jueves, 8 de septiembre de 2011

Banda Sonora - Hoy la vi

Vivencias

Dicen que Enrique Urquijo, allá por los años 80, cuando empezaba a hacerse un nombre con Los Secretos, tuvo una novia llamada Eloísa. Aquella relación que cuentan que duró unos años, le marcó para toda la vida. Un día, de buenas a primeras, la familia de Eloísa le impidió volver a verla. Dicen que por la fama que empezaba a tener Enrique por sus coqueteos con las drogas. También hay quién insinúa que a la familia de Eloísa no le parecía la mejor compañía para ella. Enrique iba a verla a su portal, incluso un día a las puertas de una casa que tenía la familia de Eloísa en el campo, pero todo fue en balde. No volvió a verla. Enrique quedó destrozado y quienes le trataron, dicen que aquello le dejó muy tocado para siempre.

Quince años después, apenas unos meses antes de morir, Enrique Urquijo dio un concierto con "Los Problemas", su grupo alternativo, en el Honky Tonk de Madrid. Al terminar el mismo se encontró con Eloisa. Ella le contó que se había casado, que había rehecho su vida. Y Enrique le dijo, entre otras cosas, que él tenía una hija preciosa y que también había sido capaz de tirar hacia delante. Cuando Enrique volvió a casa, estaba tan impactado con el encuentro, que se puso a escribir una canción, la última que compuso antes de fallecer en aquel frío portal de la calle Espíritu Santo de Madrid. Aquella canción fue "Hoy la vi". Y ya se sabe lo que dice la letra:

"Hoy la vi, la nostalgia y la tristeza suelen coincidir. 
Se rompieron mis esquemas, después comprendí, que si ahora estoy así es por que hoy la vi.
Hoy la vi. Y aunque no lo siento luego no pude dormir, 
y las puertas del recuerdo cedieron al fin y aquel miedo que sentía hoy vuelvo a sentir.

Hoy la vi, han llovido quince años que sobreviví yo creía que sabía y nunca aprendí 
que si ahora estoy así es por que hoy la vi.
Hoy la vi, y aunque no lo siento luego no pude dormir yo creía que sabía y nunca aprendí 
que si ahora estoy así es por que hoy la vi."

Afrontar el pasado siempre es duro. Disfrutas recordando los buenos tiempos, pero cuesta asumir que tal vez no volverán. Y aunque agua pasada no mueve molino, cuesta aceptar que uno es humano y que se equivoca con más frecuencia de lo deseado. Pero lo más doloroso es comprender que hay gente que entra y sale sin que tú puedas hacer nada. Personas que te han aportado mucho, que te han acompañado durante un buen trecho de tu camino y que de repente toman un desvío, aunque no entiendas el por qué, aunque todo lo que andado junto a ellas haya sido bueno.

La vida tiene estas cosas. Uno camina, cae y se levanta, pero entre golpe y golpe cuesta reponerse. Y cuando cree que lo ha hecho, basta un encuentro casual, una llamada, un hasta luego, para que, efectivamente, se rompan los esquemas, la nostalgia y la tristeza coincidan y las puertas del recuerdo se abran de par en par.

"Hoy la vi" es una de las canciones más sinceras de Enrique Urquijo. Nunca llegó a grabarla en un estudio pero "Los Secretos" recuperaron sus maquetas para incluirla en el disco homenaje "A tu lado", en el que participaron muchos de los mejores músicos españoles. Aquí os dejo el vídeo de rigor. ¡Qué lo disfrutéis!




2 comentarios:

Katy dijo...

Que bonito, hoy escribes algo sobre lo que no se puede opinar sino sentir, intuir los misterios de la vida y las vueltas que da.
Hay una pregunta que nunca suelo hacer en mi vida pero si a veces en la de los personajes conocidos.
¿Y si se hubieran casado?
Nunca se hubieran escrito estas letras. Hay que dejar pasar. Las cosas ocurren por algo.
Un abrazo y buen finde

Fernando dijo...

Katy, millones de gracias por pasarte y por tu comentario. Efectivamente, hay post que son sentimientos y ante ello sólo cabe la reflexión.

Mi madre me dice a menudo que lo importante no es por qué nos pasan las cosas, sino para qué. Efectivamente, pone los pelos de punta cómo determinadas decisiones, a veces incluso tomadas con ligereza, condicionan nuestras vidas para siempre.

Un fuerte abrazo