miércoles, 28 de octubre de 2009

Humor - Los Hermanos Marx

Sobre la Parte Contratante de la Primera Parte

Como muchos sabéis, llevo varios meses con muchísimo trabajo, los cuales se han acentuado durante las últimas semanas. He tenido varias negociaciones en diversos frentes, las cuales se han resuelto de forma satisfactoria. Aunque reconozco que ha habido momentos en los que me he visto superado, también tengo que agradecer todo lo que he aprendido. Como dice mi buen amigo Quique Ibáñez, ¿cómo valoramos este máster que está siendo el año 2009?. Ahora, a posteriori, y mirándolo con perspectiva, sólo me queda reconocer con una sonrisa en la boca, que las cosas se pueden (y se deben) mirar con humor.

Es por ello por lo que os dejo un gag de los Hermanos Marx que refleja fielmente mis últimos días de las últimas semanas a nivel laboral. Relajaos y disfrutad. Gracias por estar conmigo "En el Disparadero".

6 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

De acuerdo contigo. El humor es imprescindible para soportar la presión que existe en todos los frentes. Es un arma automotivadora que permite siempre tener más energía.

Saludos

Germán Gijón dijo...

Hola, Fernando:
Veremos el 2009 con perspectiva y no sé cómo cruzaremos el 2010. Por desgracia, muchos no podrán aplicar el humor en su recuerdo pero, de alguna manera, hay que insuflar de esperanza a quien queda falto de risa. Aunque si tenemos que recibir clases para contagiar positivismo, pues sea.
Un saludo.

nanius dijo...

Fernando,

gracias por desengrasarnos la tarde con el humor marxista.Una noche en la ópera es película de cabecera de toda la gente de bien.

Y siempre recuerdo eso de: "los sonidos de la orquesta acariciarán sus oídos como los billetes de la Señora Cleipur acarician nuestros bolsillos", después de decir eso de que "su padre es el inventor de los macarrones con bicarbonato de sosa, lo cual causa y cura la indigestión al mismo tiempo"

Un abrazo bloguero en este año de caídas

Fernando dijo...

Hola Fernando: Mil gracias por pasarte y por tu comentario. Totalmente de acuerdo contigo. Subrayo, además, que te ayuda a relativizar las cosas,lo cual te ayuda a escalar las montañas más duras de nuestro día a día.

Germán, mil gracias a ti también. Desgraciadamente buena parte de la factura de este 2009 tan complicado la pagaremos en el 2010. A ese 20% de parados que todos los organismos dicen que vamos a tener, debemos, como bien dices, insuflarles esperanza. Lo más importante, aunque lo que voy a decir es de perogrullo, es que de las crisis se sale. Me parece un buen punto de partida. Saludos

Nanius, mil gracias también a ti. Geniales las dos frases, jajajaja. También me acuerdo de la escena del camarote. De las mejores de la historia del cine. Un abrazo

Zato dijo...

QUE GRANDE¡¡¡¡

Ya sabes Fernando, mi posicionamiento vital frente al trabajo, la vida y las adversidades: Sin humor no podría hacer frente a ninguna de ellas.

Defensor aférrimo soy, mi joven padawan, del humor y las risas en el trabajo porque me niego a creer que estos sean frenos para la profesionalidad.
Yo sin humor no sería capaz de crear, trabajar o motivar.

Además, como planteamiento vital si además de ganarme la vida con el trabajo, consigo que los que estén a mi alrededor se rían, eso ya es FERPECTO, como diría el buen Obelix, borracho como un cuba a su confidente y amgo Asterix.

Esta peli es LA MÁS GRANDE de los hermanos Marx y con la que CADA VEZ que la veo (llevo mínimo unas 7 veces) me desternillo de risa...

Ánimo Fernando y que no pare la música ni las risas porque de lo malo ya se encargarán los demás de que no pare, je, je.

Fernando dijo...

Muchas gracias, Zato, por tu comentario y por pasarte.

Efectivamente una de los motivos de este blog era HUMANIZAR y AMENIZAR la economía y la vida empresarial. He metido muchas dosis de teoría en este tiempo y pocas de humor. Me parece que lo vivido estos meses merecía una escena como la de los hermanos Marx. También es de mis películas favoritas aunque de las de Groucho y compañía tal vez me quede con Sopa de Ganso. En cualquier caso, bendito problema.

Suscribo la importancia del humor a la hora de motivar, aunque siempre sin perder la perspectiva de que en esta vida hay a quien le das la mano y te coge el brazo.

Un abrazo