viernes, 1 de agosto de 2014

Vinos del Mundo - Vinos para este Verano

Una pequeña selección

Os imagino a muchos comenzando vuestro período de descanso estival. Todo lo mejor para estas fechas en las que, espero, disfrutéis de los vuestros, os riáis, disfrutéis y cojais algo de distancia con vuestro día a día.¡Ah! Y no dejéis de beber buen vino. Todo se ve diferente con un buen caldo, por cuanto éste se cuela sigiloso siempre en muchos de nuestros mejores momentos. ¡Os deseo muchos brindis durante estas semanas de relax!

Como siempre que llegan estas fechas, os dejo una pequeña selección de vinos para el verano. De nuevo aclarar que no son los mejores vinos, sino que están aquellos que he podido catar en lo que llevamos de año, que me han llamado la atención... y de los que he podido tomar las notas pertinentes. Así que comienzo pidiendo disculpas a muchos buenos amigos y colegas del sector que a buen seguro debieran estar en esta lista, pero que por unos motivos u otros no he podido de sus caldos o tomar nota de los mismos. Por último, explicar que en esta lista están los vinos que, además de todo lo anterior, me apetece tomar por estas fechas. ¡Arranco!

Vinos Rosados: Durante un tiempo se consideró a éstos como vinos de segunda fila. Nada más lejos de la realidad, y menos en España, dónde creo que se hacen los mejores rosados del mundo. Ha llegado la hora de señalarlos como vinos con personalidad propia, los cuales harán las delicias de muchos de vosotros acompañando un buen arroz, una buena pasta, una estupenda ensalada o incluso a solas, con un pequeño plato de queso fresco mientras leemos un libro estupendo en una tumbona. 

- PradoRey Rosado Fermentado en Barrica 2013: Lo sigo considerando como uno de los mejores exponentes de lo que se puede llegar a hacer en la Ribera del Duero. Me gusta porque tiene un color rosado espectacular, intenso, y en nariz muestra un extraño cocktail de fruta roja con notas a caramelo Solano de nata y fresa. En boca es fresco, con una excelente acidez, pero también potente, persistente y con volumen. En este caso concreto, aguantará también una buena carne.

- Lía de PradoRey 2013: Fue el primer rosado pálido de la Ribera del Duero y reventó el mercado. Todos los demás llegaron después. Como siempre, intentamos ser diferentes en su momento. Supera con creces a la añada anterior y nos muestra un color tan original como en su edición inicial (rosa palo), con aromas a fruta roja con notas florales. En boca es fresco, con una excelente acidez y muy original. Me gusta porque es sexy, canalla, cool.

- Clarete de Luna 2013: Hecho en Cigales, ha sido una de las más gratas sorpresas que he probado este año. Mezcla de Garnacha, Tempranillo...y ¡verdejo! El resultado es impresionante. Presenta un color rosado intenso, con aromas frutales muy marcados. En boca es persistente, goloso y muy agradable. De la bodega César Príncipe, lo cual es toda una garantía.

- Mur - Mur - Lum - Ventoux Extrem 2013: Rosado de la Provenza (Francia), con ese color tan pálido tan característico. Aromas muy florales y una boca con menor acidez que los tres vinos anteriores, pero muy elegante y delicada. Me gusta porque es original y un gran exponente de lo mejor de la Provenza.

Vinos Blancos: Todavía son muchos los consumidores extranjeros que se sorprenden porque en España se hagan más cosas que el Jerez y el Albariño. La recuperación de variedades autóctonas en muchas regiones está permitiendo la aparición de unos vinazos blancos que merecen mucho la pena. Todos los de esta lista, de nuevo, nos acompañarán estupendamente arroces, pastas, ensaladas o esa tapilla que antes indicaba leyendo nuestro best-seller del verano. Además, y como es bien sabido, maridarán estupendamente con un buen pescado. Algunos de ellos, incluso podrán con una buena carne, como luego explicaré.

- PradoRey Verdejo 2013: La vendimia 2013 en Rueda fue complicada por las lluvias durante la misma. Algunas bodegas nos arriesgamos a vendimiar antes y creo que acertamos. El mejor exponente es este PradoRey Verdejo. Color amarillo pajizo. Varietal por encima de todo, con notas a fruta blanca y hierba fresca, las cuales dejan paso paulatinamente a una elegante fruta de hueso (melocotón y albaricoque). En boca es fresco, con una buena acidez, graso y persistente. Me gusta porque le da el protagonismo al varietal y se aleja de las notas tropicales que (desgraciadamente) tan de moda se están poniendo en Rueda.

- PradoRey Sauvignon Blanc 2013: De largo nuestro mejor Sauvignon Blanc de nuestra historia. Color amarillo pajizo, con notas aromáticas más bien cítricas y florales. Fresco y elegante. Típico exponente de la adaptación del Sauvignon Blanc a Rueda. Me gusta porque, de nuevo, se muestra varietal.

- Merayo Godello 2013: Godello del Bierzo, con un color amarillo pajizo que denota la juventud que luego encuentro en la boca, dónde la acidez preside el trago. Aromas a frutas más bien tropicales en nariz. Godello en estado puro. Me gusta porque es original y nos resalta una variedad que está llamada a comerse buena parte del mercado nacional e internacional.

- Abadía de San Campio 2012: Rías Baixas, 100% albariño y elaborado por Terras Gaudas. Color amarillo pajizo tirando a dorado. El año de evolución le ha sentado maravillosamente bien al vino, el cual muestra una nariz compleja en la que sobresale la fruta tropical y las notas herbáceas. En boca está tremendo, con una acidez más domada pero que no le resta ni un ápice de frescura. Me gusta porque rompe los estererotipos de que los vinos blancos son del año. Nada más lejos de la realidad... cuando se tiene el clima propicio.

- Louro do Bolo 2012: Godello y Treixadura en Valdeorras. Color amarillo pajizo, con aromas frescos dónde predominan los cítricos y las notas florales. En boca es sabroso, con una maravillosa acidez y muy persistente. Me gusta porque es elegante y, como en el caso anterior, pone de manifiesto que en España se pueden hacer cosas muy interesantes  que excedan del mero vino del año.

- Joaquín Rebolledo Godello 2012: Monovarietal de Godello de la zona de Valdeorras. Lo probé en Mallorca en los momentos previos a dar  una cata y me impactó. Color amarillo pajizo, con aromas frescos, sobre todo de fruta tropical y flores. En boca es sabroso y equilibrado, con una agradabilísima acidez. Me gusta porque es elegante y sutil.

- El Transistor 2012: De vuelta a Rueda, conviene parar a hablar de este vinazo de Telmo Rodríguez, para mi un auténtico genio y un visionario. Hacía falta un vino cómo este, 100% verdejo, que saca lo mejor de la viña en una DO dónde la apuesta por la calidad parecía haberse perdido por el camino. Este es el vino que se puede hacer en Rueda para subir la percepción de la región. Color amarillo pajizo brillante, con aromas herbáceos y a fruta fresca. En boca es complejo, con una maravillosa acidez y un extraordinario final. Me gusta porque es, incluso, algo más que varietal. La cepa en nuestra copa. Una pasada.

- Naia 2013: Otro de los grandes de la DO Rueda, 100% verdejo. Color amarillo pajizo, con notas a fruta de hueso, hierba fresca y flores. En boca es persistente, graso y muy, muy agradable. Me gusta porque le da todo el protagonismo a la uva a la que añade el ingenio de un maravilloso enólogo, como es Eulogio Calleja.

Los siguientes vinos blancos han sido fermentados y criados en barrica. Estos vinos son los que pueden acompañar casi cualquier plato, incluso una buena carne. Su consumo es recomendable para gente que realmente le apasione el vino, porque suelen ser realmente complejos. Debemos ponerlos en valor. Son muchos los enólogos extranjeros que aún se preguntan como la mayoría de ellos tienen la acidez suficiente para aguantar una crianza en barrica, pero no tanta como para precisar de una segunda fermentación, en este caso maloláctica, para domarla. Son joyas que no abundan y que las tenemos en España.

- As Sortes 2012: Valdeorras, 100% Godello. Color amarillo brillante, con aromas a fruta madura y sutiles especias dulces. En boca es graso, fresco, con buena acidez, y con un retronasal que permite el paso de unas notas elegantes a ahumados. Fermentado y criado durante 8 meses en barrica

- PR 3 Barricas de PradoRey 2009: 100% verdejo. Lo interesante de este vino no son las tres barricas que utiliza, sino la procedencia de su uva, fundamentalmente de la zona de Segovia, la más alta y fría de la DO. Color amarillo dorado. En nariz presenta notas amieladas, con toques de ahumados, fruta madura (orejones) y finas especias. En boca es potente, graso, muy persistente y presenta, pese a todo, una maravillosa acidez. Me gusta porque siempre he creído que es un equilibrio imposible en una botella de vino. De mis favoritos.

- Naiades 2011: 100% verdejo. El "hermano mayor" del Naia es otro excelente exponente de lo que comentaba del PR3. Color amarillo dorado, presenta aromas a fruta algo más fresca que en el caso anterior al ser un vino aún "joven". Notas de ahumados y frutos secos. En boca es potente, muy elegante y con una extraordinaria acidez. Me gusta porque es un vino que nunca falla y no deja a nadie indiferente. Una pasada.

- Limousine de Marqués de Riscal 2013: 100% Verdejo. Aún joven. La fruta sobresale por encima de una barrica que comienza a asomar. Pienso que lo mejor de este vino está por llegar, pero su presente es más que prometedor. Color amarillo pajizo, con aromas a fruta fresca y finas especias dulces aún sutiles. En boca es fresco, equilibrado y muy, muy elegante. Me gusta porque es diferente y, como en el caso anterior, nunca falla. 

- Doniene Txacoli 2012: 100% Hondarribi Zuri. Color amarillo pajizo brillante, con aromas a especias dulces, flores blancas y fruta madura. En boca es equilibrado, sabroso y cuando menos original. Me gusta porque el Txacolí siempre se había considerado un vino menor, y la nueva generación de viticultores vascos está logrando sacarle todo su potencial. Este es un magnífico ejemplo. DO Bizkaiko Txakolina.

- Catalpa Chardonnay 2010: 100% Chardonnay, procedente de unas viñas andinas a más de 3.000 metros de altura. Sí, nos pegamos un salto a Argentina para disfrutar de esta originalidad fermentada en barrica, intuyo que parcialmente elaborado con fermentación maloláctica y que muestra lo mejor de la uva Chardonnay. Color amarillo brillante. Aromas a especias dulces, fruta madura e incluso alguna nota láctea. En boca es redondo, largo y persistente. Me gusta porque es original y muestra otro camino de vino blanco con barrica diferente al que estamos acostumbrados por aquí.

Vinos Tintos: Nos apetecen menos en verano porque el tanino de los mismos es astringente y secante, y en consecuencia, nuestro cuerpo se rebela. Es por ello por lo que "nos cuestan". Sin embargo, hay vinos tintos frescos, o más ligeros, muy bien elaborados que en esta época del año entran también divinalmente. He aquí algunos ejemplos.

- El Reventón 2012: 100% Garnacha de la zona de Ávila, concretamente Cebreros. Daniel Landi es otro genio de la viticultura actual y con éste vinazo reafirma, o al menos así lo creo, que las mejores garnachas de la actualidad son las que vienen de climas más frescos, rehuyendo de las "mermeladas" que aparecen en otras regiones. El Reventón presenta un color rojo picota, y unos aromas a fruta roja muy interesantes, acompañados de notas más bien herbáceas. En boca diría que es especiado y frutoso. Me encanta porque es original y maravillosamente varietal.

- Mestizaje 2012: Bobal, garnacha, syrah y tempranillo de la zona de Valencia, concretamente Utiel, pero fuera de la DO. Color cereza, con aromas a fruta madura y notas herbáceas. En boca es complejo, sabroso y con taninos redondos. Me gusta porque es interesante y diría que transgresor, por cuanto se desmarca de lo que hasta no hace tanto era tradicional en aquella zona.

- Piélago Jiménez Landi 2012: 100% garnacha, pero en este caso de la zona de Méntrida. Los primos de Daniel Landi nos muestran otro maravilloso ejemplo del potencial de esta uva. Aromas a fruta roja con notas especiadas, color rojo granate y con un paso en boca sabroso y muy largo. Me gusta porque es eminentemente varietal.

- Guilfa 2010: Verdejo Negro y Carrasquín de Asturias estupendamente trabajados por Monasterio de Corias. Vino eminentemente de corte Atlántico, fresco y con buena acidez al que le auguro todavía un buen recorrido en la botella. Color rojo picota, con aromas balsámicos, fruta negra y notas minerales. En boca presenta una buena acidez, es fresco y complejo. Me gusta porque se hace con varietales olvidados hasta no hace tanto y demuestra que se pueden hacer cosas originales y estupendas casi en cualquier región de España.

- Thalarn 2012: Syrah 100% de Costers del Segre. Elaborado por Castell D´Encus, para mi se trata del mejor Syrah elaborado en España. Color cereza, con aromas especiados y notas tostadas. Fruta madura. En boca es potente, sabroso y con los taninos muy bien trabajados (redondos, maduros). Me gusta porque me parece impresionante que incluso variedades que no son autóctonas, tengan este potencial cuando se adaptan a nuestro clima y nuestra tierra. Una maravilla.

- Cortijo los Aguilares 2012 Pinot Noir: ¡Quién me iba a decir a mi que en Ronda se podían hacer vinazos como éste! Color rojo picota. En nariz presenta notas de fruta roja, violetas y diría que especias. En boca es, sobre todo, elegante y con buena acidez y amargor. Me gusta porque constata que España se pueden hacer maravillas casi en todas partes.

- Artuke k4 2012: Rioja, elaborado con Tempranillo y Graciano. Color cereza brillante, en nariz presenta notas muy marcadas de fruta roja madura, especias dulces y notas balsámicas. En boca es sabroso, con taninos maduros muy bien trabajados. Exponente de los nuevos riojas que ya se están haciendo. Me gusta porque no es frecuente en Rioja que se le de tanto protagonismo a la viña. Eminentemente varietal. 

- Adaro de PradoRey 2010: Ribera del Duero, 100% tempranillo, se trata de una auténtica maravilla dentro de la región. Potente pero recuperando la elegancia de antaño. Procede del viñedo más alto de nuestra finca, casi 900 metros de altura (una barbaridad para la Ribera del Duero), dónde tenemos unos rendimientos bajos y una uva de excelente calidad. Presenta un color rojo picota, con aromas a fruta roja madura y finas especias dulces. En boca es fresco, elegante y con unos taninos muy bien trabajados. Me encanta porque es el sueño de mi abuelo, un vino que procede de latitudes consideradas imposibles no hace tanto.

Espumosos: Ya he comentado en más de una ocasión que no son mi fuerte, pero poco a poco me voy aficionando cada vez más a ellos. Os dejo tres para terminar mi selección de este verano.

- Jurek Dilectum Domini Brut: Lo hace mi buen amigo Jurek en su bodega, Murola, situada en Marche (Italia). Aromas cítricos muy interesantes, sobre todo pomelo, con una finas notas de pastelería. Elegante, fresco, con burbuja fina y con un color amarillo brillante sugerente. Todo un descubrimiento. Me gusta porque mi amigo Jurek también sigue la pasión de su familia, en este caso de su padre, y se nota en cada vino que hace.

- Raventós i Blanc Gran Reserva Personal M.R.N 1998: Macabeo, Xarel.lo, parellada y chardonnay. Cuando la familia Raventós decidió abandonar la DO Cava, le echó un par de narices, pero cuando uno tiene la convicción y los conocimientos de esta familia catalana, los resultados están muy por encima de las regiones en sí mismas. Este es el mejor espumoso que he podido probar en mi vida. Color dorado como consecuencia de los años. Aromas a finas lías, notas pasteleras casi. Herbáceo y muy complejo. En boca presenta una buena acidez y un fino amargor. Burbuja fina. Me gusta porque es clasicismo dentro de lo transgresor. Maravilloso.

- Devaux Blanc de Noirs: 100% Pinot Noir, pero se trata de un Champagne blanco. Aromas a fruta roja y finas lías. Notas de pastelería. En boca tiene una buena acidez y amargor. Burbuja fina. Me gusta porque es varietal y refleja todo el potencial de Champagne: mucho más que la Chardonnay.

¡Que los disfrutéis!

1 comentario:

Katy Sánchez dijo...

Gracias por las recomendaciones. Que disfrutes del mes de agosto.