sábado, 23 de febrero de 2013

Economía - ¿Cuándo saldrá España de la Crisis?

Actualización Febrero 2013

Ayer conocimos las nuevas previsiones de Bruselas para nuestra economía, tanto para este año recién comenzado como para el que viene. Cogidas desde un punto de vista aséptico realmente son muy, muy duras. Todo parece indicar que el paro seguirá subiendo, la economía se seguirá contrayendo y no seremos capaces de reducir el déficit. Aún así, se valoraba el esfuerzo llevado a cabo por nuestro país y se abría la puerta a relajar los objetivos marcados desde el Eurogrupo para España en este último aspecto. Las  lecturas se pueden hacer con sesgo ideológico (que es lo que han hecho la mayoría de medios de comunicación), o tratando de analizar los datos con cierta asepsia y rigor. Es por ello por lo que me decido a continuar con esta, podríamos decir saga, llamada "Cuándo saldrá España de la crisis" (I, II, III y IV). De entrada dejar claras tres cosas: una, que las previsiones son malas; dos, que las previsiones son peores que las del gobierno; y tres, que están en línea con lo previsto (salvo en el asunto del déficit). Como siempre que hago este tipo de post, voy por partes analizando los puntos claves que debe resolver nuestro país para superar la actual coyuntura.

1) Desapalancamiento del Sector Privado: Se sigue produciendo y esa es una gran noticia para nuestro país. En parte por la reestricción del crédito, pero en gran medida porque pese a la actual coyuntura, familias y empresas están siendo capaces de pagar sus créditos. Necesitamos volver a unos niveles razonables de endeudamiento. Por lo general estos procesos suelen durar 10 años, por lo que si nos atenemos a los datos, a las familias les quedan todavía entre 4 y 5 años, mientras que a las empresas unos 6. En tanto en cuanto se recorra este doloroso pero inevitable camino, la demanda interna va a seguir siendo débil, al menos si la comparamos a la de los años previos a la de la actual coyuntura. Pese a todo, desgranando los datos de Bruselas ayer, encontramos una señal de que probablemente estemos cerca de entrar en una fase de cierta estabilización: la caída de la renta disponible de las familias tiende a frenarse y dicho proceso se seguirá produciendo durante todo el año.

Cuando uno lee diferentes estudios, observa cómo la caída de la demanda interna este año tiene unos componentes algo diferentes a la del año pasado. Para el 2013 se estima que serán los bienes de alta implicación los que sufrirán una caída más marcada, tendiendo a estabilizarse (relativamente) la demanda de los productos de consumo a lo largo del año. Ello es así también porque la subida del IVA adelantó compras (un 3% en un coche es una cifra relevante, por ejemplo), pero también porque la supresión de la desgravación por vivienda "animó" (entre alfileres) la compra de algunas viviendas (dentro de la caída libre del sector), fomentando también la compra de mobiliario y electrodomésticos. Ello cuadra con lo que ayer apuntó Bruselas.

En cuanto a las empresas, la cuestión es mas compleja, por cuanto necesitan financiación para poder llevar a cabo su ciclo productivo. Es cierto lo que en su día apuntó Emilio Botín respecto a la ausencia de demanda solvente, pero sin crédito a las empresas no habrá crecimiento y sin crecimiento, no sólo no habrá demanda solvente, sino que será imposible devolver los préstamos concedidos. El aumento de las líneas ICO que ayer apuntó el gobierno puede quedarse en fuegos de artificio si las entidades financieras tienen que asumir todo o parte del riesgo, pero es imprescindible que comience a haber cierto "revolving" que permita a las empresas obtener al menos cierta liquidez para su día a día. Es increíble que compañías que estén exportando tengan dificultades incluso para anticipar sus facturas de clientes solventes. Esa sigue siendo una realidad diaria de nuestras empresas.

2) Despalancamiento del Sector Público: El dato provisional del déficit público del año 2012 que anunció Rajoy hace unos días (por debajo del 7%, descontando ayudas a la banca), es sorprendente y desde luego yo no me lo hubiera creído hace unos meses. Pese a todo, Bruselas anuncia que para el 2013 nuestro déficit podría aumentar. ¿Cómo se come ésto?

En primer lugar, porque una vez subidos los impuestos el año pasado, si en este ejercicio ya no se tocan más pero la recesión continúa, es imposible que aumente la recaudación, mientras que el gasto público destinado a subsidios va a seguir incrementándose en virtud del esperado aumento del desempleo. En segundo lugar, porque el planteamiento del gobierno ha sido sangrar al sector privado, recortar en inversiones y no meterle mano al gasto corriente de la administración. ¿Cuántas veces hemos leído ya que la reforma pendiente más importante es precisamente la de esta última? Por último, aunque nuestra prima de riesgo haya bajado de forma notable, lo cierto es que seguimos pagando mucho por nuestra deuda.

España afronta tres graves problemas referentes al desapalancamiento de su sector público. El primero es que nuestra deuda pública en relación al PIB comienza a ser perocupante, tanto por la caída del PIB como por nuestra necesidad de financiar nuestro déficit. En segundo lugar, que aunque se le meta mano a la administración, probablemente dicha reforma ya no sea suficiente. Y en tercer lugar, que dado que para financiar su déficit necesita de inversores foráneos, las condiciones nos las van a seguir marcando desde fuera. España necesita crecer y sin capacidad para emprender estímulos fiscales y con una política monetaria que no controlamos, no queda otra que llevar a cabo reformas estructurales y esperar a que éstas surtan efecto. Pero para ello necesitamos también tiempo. Es imprescindible que Bruselas abra la mano en este aspecto. Si como ayer se dejó entrever ello es así, estaremos ante una buena noticia.

3) Situación de Nuestro Sector Financiero e Inmobiliario: La salida al banco malo de los activos tóxicos deja a nuestra banca en una posición bastante buena respecto a la banca europea, sin embargo, el elevadísimo endeudamiento de nuestro sector privado les tiene que mantener en alerta. Un deterioro de la actual coyuntura podría hacer que todas las provisiones que ya se han llevado a cabo se queden cortas. Como decía al principio, sin crecimiento no se podrán pagar las deudas. Pese a todo, nuestra banca, con la ayuda de todos y pese al agravio comparativo terrible, injusto e inmoral con familias y empresas, está haciendo sus deberes y se encuentra mejor que hace un año. Su recuperación es clave para el de nuestra economía.

En cuanto al sector inmobiliario, aún cuando éste todavía no se haya limpiado del todo, lo cierto es que también comienzan a salir en la prensa internacional noticias de agentes del sector recomendando invertir en España. Aunque quede tiempo para terminar el ajuste definitivo de nuestro sector, creo que hemos entrado en la recta final del mismo, la cual, se puede alargar unos tres años. Mientras tanto los precios de las viviendas seguirán cayendo por tres razones: Uno, el stock existente, que sigue siendo elevado; dos, la falta de crédito y los precios del mismo; y tres, la propia situación del país.

4) Mercado Laboral: Sigue siendo, sin lugar a dudas, el aspecto más preocupante de nuestra economía. La controvertida reforma que llevó a cabo el actual gabinete el año pasado no ha dejado indiferente a nadie. Desde un punto de vista objetivo, creo que tanto las alabanzas como las críticas recibidas a la misma son desproporcionadas. Nunca en la historia se ha creado empleo estando en recesión, por lo que echar la culpa a la actual reforma del aumento del paro, denota una incultura económica manifiesta. Que haya una correlación en el tiempo, no significa que haya una causalidad.

Por otro lado, cuando se analizan los datos, se observa que la destrucción de empleo en el sector privado se está ralentizando de una forma notable pese a los ERES de bancos y grandes compañías. Hoy en día es el sector público el que está acelerando sus amortizaciones de puestos de trabajo. Pensar, como también hay quién lo hace, que esa reducción en la destrucción de empleo en el sector privado es también consecuencia de la reforma laboral, denota un forofismo desproporcionado que invalida cualqueir análisis. Los costes laborales se están reduciendo fundamentalmente porque está aumentando el paro y la gente acepta trabajos por menores sueldos.

Vamos a conocer a la reforma laboral cuando cambie el ciclo. Sólo entonces veremos si se crea empleo con mayor facilidad, si los mecanismos de flexibilización impiden la destrucción de puestos de trabajo cuando vuelvan a venir mal dadas y si definitivamente se mejoran los procesos de negociación colectiva, los cuales siguen siendo ineficientes. Bajo mi punto de vista, y como ya he dicho más veces, esta reforma ha dejado sin afrontar varios de nuestros males endémicos de nuestro mercado laboral, entre ellos la actual dualidad del mismo.  

Diferentes estudios apuntan a que la reforma permitirá generar empleo de forma notable a partir de un 1,5% de crecimiento, en lugar del 2% histórico. Si eso es así, en 2013 tiene que seguir aumentando el paro y en el año 2014 apenas se generarán puestos de trabajo. En EEUU comienza a apuntarse que tal vez hasta el año 2020 España no sea capaz de bajar del 20% de tasa de desempleo.

5) Confianza: Creo que nuestro país se encuentra cercano a entrar en una fase de estabilización. Se apunta que nuestra economía se contraerá este año de forma similar al 2012, pero la diferencia es que para el año que viene se espera un crecimiento que puede oscilar entre el 0,8% y el 1,4% según diferentes estudios. Si eso es así, cabe esperar una gradual mejora de la situación a lo largo del presente ejercicio. A partir de ahí, la confianza puede jugar un papel relevante. En el fondo, la economía tiene mucho de psicología.

La bolsa es un buen ejemplo. El IBEX presenta mucho mejor aspecto que hace unos meses. Los diferentes informes que señalan a España como un buen lugar para invertir, incluso el que no se hable todos los días de la prima de riesgo y el rescate como no hace tanto, sin lugar a dudas ayuda a calmar la esquizofrenia económica vivida de un tiempo a esta parte. Todo ello hará que la gente poco a poco vaya venciendo miedos y consumiendo más. Pese a todo, lo que marcará la diferencia, será el día en el que la gente ya no tenga miedo a perder su trabajo. Y para ello todavía queda.

Así pues, lo que ayer apuntó Bruselas era algo razonable para los que seguimos el día a día de la realidad económica. Me remito a lo expuesto hace unas semanas: este año la situación va a seguir complicada, pero poco a poco las cosas se van a ir estabilizando para comenzar una leve mejoría a final de este 2013. Pese a todo, y en tanto en cuanto no resolvamos el problema del paro, esta travesía por el desierto se va a seguir haciendo demasiado dura.



1 comentario:

Katy Sánchez dijo...

Negro negro, gris, y al final del túnel aún muy lejano algo de luz que empieza a tetener tintes de verde esperanza.
Tenemos que ser todos conscientes que toma mucho tiempo arreglar lo que lkeva años desarreglándose. Me ha encantado leerte. esta vez me he enterado mejor:-)
Un abrazo y buenaa¡s vibraciones.