domingo, 17 de noviembre de 2013

Música - 14 Años sin Enrique Urquijo

Pequeño Homenaje a un Grande entre los Grandes

Escribir su nombre sobre un vidrio mojado, sin darte cuenta, dejar de perseguir sueños rotos, coserlos con los hilos de sus ojos. Pensar en aquella chica que conociste una noche sin saber si se acuerda, u olvidar a esa otra que quisieras que se fuera de tu vida, tras dejar atrás la calle del olvido en una tarde gris. 

Sentirte colgado otra tarde, cambiar de planes, notar que se rompen tus esquemas para después comprender que si estás así es porque la has visto, porque hay heridas que ni el tiempo puede curar, porque hay personas con las que no te imaginas como podrías estar sin ellas. Reencontrarte con tu amiga mala suerte, decir adiós a la tristeza, comprender que hoy empieza el resto de tu vida. 

Volver a sentirte un niño para luego comprender que todo aquello ya pasó, que no queda nada de ese amor, que tuvo su oportunidad y la dejó escapar. Conocer a una buena chica, pero con poco apego a la vida. Y sobre todo, sentirte que siempre estás buscando, que ansías subirte a un escenario, aunque te vuelvas normal al bajar de un escenario.

Y sobre todo comprender que podrán pasar 15, 20 ó 30 años, pero que Enrique Urquijo sigue y seguirá siendo parte imprescindible de la banda sonora de tu vida, esa que pone música a tus momentos buenos y no tan buenos. Porque la vida es así, llena de subidas y bajadas y tal vez nadie como Enrique supo ponerle música y voz a los mismos. Por él va mi sentido homenaje de cada año, y por él os dejo una de sus canciones más famosas. ¡Qué la disfrutéis!


No hay comentarios: