martes, 18 de noviembre de 2014

Música - 15 años sin Enrique Urquijo




Recordando al Mito


Hoy se cumplen 15 años desde el fallecimiento de Enrique Urquijo en aquel frío portal de Malasaña. Parece mentira, sinceramente, porque sus canciones siguen pareciéndome atemporales. Tal vez porque nadie como Enrique supo cantar al amor y al desamor, a la tristeza y a la soledad, de una forma tan sincera y descarnada. Enrique llegaba porque te disparaba directamente al corazón, con una honestidad hecha poesía sólo al alcance los más grandes. No era un virtuoso de la guitarra. Tampoco era el mejor bajista del mundo. Pero era un compositor como la copa de un pino, porque ponía el alma en cada una de las canciones que escribía. Sí, han llovido 15 años desde aquel frío día de noviembre de 1999, pero sigue ocupando un lugar preponderante en mi iPod, en mi teléfono y en mi colección de CD´s. 


Los Secretos y Los Problemas, el otro grupo de Enrique, son claves en la banda sonora de mi vida y es por ello por lo que hoy quiero rendirle el homenaje de todos los años haciendo una selección de 5 de sus canciones las cuales me siguen poniendo los pelos de punta. Como todo en la vida, van y vienen. Ni siquiera quiere decir que sean las mejores que compuso, pero son las que hoy me apetece compartir. Que las disfrutéis como yo lo hago. Gracias por todo, Enrique.


“    1) Hoy la Vi”: Fue la última canción que escribió Enrique en vida y que dejó a medio grabar. Cuentan que después de uno de sus últimos conciertos en el Honky Tonk, se encontró con Eloísa, una ex novia que le marcó cuando era muy joven. Parece ser que sus padres le obligaron a cortar de raíz su relación con Enrique por cuanto no les gustaba para su hija, por cuanto sabían del coqueteo de éste con las drogas ya por aquel entonces. Habían pasado 15 años y estuvieron hablando largo y tendido. Cuando terminó la noche, Enrique se fue a su casa tan impactado que se puso a escribir esta canción.



“Hoy la vi,
la nostalgia y la tristeza suelen coincidir.
Se rompieron mis esquemas,
después comprendí
que si ahora estoy así
es porque hoy la vi.

Y aunque no lo siento
luego no pude dormir,
y las puertas del recuerdo cedieron al fin
y aquel miedo que sentía hoy vuelvo a sentir.

Hoy la vi,
han llovido quince años que sobreviví
yo creía que sabía y nunca aprendí
que si ahora estoy así es porque hoy la vi.

Hoy la vi,
y aunque no lo siento luego no pude dormir
yo creía que sabía y nunca aprendí
que si ahora estoy así es porque hoy la vi.”


2)  “Pero a tu lado”: Fue el último álbum de estudio de Los Secretos y Enrique acaba de ser padre. Esta canción la compuso para su hija recién nacida. Personalmente me sigue poniendo los pelos de punta. Una especie de redención, unas ganas de empezar de cero. Al más puro estilo Johnny Cash.  


“He muerto y he resucitado.
Con mis cenizas un árbol he plantado,
su fruto ha dado y desde hoy algo ha empezado.

He roto todos mis poemas,
los de tristezas y de penas,
lo he pensado y hoy sin dudar vuelvo a tu lado.

Ayúdame y te habré ayudado,
que hoy he soñado en otra vida,
en otro mundo, pero a tu lado.

Ya no persigo sueños rotos,
los he cosido con el hilo de tus ojos,
y te he cantado al son de acordes aún no inventados.

Ayúdame y te habré ayudado,
que hoy he soñado en otra vida,
en otro mundo, pero a tu lado.

Ayúdame y te habré ayudado,
que hoy he soñado en otra vida,
en otro mundo, pero a tu lado”


3)   "Tú tristeza”: Canción incluida en su álbum “Desde que no nos vemos”, último de estudio con Los Problemas. Una especie de ataque de sinceridad y una buena dosis de realismo.  Una letra dura y honesta como pocas. Sensacional.


“Un arcoiris de color
así entendías tú el amor
todo brillaba bajo el Sol
hasta que un lunes se nubló
después un avioncito de papel
se destrozó contra el mantel
lo cogí, leí tu adiós escrito en él

No quise ser tu dueño
sólo vigilar tus sueños
seré el guardián de tu sonrisa
pero tú tenías prisa
y poco a poco te cansabas
y hasta cambió el color de tu mirada
entonces supe que todo quedó en nada

Un mes de mayo, un mes de abril
no sé qué tren fue el que perdí
no te supe hacer feliz
pero estas cosas son así
luego llegó la despedida
te pregunté ¿por qué me dejas?
y ella me contestó: por tú tristeza”






4)  “Buena chica”: Tras un parón por el servicio militar, Enrique Urquijo refunda “Los Secretos”  y graba el estupendo “El primer cruce”. Un año después sacan al mercado un disco fundamental en la historia de Los Secretos, “Continuará”, en el que destacaba “Buena chica”, parece que autobiográfica de Enrique pero compuesta junto a Álvaro. Desgarradora.



                                    “Su casa bordeando la autopista
                                      hizo que ella creciera muy deprisa.

                                      No quise conocerla de aquel modo,
                                      si quieres comprar algo tengo todo.
                                        Y pocas veces sonreía, pero con eso a mí me valía.

                                     No quise acompañarla en aquel vuelo
                                    porque apenas pisábamos el suelo,
                                y antes que nuestro tren descarrilara en marcha
                                me bajé sin decir nada.
                                  En otro tiempo me gustaba cuando en su mismo barco                       viajaba, yo viajaba.

                                       La ví en un bar de aquellos que frecuenta,
                                      estaba de negocios en la puerta
                                        y comprendí que nada había cambiado,
                                       ójala nunca la hubiera encontrado.
                                        Te juro que era buena chica, aunque con                                poco apego a la vida”





5)    “Colgado”: Otro ejercicio de honestidad brutal de Enrique Urquijo. Canción incluida en su LP “Cambio de Planes”, publicado en 1993. La letra es íntegra de Enrique y deja participar en la música a Jesús Redondo, el teclista del grupo, artífice de una entrada al piano memorable, inconfundible en la historia de nuestra música.


“Tan libre tan aislado, buscando nada en ningún lado.
Alguien tendió una mano y yo me encadené a esos brazos.

Colgado a sus caderas me fui olvidando de quién era,
me fui quedando a un lado vencido por mi propia guerra.

Me quedé como un cuadro a su pared pegado
que nada tiene que hacer salvo seguir colgado.


Colgado a sus peleas dando la cara ante cualquiera,
dejando mis ideas perdidas tras sus escaleras.

Me quedé como un cuadro a su pared pegado
que nada tiene que hacer salvo seguir colgado.


Quise bajar del marco, buscar mi sitio en otro barco,
pero estaba atrapado, como sobre su piel tatuado.

Me quedé como un cuadro a su pared pegado
que nada tiene que hacer salvo seguir colgado, colgado.”


2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Un bello homenaje y letras algunas desgarradoras. Está bien recordar a los que nos dejaron alguna huella de alguna manera.
Un abrazo

Fernando dijo...

Hola Katy! Mil gracias por pasarte y por tus palabras! Yo creo que al final todos tenemos nuestras miserias y que siempre hay alguien que con su sensibilidad nos recuerda que no estamos solos en las mismas. Desgarradoramente humanas! Un fuerte abrazo