lunes, 9 de julio de 2012

Economía y Sociedad - La que se Avecina

Algunos Apuntes

Bueno, pues parece que lo que no iba a ocurrir, ahora parece inevitable. Por el camino ha pasado a ser un secreto a voces. Hablo de la subida del IVA. Si no pasa nada, este viernes como muy tarde tendremos la confirmación oficial. Y lo que es peor, todo indica que dicha subida vendrá acompañada de otra serie de medidas que, de nuevo, ahondarán en la pesada carga que familias, PYMES, autónomos y trabajadores llevamos sufriendo de un tiempo a esta parte.

Lo dije cuando José Luis Rodríguez Zapatero subió el IVA en su día y lo digo tambien ahora. Creo que esta medida es injusta y que, además, dará la puntilla a nuestra economía. Europa nos la pide para concretar, no sólo el rescate a la banca, sino para darnos un año más para cumplir con los objetivos de consolidación fiscal. Demasiado.

Vayamos por partes. Nuestro país tiene un problema muy serio de trasfondo. Hoy en día no tiene más remedio que cuadrar sus cuentas porque nadie nos presta dinero. No hay forma de financiar nuestro déficit si no es pagando unos intereses disparatado e insostenibles (recordemos que ya pagamos más por los intereses de nuestra deuda que por el subsidio de desempleo). La alternativa sería que el BCE nos comprase esa deuda, pero es que nuestros socios de la Eurozona tampoco se fían de nuestra capacidad para pagar nuestra deuda y nos exigen a cambio más y más ajustes. El problema es que, a medida que recortamos y subimos los impuestos, la economía se deprime más, y al deprimirse más, nuestro gobierno recauda menos. Y como recauda menos, no es capaz de consolidar las cuentas. La espiral es diabólica.

España no tiene capacidad de llevar a cabo más estimulos fiscales gracias a los dispendios de la era Zapatero y a la panda de chiquilicuatres que han campado a sus anchas gestionando nuestras comunidades autónomas. Tampoco tenemos capacidad de incidir sobre la política monetaria, porque ésta depende de Bruselas. Ante esa tesitura, España necesita reformas estructurales de calado y tiempo para que funcionen. Por el camino, debe consolidar sus cuentas, pero como también se ha apuntado en este foro, el esfuerzo debe ser a medio plazo, porque un exceso de medicina puede matar al paciente por el  camino. Como parece que estamos gobernados a nivel europeo por una pandilla de iluminados, se nos impone una terapia que es difícilmente soportable para la ciudadanía. De acuerdo, nosotros tampoco prestaríamos el dinero a alguien si pensásemos que no nos lo iba a devolver, y si finalmente accedemos, tenemos derecho a exigir algunas contraprestaciones a cambio. El problema viene cuando las contraprestaciones no se asumen de forma proporcional.

Nuestro gobierno ha comenzado la casa por el tejado, como también lo hizo el anterior gabinete. Los recortes tenían que haber comenzado por la reducción de parlamentarios nacionales y autonómicos, la supresión de las diputaciones provinciales, tal vez el senado y de todos los funcionarios nombrados a dedo. Es lo que hay. Toca trabajar más, como lo hacemos todos en nuestro día a día, fomentar la cultura del desempeño en nuestro funcionariado vía introducción de remuneraciones variables, como también se hace en las empresas, porque lo que no es razonable es que todo el ajuste lo haga el sector privado. Una vez hechos esos recortes, tocaría eliminar otros gastos corrientes via reducción de burocracia y erradicación de duplicidades. A lo mejor implicaría fusionar ayuntamientos y revisar el estado de las autonomías, pero no puede ser que el sistema lo condicione todo. Debemos tener el estado que podamos permitirnos y hacerlo sostenible.

Es posible que todo lo anterior no fuera suficiente, pero por lo menos sería higiénico. Si hubiera que ir más allá, la gente asumiría que el ajuste lo hacemos entre todos. Ocurre que no es así. Ocurre que por el camino nos han subido el IRPF, ahora parece que el IVA y se ha recortado en educación, I+D+i y sanidad. Lo que al ciudadano medio le llega es que, encima, y aunque sea matizable, para la banca sí que hay dinero. Como muchas veces he apuntado ya desde aquel post de "Inside Job", lo peor de esta historia es que no hay moraleja y que este desmadre lo estamos pagando entre unos pocos. Las familias se llevan desapalancando desde el año 2007, las empresas desde el 2009 y nuestros organismos oficiales, en lugar de quitar gasto, siguen esquilmando a ambos para poder mantener sus niveles de gasto. Como me decía un directivo de una multinacional hace unas semanas, esto es como comenzar un ajuste en una plantilla quitando a los comerciales. No sólo no llega, sino que encima se limitan las posibilidades de crecimiento en un futuro próximo. Ignorar que formación de capital humano, productividad y crecimiento económico van de la mano, es no tener ni pajolera idea, y con perdón, de la historia económica de los últimos siglos.

La subida del IVA me parece terriblemente injusta. Todos necesitamos vestirnos, comer, gastar un mínimo en ocio, y todo ello lleva IVA. Su subida afecta, por lo tanto, a todos, con idependencia del nivel de renta de cada uno. Los últimos datos demuestran que la recaudación por este impuesto está bajando como consecuencia de la disminución del consumo. De nuevo volvemos al inicio. La subida del impuesto puede generar que la economía se hunda un poco más y volvamos a la espiral anteriormente descrita. Sinceramente, yo no termino de ver la salida a este embrollo y tengo más moral que el Alcoyano, como se suele decir.

Termino con el papelón de Cristóbal Montoro. O sea que como hay  mucha gente que defrauda y no paga el IVA, la solución es subírselo a los honrados. Como el viernes la carga del ajuste no se reparta entre todos, se va a montar una gorda y con razón. Nuestros políticos nos llevan tomando por tontos varios años. Tampoco me olvido de Rubalcaba, que cada vez que habla parece que no ha tenido nada que ver en este jaleo. Lo terrible es que les seguimos votando. Pues eso, la que se avecina.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues pienso que una de las lógicas consecuencias de la subida del IVA va a ser la generación de mas dinero negro...
J.Cuenca dixit

Fernando dijo...

Hola Anónimo, millones de gracias por pasarte! Pues tiene todo el sentido, desgraciadamente. Sólo espero que la gente luego sea coherente...

Un abrazo

Libros de Management dijo...

Felicidades, Ferra. Lo de siempre. No hay que esperar demasiado de nadie, y funcionar según el principio BLV: Búscate La Vida... Como la gente no mueve el culo esperando que los de arriba solucionen, mal asunto. Abrazo.

Buhigas dijo...

Cuanta razón Fernando.
Sólo añado que lo terrible, es que habiendo fraude en este impuesto y en otros, cuando alguno nos saca los colores y nos dice que hay que dejar de defraudar, muchos piensan en engañar mas. La picaresca española al poder. Hoy desayunando la he tenido con un señor, que alardeaba de estar defraudanco en la declaración de IVA y de que con esta medida lo iba a hacer más. Terrible. Spain is different señores. Un abrazo Fer.

Fernando dijo...

Paco, millones de gracias por pasarte, como siempre, y como de costumbre te doy la razón. Nadie va a hacer más por nosotros que nosotros mismos. Y mientras no haya meritocracia, muchos mediocres seguirán llegando a puestos de responsabilidad. Hace tiempo que dejé de confiar en nuestros políticos.

Abrazo!

Fernando dijo...

Alfonso, millones de gracias por pasarte y por el comentario. La anécdota que has compartido es muy significativa y, desgraciadamente, más habitual de lo que parece. Imagino que ese mismo señor luego se quejará de los recortes y del copago. Es indignante y muy lamentable. Al final me queda la sensación de que el sistema perjudica a los honrados.

Un fuerte abrazo