sábado, 24 de septiembre de 2016

Aprendiendo de los Mejores

Algunas Ideas

El pasado jueves dia 22, mi buen amigo Francisco Alcaide celebraba, ni más ni menos, que la décima edición de su best-seller "Aprendiendo de los Mejores", libro de cabecera imprescindible para todas aquellas personas que tenemos labores directivas en nuestras empresas, así como para todas aquellos que tienen interés en el mundo del management. Recuerdo como si fuera hoy cuando Paco me pidió que escribiera un breve testimonio para la contraportada del mismo hará ya casi cuatro años. Me dejó leer algo y me di cuenta de inmediato que estábamos ante algo diferente, que tenía todos los ingredientes para llegar a ser en lo que se ha convertido. Me alegro infinito por Paco, porque todo lo que dije en aquella contraportada lo pienso. Si Paco hubiera nacido en EEUU probablemente se lo disputarían las mejores universidades del mundo. Es uno de los grandes talentos del management en España, un cerebro privilegiado, un trabajador incansable y sobre todo una gran persona, que derrocha generosidad y humildad a raudales. Tal vez en ello radique el secreto de su éxio. Me enorgullezco de contar con gente como él entre mis amistades, el cual me estimula y me provoca a partes iguales. Sin duda estamos ante uno de mis grandes referentes intelectuales. ¡Qué privilegio tenerle cerca!

Que te llamen para un evento así y que te pidan que hables un poco de tu vida profesional y de algunas facetas de la misma relacionadas con un libro como el de Paco, ya es la leche, pero si encima compartes escenario con cracks de la talla de Álex González Pozo, Director General de Hesperia, Xisela Aranda, siete veces Campeona de España de Squash, José Luis Abajo "Pirri", medallista Olímpico en Pekín 2008, Enhamed Enhamed, ganador de 7 medallas en los juegos paralímpicos de Pekín 2008 y Londres 2012 y todo un ejemplo de superación, Laura Chica, psicóloga, escritora y una de nuestras mayores expertas en el mundo del coaching, así como Alejandro Bataller, Vicepresidente de Sha Wellness, se te ponen los pelos de punta, como fue mi caso. Me sentí como si me hubiera invitado a jugar con el Madrid de los galácticos. Como siempre que me llaman a participar en eventos como éste, os dejo un resumen de lo que fue mi intervención.

Cuando Paco me contó hace unos meses lo que quería organizar y lo mucho que le gustaría que interviniera hablando de mi propia experiencia, empecé a darle vueltas a todo aquello que quería contar. Quería alejarme de lo habitual y no hablar tanto de los éxitos que a menudo tienen las empresas, que es lo típico que se hace en estos casos, sino hacerlo de una parte mucho menos glamurosa, pero clave para entender el desempeño corporativo: las horas de desvelos, sufrimientos, lucha y desánimo que a menudo se dan detrás de todos los directivos, y que precisamente hacen que los éxitos, cuando llegan, sepan tan bien. El cómo afrontemos estos momentos, determina a menudo el éxito de las compañías.

Ser empresario es una profesion de riesgo, y dirigir una compañía es un camino permanente de obstáculos. Quien ejerza labores directivas en una organización y no lo vea así es que tiene la suerte de dirigir a una empresa en un monopolio, o a lo sumo en un oligopolio de cuatro amigos, pero de veras que no es lo normal. Sin embargo, pese a todas las dificultades de la actual coyuntura, debemos pensar que nuestro país, más que 5 millones de puestos de trabajo, necesita 500.000 empresarisos que creen 10 puestos de trabajo cada uno. Necesitamos crear una cultura de emprendedores, circunstancia que en los tiempos actuales no es nada sencilla y creo que en "Aprendiendo de los Mejores" podemos encontrar algunas pistas para ello.

Cuando yo empecé a trabajar, eran otros tiempos. Recuerdo que aún no había terminado la carrera cuando me llegó la oportunidad de incorporarme al mercado laboral a través de unas prácticas en una empresa, la cual me ofreció quedarme cuando me licencié. Me ficharon para un proyecto novedoso que iniciaban en España y para el que contaban conmigo como único comercial. En los 5 años que estuve, logramos captar 5.000 clientes, llegándose a crear una estructura comercial importante dentro de la compañía debido al volumen de trabajo que logramos generar. Sin embargo, cuando pienso en aquella época, no puedo decir que me matara a trabajar. Es más, reconozco que más bien hacía lo justo.

Mi vida cambió en el año 2007, cuando mi abuelo me pidió que me hiciera cargo de la bodega. Recuerdo decirle que creía que era muy pronto, que con 29 años pensaba que una dirección general podía quedarme grande, pero entonces mi abuelo me dijo algo que jamás olvidaré en mi vida: "mira Fernando, en esta vida las cosas llegan cuando llegan, no cuando uno quiere que lleguen". Y ante aquello, decidí que si, que me iba a la bodega. Cuando llegué allí, como se suele decir, vi que aquello no eran lo que me habían contado. Me habian dicho que era una empresa ordenada, con gran éxito comercial y que tenía un equipo consolidado. La realidad es que me encontré una compañía en guerra civil por la sucesión del anterior Director General, a quién sustituía, lo que derivó en que el enólogo y el director comercial quisieran irse (y finalmente se fueran), un éxito comercial que era real, peor muy centrado en el mercado doméstico y en el canal de hostelería tradicional, y una empresa que, como la mayoría de empresas españolas, había llevado a cabo numerosas inversiones en los años previos a la crisis, excesivamente financiadas con capital ajeno, o lo que es lo mismo, demasiado expuesta al sector bancario español.

El día que cayó Lehman Brothers, la cosa se puso "divertida". En cuanto la banca comenzó a salir a la carrera cancelando pólizas de crédito y dejó de haber revolving, empezamos a pasarlo mal. Y cuando la crisis financiera llegó a la economía real, impactando de forma tan brutal en nuestros canales tradicionales, aquello se puso feo de verdad. Cabe recordar que en aquellos años cerraron 50.000 establecimientos. En estos años llevamos 3 refinanciaciones, 2 reestructuraciones de plantilla, varias peleas con la Agencia Tributaria (para contar lo bien que trata Montoro a las PYMES), desinversiones dolorosas y una lucha constante por sacar la empresa adelante. La crisis, sin duda, puso sobre la mesa todas nuestras debilidades y nos obligó a reinventarnos de arriba a abajo. Ocho años después seguimos peleando a cara de perro por sacar adelante a la compañía, con la convicción de que todo ésto será para bien, pero habiendo días en los que a uno lo que le apetecería es tirar la toalla, o aprovechar una visita a casa de mis abuelos para dejarle la llave de la bodega sin que se dé cuenta. Afortunadamente esos días son los menos y me basta un atardecer desde mi despacho con el viñedo al fondo para dar las gracias a Dios y reconocer que soy un privilegiado por tener el trabajo que tengo.

Cualquier que haya leído el párrafo anterior, puede que ahora piense que soy un tío triste y que vivno en un "ay" permanente, pero nada más lejos de la realidad. Me encanta lo que hago y estoy convencido de que todo ésto que estamos viviendo será para algo. A las pruebas me remito. Como decía, necesitamos mimar a nuestros empresarios. Para mi, estas son algunas de las claves para  poder sobrevivir "en tiempos revueltos":

- Tienes que trabajar en algo que te apasione, ir los lunes feliz a trabajar. Yo ya no me veo trabajando en otro sector, y pese a las dificultades, reconozco, como decía antes que tengo una suerte enorme. Trabajo haciendo realidad los sueños de mi abuelo, que ahora también son los míos, el de hacer de PradoRey una bodega incuestionable haciendo vinos de finca, con toda la tipicidad y naturalidad de la Ribera del Duero. Disfruto con mi trabajo, con los retos que me impone cada añada, ante los cuales sólo podemos aspirar a sacar lo mejor de la naturaleza que se nos presenta. Hay que estar enamorado de lo que se hace, tener "hambre" por crecer y mejorar diariamente. De otra forma, tu día te pasará por encima.

- Todo lo que merece la pena en la vida cuesta, se cuece a fuego lento. No hay atajos para el éxito, y a menudo éste es una carrera de fondo. El tiempo nos termina de poner a cada uno en nuestro sitio, aunque a veces sea a muy largo plazo. Hay momentos de dudas y de miedo, de vértigo, pero tenemos que tener claro que eso es inherente a la condición humana, y que lo que nos diferencia es cómo los gestionamos. Nadie nace sabiendo, por lo que no hay que agobiarse, sino vivir esos momentos como de aprendizaje y crecimiento. Nada es en balde.

- Somos el resultado de nuestras creencias. Somos nosotros los que nos imponemos los límites. Si nos llegan a decir hace 8 años que nuestro país iba a llegar a tener una tasa de paro del 25%, que el consumo se iba a desplomar, que los bancos primero iban a cancelar las pólizas de crédito de la noche a la mañana, luego a no prestar y luego a no anticipar facturas, porque buena parte de nuestro sistema financiero iba a necesitar un rescate y / o ayuda del FROB y BCE, que como país íbamos a estar al borde del rescate varias veces y que Europa iba a seguir en el disparadero como lo sigue estando, muy probablemente muchos hubiéramos dejado las llaves de nuestra empresa en el ministerio de economía. Y sin embargo, aquí estamos. Todo parece imposible hasta que se hace. Es así. Y para ello, para afrontar los retos, aconsejo "trocear" el elefante, ir poco a poco, pero siempre sabiendo que lo importante no es caerse al agua, sino saber nadar.

- Las personas no fracasan, bajan los brazos. La gestion empresarial es muy ingrata. En tiempos de bonanza, los ciclos económicos tapan muchas ineficiencias, así como en tiempos de crisis, las buenas gestiones pasan desapercibidas, y así te sientes que nadas, y nadas, y nunca llegas a la orilla.  Sin embargo, si las cosas no salen, si nuestras empresas caen y tú has dado todo lo que tienes, no puedes exigirte más. Esa experiencia te ayudará a ser mejor profesional y mejor persona, porque créeme cuando te digo que las personas somos como las cepas, y cada cierto tiempo, las vides cada año, la vida nos brinda la oportunidad de reinventarnos y dar la mejor versión de nosotros mismos. Por lo tanto, como diría Simeone, el esfuerzo no se negocia, y a partir del mismo, si miramos a la vida con perspectiva, sólo podemos crecer.

Hoy en día dice mi abuelo que acertó con el gerente, y yo no puedo dejar de pensar que si hubiera sabido lo que me iba a encontrar, no me hubiera mandado a la bodega ni de broma. Chascarrillos al margen, me remito al principio cuando comentaba que no quería contar éxitos empresariales rimbombantes de esos que te abruman. Los buenos momentos que hemos tenido en bodega estos años que también los ha habido y los sigue habiendo, saben el doble de bien. Ahí están los vinos, más reconocidos que nunca y con una revolución en ciernes que comienza a percibirse.  Pero por encima de todo,  una cosa es cierta: siempre he creído que el éxito de verdad es vivir la vida que uno quiere, conforme a unos valores y muy feliz con lo que hace. Y quién sabe, mirándolo desde ese punto de vista y pese a todas las dificultades, tal vez sí. Puede que lo que os haya contado en estas líneas no deje de ser una historia de éxito. Me encantará recibiros en PRADOREY para que la comprendáis en toda su dimensión.

Enhorabuena Paco, a por otras 25 ediciones más. ¡Y qué podamos compartirlas!

1 comentario:

Sara Marti Lara dijo...

Buenas noches Fernando;
Darte la enhorabuena de nuevo por el privilegio de leerte ; compartes muchas experiencias , anécdotas y vivencias que me hacen aprender cosas nuevas y te doy las gracias por ello.
Muy sabio tu abuelo que supo escogerte a ti para q desempeñases el puesto q aunque complicado y difícil como bien dices te da muchas alegrías y satisfacción personal , como sabias sus palabras Todo llega cuando tiene que llegar .... Bravo!!!
Sin duda alguna leeré el estupendo y positivo libro Aprendiendo de los Mejores porque siempre admirare a las personas que saben sonreír a pesar de las adversidades de la Vida ...con humildad y generosidad.
Y tú eres uno de ellos .
Ten por seguro que la tuya es también una historia de éxito .
Hasta pronto y un beso enorme .