sábado, 11 de junio de 2011

Vivencias - 15 años

Haciendo balance

Reconozco haber llevado una semana bastante emotiva, con muchos sentimientos a flor de piel, pensando en la cena de los 15 años de la salida del colegio que ayer celebramos. Me gusta recordar tiempos pasados sin dejar de mirar al futuro. Me río y me emociono por igual al revivir miles de momentos compartidos durante mi periplo escolar con tantísima gente. Muchos siguen estando ahí, siguen siendo mis mejores amigos. Otros, a los que también quise de verdad, se fueron alejando. 

Porque la vida es así, porque da mil vueltas y en cada unas de ellas se sube y se baja alguien. Aunque como apuntaba Enrique Urquijo, la nostalgia y la tristeza suelen coincidir, yo miro aquellas vivencias con cariño, porque uno es quien es en buena medida gracias a lo que ha vivido. Los buenos momentos los disfruté, los no tan buenos me hicieron más fuerte. Por ello, pensar en el reencuentro con tantos compañeros, me ha hecho vivir una semana un tanto especial. Sí, Facebook nos ha facilitado mantener el contacto, sabes algo de mucha gente, pero el hecho de voler a juntarte, de compartir vivencias, no tiene precio.

Me encantó abrazar y charlar con la mayoría, comprobar que muchos han cumplido sus sueños y que otros han ido descubriendo los suyos por el camino. Me alegró ver a muchos felizmente casados y a muchas, sobre todo ellas, ya con niños, ejerciendo de orgullosas madres. Eché en falta a buenos amigos, muy importantes también en mi etapa en el Santa María del Pilar y que ayer no pudieron asistir. Y eché en falta, como no podía ser de otra forma, a Sara. En líneas generales, me quedé con las ganas que de dedicar más tiempo a todo el mundo. Creo que tuve unos compañeros de colegio estupendos y me alegra saber que a la buena gente las cosas les van, como diría mi abuelo, entre bien y muy bien en líneas.

Al volver a casa, tras tantos sentimientos encontrados, llegó el momento de hacer balance. Uno no puede evitar pensar dónde estaba hace 15 años, recordar cómo se proyectaba en su vida y dónde se encuentra ahora. Como siempre que uno hace autocrítica, encuentra luces y sombras, pero sobre todo asume que la vida es un camino que se hace al andar, que los sueños se modelan y que a menudo, Dios escribe derecho con renglones torcidos. Que lo importante son los valores, los cuales, sin duda, los vas puliendo también, que tomes las decisiones que tomes, lo hagas tratando de ser coherente contigo mismo, porque en el fondo, de lo que se trata es de ser uno mismo. Aún así, uno no puede evitar preguntarse en qué hubiera cambiado su vida si determinadas decisiones las hubiera tomado de otra forma, si hubiera hecho algunas cosas de manera diferente. Aunque imagino que es algo inherente a la propia condición humana, me tranquiliza no poderme quejar y sólo poder dar las gracias por todo lo vivido, por haber podido derribar muros que me parecían infranqueables tiempo atrás.

15 años son muchos, sí, casi la mitad de lo vivido en mi caso. Ayer fue un día bonito, plagado de recuerdos que seguro seguiré coleccionando, pero también estimulante para seguir afrontando retos y creciendo. A todos mis compañeros de colegio, deciros que os llevo en el corazón. Ojalá no pase tanto tiempo para volvernos a reunir.

2 comentarios:

David García Goñi dijo...

Muy bonito Fernando, mirar hacia atrás supone sincerarse con uno mismo, ver lo que dejas atrás, gente que a la que se tiene apego, gente que se despega, gente que se te pega, gente de pega, pero todos los días me pegaría por volver a sentir con la inocencia de 15 ó 20 años atrás.

Fernando dijo...

Hola David

Millones de gracias por pasarte y por tus palabras. Estoy muy de acuerdo contigo. Hay veces en las que a uno le gustaría volver a sentir la ingenuidad de antaño e imagino que es humano pensar si esto o aquello lo hubieras hecho de otra forma, tal vez gente que se ha descolgado de tu vida no lo hubiera hecho.

Aún así, lo importante es mirar hacia adelante y ver el pasado en forma positiva: somos lo que somos en mucha parte gracias a lo vivido

Un fuerte abrazo