viernes, 16 de marzo de 2012

Economía - Encuentro con Cristóbal Montoro

Algunos Apuntes

Hoy he tenido la suerte de ser invitado por Deloitte al foro ABC que entre la propia Deloitte, Ferrovial y Vocento han organizado en el Casino de Madrid. El invitado de hoy no era otro que Cristóbal Montoro, actual Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas. La verdad es que ha dejado algunas buenas reflexiones, aunque uno a veces echa en falta que este tipo de personajes sean menos políticos y más claros en algunos aspectos. Pero asumo que en ese caso probablemente no llegarían a ministros. Y probablemente no tendrían el cartel que tienen. En fin, paso a resumiros algunas de ideas expuestas con algún comentario también de mi cosecha.

  • "La situación es muy complicada, pero tenemos que tener confianza en España. No somos una burbuja, somos un país con un gran potencial de crecimiento que requiere reformas. Cansa la imagen de la España derrotada". Totalmente de acuerdo con el Ministro. Este mundo es de los optimistas, y cuanto antes cambiemos el chip, antes saldremos del atolladero.

  • "España vive en la actualidad dos grandes crisis. Una financiera, y la otra de confianza. Nuestros problemas derivan fundamentalmente del primero, por cuanto hemos sido importadores de ahorro procedentes del resto del mundo. La crisis de confianza surge por las dudas razonables de que nuestros sectores públicos y privados puedan ser capaces de devolver las deudas contraídas". Cierto también. Si el endeudamiento masivo del empresas y ciudadanos hubiera provenido de los propios ahorros de éstos, la problemática sería mucho menos compleja.

  •  "Tres son las grandes reformas que precisa España: la del sistema financiero, la del mercado laboral y la de las administraciones públicas. Respecto a la primera, necesitamos que nuestros bancos puedan acceder al mercado interbancario para que fluya el crédito. En cuanto a la segunda, explicar que el debate se está centrando en aspectos secundarios. No se trata de abaratar el despido, sino de modernizar las relaciones laborales en nuestro país, incluyendo los convenios colectivos. En cuanto al sector público, es impresentable que nuestras administraciones deban facturas a empresas y autónomos. España necesita, al igual que Europa, estabilidad presupuestaria. Sin ella, el Euro no es posible". Sigo pensando que la reforma financiera va bien tirada, pero veremos si finalmente no nos cuesta dinero a todos los españoles. En cuanto a la laboral, sus efectos los veremos en la próxima crisis, cuando nuestro mercado laboral se ajuste vía costes, no puestos de trabajo. En cuanto a las admnistraciones públicas, la reflexión es lógica, cuando hoy en día no se pueden pagar las facturas.

  • "Tapar desequilibrios exteriores con deuda es un error de manual"

  • "Con el plan de pago a proveedores, pensamos que se pueden generar entre 75.000 y 100.000 puestos de trabajo". Ojalá sea así. Sólo el tiempo lo dirá.

  • "La subida del IRPF es temporal y tiene fecha de caducidad. Para el ajuste adicional que exige Bruselas, no se va a tocar el IVA ni el IRPF. En cuanto a los Impuestos Especiales, están bajando su recaudación como consecuencia de la caída de la actividad económica. El Gobierno no tomará medidas que puedan menoscabar todavía más la recaudación de estos impuestos". El tiempo dará y quitará razones.

  • "Un funcionario no puede estar tranquilo si el cobro de su salario depende de la capacidad de endeudamiento de un estado o administración". Totalmente de acuerdo. De otra forma, cuando se cierra el mercado financiero, la viabilidad del sistema es imposible.

  • "Respecto al Copago: el sistema de salud público gratuito no puede depender de los ciclos económicos. Debe ser sostenible teniendo en cuenta los mismos. Se debe involucrar a todos los agentes para hacer más eficiente nuestro sistema sanitario". La sostenibilidad económica ha sido la gran olvidada por nuestro estado de bienestar. Es imoprtante que por fin entre en el debate.

  • "El objetivo de déficit del 5,3% no es relevante. Lo realmente importante es llevar a cabo reformas que permitan avanzar en la consolidación fiscal"

  • "España está mejor que en 1.996. Desde entonces hemos doblado prácticamente nuestra renta per cápita, hasta situarnos muy cerca de la media de la UE. Tenemos un 50% más de afiliados a la Seguridad Social que entonces, y eso pese al incremento del 15% de la población. La inversión en capital de las empresas españolas en el extranejero hoy en día suma el 47%, cuando hace 15 años sólo era el 6% y gracias a las empresas públicas. La situación es muy difícil, pero el mensaje debe ser de confianza. Saldremos de ésta y lo haremos reforzados"
Ninguno esperábamos que el Ministro Montoro nos revelase secretos de estado en el coloquio almuerzo de hoy, pero es cierto que me hubiera gustado que se hubiera mojado más en algún punto. Me quedo con su optimismo y convicción de que saldremos adelante pese a que todavía nos quedan meses difíciles por delante. Ojalá sea así.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

"En cuanto a la [reforma] laboral, sus efectos los veremos en la próxima crisis, cuando nuestro mercado laboral se ajuste vía costes, no puestos de trabajo."

Mira, Fernando: sabes que te guardo cariño y que entiendo que tu posición familiar privilegiada te haya dejado un poso ideológico que marca tu percepción de la realidad (como a cada cual la suya), pero hay cosas en el ideario neoliberal que me hace pensar que el esfuerzo democrático que la izquierda realiza por consensuar modelos con la derecha social no sirve para nada y que, al final, acabaremos llegando a las manos. Y lamento tener que pensar eso, pero no sólo las políticas reaccionarias y contrarias a cualquier consenso que viene promoviendo el gobierno en la via social (aborto, veremos con el matrimonio, etc) sino ya en el marco extrictamente económico (reforma laboral; modelo de estado social o, mejor dicho, destrucción de cualquier posibilidad de sostenibilidad de ese modelo que no sea a través de la iniciativa privada) me dan la razón.

En resumen, me parece aberrante que no sólo se de por justificada la barbaridad que rompe un modelo de relaciones laborales unilateralmente, sino que además se tenga por sobreentendido que ha de perpetuarse "hasta la próxima crisis". O que por eso se legitime.

Hola: esta va a durar diez años, ¿no sería mejor salir de este agujero en el que el modelo que defendéis nos ha sumido antes de pensar en "protegerse" de la crisis que ha de venir? (q, por cierto, será energética, así q la flexibilidad laboral nos valdrá un cagao).

Algún día entenderéis que la gran falacia social del capitalismo es pensar que nacemos en igualdad de oportunidades. Tu, que vives en (o de) la clase privilegiad, puede que quieras verlo así; yo, que trabajo (y mucho, pues sabes que mi campo laboral es extremadamente exigente para ganar apenas reconocimiento, eso si: felicidad plena por realizarme las cerca de 12 horas que dedico a mi profesión), se que no lo es. Y los cerca de un millón de españoles que están en situación de exclusión (y los que vendrán) solo por la susodicha crisis.

Sabes que aquí tendrás un amigo, pero no esperes más que un rival en cuanto al modelo ideologico que defiendes. Espero que entiendas que estas lineas no quieren romper la barrera del respeto que, sabes, siempre tendré sobre cualquiera persona (pero para nada sobre sus ideas).

Un abrazo, espero poder verte pronto (que ya hace años).

David Arenal

Fernando dijo...

¡Hola David! ¡Bienvenido al Disparadero! Me alegra mucho leerte por aquí y espero que te prodigues más a menudo. Puedes estar tranquilo, que sé que me escribes como un buen amigo y me tomo las críticas como lo que son, una buena oportunidad para aprender y crecer desde puntos de vista que muchas veces a uno no se le ocurren.

Apuntas varias cosas, así que voy a tratar de responder a todas poco a poco. Necesitaré dos o tres comentarios, porque no me va a caber en uno. Si te parece comienzo por tu primer apunte.

Respecto a que veremos los efectos la reforma laboral en la próxima crisis: es posible que no me haya explicado bien. No estoy asumiendo que la reforma laboral vaya a ser un éxito. Lo que he querido decir, y parto de la base de todo lo apuntado en este blog durante los últimos 3 años y medios, es que España siempre ha destruido empleo más rápido de lo que lo ha creado, y que cuando lo ha hecho ha sido fundamentalmente gracias al crecimiento económico del país.

Sería una necedad pensar que cuando se comience a crear empleo se deberá, exclusivamente, a la reforma en ciernes. Veremos si la misma funciona o no si cuando vengan mal dadas, el mercado laboral se ajusta vía precios (como pasa en Alemania o Italia, por ejemplo) y no puestos de trabajo. Tal y como está redactado, parece que doy por hecho que la reforma será un éxito, pero no es así.

Sinceramente no sé lo que pasará, porque ninguna reforma, ley o mercado puede estar encima de la responsabildad de las personas. El éxito de cualquier medida depende del uso que se haga de las herramientas que le dan a uno. En ese sentido, yo puedo responder por mi mismo, por mis aciertos y errores, pero no por el resto de personas.

He escrito muchísimo sobre el problema del paro en España en estos años. Para mi ya es una cuestión moral, por encima de la económica. Creo que se equivoca el debate cuando se enfoca en el abaratamiento del despido.

Si me has leído con asiduidad sabes que vengo defendiendo un modelo de contrato indefinido único con costes de despido crecientes, que fijen un tope acorde al resto de la UE. Tener el despido más caro de Europa no ha impedido que batamos records sonrojantes de paro. El día que quedemos te hablaré de PYMES con nombres y apellidos que han tenido que cerrar por la incapacidad de adaptarse a esta nueva realidad tan jodida que llevamos viviendo cuatro años. Las multinacionales no son las PYMES, no lo olvides.

Fernando dijo...

El actual modelo dual que tenemos en nuestro mercado laboral es una vergüenza patrocinada por todos los partidos políticos, y promovida en su día fundamentalmente por el gobierno de Felipe González con los sindicatos mirando para otro lado. Favorece al empresario corrupto, porque lo cierto es que la mayoría de contratos firmados hoy en día son temporales y muchos en fraude de ley, con 7 días de indemnización por año trabajado. Hay que acabar con ello y a mi sólo se me ocurre como te decía con anterioridad.

Soy totalmente favorable a la negociación colectiva pero defiendo que esta se haga bien como en Suecia (centralizada), bien como en EEUU (empresa a empresa). Como también he expuesto en alguna ocasión, basándame en el estupendo estudio del profesor Diego Comin, el sistema de negociación colectiva de España es el más ineficiente de todos: sectorial y por provincia. Esto es modelización matemática, no opinión. Ejemplo: En Valladolid el convenio de la vid rige para Ribera del Duero, Rueda y Cigales. Subidas salariales propuestas, IPC + 0,85. La deflación del mundo del vino de media ha sido de un 8%, pero es que en Rueda ha llegado hasta el 50%. ¿Tiene sentido? Por cierto, que como apuntes, y luego ahondaré en ello, gracias al problemón energético que tenemos en ciernes, las botellas han subido un 8%, pero como los convenios son sectoriales, no te queda otra que envainártela. Al menos hasta la actual reforma.

Se trata de llevar la negociación colectiva a la realidad de las empresas, no de suprimirla. Las teorías de Nash sobre los juegos cooperativos y sus resultados sobre la economía en lugar de los de suma cero le valieron el premio nobel. En una economía de redes como la actual, aquel que lleve las relaciones con sus grupos de interés a la confrontación, y entre ellas, claro está, las laborales, está abocado al fracaso.

Cuestión ideológica: David, me tachas de neoliberal, pero creo que te equivocas, y te lo digo con todo el cariño. Permíteme que me sitúe con la escuela de Frankfurt y con Theodor Adorno respecto a mi postura sobre las idelogías. Tenemos tal cacao que ni los políticos se enteran. Recapitulemos: un gobierno supuestamente socialista elimina el impuesto del patrimonio y sube el IVA, que es lo más injusto de todo, por cuanto grava también el consumo imprescindible en familias que están ya al límite, y otro supuestamente de derechas lo primero que hace es subir el IRPF y advertir que va a controlar el salario de los banqueros. Incluso hay que gente que aventura violencia callejera como consecuencia de las reformas actuales y otros que justifican la violencia policial. Lo siento, pero las idelogías nos han superado, y en lugar de estar al servicio del hombre, hay hombres al servicio de las mismas que llegan a justificar incluso lo injustificable. Por ahí no paso.

Puedo estar equivocado en muchos planteamientos, pero escribo en clave económica, no ideológica. Si revisas también multitud de post, verás posicionamientos sociales relacionados con la gestión de la diversidad, las políticas de igualdad, la conciliación laboral y familiar o incluso a nivel más macro, sobre la cooperación y el desarrollo en las antípodas del llamado "pensamiento neoliberal". Asumo que el hombre es un animal político y que, incluso, cuando uno escribe sin ataduras, le interpreten como que escribe en dicha clave.

Fernando dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que, desgraciadamente, no nacemos todos en igualdad de oportunidades, pero eso es algo que uno no elije. En la vida decides todo menos la familia que te toca en suerte. Como apuntaba Ortega y Gasset, yo soy yo y mi circunstancia, y obviamente el entorno en el que creces te marca en buena medida. Nacer con más oportunidades, exige en consecuencia mayores responsabilidades. Saber que el sustento de casi 60 familias depende de que yo haga bien o mal mi trabajo, impone mucho y me ha quitado parte del sueño en estos años tan duros. Pero también creo que en esta vida el tiempo pone a cada uno en su sitio, aunque sea a largo plazo.

Mi abuelo fue el pequeño de 7 hermanos, huérfanos de padre desde muy pequeño, y teniendo que trabajar para poder estudiar en aquellos años tan duros de la posguerra civil española. No partió, ni mucho menos, de una situación privilegiada. Y lo que he aprendido de él es que el objetivo no es la maximización del beneficio, sino la creación de riqueza, de más puestos de trabajo, con el convencimiento de que una sociedad sana y próspera beneficia también al empresario a largo plazo. Los números son públicos. Todas las empresas de mi familia reinvierten casi el 100% de los beneficios, cuando los hay, en el crecimiento de las compañías. En conjunto, debemos de ser de los pocos creadores de empleo neto durante esta crisis. Dos lecciones saco de la vida de mi abuelo: una, que la posición de partida influye, pero que con trabajo y determinación se supera cualquier condicionante. Y dos, que los mercados son, de igual forma que el socialismo es. Los que hacemos buenos o malos los sistemas somo las personas. Ahora bien, lo cómodo es echarle la culpa al sistema antes que cuestionarte a ti mismo. Una tercera reflexión, pero esta ya es propia, es que no existe la empresa perfecta, como tampoco existen personas perfectas.

Respecto a las personas en riesgo de exclusión: Esto da para un post entero. Es un drama tremendo, pero toca hacer autocrítica a todos los niveles. Lo dejamos para el día que nos veamos.

Por último, sobre la cuestión energética. Otro punto sobre el que he escrito en estos años. La falta de modelo energético nos aboca a una situación muy complicada a corto plazo. Si no queremos nuclear, que sepamos que nuestra energía será la más cara de la Europa continental. Si queremos nuclear, los riesgos son evidentes, pero tendremos energía barata. Si apostamos por las renovables, que sepamos que a día de hoy por sí solas no bastan, y que salvo la eólica y la fotovoltaica, el resto todavía están en pañales. Antes te hablaba de mi abuelo. Cuando en España nadie sabía de estos asuntos, él ya creó varios huertos fotovoltaicos, convencido de que las renovables son el futuro.

En fin David, que el debate enriquece y que sabes que agradezco los comentarios, aunque sean para dar caña.

Espero que nos veamos pronto. Como apuntas, aqui tendrás siempre un amigo.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Perdona si mis palabras suenan demasiado filosóficas.
Lo que diga el ministro Montoro no me quita el sueño.
La política se paso al servicio del Dios Mercado,y creo que al revés estaríamos mucho mejor.
Reformas y más reformas,¿ahora?¿porque no antes de esta catástrofe?
Había muchos hombres (buenos),que ya preveían a donde nos dirigíamos,y...no me voy a rendir frente a los dioses que pregonan que con las reformas mi vida sera mejor.
Quedan pocos hombres comprometidos con la sociedad,comprometidos de verdad,con la verdad,con la solvencia de sus hechos,y remarco,con sus hechos,y no con sus palabrerías,sus conferencias,sus dichos...me avalan los miles de casos de corrupción a todos los niveles,en todas las capas de la administración,en todos los partidos,y los miles de hombres encargados de velar por el dinero de Todos y para el bien de Todos,que han mirado para otro lado mientras se perpetraban genocidios económicos en lo financiero(participaciones preferentes),genocidios laborales,muchas reformas que no han servido(ninguna)para el fin que supuestamente eran.
Más liberalismo, des-regulación...veamos
como estamos.
Y los que dicen que nos cuentan la verdad,precisamente no,no nos la van a contar,porque se sigue mirando al pueblo como un ente ignorante,incapaz de entender lo indefendible,un pueblo que lo que quiere es sumisión absoluta y papeleta al cabo de cuatro años.
El que está dispuesto a pensar,a separar el grano de la paja,a comparar,a buscar la verdad oculta por miles de propaganderos de la mentira=radios,prensa,no tiene cabida en esta sociedad.Todo en poder del poder,que tristeza me da todo.Estimado Fernando,gracias por escribir,y gracias por leerme.
No creo en los hombres,creo en sus hechos,y gran parte de esta miserable crisis - se podía
haber evitado.
Atentamente,Bernardo.

Fernando dijo...

Bernardo, millones de gracias por pasarte y por tu comentario, como siempre.

Totalmente de acuerdo contigo. Lo que le decía a David acerca de las ideologías es válido para el mercado. En lugar de servir al desarrollo humano, hay personas perversas que se sirven del mismo de manera egoísta. Cuando uno revisa a Adam Smith, se lleva auténticas sorpresas, entre otras cosas proque nos olvidamos que fue profesor de filosofía y ética, no de economía.

A los gobiernos les corresponde la labor de marcar las reglas del juego y, si me has leído estos años, comprobarás que he venido denunciando su "dimisión" en dicha tarea durante los años previos a la crisis. Como bien apuntas, se debía haber actuado mucho antes.

Yo sí que creo en el ser humano, pero es cierto que nos retratamos con nuestros actos.Obras son amores y no buenas razones, como apunta el refrán. Parafraseando a Parménides o Thales de Mileto (siempre queda la duda), el ser es. La cuestión es si elegimos ser buenos o lobos para el resto de los hombres.

Espero seguir viéndote por aquí, Bernardo. Siempre serás bienvenido.

Un abrazo