jueves, 19 de noviembre de 2015

Música - 16 Años sin Enrique Urquijo

Siempre Hay un Precio


Pasan los años y ya suman 16. Y me sigue pareciendo que fue ayer. De esos días en los que uno recuerda perfectamente lo que estaba haciendo cuando me enteré de la noticia. Tenía clase en la Universidad y mi padre, que había puesto el telediario matinal cuando se disponía a llevar a mis hermanos al colegio, me dio la noticia. Habían encontrado muerto en un frío portal de Malasaña, allá en la calle Espíritu Santo, a Enrique Urquijo. Y como siempre, desde que comencé a escribir en este blog, hoy le damos su pequeño y merecido homenaje.


16 años son muchos. Hoy mi padre está jubilado e incluso parece más mayor de lo que es. Y yo, que era un estudiante de tercero de carrera de empresariales, hoy dirijo una empresa y estoy a punto de defender mi tesis doctoral. España entonces luchaba por entrar en el Euro, y el mundo, tal vez, era un lugar un poco más seguro de lo que lo es hoy en día. Nunca nos imaginamos lo que creímos llegar a ser, ni lo que somos ahora. Nunca en la vida nos pensamos que pudieran caer las torres gemelas en Nueva York, ni que pudiera haber un 11-M o lo que ahora está ocurriendo en París. Nunca me imagine trabajando en una bodega y estando en la Universidad como profesor.  Cuesta aceptar que uno ha tomado un camino muy diferente al que se imaginó.


Pero por encima de todo me quedan las lecciones vitales aprendidas en este tiempo. Siempre hay un precio. Somos el resultado de nuestras acciones. Cada alternativa que tomamos cierra otras puertas y nuestras opciones nos marcan de alguna forma el camino. Cada decisión que tomamos en el plano personal o profesional trae consigo unas consecuencias y ello, sin duda, configura nuestra circunstancia. Se hace camino al andar, y somos nosotros los que configuramos nuestro destino. Encantado de ser lo contrario de lo que soñé, como apuntaba Quique González, discípulo del gran Enrique Urquijo, aunque a veces cueste verlo. Sigo soñando todas las noches que todo va bien. Tengo trabajo, mucho, y sigo buscando. Porque la vida mil vueltas da, y en cada una de ellas se baja alguien... Siempre optimista y esperando lo mejor, pero con las canciones de Los Secretos y Los Problemas de banda sonora. Porque nadie como Enrique en lo que cantar verdades como puños se refiere.


16 años sin Enrique Urquijo. Demasiados. Un genio entre los genios. Mi pequeño homenaje. Y ya van 7 años. Ahí es nada.