sábado, 11 de diciembre de 2010

Sociedad - Wiki Leaks y el Estado de Derecho

¿Democracia?

Democracia: Dícese de la doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno. O también, predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado. Ambas acepciones son válidas según la última edición del diccionario de la lengua española publicado por la Real Academia de la Lengua Española.

Estas últimas semanas hemos asistido atónitos a las filtraciones por parte de Wiki Leaks sobre el comportamiento de los principales gobiernos de las principales naciones desarrolladas. Ha habido palos para casi todos. Fundamentalmente para los Estados Unidos de América, es cierto, pero el resto de dirigentes no han salido bien parados. Cuestiones relacionadas con la Guerra de Irak, Guantánamo, la capacidad de nuestros dirigentes e incluso el caso José Couso, han vuelto a la  más rabiosa actualidad de la mano de los cables filtrados.

La manera en la que el fundador de Wiki Leaks, Julian Assange ha sido detenido a posteriori, lejos de desacreditar al personaje y a su web, no han hecho más que levantar sospechas sobre el proceder de los gobiernos de la OCDE y soliviantar al personal. Las manifestaciones vividas hoy en muchas de las principales ciudades europeas y americanas así lo atestiguan. Dios me libre de querer posicionarme en un sentido u otro respecto a la culpabilidad o no del sr. Assange, porque ni tengo pruebas ni he podido escuchar los testimonios de las presuntas víctimas, pero digamos que el proceder de determinados gobernantes es cuando menos sospechoso y desprende cierto tufo a prevaricación. Vamos, que confío en que haya un juicio justo y se sepa la verdad de todo este asunto, pero que la cosa, visto lo visto a estas alturas, no tiene buena pinta. Sin embargo, por encima de cuestiones jurídicas y personales, lo que a mi me ha llamado la atención tras esta cortina de humo que se ha levantado tras la detención de Assange, es la pregunta que se plantea al inicio del post. ¿Vivimos realmente en un estado de derecho? ¿Tenemos verdaderamente una democracia? ¿Interviene el pueblo de forma razonable en el gobierno de un país? ¿Predomina en el gobierno político del mismo?

Se supone que nuestros representantes políticos son gente preparada de los que se espera, no sólo que se desenvuelvan con decoro y honestidad, sino que tengan amplitud de miras, que sean capaces de ponderar mejor que nadie el corto y el largo plazo, de manejar con soltura y rectitud el complejísimo equilibrio de intereses que se les plantea en el día a día, pero sobre todo, que se comporten de forma legítima representando el conjunto de valores, normas y principios comunes inherentes a una sociedad dentro de la pluralidad de la misma, es decir, comportándose de forma deseable de cara al conjunto de la ciudadanía. El concepto de legitimidad en un mundo globalizado es complejo, porque la moral maneja más variables que nunca, pero sí que existe una ética, unos valores mínimos fruto del progreso humano que todos compartimos y que deberían ser intocables.

No se trata, por lo tanto, de que todo se deba saber. Los gobiernos deben preservar el interés general y asumo que ello implica la existencia de determinados secretos de estado. Entiendo, por lo tanto, que se cuecen muchas cosas en las altas esferas que nunca sabremos y que por ello, determinadas decisiones nunca serán fácilmente comprensibles. Me atrevo a decir, incluso, que es posible que a menudo seamos injustos con nuestros dirigentes. Pero una cosa es esto y otra lo que se deriva de las filtraciones de WikiLeaks.

Cuando los órganos pertinentes legislan, lo hacen porque una determinada cuestión ha dejado de ser un problema latente para convertirse en una realidad, en una aspiración de una gran mayoría. Y cuando hablamos de un estado de derecho, asumimos que el gobierno se somete al ordenamiento jurídico correspondiente, el cual es intocable. Muchas de las acciones de nuestros gobiernos, según lo que se ha revelado, estarían traspasando esa línea. Pero lo más grave bajo mi punto de vista, es todo lo que acontece a los derechos humanos los cuales no prescriben.  A la vista de las actuales circunstancias, las filtraciones de Wiki Leaks ponen en jaque, no sólo la existencia de un estado de derecho, sino el concepto de democracia tal y como lo conocemos, porque  las actuaciones de nuestros políticos aparentemente se han situado en las antípodas de lo entendido como deseable por una inmensa mayoría.

Asumo que ser dirigente de un país debe ser una tarea harto complicada pero hay unas reglas del juego que nunca se deben sobrepasar. Lo peor que le puede pasar a un estado de derecho es dejar de serlo porque el gobierno sea el principal transgresor del mismo. Tal vez esto siempre haya sido así y  simplemente ocurre que hasta ahora nunca habíamos sido conscientes de los tejemanejes de las altas esferas, pero la realidad, tal y como nos la pintan, asusta e indigna. ¿Realmente pintamos algo en este modelo de democracia o simplemente nos regalan los oídos cada cuatro años? Y lo que es peor,¿existe el estado de derecho o tan solo es una realidad aparente? Tal vez exagere, pero lo leído no es para menos. Seguiremos al tanto.

11 comentarios:

FAH dijo...

Fantástico post Fernando. El próximo viernes publicaré un post titulado: "Nos manipulan. La conspiración de la historia". No sabemos nada. No digo más, pero tú ya has anticipado algo. Wikileaks es sólo la punta del iceberg de algo mucho más gordo. Abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

Magnífico y reflexivo post. Yo no sé si la democracia está en peligro, lo que si intuyo es que independientemente del sistema , el poder (entendiendo como tal las altas esferas) siempre se ha movido igual, utilizando para ello cuantos recursos estaban a su alcance y entre ellos están la manipulación, la comunicación y la gestión de las emociones humanas. Cada vez estoy más convencido de que los gobiernos son meros "administradores " de los intereses del verdadero poder que no es otro que el dinero. Unas veces estiran la cuerda y otras la aflojan, pero no acaban de representar y velar por los intereses de sus ciudadanos. Lo de Wiki Leaks, al final, al final no es más que una prueba de que es así y eso es molesto y ya estás viendo como lo están parando.

En fin, que como apuntas el estado de derecho puede que no sea más que una realidad aparente.

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

Fernando López, creo que has hecho una exposición sucinta, pero perfectamente engarzada. Has tocado todos los palos. El problema es que la gente desconoce la Historia. A lo largo de la historia siempre ha sido igual: comunicación, propaganda, miedo y ausencia de libertad. Todo bajo la batuta del poder, que es sinónimo de dinero. Os van a gustar las 2 cosas que colgaré. Abrazo.

Fernando dijo...

Hola Paco: Millones de gracias por pasarte y por el comentario. Espero impaciente tu post! Estoy muy de acuerdo contigo, nos manipulan, y es cierto, creo que siempre ha sido así.

Ya me he leído lo que me mandaste de "Fast Food Management". Me ha encantado. En breve te mandaré el prólogo.

Un fuerte abrazo

Fernando dijo...

Hola Fernando:

Millones de gracias por pasarte y por tu comentario. Como apunta Paco, creo que das en el clavo. Al final es el dinero lo que mueve el mundo y los gobiernos no son ajenos al mismo. Más que democracia tal vez debamos hablar de econocracia (si cabe el término).

Estaremos al tanto!

Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@fernando. Y la cuestión: ¿Qué podemos hacer? ¿Existe solución? Porque debe ser una acción conjunta de todos, ¿no? ¿Es mejor saberlo o no porque si sabes la desazón es mayor?... Abrazo.

Katy dijo...

Esta entrada me sobrepasa. Cuando quede todo bajo control y explicado argumento:)
Un abrazo y feliz semana Fernando

Katy dijo...

Felices Fiestas Fernando
Tengo el ordenador estropeado y me he pasado a casa de una amiga para poder dejarte mis buenos deseos. Pasadas las fiestas me pondré al día de tus estupendos post.
Un abrazo

Fernando dijo...

Paco, Katy, perdonad que no os haya contestado antes, pero me he tirado toda la semana hecho un trapo con un trancazo de órdago. Todo ello con mucho trabajo y sin poder quedarme en casa ni un día.

Katy, a mi me da vértigo todo esto, y también me sobrepasa. Paco, las preguntas que nos dejas yo también me las hago a menudo y estoy contigo: la desazon puede ser mayor.

Ahora comento en tu blog tu fantástico post.

Katy, feliz Navidad para ti también, muchas gracias!
Un fuerte abrazo

David García Goñi dijo...

Muy buena tu reflexión Fernando, la suscribo desde el titular al punto final. Democracia es aparentemente esa palabra que se usa para definir lo bien que vivimos y que sirve a su vez para callar lo que creen que tal vez no nos gustaría oir, la verdad. Si algo ha puesto de manifiesto Wikileaks es que nos mienten, un periodista muestra las pruebas de las mentiras y se le persigue por mentiroso, pero en ningún momento la sociedad culpabiliza al que verdaderamente ha mentido.

Me pongo en el pellejo de que hubiera pasado si Wikileaks hubiera estado en la época del Duque de Lerma o Godoy, si sus mentiras hubieran sido hechas públicas al pueblo y no silenciadas por la corte, me imagino que la reacción no hubiera sido la que tenemos en el siglo XXI, tal vez, sea esto lo que tiene la Democracia, que nos aborrega como colectivo, aunque individualmente les preocupa nuestro voto. Aún así, más vale democracia conocida que…

Un fuerte abrazo y sigue escribiendo así.

Fernando dijo...

Hola David: Millones de gracias por pasarte y por tu comentario. La verdad es que estoy muy de acuerdo contigo. Te recomiento que leas el post de Paco Alcaide (franciscoalcaide.blogspot.com) llamado "Nos Manipulan. La conspiración de la historia". Es posible que más valga democracia en mano, como bien dices..

Un fuerte abrazo