto y ante la pregunta, mi respuesta ha sido siempre la misma: yo veo las cosas un poquito mejor que hace unos meses. O si queréis, uno poquito menos mal. Sí, es cierto que seguimos teniendo a la vista muchos nubarrones, que las perspectivas no pueden ser optimistas con las cifras de desempleo que arrastramos y que todavía cargamos con varios lastres que nos dificultarán la salida de la actual situación, pero no lo es menos que mi percepción es que podríamos estar adentrándonos en un proceso de cierta estabilización, primer paso para revertir la situación actual. Esto no quiere decir que vayamos a vivir un efecto rebote, que vayamos a crecer como antes de la crisis el año que viene. Posiblemente, el camino de la recuperación será lento y complicado, porque por el camino tienen que pasar todavía varias cosas. Algunas están ya en proceso, otras en estado incipiente. Incluso alguna está todavía realmente por comenzar. Bajo mi punto de vista, estas son las 6 cosas que tienen que pasar para que España salga de su actual situación.

1) y 2) Que se reordene el sector financiero y se termine de ajustar el sector inmobiliario. Ambos puntos son indisociables y van de la mano. Creo que ahora se están haciendo las cosas bastante mejor. La pena es que nuestro gobierno se dieran cuenta dos años tarde de que tenía que meterle mano a nuestras entidades crediticias. Muy probablemente para septiembre nuestros bancos tendrán otra cara. Las cajas se habrán fusionado, los activos tóxicos deberían desaparecer de los balances y los grandes bancos es posible que salgan de compras. Nos jugamos mucho con la salida a bolsa de Bankia y  Banca Cívica, ya que su fracaso podría desencadenar un pánico incontrolable en los mercados de consecuencias imprevisibles para nuestro país, pero tengo la sensación de que parte del partido se está jugando a nivel político más allá de nuestras fronteras y que, en consecuencia, bien se espere a que las aguas bajen menos revueltas, bien se siga para adelante, las operaciones tendrán éxito

 Aún así, aún siendo un éxito la fusión de las cajas y salida a bolsa, la realidad es que el crédito tardará en fluir. Los rescates en Europa y las medidas tomadas tanto desde el Banco Central Europeo como desde el Banco de España, posiblemente detraerán liquidez al mercado, la coyuntura todavía no invitará a tomar riesgos y el sector privado tiene que reducir su endeuamiento.

Respecto al mercado inmobiliario, su ajuste es indispensable para volver a la senda del crecimiento. Una cosa es que nuestro modelo no pueda basarse exclusivamente en el ladrillo y otra muy distinta es pensar que podemos salir a corto plazo sin dicha industria. En un país en el que el turismo tira con tanta fuerza, un sector inmobiliario sano es necesario para que la economía funcione. De nuevo, hemos perdido unos años valiosísimos para que el mismo se corrigiera, tratando de manter artificialmente su valor en los balances de bancos y cajas. A partir de septiembre, si el sector financiero tiene otra cara, el inmobiliario debería comenzar su ajuste definitivo. Aunque es probable que en determinadas ciudades no vaya a haber caídas de precio muy significativas de las viviendas, existen otras zonas dónde hay muchísimo margen para ello.

3) Desapalancamiento de familias: En ello están por la cuenta que les trae. El sistema hipotecario español permite a la banca embargar, y perdón por la expresión, hasta los calzoncillos de tu cuñado llegado el caso, por lo que a las familias no les queda más remedio que seguir afrontando cargas financieras brutales durante muchos años. Mientras el 40 - 50% de las rentas familiares se tengan que seguir destinando a pagar hipotecas, es muy difícil que el consumo repunte. Es cierto que el índice de ahorro está llegando a máximos históricos y que, en algún momento, cuando haya un poquito más de confianza, las familias ahorradores volverán a consumir, pero para recuperar el pulso, es necesario que el endeudamiento vuelva a niveles razonables. Llevamos ya tres años en esta senda y, aunque el proceso será largo, las cosas no deberían ir a peor porque el desempleo, probablemente, haya tocado techo, o al menos lo esté rozando.

4) Desapalancamiento de Empresas: Un sector financiero sano es clave para el crecimiento empresarial. De otra forma, éste sólo podría producirse de forma orgánica, esto es, con las plusvalías que genere una compañía, lo cual limita mucho la creación de riqueza. Pero aún siendo eso cierto, existen compañías que se han atiborrado de deuda y otras que se han expuesto en demasía al sector financiero. En cuanto se han cancelado cuentas de crédito, en cuanto no ha habido cierto "revolving", muchas empresas se han metido en un jardín. Las compañías españolas siguen haciendo sus deberes para poder hacer frente a sus deudas pero, desgraciadamente, en tanto en cuanto sus niveles de endeudamiento no bajen a niveles razonables, las ventas no repunten y en consecuencia no dispongan de algo más de "free cash flow", sus inversiones serán muy limitadas. De nuevo este proceso se viene produciendo desde hace ya casi tres años, pero creo que todavía faltan otros tantos para que se revierta la situación, sobre todo, si como se ha expuesto, previamente no hay cierto "revolving".

5) Desapalancamiento del Sector Público: O dicho de otra forma, que baje el endeudamiento del estado y las comunidades autónomas. Fundamentalmente porque para financiarse a través de la venta de su deuda pública dependen del mercado y éste se mueve por percepciones. Para entendernos, cuantos más recursos detraiga el sector público, menos dinero quedará en el mercado para financiar a familias y a empresas. No se trata de hacer políticas de derechas o de izquierdas, sino de comprender que los gobiernos hace años que se sometieron a la disciplina del mercado y que revertir ese camino será una quimera. Por cierto, la semana que viene estaré en Vinexpo. Ya os contaré cuántos equivalentes al ICEX con rango autonómico encuentro. A buen entendedor, pocas palabras bastan. 

6) Reforma del Mercado Laboral: Creo que el borrador del gobierno se queda en algo insustancial que no da respuesta a la mayoría de las cuestiones candentes que abordan las empresas. Mientras haya convenios que supongan una carga insorportable para las empresas, mientras haya modelos contratos de trabajo que favorezcan al empresario con poca ética y mientras el cálculo de las revisiones salaraiales se siga haciendo con criterios poco realistas no enfocados al desempeño, al menos en una parte, será difícil la creación de empleo sostenible en nuestro país.

Ahora bien, volvemos a la pregunta del inicio. ¿Cuándo saldrá España de la crisis? Yo creo que la respuesta depende de lo que entendamos por salir de la crisis. Si salir de la crisis significa volver a crecer por encima del 1%, muy probablemente el año 2012 sea nuestro año. Si por el contrario entendemos que salir de la crisis es volver a niveles de paro razonables y un consumo que goce de buena salud, es posible que nos llevemos un susto y que tardemos todavía 4 ó 5 años. Si por último entendemos que la salida de la crisis debería suponer un cambio de paradigma, yo sólo puedo responder en primera persona y decir que en lo que a la gestión empresarial se refiere, creo haber aprendido la lección. Para mi, habrá un antes y un después a este período tan duro.

Los que me conocéis sabéis que soy optimista patológico pero quiero ser también consecuente. En un modelo en el que manda el mercado, los gobiernos sólo pueden incidir un poco en el ajuste del mismo. La coincidencia de crisis económicas y financieras, son como esas fiestas en las que mezclas todo tipo de bebidas espirituosas y acabas con un resacón que te dura tres días. Son demasiadas interrelaciones, demasiadas variables y demasiados invitados. Por mucho que tu madre te atiborre a "Aquarius", tu recuperación depende de que tu organismo vuelva poco a poco a la normalidad. En este caso es lo mismo. "Mamá" estado "hidrata" pero el sistema todavía no tolera ciertos "alimentos", por lo que los días de dieta blanda no han llegado a su fin. La pregunta consiste en saber si en la próxima fiesta, la cual se puede estar ya gestando, volveremos a beber más de la cuenta.

Aún así, no quiero dejar a nadie chafado. Insisto en ver mejor las cosas que hace unos meses aunque esto no quiera decir que podamos cantar victoria. Hay quién me recuerda que la bolsa la semana pasada se pegó un castañazo de cuidado en todo el mundo y que, tradicionalmente, los mercados de capitales han sido un buen indicador anticipado de lo que se cuece en la economía. Sin embargo, yo dudo de que hoy en día tales indicadores sean eficaces por la propia coyuntura, plagada de incertidumbres. En fin, que este post se basa en percepciones y sentido común. El tiempo dará y quitará razones, por lo que sé que me expongo a la colleja dentro de unos meses. De momento, lo que sí que está claro, es que toca seguir peleando, en muchos casos a la contra.

sábado, 11 de junio de 2011

Vivencias - 15 años

Haciendo balance

Reconozco haber llevado una semana bastante emotiva, con muchos sentimientos a flor de piel, pensando en la cena de los 15 años de la salida del colegio que ayer celebramos. Me gusta recordar tiempos pasados sin dejar de mirar al futuro. Me río y me emociono por igual al revivir miles de momentos compartidos durante mi periplo escolar con tantísima gente. Muchos siguen estando ahí, siguen siendo mis mejores amigos. Otros, a los que también quise de verdad, se fueron alejando. 

Porque la vida es así, porque da mil vueltas y en cada unas de ellas se sube y se baja alguien. Aunque como apuntaba Enrique Urquijo, la nostalgia y la tristeza suelen coincidir, yo miro aquellas vivencias con cariño, porque uno es quien es en buena medida gracias a lo que ha vivido. Los buenos momentos los disfruté, los no tan buenos me hicieron más fuerte. Por ello, pensar en el reencuentro con tantos compañeros, me ha hecho vivir una semana un tanto especial. Sí, Facebook nos ha facilitado mantener el contacto, sabes algo de mucha gente, pero el hecho de voler a juntarte, de compartir vivencias, no tiene precio.

Me encantó abrazar y charlar con la mayoría, comprobar que muchos han cumplido sus sueños y que otros han ido descubriendo los suyos por el camino. Me alegró ver a muchos felizmente casados y a muchas, sobre todo ellas, ya con niños, ejerciendo de orgullosas madres. Eché en falta a buenos amigos, muy importantes también en mi etapa en el Santa María del Pilar y que ayer no pudieron asistir. Y eché en falta, como no podía ser de otra forma, a Sara. En líneas generales, me quedé con las ganas que de dedicar más tiempo a todo el mundo. Creo que tuve unos compañeros de colegio estupendos y me alegra saber que a la buena gente las cosas les van, como diría mi abuelo, entre bien y muy bien en líneas.

Al volver a casa, tras tantos sentimientos encontrados, llegó el momento de hacer balance. Uno no puede evitar pensar dónde estaba hace 15 años, recordar cómo se proyectaba en su vida y dónde se encuentra ahora. Como siempre que uno hace autocrítica, encuentra luces y sombras, pero sobre todo asume que la vida es un camino que se hace al andar, que los sueños se modelan y que a menudo, Dios escribe derecho con renglones torcidos. Que lo importante son los valores, los cuales, sin duda, los vas puliendo también, que tomes las decisiones que tomes, lo hagas tratando de ser coherente contigo mismo, porque en el fondo, de lo que se trata es de ser uno mismo. Aún así, uno no puede evitar preguntarse en qué hubiera cambiado su vida si determinadas decisiones las hubiera tomado de otra forma, si hubiera hecho algunas cosas de manera diferente. Aunque imagino que es algo inherente a la propia condición humana, me tranquiliza no poderme quejar y sólo poder dar las gracias por todo lo vivido, por haber podido derribar muros que me parecían infranqueables tiempo atrás.

15 años son muchos, sí, casi la mitad de lo vivido en mi caso. Ayer fue un día bonito, plagado de recuerdos que seguro seguiré coleccionando, pero también estimulante para seguir afrontando retos y creciendo. A todos mis compañeros de colegio, deciros que os llevo en el corazón. Ojalá no pase tanto tiempo para volvernos a reunir.

lunes, 6 de junio de 2011

Deporte y Empresa - El Ejemplo de Rafa Nadal

Lecciones para la vida y la empresa

Hoy de nuevo Rafa Nadal nos ha alegrado la tarde a todos los que le seguimos. De nuevo ha vuelto a ser capaz de batir a Roger Federer, probablemente el mejor tenista de la historia, alcanzando de esta forma su décimo Grand Slam y su sexto Roland Garros. Junto al mítico Bjon Borg, Nadal ya es el jugador que más veces ha alzado la Copa de los Mosqueteros con la que se premia al vencedor del torneo parisino.

Me hago cargo que los blogs echan humo a estas horas hablando del hexacampeón español. Sus virtudes deportivas son innumerables y su ejemplo es la antítesis de lo que, sin ir más lejos, vivimos hace unas semanas en el maratón de Clásicos. Nadal es genio y figura dentro y fuera de las canchas, siendo ejemplar no sólo en lo deportivo, sino en los valores que su manera de desenvolverse transmite. Valores que uno puede aplicarse en su día a día personal, pero también profesional. Aunque imagino que Paco Alcaide escribiría mejor que yo este post, no quería terminar este domingo sin apuntar algunas ideas.

La competencia nos mejora si la afrontamos desde el respeto y la valentía. Nadal no sería lo que es sin Federer, Djokovic o Murray. Sus duelos con el Suizo pasarán a los anales de la historia del deporte. El partido que significó el primer Wimblendon para Rafa es considerado por muchos periodistas el mejor de todos los tiempos. Cuando uno compite noblemente y se esfuerza por derribar muros, no sólo mejora y crece, sino que genera un círculo vicioso que hace más atractivo aquello a lo que uno se dedica. Para el tenis, la bonita rivalidad Federer - Nadal ha sido lo mejor que le ha podido pasar. Hoy sigue el tenis más gente que nunca.
El fin no justifica los medios. Nadal es el gran campeón que es a base de mucho talento, pero también esfuerzo, trabajo y "fair - play". Sin ir más lejos, en el partido de hoy, Rafa tenía una bola de "break" y el juez de silla la había cantado fuera. Nadal directamente la ha borrado y el punto se ha tenido que repetir. Esa manera de competir tan honrada a mi me parece ejemplar y, sin duda, vincula afectivamente al público con el jugador. Buena lección también para la empresa.

Lo importante en la vida no es caerse, sino saber levantarse. En el año 2009, Nadal atravesó un momento anímico y físico durísimo del cual le costó recuperarse. Hubo quién incluso cuestionó que volviera a ser el mismo. Rafa hizo un 2010 memorable y tapó muchas bocas. Cuando este año perdió las cuatro finales que disputó con Djokovic y además comenzó de manera dudosa Roland Garros, de nuevo volvieron los agoreros. La presión que ha soportado el balear estas semanas ha sido brutal. Mi hermano comentó algo en Twitter y recuerdo que yo le dije que Rafa volvería. No es que quiera apuntarme a posteriori ningún tanto, porque podía haber perdido Roland Garros, pero la gente que se cae y se levanta, se vuelve a levantar. Cuando uno es capaz de volver de los infiernos una vez, es capaz de hacerlo cien. Otra buena lección para las empresas y los empresarios.

La importancia del entorno. Sobre esto ha escrito Paco Alcaide muchas veces. Recuerdo una anécdota que el propio Paco me comentó un día que quedamos a tomar una caña. Al día siguiente de que ganar por primera vez Wimblendon, Rafa Nadal bajó eufórico a desayunar. Al llegar a la mesa, su tío le esperaba con una lista con errores que había cometido durante la final. No es que Toni Nadal sea un aguafiestas, sino que sabe que el elogio debilita. Nadal ya tiene a toda la afición recordándole lo bueno que es. El contrapunto que le aporta su tío es clave para relativizar éxitos y fracasos.

La importancia de la humildad. Nada más acabar la final de hoy, en  una de las primeras entrevistas que le han hecho, Rafa ya estaba hablando de la necesidad de seguir mejorando para seguir ganando títulos. Admira a sus rivales y cuando le ganan, como Djokovic hace unas semanas, no tiene problemas en reconocer su superioridad. Cuando el pasado mes de enero cayó contra David Ferrer en el Open de Australia, lo hizo con una lesión que le tuvo casi dos meses KO. En la rueda de prensa, tras preguntarle varias veces por lo que  hubiera pasado de no haberse roto, Nadal molesto por cómo se estaba infravalorando a David Ferrer, contestó algo así como que "al nivel que estaba jugando David me podía haber ganado estando yo al 100%". Creo que el éxito duradero sólo puede alcanzarse desde la humildad, reconociendo que hay gente mejor que uno y que uno siempre tiene que seguir aprendiendo y mejorando.

Termino quitándome el sombrero ante Federer y el torneo que ha realizado. Su semifinal contra Djokovic le sigue proyectando como el jugador más completo de la historia. No lo queda nada por demostrar, tiene ya casi 30 años y nos sigue regalando clase y señorío en cada torneo que juega. Chapeau.

viernes, 3 de junio de 2011

Empresas - Sobre el fracaso de la negociación colectiva

Reflexiones Políticamente Incorrectas

Tras varios días amagando, hoy por fin se han roto las negociaciones para sacar adelante de forma consensuada la reforma de la negociación colectiva. Creo que es una malísima noticia, sinceramente, porque dicha reforma es necesaria y porque me temo que finalmente la terminará llevando a cabo el gobierno, el cual velará, fundamentalmente, por sus intereses políticos de turno. Que nadie quiera ver en estas líneas una apología en favor de sindicatos o empresarios. Pensar a estas alturas quién ha tenido más responsabilidad en la ruptura de la cuerda creo que no es constructivo. Así pues, sólo voy a tratar de hacer unas breves reflexiones en virtud de mis propias vivencias. Aviso que puedo ser politicamente incorrecto, pero no es mi intención ofender a nadie.

Nuestro mercado laboral es demasiado rígido. Se destruye empleo a mucha mayor velocidad que se crea cuando comienza un ciclo expansivo de la economía. La reforma de la negociación colectiva es esencial para cambiar unas reglas del juego que han demostrado ser un desastre. Me pregunto si de verdad CEOE y sindicatos no han estado demasiado politizados y si sus movimientos han tenido que ver con las pasadas elecciones y determinados posicionamientos de algunos partidos.

La CEOE defiende a los empresarios y los sindicatos a los trabajadores. Sin embargo yo me pregunto quién defiende a los casi 5 millones de parados que hoy en día tenemos. La ruptura de la negociación colectiva es un palo para la gente sin empleo. 

La moderación salarial es esencial hoy en día para las empresas pero a cambio se deben mantener los mayores puestos de trabajo posibles. Ejemplos como el ERE de Telefónica ponen los pelos de punta. Aunque haya que tener los cinco sentidos en la rentabilidad empresarial en los tiempos que corren, negar que una sociedad rica, con bajo desempleo, le viene bien a cualquier compañía es, como mínimo, una necedad. Sin dejar de vivir el presente, hay que mirar a largo plazo.

Sigo con la moderación salarial. El convenio de la Vid de Valladolid, proponía para el 2010 revisiones salariales equivalentes al IPC + 0,85, cuando desde que empezo la crisis,el vino ha sufrido una deflación galopante. Es necesario que haya un mínimo de mejora que cubra incrementos de precio en necesidades básicas, pero el resto se debería vincular a la productividad y al desempeño del trabajador. El problema es que a lo mejor nos damos cuenta que llevamos un nivel de vida que no nos corresponde.

Está claro que abaratar el despido no trae consigo mejoras en el desempleo, pero tener el despido más caro de Europa no nos ha impedido rozar los 5 millones de parados. Hay que buscar un equilibrio que no permita abusar de determinadas coyunturas pero que también favorezcan la adaptación de la empresa a nuevas realidades que pueden suponer caídas drásticas en el volumen de negocio.

Por último, sigo sin comprender que CEOE y sindicatos sobrevivan, en buena medida, gracias a subvenciones del gobierno y no tengan altitud de miras. Si estas organizaciones no son capaces de subsistir con sus propios recursos y tampoco aportan soluciones, lo mejor es que cierren el chiringuito y se dediquen a otra cosa, porque lo de hoy ha sido un papelón en toda regla.

Seguiremos atentos. Alea jacta est.