lunes, 11 de agosto de 2014

Economía - Asimetría e Injusticia: Paradojas de la Recuperación

Píldoras Veraniegas

Este fin de semana El País, en sus páginas "salmón" de Economía del domingo, hablaba de la actual situación de la Economía Estadounidense, la cual crece a un ritmo del 4% en términos interanuales y ve como su tasa de paro se reduce hasta el 6,2%. Casi nada, ¿verdad? ¿No firmaríamos algo parecido para nuestro país? ¿Incluso para la Eurozona en su conjunto? Sin embargo, la percepción del ciudadano medio es que las cosas no están bien.

En España, salvando las distancias, pasa algo parecido. Crecemos, sí. Más rápido de lo previsto, es cierto. En tasas interanuales incluso ya por encima del 1%, lo cual, si me lo cuentan hace unos meses, jamás lo hubiera creído pese a mi habitual optimismo. Se crean puestos de trabajo por primera vez en 6 años. Pero la percepción de la calle es que las cosas siguen estando mal. Partíamos de un punto muy bajo, pero sobre todo es que la recuperación es asimétrica, tanto aquí como al otro lado del Atlántico.

Siempre que llega una crisis como la actual, la riqueza que se destruye no lo hace de forma homogénea. La economía tiene que ver en cierto modo con la historia de la naturaleza y cuando se produce un cataclismo, los más débiles tienden a extinguirse. En este caso del mercado laboral. Las personas con menos medios y menor formación, son los que más sufren las consecuencias. Y los primeros en recuperarse, son aquellos que pueden ahorrar, por cuanto la bolsa suele ser un indicador anticipado del ciclo económico y ésta es la primera en dar los primeros síntomas de mejoría (como está pasando en la actualidad). Obviamente, los que pueden ahorrar son los que más tienen.

Lo realmente duro de comprender y asimilar es que los gobiernos han dimitido de muchas de sus funciones. A ellos les corresponde la provisión de una serie de servicios de interés general que, precisamente por el mismo, no puede ser conferidos al mercado. Pero también, les corresponde fijar una serie de normas que y reglas del juego que garanticen la igualdad de oportunidades para todas las personas de la sociedad. Ojo, no la igualdad per se, por cuanto tan importante es la igualdad de oportunidades como los incentivos al progreso, al esfuerzo y a la mejora en general, pero la igualdad de oportunidades es clave para que las personas en riesgo de exclusión puedan desarrollar todo su potencial y las sociedades no vean como el talento de muchos de sus recursos humanos se despilfarra. La paradoja de la actual coyuntura es que con los recortes en educación y sanidad, se cercenan las posibilidades de dicha igualdad. Y lo que es difícil de comprender es que los gobiernos se queden de brazos cruzados viendo como los coeficientes de Gini nos indican que vamos hacia sociedades bipolares, en las que la Clase Media pasará pronto a la historia si nadie lo remedia. Y la igualdad de oportunidades es clave incluso para que funcione la teoría de los mercados. Sin ella es imposible que los agentes puedan competir buscando su beneficio. Y sin aquello, es imposible que los beneficios económicos se alineen con los sociales. Me sorprende tanta miopía.

Seré justo. Es cierto que no sabemos aún cómo va a terminar esta película y que puede que dentro de unos años veamos cómo también la recuperación llega de veras a la economía real. Y puede incluso que entonces me tenga que tragar este post y rectificar. De veras que lo haré encantado. Nunca hemos vivido una crisis global de dimensiones como la actual y aún no sabemos cómo saldremos de ésta. Pero de entrada me preocupa. Las cifras macro dicen una cosa y yo sigo esperando que más pronto que tarde se reflejen en el día a día de familias y PYMES. Mientras tanto, corremos el riesgo de que la economía financiera se aleje aún más de la economía real. Y si eso ocurre, la recuperación macro irá aparejada de una asimetría y una creciente injusticia social. Paradojas de una crisis que pasará a la historia.

No se trata de ser populista, le dejo ese rol a determinados partidos políticos que asumen encantados el mismo, pero sí de recordar que cuando cuando El Progreso económico no lleva de la mano una mejora social, las sociedades colapsan. Y eso ha sido así siempre. Conviene no olvidarlo.





















No hay comentarios: