lunes, 14 de septiembre de 2009

Economía - Sobre la (segura) Subida de Impuestos

Algunas Reflexiones

Bueno, pues parece que tras el debate que generó el post sobre el estado, su papel en la economía, el plan E y la subida de impuestos, ésta última medida tiene toda la pinta de que va a llevarse a cabo. No quiero hablar de grandes verdades económicas, porque creo que poco más se puede añadir a las opiniones vertidas entre el post y los comentarios (inmejorables, por otro lado) del otro día. Tan solo me gustaría, por lo tanto, apuntar algunas ideas, a la luz de consideraciones propuestas por nuestros políticos estos días, que puedan fomentar un sano e interesante debate. A ver si lo logramos.

Esta semana he oído a José Blanco, Rosa Aguilar e incluso a José Luis Rodríguez Zapatero, hablar de la necesidad de que los que más tienen aporten más para ayudar a los que tienen menos. Esto es, pensionistas y parados. Bajo mi punto de vista, no cabe un discurso más populista. En primer lugar, porque como bien apuntó a Arturo, los que más tienen tributan con las sicav. El Gobierno no va a tocar las sicav porque como apuntó Nanius, probablemente ello conllevaría que esta fortunas salieran de nuestro país. Por lo tanto, "los que más tienen" para nuestro gobierno son aquellos que tributan por encima de los 30.000 euros, que ya aportan el 67% del dinero ingresado por el estado (según comentó Arturo el otro día) y que están, probablemente, endeudados hasta las cejas, gracias a las compras de sus viviendas. Me permito recordar que, "familias + empresas españolas" son las más endeudadas de la OCDE.

En cuanto a las sicav, apunto dos ideas: una, ¿hasta cuando va a haber una competencia por atraer capitales entre los distintos países, lo que a menudo deriva en cuentas opacas y paraísos fiscales? Y dos, y esta es una amarga queja de nuestro equipo contra el blanqueo de capitales en el Banco de España. ¿Por qué se les da cada vez menor importancia desde el gobierno a su labor?

Por otro lado: ¿hasta cuándo tienen que pagar más "los que más tienen"? ¿Hasta que ya no tengan más? ¿Y entonces qué? El Gobierno debe centrarse en reactivar el consumo y propiciar las condiciones para que las empresas obtengan más beneficios (lo que hará que paguen más impuestos) y que generen empleo (lo que no solo beneficiará al consumo, sino que minorará las partidas destinadas al desempleo). La sociedad española ha demostrado ser solidaria cuando ha tenido que serlo y los que me conocen, saben que no soy precisamente de los que buscan resquicios a la ley para pagar menos impuestos, pero dicho esto, aquello de que lo que "los que más tienen" deben pagar más, no solo me suena populista, sino caduco y trasnochado.

Otra de las frases escuchadas estos días ha sido la de subir impuestos indirectos. Dentro de éstos, la medida que todos los medios dan por segura, es la de subir el IVA. Aquí hay debate para todos los gustos, pero a priori,a mi me parece la medida menos social posible. Los desempleados van a tener que seguir comprando, porque no pueden dejar de comer, no pueden dejar de vestirse y no pueden dejar de tener unos gastos mínimos para vivir, muchos de los cuales, la mayoría, van gravados con IVA. ¿Tiene algún sentido la medida? ¿O es que pretenden hacer un IVA "a la carta"?

Mientras estaba escribiendo este blog, acabo de escuchar a Leire Pajín en las noticias. Defendía la subida de impuestos y le pedía al PP soluciones para financiar los gastos sociales en los que se habían incurrido para minimizar los impactos de la crisis. El desbarajuste presupuestario, por lo tanto, ya es una realidad reconocida por el PSOE. No creo que haya que dar ni un paso atrás en derechos sociales y es cierto que si algo ha caracterizado a Europa es tener un estado que ha sido una garantía en los malos momentos, pero sí que pienso el gobierno debe hacer autocrítica, pensar si no ha habido malgastos en su gestión y sobre todo si el remedio que propone no es peor que la enfermedad.

Así que ahí os dejo el debate. A ver si entre todos le damos alguna solución al gobierno como pedía Leire Pajín. A mi mientras tanto, me sigue quedando un poso de improvisación y populismo en el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, aunque siendo condescendiente, también es cierto que ninguno esperábamos una crisis como la actual.

5 comentarios:

nanius dijo...

Hola, blogueros.

Ahora que se ha perfilado un poco en qué consiste la subida de impuestos, me siento con ciertas ganas de comentar este post. Muy acertado en general. Muy de acuerdo con la idea de no atragantarse demasiado con las Sicav (son peanuts) y con la reflexión de cuánto más tienen que pagar lo que más tienen, por dos razones (una económica y otra política). La económica es (aparte de las distorsiones que crean los altos tipos marginales y que baja mucho el coste de oportunidad de defraudar), algunos de los que más tienen ganan con rentas del capital, y si el capital es móvil (lo es) y por tanto la oferta es perfectamente elástica, poner un impuesto reduce en toda su cuantía la demanda de capital (fondos, depósitos, etc), que es lo contrario de lo que se quiere evitar en términos de flujos de liquidez y de ingresos tributarios. La movilidad del capital, como la globalización o la revolución industrial, nos pueden parecer bien mal o regular, pero son imparables e inevitables. Por tanto, necesitamos menos inquina y más pragmatismo con las rentas del capital.

La reflexión política es harina de otro costal: la gran tributación de las rentas del trabajo con tipos marginales altos procede de la gente más currante y productiva del país; ZP es un demócrata rousseauniano que apuesta y evoca la idea francesa del proyecto colectivo con valores compartidos, vertebrados por la idea de ciudadanía, derechos y solidaridad. Un proyecto colectivo de objetivos comunes. Las subidas de impuestos (muy especialmente el IVA, que como apunta Fernando tendrán que soportar los parados para sufragarse su propio subsidio), tal y como se están articulando ahora, son políticamente suicidas con el proyecto que predican y dicen defender, y se van a ercando a la tomadura de pelo. Un parche necesario para tapar los excesos desorbitados del déficit y las medidas de estímulo. Es necesaria la consolidación fiscal por muchas razones. Pero uno querría menos palabrería por parte de los gobernantes, y bastante más reconocimiento de las culpas y la responsabilidad. Esta mañana el presidente, en la cadena SER, acudía a una retórica populista y ambigua de que lo principal (la prioridad de este gobierno) era ese proyecto colectivo (cada familia ha de sentir la fuerza, el apoyo y la solidaridad de la sociedad para con ellos, ninguna familia abandonada en la cuneta cuando no tienen para todo) pero no la consecuencia de dicho proyecto colectivo: es esa familia (me ha recordado a la horrorosa niña de Rajoy o al famoso Joe the plumber) de parados la que tendrá que financiarlo. Su arriesgada y grandilocuente retórica le han permitido evitar algunas preguntas importantes: para cuando las medidas estructurales (o si para nunca), qué responsabilidad política siente él en financiar su proyecto colectivo exigiendo los esfuerzos fiscales de quienes pretende ayudar, y si cree haber resbalado con el diagnóstico y la gestión de la crisis que nos ha colocado muy cerca del abismo fiscal.

¿Qué opina el resto? Saludos a todos.

Fernando dijo...

Hola Nanius:

Muchas gracias por pasarte. Brillante comentario, la verdad. No puedo más que estar de acuerdo contigo. Necesitamos tomar decisiones estructurales y dejarnos de populismos. Está muy bien apelar al esfuerzo colectivo, pero ¿por qué hemos llegado a esta situación? ¿Qué excesos se han cometido? ¿Es razonable que a la vez que se pide dicho esfuerzo, se le de una pensión escandalosa a un directivo que se jubila de la banca?

Zapatero, como ya he apuntado en alguna ocasión, quiere quedar bien con todos y lo que está logrando es no quedar bien con nadie.

De lo de la subida del IVA casi ni hablamos. Como bien diría mi buen amigo Arturo, es la medida menos socialista que se podía tomar.

Un abrazo

Rafael del Barco Carreras dijo...

ZAPATERO, MÁS DEUDA, MÁS IMPUESTOS, MÁS DÉFICIT PRESUPUESTARIO.



Rafael del Barco Carreras



Abstraído por el “Juicio a la Hacienda de Barcelona” me olvido del saqueo a mi triste economía por parte de los gobernantes, pues se proponen arañar en cada uno de mis pocos euros mensuales. Y encima a tragar con las ruedas de molino de la masiva propaganda.



Uno (Estado, individuo o familia) puede endeudarse si genera ingresos suficientes para pagar los intereses, amortizaciones, cubre sus gastos, y le queda un céntimo después. Pero si los intereses de la deuda y sus amortizaciones, incluso su gasto corriente, ha de cubrirse con más deuda hasta que revienten o se cansen de prestar los inversionistas o acreedores, la pirámide se desmorona, se suspende pagos, y vuelta a empezar. El corralito argentino. No son necesarios masters en economía para entenderlo.



Descubierto que con el euro, recurriendo a Europa, dispuesta a imprimir todo el billetaje necesario para el proceso eterno de endeudamiento y déficit, y en la práctica fusionar Estado con el oligopolio bancario avalando a todas las instituciones como si de una sola unidad se tratara, una sola enorme pirámide financiera, se tira de la cuerda a tope y al máximo. ¿Hasta cuando? Porque ni los acreedores ni la paciente y atracada masa de ciudadanos aguantarán eternamente.



Por suerte el mercado financiero internacional ha captado que las instituciones crediticias españolas, ya sean cajas benéficas o bancos usureros, no quebrarán debido a la aplicación “sui generis” española de la Ley o Reglas del Mercado, ¡y gracias a Europa!, y aunque retocando calificaciones, por tanto encareciendo el dinero, siguen el juego.



Hablar de porcentajes sobre PIB, políticas sociales, I+D, “que pagarán los que más tienen”, “la insolidaridad de los ricos”, “que en España se paga menos que en otros países”, "limitada y temporal", sobre el cambio climático, o aborto y pastillas, son simples tomaduras de pelo encubriendo el desmesurado estatismo (duplicado por las autonomías), el juego sucio de una aparente Democracia, o la masiva corrupción que ha degenerado en la total Burbuja Inmobiliaria o Pirámide Financiera. Un camino, con más o menos variantes, transitado por todos los regímenes dictatoriales de DERECHAS O IZQUIERDAS que han sido y la Historia con inmensos sufrimientos ha borrado del mapa.

Fernando dijo...

Hola Rafael:

Muchas gracias por pasarte y por tus comentarios. Estoy, en lineas generales, muy de acuerdo contigo. El déficit del sector público se puede justificar en un momento en el que se requiera tomar grandes decisiones en un momento de dificultad, pero, efectivamente, no podemos obviar que un estado es una empresa (con sus matices, claro) y que tiene que ajustarse a la dura realidad de gastos e ingresos.

También estoy de acuerdo contigo en que estamos viendo muchos fuegos de artificio últimamente con el propósito de desviar la atención. Tampoco puedo estar más de acuerdo con tu visión sobre las autonomías.

Aún así, y ahí si que tenemos una pequeña discrepancia, todas las medidas encaminadas a la mejora de la eficiencia energética, todo lo que conlleve depender menos del petróleo, genera eco eficiencias, nos hace más competitivos y mejora nuestro PIB. Otra cosa es que luego para defenderlo nos vendan un plan en el que nos regalan miles de bombillas de bajo consumo.

Lo dicho, muchas gracias por pasarte.

Un abrazo

Rafael del Barco Carreras dijo...

Buena contestación...
Un saludo y hasta otra...
Rafael