viernes, 29 de noviembre de 2013

Economía - ¿Realmente Estamos Saliendo de la Crisis?

Algunos Apuntes

Al unísono de los llamados "brotes verdes", incluso de aquellas declaraciones casi obscenas de Botín hablando de ese dinero que "estaba llegando de todas partes", según sus propias palabras, hemos ido sabiendo en las últimas semanas que nuestro país, por fin, salía técnicamente de la recesión 9 trimestres después. Esto supone dejar atrás 27 meses de caída libre, casi dos años y medio, que han estado a punto de llevarse a por delante al propio estado. Alucinante. Desde mi perspectiva empresarial, el período 2011 - 2013 ha sido, sin lugar a dudas, el más duro desde que comenzó esta fiesta, por mucho que la caída registrada en el PIB en el año 2009 fuera mayor. Hoy el INE ha confirmado lo que era un secreto a voces: España creció un 0,1% durante el tercer trimestre, lo que sin duda podría suponer un cambio de tendencia importante, el cual, además, llega antes de lo previsto.

El problema estriba en que, a la gente de a pie, este dato le sigue pareciendo muy lejano. Al menos así lo demuestran las encuestas. La gente no aprecia la aparente mejoría que los datos macro reflejan. El empleo no repunta y en general, aún cuando uno perciba que la cosa está algo más animada, el desanimo general sigue siendo mayoría en muchas de las conversaciones de bar que uno mantiene con unos y con otros. Conviene explicar, por lo tanto, lo que realmente está pasando en nuestro país para entender las grandes cifras.

1) Nuestro PIB ha registrado un crecimiento intertrimestral, pero el dato interanual sigue siendo negativo. Es decir, nuestra economía ha crecido un 0,1% en relación al dato del segundo trimestre del año 2013, pero está un 1,1% peor que hace un año, lo que quiere decir, simple y llanamente, que hemos tocado fondo y comenzamos a remontar, pero que aún estamos peor que en el año 2012. Este año 2013, como ya se sabía, España va a seguir decreciendo y no será hasta el año que viene cuando retome la senda del crecimiento. Al menos eso apuntan la mayoría de organismos internacionales.

2) El dato es positivo, por cuanto no se esperaba una mejora del PIB hasta el último trimestre del año. El gobierno, cuando en primavera sacó sus previsiones, no esperaba un crecimiento económico hasta, como pronto, el cuarto trimestre del 2013. El dato publicado hoy hace pensar que tal vez el dato anual vaya a ser algo mejor de lo pensado en un primer momento, pero también que tal vez la actividad económica se pueda recuperar de forma más rápida.

3) Desde el año 2009, nuestra economía se venía comportando peor que la de la Eurozona y que la de UE. El dato de hoy nos pone con la media europea, y no sólo eso, sino que muestra un comportamiento mejor que el de alguno de nuestro tradicionales socios comerciales (por ejemplo Francia), lo que da aún mayor mérito al dato de nuestras exportaciones.

4) Desagregando los datos por los componentes del PIB, nos encontramos con que, respecto al segundo trimestre, el Consumo de los hogares vuelve a crecer tras 6 trimestres consecutivos de caídas, pero su tasa interanual denota que las familias siguen gastando menos que hace un año. Eso sí, la moderación de la caída respecto al 2012 es ya muy importante. Las administraciones públicas, por su parte, crecen tanto intertrimestral, como anualmente. En cuanto a la inversión, representada por la formación bruta de capital fijo, crece respecto al trimestre anterior pero sigue sufriendo una durísima caída interanual como consecuencia de la Construcción, la cual sigue en caída libre.  Por último, la exportación sigue tirando, pero lo hace a un menor ritmo del de hace un trimestre. Todos estos indicadores refuerzan lo dicho con anterioridad: estamos en un punto de inflexión, pero la cosa sigue estando muy complicada. 

¿Por qué no se nota la mejoría en el consumo y en el empleo? Fundamentalmente por dos motivos. Uno relacionado con la confianza. En las épocas de dificultad económica, la gente postpone las decisiones de consumo. Obviamente no se deja de comer, pero las compras se racionalizan, sobre todo en lo que a bienes de alta implicación (véase un coche, por ejemplo), se refiere. Pasa algo parecido en las empresas. No se contrata hasta que no hay una mayor confianza en la recuperación económica, y para eso falta aún un poco.

A este aspecto se le une otro que no es menor: nuestro problema no es sólo de confianza, también lo es de deuda. Antes sobre todo privada, ahora también púbica merced al actual déficit de las administraciones, el cual les obliga a seguir endeudándose para cumplir con sus obligaciones financieras. La gran noticia económica de estos últimos meses es que las familias ya están ahorrando, lo que quiere decir que ya están en disposición de gastar a poco que mejore la citada confianza, pero el trecho va a seguir siendo cuesta arriba para las empresas y para el propio estado. No se invierte y no se consume más en buena medida porque la gente sigue debiendo mucho dinero a los bancos e instituciones financieras.

Así pues, España ha salido de la recesión, pero falta aún para salir de la crisis, como ya se ha apuntado desde muchos medios. Ahora bien, el primer paso para que eso se produzca es precisamente el que hoy ha anunciado el INE: ahora sí que parece que hemos tocado fondo y que puede venir una recuperación verdadera. Sí, esta canción ya la hemos oído más veces durante esta crisis, pero a diferencia de los famosos brotes verdes de Elena Salgado, este dato se produce en un escenario de reducción del gasto público, con unas tasas de paro brutales y con la banca rescatada. Todo apunta a que esta vez sí que comienza la recuperación, pero el camino será largo. Pese a todo, estoy convencido de que volveremos a mejorar las previsiones. Justo como este trimestre.