miércoles, 1 de julio de 2015

Economía - Lo de Grecia contado para todos los públicos

Algunos Apuntes

Amigos seguidores del Disparadero, lo primero pedros disculpas por haber estado más de dos meses sin escribir, pero la tesis y los viajes me han hecho pasar unas semanas bastante complicadas. Parece que lo primero, ahora sí, tras pegarme con las matemáticas, ya está, y en cuanto a lo segundo parece que por delante me vienen unas semanas de relativa calma. Nada que ver con lo que está pasando en Grecia, como imagino que todos sois conscientes. Lo cierto es que han sido varias las personas que estos días me han preguntado por mi visión sobre el asunto y es por ello por lo que no quería dejar de escribir unas líneas al respecto. A ver si lo hago comprensible para todo el mundo en 6 ideas muy sencillas.

1) ¿Por qué Grecia está así? La realidad es que es un cúmulo de factores, pero cabría decir que el país Heleno ha sido sistemáticamente "tramposo" con sus cuentas públicas. Sólo falseándolas pudo entrar en el Euro, si bien no es menos cierto que el resto de países de la UE miraron hacia otro lado, por cuanto a la moneda única en su día le hacía falta cierta masa crítica. Mientras la economía comunitaria fue más o menos bien, los griegos tapaban el despilfarro de su sistema público vía nuevos endeudamientos que la banca europea facilitaba gustosamente. Cuando empezó la crisis y se descubrieron las vergüenzas de las cuentas públicas griegas, el país colapsó, por cuanto nadie quería finaciar aquel desastre.

Tras los rescates, fueron llegando políticas de austeridad que ahondaron más aún en el problema griego, por cuanto la economía entró en una durísima recesión como consecuencia del plan de ajuste exigido por la llamada Troika, pero no es menos cierto que Grecia estaba quebrada antes del primer rescate. Lo que se le hizo fue ponerle un "respirador artificial" a ver si el paciente mejoraba, el cual ha terminado siendo una pesada losa de más 242.000 millones de euros que es imposible que el país devuelva, al menos en plazos razonables.

Pero el problema de Grecia no sólo es de cuentas púbicas. También lo es de competitividad del sector privado. Cuando pienso en empresas importantes españolas, con relevancia internacional en sus sectores, a mi me salen unas 50. Cuando pienso en empresas griegas, no me sale ninguna. Grecia a día de hoy sólo puede competir exportando productos de escaso valor añadido y para ello el Euro es una remora, por cuanto es una moneda fuerte, lo que hace que no sea un país competitivo. Cambiar esa inercia lleva décadas. Con una moneda propia, bastaría una devaluación para volver a serlo, pero como con el Euro no puede hacerlo, ha tenido que llevar a cabo una devaluación interna brutal, más aún que la de España. Hoy, por cierto, las empresas españolas lideran el auge de las exportaciones de la UE durante el primer trimestre del año creciendo por encima del 6,5% respecto al mismo período del año anterior. Las diferencias entre uno y otro país son brutales.

2) ¿Qué culpa de la situacióna actual tienen las medidas de austeridad? El discurso de Syriza tiene una parte falaz, por cuanto Grecia estaba quebrada en 2010, y sólo el dinero de Europa y el FMI evitó que el país no colapsara antes. Es cierto que el dinero de la UE fue destinado fundamentalmente a que el país Heleno cumpliera con la banca europea, por lo que sí que hay una parte de verdad en que el dinero no llegó a la economia real, pero sí permitió al gobierno griego seguir pagando pensiones, subsidios de desempleo y mantener un nivel mínimo de servicios públicos, por cuanto no tuvo que detraer sus ingresos tributarios al pago de la deuda.

Lo que sí que es verdad es que las medidas de austeridad terminaron de rematar al país. Pese a reestructuraciones y quitas, ahora es mucho menos probable que Grecia devuelva el dinero que se le ha prestado. Personalmente sabéis los que seguís el blog que siempre señalé que creía que era imposible que lo hiciera.

Pero dicho lo anterior, también hay dos cosas que pienso se deben señalar. Una, los países de la UE, entre ellos España, que pasaba por una situación dificilísima, participó en el rescate a Grecia con un dinero que nos hubiera venido muy bien por aquel entonces. Es lógico que quién preste dinero quiera tener garantías de que se lo devuelvan. Y dos, subrayo que a Grecia ya se le ha hecho una quita y se le ha reestructurado parte de la deuda. Ese dinero lo hemos perdido todos los Europeos. Conviene no olvidarlo.

3) El papel de Syriza: Cuando llegaron al poder se encontraron con una economía que estaba creciendo a un ritmo interesante pero que aún así hubiera sido insuficiente para poder pagar la deuda. Los que ahora alaban a Samaras lo hacen con hipocresía, por cuanto el país estaba abocado a otra negociacion con la Troika. Dicho ésto, también es cierto que Syriza ha mezclado fuego y gasolina. No tenían cómo pagar las medidas que quieren implementar para incrementar su gasto público, eran conscientes de ello,  y lo que han hecho es acelerar lo que era una obviedad para los que hemos seguido el asunto desde la distancia.

El sufrimiento del pueblo griego es inaceptable en la Europa actual, o al menos en el seno de la UE, pero la realidad es que el país Heleno no tiene manera de financiar su actual sector público, pese mucho o poco. Es un problema de insolvencia pura y dura. Y cuando ello es así, lo que no puedes es presentarte con la arrogancia que el actual gabinete griego muestra ante aquellos que tienen que prestarte el dinero para salir del atolladero. Nadie obligó a Grecia a entrar en el Euro, pero al hacerlo aceptó unas reglas del juego que ahora quiere cambiar unilateralmente. Éticamente es reprobable, como muchas de las cosas que achaca (y con cierto criterio) a la Troika.

4) ¿Van a expulsar a Grecia del Euro? No pueden hacerlo, porque las normas de la UE no lo contemplan, pero lo que sí que va a ocurrir si vence el NO el próximo domingo, salvo giro inesperado de los acontecimientos, es que el BCE le corte toda la financiación al gobierno griego. La primera derivada es que el estado no va a poder cumplir con sus compromisos salvo que emita moneda, y esa moneda sólo puede ser el Dracma u otra que se inventen. Podrian tener dos monedas en paralelo, pero sería un auténtico caos.

El Dracma se devaluaría según los expertos al menos un 50% respecto al Euro. El problema ya no es sólo que el poder adquisitivo del griego medio se vería mermado hasta la mínima expresión, sino que además todas sus deudas contraídas estos años están en Euros, lo que haría imposible su pago y llevaría a la quiebra a toda la banca, clase empresarial y familias del país. Imaginemos que una persona gana 1.000 euros en Grecia y tiene una hipoteca de 500 euros al mes. Grecia se sale del Euro y al principio el Dracma se equipara con el euro, de tal forma que por 1 euro le dan un Dracma. Pasa un mes y resulta que el Dracma se devalúa un 50%. Esta persona ganaría 1.000 Dracmas, pero su equivalente serían 500 euros, por lo que tendría que optar entre pagar su deuda o comer. Así de duro.

Dicho de otra forma. A Grecia le conviene llegar a un acuerdo, por cuanto va camino de ir a mucho peor.

5) ¿Había otra solución? Desde un punto de vista macroeconómico sí la había. La apuntó Roubini en 2010 o 2011, ya no recuerdo bien: pactar una salida ordenada del Euro de Grecia. Para ello habría que haber pasado la deuda de Euros a Dracmas previamente. De esta forma se estaría haciendo una quita encubierta, por cuanto una vez que el Dracma se devaluase, los bancos e instituciones tendrían que asumir la pérdida del tipo de cambio. No se hizo por el miedo que había entonces al contagio de España e Italia, países imposibles de rescatar, pero ello fue una decision política, no económica

Porque lo que no tenia ningún sentido económico era meter 110.000 millones de euros más en aquel entonces. Era preferible perder un 50% entonces al 100% que puede ocurrir ahora. Sin embargo, asumo que los que toman las decisiones en la UE manejan muchas más variables que yo. Tomad esta solución, por lo tanto, como si fuera de laboratorio. 

6) ¿Qué va a pasar? Es difícil saberlo a priori. Si gana el "No" en el referéndum, creo que Grecia no tendrá más remedio que salir del Euro y las consecuencias serán dantescas para el país Heleno (salvo que la salida se haga de forma ordenada y en los términos que explicaba). Pese a la volatilidad de estos días, no veo tanto problema para el resto de la UE, porque pienso que las cosas están mejor que hace cuatro años.

Si gana el "Sí", o se llega a un acuerdo en los términos que quiere la Troika, entonces me temo que estaremos pegando otra patada hacia delante, como la de estos años. Porque en esto sí que estoy de acuerdo con Varoufakis: es imposible que Grecia pague su deuda y el sufrimiento del ciudadano griego es inaceptable. 

Y es que, como siempre hemos dicho por aquí, cuando la economía se desliga del desarrollo humano, las sociedades tienden al colapso.

3 comentarios:

Manuel dijo...

Yo discrepo en dos o tres puntos fundamentales, querido Ferra:

1º Asumes que la deuda pública griega es impagable. Yo no lo tengo tan claro: En 2011 Grecia estaba obligada a pagar unos intereses equivalentes al 7,3% de su PIB, con diferencia la carga más alta de Europa y difícilmente sostenible. Sin embargo, con la reestructuración de su deuda pública orquestada por la troika en 2012, ha conseguido rebajar su losa de intereses al 4% del PIB, que, si bien no es bajo, tampoco resulta inmanejable. De hecho, países como Irlanda, Italia o Portugal –que hasta el momento no han reclamado reestructuraciones en su deuda pública– están soportando ahora mismo costes financieros mayores. La carga de España supera el 3% del PIB (no mucho más baja por lo tanto).

2º Ves demasiado claro que la causa de la recesión griega fueron las medidas de austeridad. Yo defiendo que el ritmo elegido para reequilibrar las cuentas públicas ha sido demasiado lento. Las repúblicas bálticas se dieron más prisa y sólo tuvieron uno o dos años de recesión para dar paso a unos años de gran dinamismo (sin necesidad de devaluación, por cierto). Además, el ajuste de las cuentas griegas probablemente se haya apoyado más de la cuenta en subidas de impuestos (en definitiva, no ha sido tan austero en la práctica), más nocivas para el crecimiento económico pero, por alguna razón que no me explico, con un coste electoral mucho más bajo. En España parece suceder lo mismo: bajar gasto público supone una pérdida de votos muy superior a subir impuestos, por la razón que sea. Y por cierto, no olvidemos que en 2010 ningún acreedor quería prestarle más dinero a Grecia. Es decir, sin la intervención de zona euro y el FMI, sólo habría habido dos opciones: medidas de austeridad mucho rápidas y profundas o un default.

3º En mi modesta opinión, subestimas por completo la catástrofe que supondría para un país como Grecia abandonar el euro (de forma ordenada o no, no cambia tanto): Para empezar, y como bien apuntas, Grecia ha experimentado ya una devaluación interna. No la calificaría de brutal como tú, ya que la palabra brutal tiene una connotación negativa. Esa devaluación es la consecuencia natural de la situación griega: si no vendes, acabas optando por adoptar medidas para bajar los precios de los productos que vas a exportar. No tiene por qué ser una catástrofe (o una brutalidad). La realidad es que a pesar de la devaluación interna Grecia no ha experimentado un gran crecimiento de sus exportaciones. Por lo tanto, no hay ninguna razón para asumir que la vuelta al dragma (devaluación incluida) fuese a tener un efecto sobre las exportaciones griegas, y menos ahora que ya se ha producido la devaluación interna. Además, no olvides lo que significa una devaluación del 40% para Grecia (y me quedo corto, seguro que sería más alta): estas empobreciendo a la población griega en un 40% (en moneda extranjera, de acuerdo, pero y qué? Grecia es un país minúsculo). Qué importa si la economía crece después al 3% si se ha empobrecido un 40% de golpe? Eso sería una catástrofe. Aparte, dudo mucho que esa medida diese lugar a un crecimiento económico posterior: la salida de capitales y la pérdida de toda credibilidad que podría experimentar la economía griega y sus instituciones condenaría indudablemente a los griegos a varios años de recesión y, quien sabe si no incluso a situaciones de hiperinflación.
Por lo tanto, y aunque la salida fuese dramática para el resto de los países del euro (para empezar por la señal que se envía: la salida del euro no era una opción, ahora los agentes asumirán que sí es una opción y si no es en esta, en las próximas crisis habrá más países que salgan con todas las repercusiones que eso tiene), será mucho más grave para Grecia. Esperemos que entren en razón y se ajusten más el cinturón. Me temo que no les queda otra...

Fernando dijo...

¡Hola Manolo! Gracias por pasarte por El Disparadero. No estamos tan lejos en cuanto al análisis con algún matiz. Sigo tu esquema de puntos.

1)Aquí sí que discrepo contigo. Aunque no discuto las magnitudes que das y es posible que los intereses sí pueda pagarlos, está previsto que su endeudamiento supere este año el 180% de su PIB. Ayer el FMI ya advirtió de la insostenibilidad de la Deuda Griega en su último informe y también se ha filtrado hace apenas unas horas que Merkel ya intuía hace al menos 4 años que Grecia no podría hacer frente a sus principales en los términos establecidos. Como bien apuntas, en 2012 ya se hizo una quita/reestructuración, pero al igual que creo que Portugal, Irlanda y España sufrieron problemas de liquidez, en el caso griego el problema es de solvencia. El matiz es muy importante. En los términos actuales sigo pensando que Grecia no va a poder pagar.

2) Es posible que no me haya explicado bien en este punto y me parece que has leído muy rápido algún párrafo ;). Apunto literalmente que "El discurso de Syriza tiene una parte falaz, por cuanto Grecia estaba quebrada en 2010, y sólo el dinero de Europa y el FMI evitó que el país no colapsara antes.". Por lo tanto, totalmente de acuerdo contigo en ese punto. Respecto a las medidas de austeridad, no digo que fueran las causantes del problema, digo que agravaron la situación (de nuevo literalmente "las medidas de austeridad terminaron de rematar al país."). Estas medidas son como la quimioterapia, que a corto plazo tiene efectos perversos. En el caso de Grecia, demasiado potentes para un enfermo que estaba moribundo. Coincido contigo en que a buena parte de la clase política se le llena la boca hablando de incremento del gasto público sin decir de dónde van a sacar el dinero, porque realmente en Europa, o al menos en los países en problemas, no lo hay. Solbes poco antes de salir del Gobierno de Zapatero ya advirtió que se estaban agotando las balas de la política fiscal. Luego estoy de acuerdo en que posiblemente a Grecia, si quería seguir en el Euro, no le quedaba otra que aplicarse esta medicina, pero la pregunta es si ésta era la medicina que realmente necesitaba este enfermo.

3) Coincido contigo en que es posible que no tenga lo suficientemente valorado lo que supondría la caída de Grecia y desde luego creo que salirse del Euro es la peor de las opciones que tiene el país. Totalmente de acuerdo contigo en que es muy probable que hubiera hiperinflación y una devaluación de la moneda también tremenda que haría inasumible el pago de las deudas, así como el acceso a la mayoría de bienes producidos en el extranjero. Entre quedarse en el euro con recortes o salirse del euro a las bravas, ni lo dudo: lo primero. Ahora bien, sabiendo lo que pasó en 2012 con la quita, a lo mejor tiene más sentido ahondar en la solución propuesta por Roubini. En cualquier caso, tema complejo.

Un fuerte abrazo!

Manuel dijo...

Bien, ese 180% del PIB al que asciende la deuda pública griega puede llevarnos fácilmente a pensar que esta es insostenible. Sólo hay que compararla con la deuda de otros estados altamente endeudados. Pero la realidad es que ninguna deuda es insostenible si los plazos de vencimiento y los intereses son lo suficientemente generosos. Piensa en esa misma deuda a devolver en un plazo de 100 años, a un tipo de 0,5%. ¿Puedes afirmar que es insostenible? Como bien sabes, no hay diferencia a efectos prácticos entre condonar parte de una deuda y alargar su plazo de devolución y bajar sus tipos de interés. Pues bien, lo cierto es que la carga de intereses de Grecia está ligeramente por debajo del 4% del PIB (como he dicho no mucho peor que España y mejor que Portugal, Irlanda e Italia que no se han quejado) y sus vencimientos de media en 16 años!!! Alemania, Italia y España tienen vencimientos medios de 6 años aproximadamente. Claro que oirás al Gobierno griego alegar que es insostenible, es su gran baza para que les mejoren las condiciones. Por cierto, asumiendo que las declaraciones de Merkel fuesen ciertas, estas se produjeron hace 4 años. Desde entonces se han mejorado muchísimo las condiciones de la deuda pública griega.

Un abrazo, crack!