lunes, 12 de septiembre de 2011

Economía - Preguntas y Respuestas (sencillas) sobre la Crisis Griega

Tragedia Griega

Tras varios días de rumores y amagos, hoy se ha sabido la verdad del drama que está viviendo la economía Griega: de no hacerse efectivo el segundo plan de rescate, no podrá abonar ni pensiones ni salarios públicos a partir del próximo mes de octubre. Evidentemente, la noticia ha hundido (de nuevo) las bolsas de toda Europa. Las preguntas que surgen son muchas y las respuestas no del todo evidentes. Aún así, trataré de aportar algo de luz hablando para todos los públicos.

1) ¿Cómo ha llegado Grecia a esta situación? Para comprender cómo el país Heleno se ha plantado al borde del precipicio, habría que comenzar por explicar cómo entró en el Euro. En 1998, la Comisión Europea presidida entonces por Jacques Santer desaconsejó su entrada en la moneda única por las muchas dudas que ya entonces arrojaba Grecia. Su disciplina fiscal era, siendo generosos, muy laxa, y había ciertos miedos a que hubiera falseado sus cuentas para cumplir los criterios de convergencia exigidos para ser partícipe del Euro.

Durante los años previos a la crisis, Grecia ha sobrevivido atiborrándose a deuda y, de nuevo, sin el mínimo rigor tributario. Allí ha sido frecuente el fraude fiscal durante años y, aún hoy, se estima que el 70% de médicos privados, notarios, abogados y otras profesiones liberales de Grecia, no pagan ni un euro de impuestos. Con ello, las dudas sobre la capacidad de Grecia de pagar su deuda se dispararon, alcanzando su cota máxima de tensión cuando el recién nombrado primer ministro, Papandreu, reconoció que los anteriores gobiernos habían falseado las cuentas públicas, tanto para entrar en el Euro, como para tratar de calmar a unos mercados que ya por entonces eran presos del pánico. El resultado, como consecuencia de todo ello fue que Grecia anunció que no iba a ser capaz de pagar sus deudas y se vió abocada a un primer rescate a cambio de acometer reformas drásticas.
La realidad es que apenas un año después, en Julio de 2011, el país Heleno solicitó un segundo plan de rescate ante la imposibilidad de seguir pagando su deuda. Aunque dicho segundo rescate se aprobó, hoy sigue siendo una incógnita si el mismo se hará efectivo por las persistentes dudas que sigue generando la viabilidad Griega.

Grecia tiene dos problemas de base: uno, sistemáticamente el estado ha gastado más de lo que ha ingresado durante años. Mientras ha podido financiarse en los mercados con cierta facilidad, ha podido tapar más o menos esos déficits. Ahora mismo, sin posibilidad de financiarse, debe acometer un brutal recorte de gasto público e incrementar la presión fiscal de forma también muy significativa. El segundo problema es que no crece, en buena medida por las medidas tan duras que se han tomado, pero también porque al tener un evidente riesgo país, sus entidades financieras no tienen acceso al mercado interbancario, lo que impide que puedan prestar dinero a empresas y ciudadanos. Y lo que es peor, no lo va a hacer en los próximos años. Si una economía no crece, el estado no puede recaudar más tributos, porque la gente y las empresas no tienen dinero.

2) ¿Por qué no se ha hecho efectivo el segundo rescate? Como apuntaba antes, por las dudas más que razonables que siguen existiendo de que Grecia no pueda pagar su deuda. Para que nos entendamos: imaginemos que una empresa en pérdidas, con mucha deuda y el gasto desbocado, la cual, además, ve como sus ventas se desploman. Pacta una reestructuración de su deuda con los bancos, los cuales le dan más préstamos. Poco después, se descubre que no ha recortado todos los gastos que prometió, que las ventas van peor de lo previsto y que sigue sin ser capaz de pagar sus deudas. Lo más probable es que esa empresa vaya a concurso de acreedores, pacte una quita de la deuda, así como un alargamiento de los plazos. Lo absurdo, al menos a priori, sería que le siguieran metiendo más deuda, porque eso financia el problema, no lo resuelve.

Esa es la duda que tiene ahora la UE. ¿Ayudamos a Grecia, esperando que entre rescate y rescate algo ocurra y cambien las tornas o le instamos a una especie de concurso? Hasta hace unas semanas se optaba más por lo primero, hoy yo creo que estamos más cerca de lo segundo.

3) ¿Qué pasaría si Grecia quebrase? Todo depende de cómo sea esa quiebra. Si se hace de forma ordenada, con una quita razonable y un alargamiento de plazos también razonable,probablemente volvamos a un escenario parecido al de la caída de Lehman Brothers. Será duro, pero habrá solución. Por el contrario, si el impago es masivo, arrastará a buena parte de la banca europea consigo y, entonces, que Dios nos pille confesados.

No me atrevo a decir si Grecia saldrá o no del Euro, porque lo cierto es que la gente que sabe mucho más que yo discrepa en ese punto, pero si hay quita y espera, así como si Grecia es capaz de hacer reformas serias, tal vez no tendría por qué abandonar la moneda única.

Pase lo que pase con Grecia, nos aventuramos a un escenario de tres o cuatro años en los que el crédito a familias y empresas va a tender a cero, lo cual es una pésima noticia para las expectativas de recuperación para toda la UE.

4) ¿Caerán España e Italia? Bajo mi punto de vista no. España e Italia tienen problemas de liquidez por la poca confianza que han transmitido sus gobiernos durante los últimos años, pero no tienen un problema de solvencia. El Banco Central Europeo está comprando su deuda, no sin cierta polémica, es cierto, para evitar males mayores, ya que no hay dinero para rescatar ni a España ni a Italia, pero en el fondo también porque hay fe en que las reformas prometidas se lleven a cabo y tranquilicen a los mercados. El problema es que Grecia siga siendo un motivo de tensión, ni unos ni otros podemos estar tranquilos.

5) ¿Hay solución? Bajo mi punto de vista la hay, pero pasa por una quita y una recapitalización de la banca europea, sobre todo de la francesa. Volveremos a un escenario durísimo, como el del 2008, pero esta vez sí que para empezar una recuperación sana y sostenible. El problema es el de siempre: ¿se atreverán nuestros políticos?

En cualquier caso, y como siempre he dicho en este tiempo, esta crisis ha superado ya lo increíble en varias ocasiones. No descartemos otra vuelta de tuerca.

4 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

A mi me da la sensación de que van a dejar quebrar al país. Eso sí, poquito a poco o de forma ordenada como apuntas., con lo cual seguramente volvamos al escenario del 2008, sin crédito, pero con algo más de aprendizaje.

Lo que ya no sé es qué impacto tendría que Grecia abandonará el euro. En cualquier caso, no son buenos tiempos para la lírica.
Un abrazo

Katy dijo...

Y yo no entiendo de economía pero si de crisis y me sumo a la aclamación: "Que Dios nos pille confesdos. No sé si tienes la moral alta pero yo me ceo a pie juntillas el refrán ese que dice:
"Cuando a tu vecino veas su barba pelar, pon las tuyas a remojar"
Y lo digo porque aquí todo quisqui se queja que gana poco y así no se levanta la economía. ¡Pero cuanto me enseñas!
Un abrazo

Fernando dijo...

Hola Fernando:

Millones de gracias por pasarte, como siempre. Yo creo que nos acercamos a esa solución, porque una de las pocas certezas que hemos tenido en esta crisis, es que los rescates no han funcionado.

Como apuntas, no son buenos tiempos para la lírica, pero nos harán más fuertes, estoy seguro.

Un fuerte abrazo

Fernando dijo...

Hoka Katy:

Millones de gracias por pasarte, como siempre, y por tu comentario.

Si quieres que te diga la verdad, y hablo por mi y mi día a día, lo que siento es cansancio y hastío. Ahora bien, cada día que pasa me anima pensar que falta un poco menos para que todo esto termine. Y sobre todo, cada día que pasa te vas curando de espanto. El miedo de hace tres años ya no es el de ahora, aunque sigan pasando cosas que jamás hubiéramos imaginado.

Un fuerte abrazo