viernes, 12 de agosto de 2011

Banda Sonora - Amigos de Guardia

Disparos, Golpes y otros Trances

Hay momentos en los que la vida tira a dar con muy mala uva. Un día estás en la cresta de ola, te crees que lo tienes todo controlado, y de la noche a la mañana, sin saber muy bien por qué, te encuentras que tienes que recomponerte, empezar de nuevo y tirar para adelante cuando aún estás asimilando lo que te ha ocurrido. Porque hay veces en la vida en la que te sientes como un boxeador acorralado en la esquina de un ring que no para de recibir golpes.

Sí, lo sé, no deberíamos quejarnos. Objetivamente estamos mejor que el 80% de la humanidad. Tenemos qué comer y qué vestir, hemos tenido acceso a una educación de calidad y vivimos en la parte del mundo más próspera. Pero en la intimidad, cuando nos despojamos de lo material, todos somos personas con nuestros miedos y penas. Cuando te tocan el corazón, cuando alguien parte para no volver, cuando los pilares de tu vida se mueven, el dolor es universal. Es entonces cuando llegan los días en los que uno quisiera desaparacer, meterse en la cama con su pena y no dar señales de vida por un tiempo.

Afortunadamente siempre hay amigos y familiares de guardia que están ahí sin importar la hora, el día o el lugar. Acuden sin que les llames, están para lo bueno y para lo malo sin pedir nada a cambio, tiran de ti cuando a ti te cuesta avanzar y siempre tienen un abrazo que ofrecerte cuando vienen mal dadas. Amigos para reir y compartir las tormentas, que saben escuchar cuando no tienes nada más que decir. Así lo dice la canción que comparto esta tarde. Ellos saben quiénes son. Por todos ellos y para todos ellos, con toda la gratitud del mundo, os dejo este vídeo.

No hay comentarios: