miércoles, 4 de mayo de 2011

Fútbol - Diseccionando el Clásico (3 y final)

La eliminatoria de Champions

Bueno, pues ayer por fin se terminó lo que se daba. En un intenso partido, Barça y Madrid empataban a uno y los culés certificaban su pase a la final de Wembley. Ha sido una eliminatoria que se ha venido jugando 14 días, desde el miércoles santo en el que se disputó la final de copa. Nada más terminar aquel encuentro, sin tiempo para celebrar o lamentarse, unos y otros comenzaron una batalla que se ha librado dentro y fuera de los terrenos de juego, lo cual ha sido bastante patético por ambas partes. Comenzamos con el análisis.

Partido de ida: Real Madrid 0 - FC Barcelona 2

Sin duda fue el encuentro más decepcionante de toda la serie. Mucho miedo de entrada por ambos bandos. Mourinho ya había dejado caer en la previa que un 0-0 no era mal resultado para ir a Barcelona, por lo que sacó al equipo con un planteamiento idéntico al del primer partido de los cuatro, el de liga, con una excepción: el Madrid no tuvo una referencia arriba, ya que Ozil jugaba de media punta algo escorada y Cristiano se dejaba ver de vez en cuando por el centro del ataque merengue. Guardiola, por su parte, se dio cuenta de que sus problemas partidos atrás habían venido por el hueco que dejaban sus laterales al subir, lo que hacía que los delanteros del Madrid hicieran daño con muy poquita posesión de balón. Alves no subió, y Puyol, que jugó en el otro lateral, tampoco si quiera hizo ningún conato de ello. Como consecuencia, el Madrid no tuvo ni una sóla oportunidad que no fuera de balón parado y el Barça tuvo la pelota más que nunca, ya que Piqué y Mascherano no tuvieron que salir ni una sola vez a tapar las bandas y podían sacar la bola plácidamente.

Por parte blaugrana, tampoco la cosa estaba para tirar cohetes. Fijó a Pedro y a Villa más a las bandas y les cambió de lado, imagino que buscando que Marcelo no pudiera subir tan alegremente. De esta forma, el Barça sólo tuvo una buena ocasión por parte de Xavi en una buena combinación con Messi, así como un disparo desde fuera del área de Villa tras un bonito recorte. Los culés dominaban a placer, pero no me pareció un gran Barça, como sí que tuve esa sensación durante los primeros 30 minutos de la segunda parte de la final de copa. Personalmente, no me gustó nada el planteamiento del Madrid.

Tras la reanudación, el Madrid movió ficha. Sacó a Adebayor y adelantó las líneas de presión 25 metros. El mero hecho de tener una marca fija arriba complicó la existencia al Barça. Ya no sacaba el balón fácil y como consecuencia de una pérdida, Cristiano estuvo a punto de inaugurar el marcador en la mejor ocasión del Madrid. El Barça estaba aturdido, sin posibilidad de conectar con el medio campo. No nos dio tiempo a saber cuánto le hubiera durado la gasolina al Madrid, ni si quiera si realmente Mourinho tenía un plan para ir a por el partido. A los 15 minutos, en una jugada polémica, Pepe resultó expulsado y el partido se acabó. Mou fue incapaz de encontrar ninguna solución, el Madrid reculó y el Barça sentenció con dos goles de Messi, el segundo sublime.

Partido de vuelta: FC Barcelona 1 - Real Madrid 1

Como al Madrid no le quedaba otra que ir a por el partido, Mourinho se olvidó del trivote, lo cual, sin duda, fue el cambio más significativo desde el punto de vista táctico respecto a lo visto en los partidos anteriores. Fue a buscar arriba al Barça y, realmente, le complicó la vida. El Barça no pudo circular bien el balón durante los primeros minutos y sólo con un arreón en los últimos 15 minutos de la primera parte (en los que Casillas hizo alguno de sus milagros) estuvo cerca de inaugurar el marcador. La mejor ocasión del Madrid fue una contra muy bien llevada tras un gran pase de Xabi Alonso en el que a Cristiano le faltó un poquito de precisión en el último pase. Guardiola había planteado el partido con normalidad. Puyol quedaba más atrás sin subir y Alves gozaba de mayor libertad que en el partido precedente.

Tras la reanudación, el Madrid sacó todo lo que tenía. Marcó, pero en una decisión de nuevo polémica, el árbitro estimaba que había habido falta de Cristiano sobre Mascherano. Casi sin solución de continuidad, una genialidad de Iniesta dejaba sólo a Pedro ante Casillas y el canario inauguraba el marcador. El Madrid lo intentó con Adebayor y Ozil, logró empatar el partido pero no tuvo fuerzas suficientes para ganarlo. Sigo pensando que acabó más entero que el Barça, pero los blaugranas de nuevo tuvieron más el balón y eso, a estas alturas de la temporada, pesa.

Los Incidentes

No me gustaron nada los entrenadores tras la final de copa. Guardiola mostró muy malos modos y poco estilo con sus declaraciones en los días previos al partido de champions. Dice mi amigo Fabián que fue consecuencia de no poder más. Puede ser. Pero yo no puedo evitar pensar en Del Bosque. Él seguro que nunca se hubiera salido de tono. De Mourinho uno ya se puede esperar todo. No me gustó ni la rueda de prensa previa al partido de Champions ni el numerito de después.

Suspenso a los jugadores que rayaron la violencia del Madrid y a los cuentistas del Barcelona. Ni una cosa ni otra son fútbol. Todo el jaleo que se monta en el primer partido de Champions viene por un fingimiento de Pedro en un choque con Arbeloa. De vergüenza ajena todos. Lo de Arbeloa, Marcelo, Alves, Busquets y Pedro en esta serie, es para hacérselo mirar seriamente. De nuevo no quiero hablar de árbitros, pero en su descarga diré que los jugadores se lo han puesto realmente difícil. A Pepe no le meto en el saco, porque creo que en esta serie ha jugado lo duro que le han dejado, pero no se ha dedicado a pisar, escupir, proferir insultos racistas al contrario o provocar simulando caídas.

De pena también las dos directivas el día después del primer partido de Champions. En lugar de reprimir comportamientos indignos de jugadores y técnicos de las instituciones a las que representan, se dedicaron a hacer el sano ejercicio de "a ver quién mea más lejos" al que tan habituados nos tienen los políticos.

El post-gusto

La sensación que me queda es que esta eliminatoria se decidió en el Bernabeu. Puede que sea por una mera cuestión física y mental transitoria, pero las distancias Madrid - Barça se han recortado mucho. Puede también, en cualquier caso, que las mismas tampoco fueran las del 5-0 del pasado mes de noviembre. Los números no engañan y en 4 partidos, el resultado global ha sido de 3 - 4 para el Barcelona. De esos 4 goles, 3 han sido cuando el Madrid jugaba con 10 jugadores. El Barça ha arrasado en posesión de balón, pero en tiros a puerta y paradas de los porteros, ha sido casi un empate técnico.

Sorprende la escasa capacidad de autocrítica de unos y otros. No oculto que soy madridista, y por eso me sigue soprendiendo el llanto continuo por los arbitrajes. He jugado al fútbol durante 20 años y he sido entrenador de niños pequeños durante 10. No he conocido nunca a un árbitro que haya querido hacer las cosas mal. A veces te dan y otras te quitan y las quejas en el Madrid siempre han sido en privado. El principal problema del club blanco ha sido su paupérrimo primer partido de Champions, y la liga la ha perdido cayendo con el Sporting y el Zaragoza en casa, así como no siendo capaz de ganar en el campo del Mallorca, Levante, Deportivo y Almería, no por los árbitros.

Y soprende también la escasa autocrítica desde Barcelona. Undiano fue el mismo árbitro del día del 2-6 en el Bernabéu y hubo quién le cuestionó el fuera de juego de Pedro en el gol anulado en la final.  Perdieron la copa por sus propios errores, no por el arbitraje. El equipo ha pagado tener una plantilla cortísima, cuestión que podía haber solventado Guardiola dando minutos a lo largo de la temporada a los canteranos, los mismos que se están saliendo en segunda división, para que pudieran afrontar partidos importantes. El Madrid ha perdido esta temporada un mes a Cristiano y casi 6 a Higuain. El Barça, pese a la plaga de problemas en la zaga, puede decirse que ha tenido suerte.

Imagino que unos y otros, cuando se enfríe el ambiente, reflexionarán al respecto. Los jugadores del Madrid seguro que estarán tocados por la eliminación, pero pensarán que están muy cerca del Barcelona. Los del Barça pensarán que ni estando mal físicamente, han podido con ellos, lo que les reafirmará en su sensación de jerarquía en el fútbol español. Tremenda la temporada que viene, y ni más ni menos, nos estrenamos con otros dos clásicos en la Súpercopa de España. De nuevo no apta para cardiacos.

6 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Brillante exposición sobre lo acontecido en los clásicos y estoy bastante de acuerdo con lo que comentas. La lección que se puede sacar de esto es que en el futbol, como en la vida no todo vale.

Por otro lado no me ha gustado nada que Mourinho haya dejado a Benzema fuera de los cuatro clásicos. Creo que es un jugador fantástico y yo ayer le eché de menos. Creo que Mourinho no está siendo justo con el y ayer podía haber sido un día bueno para el. Su rueda de prensa fue de las más coherentes de los últimos días y todo para no jugar.
El Madrid solo puede ganar al Barça si va sin complejos y en este año ha tenido muchos.
Un fuerte abrazo

Fernando dijo...

Hola Fernando! Millones de gracias por pasarte y por tus palabras. Suscribo todo lo que dices.

1) Ni en la vida ni en el fútbol todo vale

2) Lo de Benzemá es incomprensible. Cuando está enchufado es el mejor delantero del Madrid. Para hacer lo que hizo ayer Adebayor, me hubiera llevado a Morata del Castilla.

3) El Madrid, efectivamente, sólo ganará al Barça cuando se quite los complejos. Creo que ha hecho buena parte del trabajo este año.

Por último, me sigue llamando la atención la "felicidad" blaugrana. Es decir, han ganado, sí, pero a mi me han dejado muchas dudas...Creo que tienen mucho que analizar... salvo que quieran hacerse un galacticidio como el del Madrid hace unos años.

Un fuerte abrazo

Katy dijo...

Solo un saludito y a pesar que este post es honrado del todo, se deja entrever la inclinación y a tu tocayo más:) Que conste que estoy de este lado porque aquí todos son blancos.
Un abrazo

Fernando dijo...

¡Hola Katy!Millones de gracias por pasarte y por el comentario. Uno trata de ser objetivo, pero lo cierto es que el fútbol es algo completamente pasional, por lo que acepto la crítica, jeje. Evidentemente hay muchas cosas extradeportivas que no me han gustado en esta serie, por lo que he tratado de ceñirme a lo estrictamente futbolístico para no perdernos en la polémica. Eso sí, no puedo negar que soy del Madrid y que eso influye en cómo ves las cosas, al igual que si fuera del Barça.

Un abrazo

FAH dijo...

Fernando, el Madrid debe ir pensando en la próxima temporada, y lo está haciendo... Florentino está q trina... Y lo del Barça dependerá si gana o no la final... No me ha gustado las formas del Madrid... tampoco del Barça, pero hoy x hoy creo q es más equipo... Abrazo.

Fernando dijo...

Hola Paco:

Mil gracias por pasarte! Estoy contigo: las formas de los dos equipos han dejado mucho que desear. Como madridista, la pérdida de imagen del club me duele y creo que no es admisible.

En lo único que le doy la razón a Mourinho (en cuanto a sus declaraciones públicas) es e aquello de que el Barça es un producto terminado y el Madrid no. Se han acortado distancias y el Madrid, llevando el partido a lo físico, podía haberse llevado el gato al agua, pero estoy contigo, el Barça sigue estando un poco por encima.

En breve tengo que estar en Madrid. A ver si aprovechamos para vernos y ponernos al día.

Abrazo