viernes, 12 de junio de 2009

Empresas - Gestión de RRHH en Tiempos de Crisis

Soluciones Responsables para el Personal

Como algunos ya sabéis, desde el pasado mes de abril de este año, formo parte del grupo de trabajo para el fomento de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) que ha puesto en marcha la Cámara de Comercio de Burgos. Dentro de los programas que estamos desarrollando, este próximo viernes día 19 de Junio tendrá lugar una jornada de trabajo, creo que muy interesante, la cual tratará de aportar ideas acerca de la gestión del personal en estos tiempos de ERES, despidos en masa y auge sin precedentes, al menos en comparación con el último lustro, de la cifra de paro.

He tenido el honor de que me invitasen a participar como ponente en la mesa redonda que abre la jornada. Allí compartiré "cartel" con auténticos héroes de esta crisis, como Mariano Arconada, Director de Michelin en la fábrica de Aranda, que con grandes dosis de imaginación ha esquivado un ERE que parecía inevitable, o UBISA, una empresa que lleva décadas haciendo Responsabilidad Social incluso antes de que ésta fuese una materia de estudio o mereciese una jornada de trabajo. Ante tales compañeros, ¿qué puedo contar yo de lo que hacemos en Real Sitio de Ventosilla y, por lo tanto, en PradoRey? Pues de eso va a tratar este post. Quiero compartir con vosotros algunas ideas de lo que me gustaría expresar el próximo viernes.

Lo primero que tengo que decir es que yo lo he tenido menos difícil que otras empresas. En PradoRey, hasta la fecha, vendemos más. Es cierto que están ganando protagonismo los vinos jóvenes y los blancos en detrimento de los tintos de mayor valor añadido, también que tardamos más en cobrar y que las entidades financieras nos están sometiendo a las mismas penurias que al resto de empresas, por lo que, por lo tanto, hemos tenido que tomar medidas para garantizar la viabilidad de la empresa, pero, afortunadamente, éstas no han tenido que ser drásticas.

Tal vez porque la primera medida responsable para afrontar esta crisis sea la de preveer. Hay que anticiparse a los cambios. Una empresa debe tener siempre un plan B, pero dada la magntud de la crisis, no están de más tener planes C, D e incluso E si la cosa se tercia. No podemos permitirnos el lujo de improvisar. Si alguno de estos planes incluye grandes acuerdos con sindicatos o empleados, conviene hablarlo con quien corresponda. Nuestra prioridad es mantener todos los puestos de trabajo, pero en nuestros peores escenarios manejamos soluciones de consenso que requerirán la aquiescencia de nuestros empleados. A día de hoy, creo poder afirmar que superaremos la crisis con más empleados que cuando ésta comenzó, pero aunque parece que la cosa no puede ir a mucho peor, nuestra economía tardará en recuperarse y no podemos bajar la guardia. Prevenir antes que curar, es otra forma de hacer RSC, ya que te permite afrontar una situación como la actual contando con tus stakeholders, no enfrentándote a ellos.

En momentos como el actual, la necesidad de ser transparente con tus trabajadores es más imperiosa que nunca. Hace unos meses me senté con todos los empleados de la compañía y les comenté cual era la situación de la empresa: "vamos bien, pero esta crisis es tremenda. Dudo que vivamos otra igual y creedme que nuestros hijos la estudiarán el día de mañana en el colegio. El objetivo es mantener los puestos de trabajo, pero debemos apretar los dientes todos, dejarnos de tonterías y dar cada uno el 150%". Yo creo que desde aquella conversación, si ya estaba contento de cómo se estaba trabajando en la empresa, cada uno mejoró su rendimiento aún más. El empleado, además de ser miembro de tu compañía, pertenece a una familia y a una comunidad local. Ve la televisión, lee la prensa y navega por internet. Seguro que está informado de la cifra de paro, tiene amigos, vecinos, primos o familiares que están sufriendo está crisis en primera persona, y la falta de certidumbres le repercute. Tiene derecho a saber cómo va su empresa, las expectativas de ésta y lo que va a pasar con su puesto de trabajo. Ser claro y sincero, desde mi experiencia, aún cuando las noticias no sean buenas, es también Responsabilidad Social.

El año pasado iniciamos una serie de mejoras para nuestros trabajadores. Hicimos un reparto más racional de las horas, subvencionamos una parte de un catering para favorecer la medida anterior (y que la gente no perdiera tiempo en irse a casa a comer), logramos acuerdos con guarderías e introducimos otras medidas de conciliación de vida laboral y familiar (sobre todo en épocas de vendimia). A algunos trabajadores que estaban con contratos temporales, se les hizo fijos y se decidió prescindir de ETT´s. Todo ello ha redundado en un mayor compromiso de nuestros empleados con la empresa. Con esta política no solo hemos logrado retener talento, sino atraerlo. Creo que hoy en día, PradoRey está considerada como una buena empresa en la que trabajar. Tenemos encuestas de satisfacción del personal que así lo atestiguan. La RSC incide sobre la satisfacción, lealtad y motivación de tus empleados. Éstos se identifican más con tu compañía y ello te permite retener a los mejores profesionales en tu equipo. ¿Cómo se paga eso en momentos como el actual?

Eficiencia, Calidad, Orientación al Mercado, Flexibilidad y Sostenibilidad. Esos son nuestros valores y principios estratégicos. Desde el primer momento hemos visto la crisis como una oportunidad para estar más cerca y mejor de nuestros clientes, para diferenciarnos de nuestros competidores. Eso sólo se puede hacer con un equipo humano comprometido. Al final los procesos, los productos o la tecnología, se puede acabar imitando. Lo que nos diferencia son las personas con su know-how, su compromiso y su voluntad de dar servicio. Si estamos yendo mejor este año que el pasado, no es casualidad y sí fruto de una plantilla identificada con el proyecto. Ese tipo de empleados son a los que en los momentos concretos que hay que hacer un sobre esfuerzo, se lo puedes pedir. Como dice Paco Alcaide, gestionar una empresa es, ante todo, gestionar personas. Ellas marcan la diferencia. Y más en estos tiempos que corren.

Una última reflexión. Existe la tentación de pensar que en los momentos de crisis, todo aquello que tiene que ver con la RSC debe eliminarse porque supone gastos. Craso error. La RSC es una inversión que redunda en múltiples aspectos de la empresa. En algunos casos estos aspectos son tangibles y en otros intangibles. La RSC debe ser una herramienta de gestión explícitamente ética. Es decir, debe ayudar a la empresa a mejorar sus resultados haciendo bien las cosas. Si no, la propia RSC no sería sostenible. En estos momentos es cuando hay que apostar más que nunca por un modelo diferente. Ya no sólo por todo lo anteriormente descrito, sino porque la empresa debe ser generadora de sociedad y patrocinadora de una economía ligada a un desarrollo humano y social allá donde se ubique. Todas las medidas que permitan mejorar la calidad de la vida profesional y familiar, redundan positivamente a medio plazo en las empresas. Toda medida de RSC que no abogue por una sostenibilidad social, económica y medio ambiental, tiene fecha de caducidad.

Pues todo esto es lo que puedo contar. No hemos tenido que hacer grandes negociaciones colectivas, ni equilibrios para mantener los puestos de trabajo, pero tampoco hemos recortado beneficios a nuestros empleados. Porque sobre todo, y eso es lo que sí que me gustaría dejar claro, creemos que la RSC es una declaración de intenciones, una apuesta firme y decidida que conviene mantener ahora más que nunca.

3 comentarios:

FAH dijo...

Fernando, en primer lugar gracias por citarme.

Creo que apuntas temas muy interesantes.

1. Cuando imparto clase en MBAs les suelo preguntar ¿qué es lo mejor que tiene El Bulli? muchos contestan que su cocina creativa y diferencial. No, lo mejor que tiene es su gente que crea esa cocina creativa y diferencial. ¿Y Apple? Sus novedosos productos tecnológicos. No, sus ingenieros que crean esos novedosos productos. Son la gente la que hace que las cosas ocurran.

2. Un tema fundamental es la anticipación, muy importante, y como comentas tener siempre planes alternativos. Anticipación y visión son lo que te permite ajustar con precisión.

3. La importancia de diversificar, no comer de una sola mano.

....

Comentaré otro día más para no ser muy extenso.

Enhorabuena. Estoy seguro que será un éxito la mesa redonda.

abrazo.

Fernando dijo...

Paco, gracias por pasarte. Tu blog es una fuente de conocimientos de referencia que nos aporta mucho a todos. ¡Que menos que citarte!

Muy interesante lo que apuntas. Coincido contigo plenamente. Las personas son las que marcan la diferencia en las empresas y éstas, en función de cómo se sientan de a gusto en un entorno, pueden rendir de una forma radicalmente diferente.

Nos han vendido la RSC como grandes obras filantrópicas faraónicas de las empresas, cuando en el fondo no es más que dialogar con tus grupos de interés y gestionar las relaciones con ellos.

Hace unos par de años estuve en un curso que organizó la UNED con Economistas Sin Fronteras y el BBVA sobre RSC. Telefónica hizo una magnífica exposición acerca de su programa de Voluntariado Corporativo, el cual era estupendo, decían, para motivar a sus empleados. Lo comenté con un amigo mío que trabaja allí y me dijo: "Mira Fernando, yo lo que quiero es no trabajar las 60 horas que me tocan todas las semanas". Escuchar a tus empleados y responder a sus inquietudes es una inversión impagable.

Espero esas nuevas aportaciones con impaciencia.

Muchas gracias de nuevo

Un abrazo

Oxigeno dijo...

Yo sólo puedo decir que Felicidades. Me alegra ver que todavía queda algún empresario que se preocupa por sus empleados.

Sólo decir que nuestro empleados son nuestros mejores publicistas y nuestros primeros clientes.

Ánimo y que siga con esa mentalidad muchísimo tiempo.