sábado, 29 de noviembre de 2008

Deportes: El Valencia, el Ayuntamiento y Bancaja

El Valencia, la papeleta del Ayuntamiento y Bancaja

Observo desde la distancia, ya que soy madrileño y madridista, el lío que tienen montado en Valencia.

La herencia que ha dejado Juan Soler es para ponerle un busto en Mestalla de tal forma que nadie nunca olvide lo que es gestionar mal una empresa o un club de fútbol. Dejó el mismo como un solar, lleno de deudas y al borde la segunda división.

En esto llegó Vicente Soriano. Estaba convencido de darle la vuelta a una situación que, según Pedro Morata, periodista de la cadena SER y el diario AS, lleva un lastre de 430 millones de euros de deuda (si bien es cierto que una parte es por la construcción de un nuevo estadio). Todo pasa por recalificar Mestalla y venderlo. Si no el club no es viable.

Fueron encomiables los bríos y las ganas de Vicente Soriano. Por lo pronto, a nivel deportivo, le ha dado la vuelta al calcetín y el Valencia ha recuperado parte de las señas de identidad que le hicieron reconocible durante la era Benítez. Pero claro, quedaba lo otro. Lo de la deuda. Él estaba convencido de poder solventarla y ahora se queja de falta de voluntad política / social / económica para que sea así.

Por partes:

El ayuntamiento ha manifestado su voluntad (tanto Rita Barberá como la oposición del PSOE), de apoyar al club institucionalmente favoreciendo la citada recalificación. Pero claro, con lo parado que está el mercado (sobre todo el inmobiliario), no basta la voluntad. El consistorio, además, recuerda que ya dio un "empujón" a la gestión de Juan Soler, el cual dilapidó más de 250 millones de euros durante su estancia en el club.

Bancaja se niega a dar un crétido puente de 100 millones de euros. Razonable. Como todas las cajas, estará cuando menos agobiada por su situación de liquidez.

Vicente Soriano dice que en estas condiciones, él no sigue.

Todas las posturas son razonables y desde un punto de vista meramente empresarial a nadie se le puede reprochar nada. El Valencia, visto desde un punto de vista aséptico, es una empresa privada que ha sido mal gestionada y que como Martinsa - Fadesa, Lehman Brothers o Fannie Mae, puede verse abocada a la quiebra, suspensión de pagos o situación análoga derivada de su catastrófico estado financiero. Bancaja es una entidad privada que debe velar por sus intereses y los de sus accionistas. Y el Ayuntamiento favorece a un club santo y seña de la ciudad dentro de la legalidad vigente.

La conclusión que expongo es una a la que llegué hace tiempo y que este caso me reafirma. El fútbol es un deporte, también un negocio, pero sobre todo un fenómeno sociológico. Pocos cantantes, políticos o líderes religiosos tienen la capacidad de unir que tiene un club de fútbol. Visto desde fuera parece un absurdo, pero es así.

Que se fuera al garete un club de fútbol como el Valencia, pasaría factura a sus gestores de los últimos años, pero también a los políticos de turno.

Si el Valencia quebrase, Bancaja se quedaría con Mestalla. Difícil papeleta para una banca que tiene su núcleo de operaciones en la zona levantina.

Dado que el coste, más allá del económico, es muy elevado, yo apuesto a que todo se arreglará pese a la situación macro económica actual. Lo de Vicente Soriano es sólo una medida de presión. En cualquier caso, seguiré observando desde la distancia lo que acontezca.






2 comentarios:

Pedja dijo...

bienvenido a la blogosfera socio, me he hecho seguidor de tu blog así que a partir de ahora te seguiré de cerca. Qué pasa con mi disco, para cuándo la reedición? Espero que esta vez aunque se agoten llegue a tiempo. Interesante el blog, sobre todo porque conociéndote sé que vas a portar muchas cosas.

Aún no tengo la caja de vino pero creo que me llega esta semana, era un crianza del 2006 me parece, ya te lo diré y a ver si te puedo invitar a una copa de tu vino en Londres, para mi sería un placer socio, un abrazo

Fernando dijo...

¡Hola Pedro! ¡Qué alegría ver que te has hecho "seguidor" de mi blog! Je,je,je. Todavía no he tenido tiempo de colgar cosas más académicas, pero es que no doy para mucho más. Estoy muy liado con el curro y con la tesis, pero estoy muy contento con ambas cosas. Espero verte pronto, pero si todo va bien, puede que como te comenté, me tengas de conciudadano una temporada. Si es en Londres, lo más probable es que sea un PradoRey Crianza 2005, porque el catador inglés que vino dijo que era el que le gustaba más, así que imagino que se llevaría ese...
¡Un abrazo!