jueves, 8 de enero de 2009

Política - Aznar se equivoca


Los Ex Presidentes de Gobierno y los Jarrones de la Abuela

Esta mañana he desayunado con una noticia de esas que no te deja indiferente. Varios medios de comunicación se hacían eco de unas declaraciones del ex presidente del gobierno José María Aznar acerca del nuevo presidente electo de los EEUU, Barak Obama. En ellas tildaba como "exotismo histórico" y "previsible desastre económico" la elección del ex senador demócrata por Illinois.

Reconozco que mi titular iba a ser más agresivo, pero otra noticia que he leído hace un rato me ha hecho recular un poco. Aznar ha anunciado medidas legales contra los medios que, según él, han tergiversado sus palabras. Solo me falta "En el Disparadero" en los tribunales,vaya. En cualquier caso, la contundencia y rapidez con la que el ex líder del Partido Popular ha reaccionado, me hacen, por lo menos, esperar acontecimientos. Por su parte y como no podía ser de otra forma, nuestro buen amigo de este blog José Blanco, no ha tardado en saltar a la palestra arremetiendo contra Aznar.

Si las declaraciones son textuales, obviamente el ex-presidente del gobierno se habrá equivocado gravemente. Si sus palabras tienen tintes racistas o no, es algo que entra algo del campo de las especulaciones, en el cual no me parece prudente entrar, pero lo del desastre económico parece sonrojante con la herencia que deja su amigo el sr. Bush. Por encima de doctrinas friedmanitas o keynesianas, políticas fiscales o energéticas, lo mínimo que se puede decir del todavía presidente de los EEUU es que bajo su mandato el estado ha dimitido de toda labor de supervisión del mercado, lo que ha derivado en el mayor terremoto financiero en más de 70 años. Creo que sólo eso es para taparse y otorgar el beneficio de la duda a Barak Obama.

Pero en cualquier caso, haya hecho o no esas declaraciones, sean o no así, Aznar ha metido la pata igual. Nunca deja de sorprenderme la capacidad que tienen nuestros políticos para meterse en charcos incomprensibles una vez que se retiran de la primera plana. Parece como que no entienden que su época pasó y no pierden la ocasión de dejarse notar u oir. Es cierto que ya son ciudadanos de a pie, pero no lo es menos que no son ciudadanos anónimos, que todo lo que digan o hagan va a tener una repercusión mediática importante. Y que en el caso de un ex presidente del gobierno, el más mínimo desliz se va a utilizar en contra de su partido. Un político nunca debe dejar de serlo, aunque ya no sea un cargo público.

Y es que en el fondo, tal vez, como me ha dicho Maru, esta mañana, los ex presidentes son en los partidos como esos jarrones de las abuelas, de mucho valor sentimental pero de escasa utilidad, que nunca se sabe que hacer con ellos pero que se guardan por cariño, que dan pocas alegrías y muchos quebraderos de cabeza. En el caso de Aznar, su afán de protagonismo y de querer estar en el candelero permanentemente, parece que le pierde, lo que le lleva a equivocarse una y otra vez.

No hay comentarios: