sábado, 30 de abril de 2011

Economía y Empresa - Inside Job

Sobre la Sostenible y lo Sistémico

Ayer estuve en el cine viendo Inside Job, el polémico y duro documental, ganador del Oscar en dicha categoría, que cuenta cómo se fraguó la actual crisis económica que todavía nos tiene tiritando, como los datos del paro del primer trimestre se encargaron de recordarnos ayer. A mi me encantó. Creo que está muy bien llevado, que todo se cuenta con mucho ritmo y con cierta ironía en ocasiones. Es cierto que hay fases que requieren unos mínimos conocimientos de economía, pero el cartelón de todos los públicos está muy bien traído. La economía es una ciencia social y, en este caso, la historia se cuenta en clave de millones de $, pero también de millones de puestos de trabajos perdidos, de cientos de miles de ahorradores que se arruinaron, de las decenas de miles de familias que perdieron sus casas y de todos los que de alguna forma nos hemos sentido "estafados" durante este tiempo por personas que otrora eran considerados brillantes cabezas pensantes.Llevo, por lo tanto, dándole vueltas a la cabeza y, sin querer desentrañar la película, sí que quería compartir algunas ideas.

1) Rendimiento - Riesgo, el binomio que siempre se cumple: A finales de los años 70, Milton Friedman, premio Nobel de Economía en 1976, era el economista del momento. Creía en un mercado libre, en el que el estado jugase un papel meramente anecdótico. Cuando Reagan llegó a la Casa Blanca en 1981, comenzó una carrera desregulatoria que ninguno de sus predecesores (Bush padre, Clinton y Bush hijo) quisieron parar. Como consecuencia, las principales empresas que formaban la banca de inversión norteamericana, en su mayoría PYMES en los años 70, comenzó una carrera vertiginosa que las convirtió en empresas "demasiado grandes para caer" es decir, cuya quiebra podía poner en peligro a todo el sistema. Su historia durante los últimos 30 años está plagada de escándalos, acuerdos millonarios extrajudiciales y prácticas al límite. Ganaron mucho dinero, sí, pero corriendo riesgos descomunales, como la película se encarga de demostrar. En esta crisis que seguimos viviendo, se rizó el rizo con un bucle autodestructivo. 

La banca comercial concedía hipotecas a las familias. Antiguamente, ganaba dinero cuando éstas devolvían el préstamo, pero en la nueva era desregulada, los bancos ganaban el dinero titulizando las hipotecas, las cuales eran vendidas en fondos (CDO) a través de la banca de inversión a inversores de todo el mundo. Cuantas más hipotecas se hacían, más dinero ganaban todos los partícipes de la fiesta, por lo que se comenzó a dar hipotecas a los famosos NINJA (no income, no job, no assets). Conseguir un crédito nunca fue tan sencillo, porque a la banca comercial le interesaba que cualquiera pudiera adquirir una casa Su riesgo estaba cubierto desde que se titulizaban sus hipotecas. La facilidad para conseguir un crédito, hizo que el precio de la vivienda en EEUU se disparase, por lo que se extendió la creencia, que también llegó a España, de que la vivienda nunca perdía valor.

Para cubrir el riesgo de  las hipotecas de riesgo ("subprime") aseguradoras comenzaron a ganar dinero comercializando coberturas frente a posibles impagos, titulizadas bajo el nombre de CDS, las cuales fueron también vendidas a ciudadanos de todo el mundo. Cuantas más hipotecas, más dinero ganaban todos y el riesgo, sin embargo, cada vez era más alto. Los bonus de los directivos y trabajadores de la banca y banca de inversión norteamericana, dependía en buena parte de seguir dando fuelle a esta espiral, lo que animaba a tomar más y más riesgos. 

La economía, como decía al principio, es una ciencia social y como tal, está plagada de verdades relativas. Las recetas válidas para salir de una crisis, pueden no ser válidas para otras, porque al final las sociedades y los entornos varían, lo que hace que varíen también las percepciones y psicología humana. Sin embargo, si hay una verdad universal que siempre se cumple es el binomio rendimiento - riesgo.  Estamos como estamos por haber vivido al límite.

2) Ausencia de Valores + Cortoplacismo + Exceso de Ambición = Crisis. Esta idea es de Pilar Gómez Acebo y la suscribo plenamente. "Inside Job" demuestra cómo los principales bancos de inversión sabían que estaban vendiendo basura con una toxicidad casi radiactiva. Los bancos y mediadores de hipotecas, sabían que estaban engañando a familias y corriendo riesgos excesivos concediendo préstamos a personas que difícilmente podrían devolverlos. Los políticos norteamericanos mintieron incluso a sus colegas de la UE durante el año 2008, negando el desastre que se aproximaba (magnífica la intevernción de Christine Lagarde, Ministra de Economía de Francia en la película). Importantes profesores de Universidades Norteamericanas se quitaron la chaqueta de investigadores para ponerse la de propagandistas al calor de importantes cheques de bancos, gobiernos (el caso de Islandia es llamativo) y políticos de turno. Eso es una falta de ética y deontología profesional impresentable.

Sumémosle la necesidad de obtener beneficios a cualquier precio y lo antes posible. El cortoplacismo es mortal de necesidad para las compañías, tanto como el exceso de ambición, el afán por ganar más de lo razonable, por querer exprimir el sistema. Ambos aspectos te levan de nuevo al primer punto, a correr riesgos por encima de lo razonable. Hay quien dice que esta crisis es, fundamentalmente, de valores, y yo lo suscribo. Hemos perdido el norte por completo.  

3) Las crisis son globales (salvo si eres banquero, sobre todo en los EEUU): En un mundo globalizado desde un punto de vista económico, social y cultural, los problemas son globales. Los retos que afronta la humanidad ya lo son. El cambio climático, la pobreza y el hambre son problemas de todos, porque los agentes que crean riqueza, las empresas, se encuentran ubicadas por todo el mundo.La crisis económica, por lo tanto, es global, y me atrevo a dcir que las siguientes también lo serán.

El contagio de las hipotecas subprime a Europa vino de la mano de las agencias de calificación. Éstas, concedieron el mejor rating posible a los CDO y CDS, lo que animó a bancos de Europa y del resto del mundo a invertir en ellos, a recomendárselos a sus clientes.Cuando quebró Lehman Brothers, el problema inicial fue que nadie sabía a ciencia cierta cuanta "mierda" tenía, y lo que es peor, cuanto valía dicha "mierda", lo que generó un pánico bancario que secó el crédito en todo el mundo. Las agencias de calificación,por cierto, cobraban de los bancos de inversión que vendían la citada "mierda". ¿Se comportaron con ética y deontología profesional? Recomiendo ver la película para que cada uno se forme su opinión.

Cuando José Luis Rodríguez Zapatero afirmaba que teníamos el mejor sistema financiero del mundo y que esta crisis no tenía por qué afectarnos, demostró no comprender cómo funciona la economía globalizada, pero no estaba equivocado del todo. La banca española no pudo participar en la fiesta subprime por determinadas regulaciones del Banco de España, sin embargo, la resaca del guateque nos pegó de lleno. 

El caso de España ha sido diferente. Cuando en el año 2001, buena parte de las economías de la OCDE entran en recesión por el colapso de las empresas puntocom, nuestro país era de los pocos que mantenía un crecimiento aparentemente sólido. Se produjeron entonces tres fenómenos muy importantes para comprender nuestra crisis: 1) Aumento de la demanda de viviendas, como consecuencia del auge de la inmigración (entre los años 2.000 - 2007 nuestra población aumentó en 5 millones de personas, de los cuales, más del 80% eran extranjeros), que coincide con una carestía de viviendas; 2) Tipos de Interés irrisorios, lo que permite acceder a una financiación muy barata; 3) Integración de los mercados de capitales mundiales, lo que permitió a nuestro sistema financiero recurrir a la banca extranjera para financiar buena parte de nuestro desarrollo. Dicho de otra manera, nuestra fiesta se pagócon nuestros ahorros y con los de buena parte de los ahorros de los ciudadanos europeos. La facilidad para conseguir créditos blandos y el déficit de viviendas, disparó el precio de las mismas, generando una burbuja espectacular.La otra consecuencia es que el endeudamiento de empresas y familias creció de forma exponencial. Como muestra, basta este dato: nuestro déficit por cuenta corriente pasó de 23.200 millones de $ a 145.300 millones de $. Las viviendas vieron como su precio aumentaba a una media de entre el 12 y el 13% anual.

Cuando el pánico interbancario cundió por todo el mundo en el año 2008, nuestros bancos y cajas vieron cómo se les cerraba el grifo de la financiación internacional, lo que les obligó a salir a la carrera de múltiples compañías, así a como denegar créditos a familias y empresas. Como consecuencia, la crisis financiera se convirtió en una crisis económica de primer orden.

Es cierto que nuestros bancos y cajas tenían, y gracias a Dios, provisiones anticícilicas, pero también que estaban demasiado expuestas al sector inmobiliario. Lo que ha pasado después, excede del alcance de este post, pero me gustaría apuntar una idea muy concreta. Nuestros bancos no han querido aprender la lección aún, probablemente con la connivencia de nuestro gobierno: ¿Cuánta "mierda" tienen en forma de viviendas ? ¿Y cuánto vale realmente dicha "mierda"? En tanto en cuanto no se sepa, difícilmente les volverán a abrir el grifo en el mercado interbancario, por mucho que aumente el "Core Capital". Pero esta es una opinión mía.

La crisis económica, por lo tanto, se produjo como consecuencia del contagio de la crisis financiera. Eso se tradujo en millones de puestos de trabajo perdidos, caídas del consumo, caídas de los fletes, caídas de producción en las fábricas de todo el planeta, en definitiva, pérdida de riqueza en todas partes. Salvo para los banqueros, quiénes apenas unos meses después de ser rescatados, volvían a cobrar sus escandalosos bonus.

4) La sostenibilidad debe ser sistémica: Hasta la fecha, el término sostenibilidad se ha ligado al medio ambiente, a veces también a fines sociales. Nos hemos olvidado de la tercera pata. La sostenibilidad debe ser también económica. O lo que es lo mismo, la sostenibilidad debe ser sistémica, incluyendo las tres dimensiones de la misma. Se trata de crear valor a largo plazo, tanto desde el punto de vista económico, como social y medio ambiental. Esto no quiere decir que no vaya a haber crisis, porque ni los mercados, ni los gobiernos, ni las personas somos perfectas, pero sí que aquellas serán de dimensiones proporcionales, no como la actual.

Nuestro planeta, como muestran los estudios, está lejos de ser sostenible desde el punto de vista medio ambiental, como se puede ver en los estudios sobre huella ecológica. Las crecientes diferencias entre ricos y pobres, ya no sólo entre norte y sur, sino en países como los EEUU, o las infracciones permanentes de los principios ILO por muchas multinacionales (abolición de trabajos forzosos, uso de mano de obra infantil, discriminación y prohibición de asociación y sindicalismo) nos demuestra que nuestro sistema también está lejos de ser sostenible desde el punto de vista social. 

Sin embargo, pocas veces nos preguntamos en los años previos al crack del 2008 si los niveles de endeudamiento a los que habían llegado empresas y familias eran sostenibles. Si eran sostenibles los precios pagados por vivir en determinadas casas. Si eran sostenibles los Porsche Cayenne que circulaban por España. Como si eran sostenibles los bonus estratosféricos de los banqueros de todo el mundo. En definitiva, si era sostenible nuestro nivel de vida. No había riqueza, había beneficios empresariales con muy poco sustento por detrás. Sin burbuja inmobiliaria, para que nos entedamos, España hubiera crecido, pero no a los niveles que lo hizo durante 10 años, lo que denota que mucho de lo que había era ficticio. Mucha gente ha vivido por encima de la realidad, y ahora lo estamos pagando.

5) El problema de la "no moraleja": Esta crisis está siendo demoledora como demuestran los datos, pero para mi, lo más duro es que no hay moraleja. Los que nos han metido en este embrollo, siguen estando en la Reserva Federal Norteamericana o aconsejando al presidente de turno en los EEUU. Los banqueros no van a la carcel, los bonus se siguen cobrando, y la factura la estamos pagando todos los ciudadanos. Algunos a través de nuestros impuestos, otros a través de la imposibilidad de acceder a un puesto de trabajo. Las empresas caen o malviven, y los gobiernos, que han mirado para otro lado, rescatan bancos mientras tratan de desandar lo andado. Y eso sólo en la UE, en EEUU, ni siquiera. Lo peor no es la destrucción de la riqueza, sino el ejemplo que nos queda, el mensaje que se transmite para el futuro: especula, arriesga, toma el dinero y corre. La fiesta ya la pagarán otros.

domingo, 24 de abril de 2011

Fútbol - Diseccionando el Clásico (2)

Más apuntes

Termina una Semana Santa de Pasión en todos los sentidos. Con menos procesiones de las deseables por la abundancia de la lluvia, pero con mucho fútbol de por medio, cerramos el domingo de resurrección a mitad de camino entre el segundo clásico y el primer partido de las semifinales de la Champions. Uno sigue tomando apuntes y prepara para cuando termine el cuarto envite, un post más detallado. Sé que puede sonar oportunista, pero creo que este "serial" no admite dogmas a mitad de la  película. La vida es un estado de ánimo y un equipo de fútbol también. Hace 15 días, el Barça era muy favorito. Dos partidos, con una copa de por medio, parece que han logrado virar las tornas. Al menos hasta el partido del miércoles próximo.

Efectivamente Mourinho se guardaba algo tras el primer clásico. Bastó que el Madrid adelantara su línea de presión 25 metros para meterle en un jardín al equipo blaugrana El Barça no está acostumbrado a ello. El Barcelona de la era Guardiola ha perdido muy pocos partidos, y los que lo ha hecho, ha sido a través de un intercambio de golpes, tal y como hizo el Atlético de Madrid, en el Calderón la liga anterior, por ejemplo, o el Inter en San Siro el año pasado. Los culés perdieron, sí, pero generaron ocasiones para haber ganado los "pim-pam-pum" en los que se convirtieron esos encuentros. La principal novedad del miércoles pasado es que el Barça no tiró ni una sola vez a puerta en toda la primera parte. La mala noticia para el Madrid es que, pese a su superioridad, no fue capaz de hacer ni un sólo gol.

La reacción del Barcelona tras el descanso fue espectacular. No creo que el Madrid se echara atrás a drede, más bien creo que el Barça le empujó con su fútbol de siempre. Para ello necesitó ensanchar el campo y meterle una velocidad más al juego. Pudo marcar el equipo blaugrana, pero entonces emergió la figura de Casillas, inédito hasta el minuto 65. El problema de los azulgranas es que tal esfuerzo terminó por desfondarle. Los últimos 10 minutos de la segunda parte evidenciaron que los barcelonistas iban ya en reserva y ello lo aprovechó el Madrid para estar a punto de ganar el partido en una gran jugada de Di María.

En la prórroga se necesitaron 5 minutos para ver que la inercia había cambiado. Bastó un balón largo de Xabi Alonso a Cristiano, el cual ganó en carrera a toda la defensa catalana con una facilidad asombrosa y lanzó un disparo que rozó el palo, para ver que a igualdad de esfuerzos, los merengues estaban más enteros. Poco después llegó la jugada del gol y ahí se acabó el partido. Unos se dedicaron a mantener el botín, pese a que Adebayor pudo sentenciar al final del tiempo extra. Los otros, no pudieron llegar con claridad y pagaron el sobre esfuerzo de la segunda parte.

El Madrid tiene buenas noticias. Por un lado, se ha dado cuenta de que puede batir al Barça porque táctica y físicamente, el equipo ha llegado en su mejor momento al final de la temporada.  Por otro, maneja diferentes registros según lo pida el guión y, por último, parece encarar la fase final de la temporada pletórico de moral. Sin embargo, conviene que el equipo blanco recuerde que ha podido perder también los dos partidos. El Barça sigue siendo un equipazo y los dos encuentros disputados han sido a cara de perro. Discrepo de los que dicen que el Madrid jugó al antifútbol. No jugó bonito, que es distinto, pero su presión, orden, disciplina, ocupación de los espacios, ayudas y coberturas en defensa, desmarques y verticalidad, fueron de manual.

El Barça llega con peores sensaciones. Parece que alcanzó un pico de forma a finales de enero - principios de febrero y no ha terminado de recuperarlo. La enfermedad de Abidal, unida a la lesión de Puyol, han dejado a la zaga en cuadro. Sin embargo, sigue teniendo a Xavi, Iniesta y Messi. Cuando los tres conectan, pocas zagas pueden soportarlo. Villa ha vuelto a marcar e, insisto,  ha podido ganar los dos primeros partidos de la serie. Tiene muchísimas posiblidades de pasar a la final de Champions también. Le pesa, eso sí, el mal funcionamiento colectivo que de un tiempo a esta parte muestra su zaga. Sorprende, desde la distancia, la escasa capacidad de autocrítica del Barça tras la derrota en la final de Copa, pero eso lo dejo para mi último post, pase lo que pase a partir del miércoles.

Así pues llegamos a la semana del tercer clásico con las espadas en todo lo alto. Lo veo al 50%. El Barça sigue siendo más equipo, pero llega tocado física y anímicamente. El Madrid, por el contrario, llega con más moral y más fuerza. Espero dos partidos como los dos jugados hasta ahora. Muy duros física y psicológicamente, muy disputados, con igualdad de ocasiones y con un acto final en Barcelona, lo cual, en teoría, favorece a los culés, pero la vida, como venía diciendo, es un estado de ánimo. ¡Que empiece el espectáculo!

martes, 19 de abril de 2011

Empresas - Telefónica: ERES y Bonus

Ideas e Impresiones

Ayer por la tarde mi primo Ignacio Hernanz me planteó a través de Facebook la siguiente pregunta: ¿Afectará a la imagen corporativa de Telefónica todo el jaleo que se ha montado por el asunto de los ERES y los bonus de sus directivos? La respuesta es compleja y, desde luego, no para desarrollarla en Facebook. Así pues, aunque ya llevaba días dándole vueltas al respecto, anticipo un poco el post que tenía pensado expresando algunas ideas e impresiones al respecto.

Pongámonos en antecedentes: el pasado 25 de febrero, Telefónica anunciaba unos beneficios record de 10.167 millones de euros, un 31% más que en el año 2009, en buena parte gracias a la compra de Vivo, la operadora brasileña, lo que había contribuido a mejorar los resultados extraordinarios. Dentro de la foto global, es cierto que la compañía vió caer un 5% sus ingresos en España, debido, según explicó César Alierta, presidente de la compañía, al menor consumo por cliente en cada una de las diferentes áreas de negocio de Telefónica, y la elevada intensidad competitiva (entiendo que por el alto grado de penetración de la telefonía móvil e internet en la población, lo cual convierte al cliente en un stakeholder crítico al que hay que retener a cualquier precio).

Pese a estos resultados, la sorpresa saltaba la semana pasada. El miércoles 13, Telefónica anunciaba un ERE  para recortar su plantilla en un 20% en España, lo que significa eliminar 5.600 puestos de trabajo. Junto a esta medida, el gigante de las telecomunicaciones anunciaba otras tantas (eliminar puestos directivos, vender activos no estratégicos y vincular las mejoras retributivas a la productividad, no a la inflación) de cara a compensar la caída de los ingresos en nuestro país. Apenas dos días más tarde, la compañía informaba a la CNMV su intención de proponer un reparto en bonus a sus directivos valorados en 450 millones de euros. Desde entonces hasta hoy, las críticas a Telefónica se han sucedido y le han llovido palos desde el gobierno, sindicatos y oposición, al margen de ser fruto de feroces críticas en redes sociales y diferentes foros de opinión. ¿Le pasará factura a Telefónica este escándalo? La respuesta no es sencilla.

En los próximos días se publicará un artículo académico con una investigación que hemos llevado a cabo el profesor Jesús García de Madariaga (mi director de tesis) y yo mismo sobre el impacto que tienen las prácticas de Buen Gobierno o Gobierno Corporativo sobre la reputación de las empresas.Por prácticas de Buen Gobierno se entienden, entre otras, la vigencia de un código ético, la existencia de consejeros independientes o la claridad y transparencia en políticas de remuneración tanto par ala alta dirección como para los miembros del consejo. Nuestro principal hallazgo es que, efectivamente, existe una correlación positiva y evidente entre prácticas de Gobierno Corporativo y Reputación Corporativa. Es decir, que cuanto mejor era el resultado en materia de Buen Gobierno, mejor era la reputación de las compañías estudiadas. Nuestro estudio tiene limitaciones. En primer lugar, que está basado en el sector del automóvil. En segundo lugar, que analizamos correlación, no causalidad. Por último, que está hecho en un momento de crecimiento económico. Este último aspecto es significativo, porque lo cierto es que la reputación no es un concepto estable, sino que se basa en percepciones y los entornos, de un tiempo a esta parte, han variado muchísimo.

La relación entre reputación y resultados financieros de una compañía es también evidente. Es más, existen estudios muy interesantes que han demostrado que los mercados de capitales son capaces de valorar activos intangibles como la reputación corporativa, influyendo de esta forma en las decisiones de inversión de los distintos agentes que en ellos participan. Hoy en día, además, existen índices bursátiles de sostenibilidad en los que Telefónica cotiza: el Dow Jones Sustainability Index y el FTSE4Good de Londres. Los inversores que analizan estos indicadores, por lo general, incluyen criterios éticos a su decisión de inversión. En ese sentido, merece la pena recordar que en Inglaterra, por ejemplo, la inversión socialmente responsable ya ha alcanzado el 30% sobre el total de inversiones y que en países como Holanda, ésta roza el 40%. EIRIS, la cual elabora informes para este tipo de indicadores y cuya herramienta EPM es la que he podido utilizar yo en mi tesis, seguro que va a penalizar a Telefónica por este incidente. Primero le pedirá explicaciones, si contesta, que no siempre lo hacen, las evaluarán, y si no son satisfactorias, le bajarán su rating. En condiciones normales, Telefónica será castigado por ello. En 1.997, cuando se supo que Nike empleaba niños en sus fábricas de Vietnam e Indonesia y que las condiciones laborales en sus plantas eran lamentables y que incluso se propinaban castigos físicos, su cotización por acción cayó más de un 50%.

El problema es que Telefónica, merced a que ha sido poseedora de un monopolio durante mucho tiempo y a una política de inversiones acertadas, que le han permitido tener una presencia global muy diversificada, es de las inversiones refugio en estos tiempos que corren tan complicados para los mercados bursátiles. Dicho de otra forma, me quedan muchas dudas de que un escándalo de este tipo le vaya a pasar factura a corto plazo. Para que los stakeholders puedan penalizar a una compañía, necesitan tener alternativas que no les obliguen a sacrificar ciertos atributos. Es decir, no sé si con la situación tan complicada que tienen nuestras economías, existen muchos inversores dispuestos a ceder rentabilidad en aras de otra compañía más ética. Es cierto, en cualquier caso, que BP vió como sus acciones cayeron un 40% el pasado mes de Julio de 2010 cuando el derrame del Golfo de México, pero aquello fue global y esto ha ocurrido aquí.

Luego está el caso de los clientes. Para que haya un boicot y que éste sea efectivo, hacen falta de nuevo alternativas que no sean ni de menor calidad, ni más caras. Hoy en día, el mercado de las telecomunicaciones es un oligopolio de cuatro amigos. No hay muchas alternativas y, además, el cambio es costoso, ya que con la penetración tan alta del teléfono móvil, el teléfono fijo e internet en los hogares de los principales países de la OCDE, el cliente es un grupo de interés crítico. Sólo se puede crecer manteniendo los que tienes y robando algunos a la competencia.

Sin embargo, pese a los dos párrafos anteriores, Telefónica debería ser consciente de que cada vez tiene a más gente en contra. Existen más de 50 grupos en Facebook llamados "Odio a Telefónica" o similar, los foros de las páginas web de los principales diarios están plagados de comentarios anunciando bajas y rebosando indignación por la noticia del ERE y los bonus y cada vez existen más páginas web dónde se cuestiona el servicio que da Telefónica a sus clientes. En PradoRey, mismamente, nos hemos tenido que dar de baja. En dos años y medio, no he sido capaz de poder responder a ni un sólo correo interno de bodega con la Blackberry  y los mails me llegaban por duplicado. Telefónica, con un par, ha cerrado el expediente sin resolverlo. Al final es lo de siempre: ninguna empresa puede vivir de espaldas a la sociedad a la que se desenvuelve. Si el CIS lleva diciendo desde hace casi dos años que el paro es lo que más preocupa a los españoles, y aún reconociendo que la primera responsabilidad de la empresa es la económica, lo de la semana pasada es de traca. En una sociedad en la que el cliente ya no es el rey, sino que es el dictador, no puedes seguir prestando servicios mediocres. En líneas generales, estoy convencido de que Telefónica nos cae a la mayoría un poco peor que hace unos días y eso sí que les debería parecer preocupante.

Por último, termino con una reflexión: Al final la RSC es un concepto relativo que depende de la moral de cada sociedad. Dicho de otra forma, el que las acciones de Telefónica sean consideradas legítimas o no, dependerá de nosotros y nuestras actitudes.

domingo, 17 de abril de 2011

Fútbol - Diseccionando el Clásico

Apuntes e Ideas

Tras varias semanas de gran intensidad comunicativa (parecía que el  clásico se llevara jugando 20 días), ayer comenzó el maratón de Real Madrid - Barcelona que nos mantendrá en vilo a una buena parte de los aficionados al fútbol durante las próximas fechas. Vaya por delante que me quito la bufanda y me niego a hablar de árbitros, porque para polémicas ya están los foros de la prensa deportiva. Sólo quiero apuntar a algunas reflexiones en virtud de lo visto durante el partido de ayer. Todo el que quiera comentar o discrepar, como siempre será bienvenido.

El Barcelona demostró una vez más lo que yo creo que todos tenemos claro. Es el mejor equipo del mundo con mucha diferencia respecto al segundo, escalafón del podio que podrían disputarse ahora mismo el Real Madrid y el Manchester United. Eso no quiere decir que sea imbatible, pero sí que para hacerlo tienes que jugar en función del mismo. Es decir, el Madrid, probablemente tendrá más el balón en cualquier partido contra cualquier rival de Europa, pero ahora mismo no le puede jugar al Barcelona como lo haría ante cualquier otro equipo. Fundamentalmente porque la superioridad de los blaugranas en medio campo es manifiesta. Ayer creo que se vió que Mourinho lo sabe y planteó un partido muy físico regalándole medio campo al Barça, el cual movió el balón a sus anchas. Aún así, el despliegue físico de Pepe, Xabi Alonso y Khedira, planteó muchísimos problemas a los catalanes. Iniesta apenas creó juego, a Xavi se le vió fundamentalmente en la segunda parte tras la expulsión de Albiol y Messi, en consecuencia, tuvo que recibir muy atrás. Creo que al descanso, probablemente, estaba más satisfecho Mourinho que Guardiola.

La crítica desde la prensa catalana ha sido unánime: el Madrid jugó como un equipo pequeño. A los madridistas (me pongo por unos segundos la camiseta), nos duele ver jugar a nuestro equipo así. Sé que con el fútbol te pasa como con una manta. O te tapas los pies, o te tapas la cabeza. Ambas cosas no son posibles. El Madrid, en el partido de ida, hizo un planteamiento valiente y se llevó cinco (que bien pudieron ser más). Entiendo, por lo tanto, el razonamiento de Mourinho, entrenador pragmático dónde los haya, pero la pregunta es si no hay otra forma de tratar de meterle mano al Barça de forma más decorosa, jugándole, como alguno me recordaba ayer, como lo hizo el Valencia en Mestalla. El equipo "ché" perdió, sí, pero pudo ganar. Hay también quien recuerda la ida del año pasado, dónde el Madrid de Pellegrini jugó un partido más que digno, pero pienso también que aquel Barça era muy inferior al actual. Doctores tiene la iglesia, desde luego, y soy de los que piensa que Mou es de los mejores pese a sus salidas de tono. Seguro que maneja variables que a mi se me escapan, pero no sé, con Ozil y Cristiano en punta, tal vez el equipo hubier tenido más el balón e incluso podía haber sido más rápido en la transición. Y si la idea era el balón aéreo, pese a que siento debilidad por Benzema, ¿por qué no jugó Adebayor de inicio?

La prensa de Madrid y de buena parte del mundo critica al Barça por su conformismo y presuntuosidad al no matar un partido que tenía ganado, con un rival que estuvo KO tras el penalty y que jugaba con uno menos. El Barça fue admirable en muchas fases del encuentro. El Madrid le propuso un partido táctico y físico pero los culés se mantuvieron fieles a su estilo en todo momento, tocando y tocando incluso cuando no encontraban huecos y Villa caía reiteradas veces en fuera de juego. Sin embargo, hay cosillas, detalles en el Barça, que me hacen pensar que no está, ni mucho menos, como hace unos meses. Me soprendió muchísimo lo que le costó correr para atrás a nivel colectivo. Guardiola lo había avisado: el Madrid es de los equipos que mejor practica el contrataque en el mundo, pero aún así creo que los merengues crearon más peligro del razonable para una posesión de balón tan exigua. Aporto datos: 72% de posesión de los visitantes frente a un ridículo 28% de los locales. 13 remates del Madrid por tan sólo 11 del Barça. Me falta el dato de los corners, pero tengo la sensación de que el Madrid sacó bastantes más. Valdes hizo cinco paradas, al igual que Casillas, y Adriano sacó un gol bajo palos. Además, hubo un palo para cada equipo. El partido contra el Shaktar fue sintomático. Valdes fue de los mejores de la eliminatoria. Si hubieran quedado 5 - 3 en la ida y 2 - 3 en la vuelta, no hubiera pasado nada. Ayer ya estuvo Puyol, pero creo que la vuelta del gran capitán no resuelve un problema que pienso es colectivo.

Creo que el Barça también ha perdido algo de hambre. Hace unos meses se encuentra en esta situación y machaca al Madrid. Ayer no lo hizo. No sé si por conformismo, porque físicamente no se acaba de ver o porque tenía en mente la final de copa del miércoles, pero lo cierto es que le dió vida al Madrid y que, si bien pudo ganar, también pudo perder al final. Acordaos del 2 -6 del año 2009 o del 5-0 de la primer vuelta. Como dijeron ayer Miguel Rico y Manolo Lama en la COPE, se va más contento el Madrid que el Barça y pienso que anímicamente, los blaugranas salen con alguna duda de más y los merengues con un poquito menos de miedo. El feísimo detalle de Messi al final del partido creo que es significativo: los jugadores del Madrid se fueron razonablemente alegres, los del Barça no, pese a que el resultado les pone la liga en bandeja. Tal vez porque, pese a sus declaraciones prudentes al respecto, ya eran conscientes de ello antes del partido de ayer y no lograron dar una estocada moral que les hubiera hecho salir casi con un 1-0 en Valencia el próximo 20 de abril.

Pese a todo, el Barça es el gran favorito para la final de copa y las semifinales de Champions. En primer lugar, porque como ya he indicado, creo que es el mejor equipo del mundo. En segundo lugar, porque con 70% de posesión de balón por partido, decir lo contrario sería una temeridad. Por último, porque aunque el Madrid sigue creciendo y su funcionamiento colectivo es cada vez mejor (insisto en el análisis de la primera parte: el Madrid tácticamente estuvo casi perfecto), el Barça es una máquina perfectamente engrasada. El Madrid claro que tiene opciones. Pese a las declaraciones de Xavi al finalizar el partido, creo que tanto el Madrid como el Barça siguieron el guión que había pensado Mourinho y yo tengo la sensación, reconociendo que puedo estar equivocado, que el entrenador portugués no ha mostrado todas sus cartas. Si se guarda algo, seguro que lo ha dejado para el miércoles.Y visto lo visto ayer, ojo si el Madrid se pone por delante y es capaz de aguantar el marcador. Por el contrario, visto lo visto ayer, si es el Barça el que marca primero el miércoles, tendrá muchísimo ganado. Cuando el Madrid salió de la cueva, aunque estuviera con diez, dejó huecos que le pudieron costar el partido. No creo que Villa, por ejemplo, perdone tanto como ayer en el tramo final. Si yo fuera Guardiola, en cualquier caso, estaría tranquilo, porque en definitiva, le basta con ser él mismo.

sábado, 16 de abril de 2011

Música - Quique González: Desbandado

Sentimientos y Percepciones

El pasado jueves tuve la oportunidad de ver a Quique González presentando su nuevo proyecto, "Desbandado", en Aranda de Duero. Tras finalizar su gira "Daiquiri Blues" (de cuyo álbum ya dimos buena cuenta en este blog), el artista madrileño ha querido tomarse un respiro tocando en pequeños teatros en un formato mucho más íntimo. Acompañado por su fiel Jacob en el contrabajo (a veces también a la guitarra), Quique reinterpreta algunos de sus temas, hace versiones de otros grupos y toca en directo canciones que habitualmente no presenta en sus giras más convencionales.

Lo cierto es que me impactó. Sonó de forma impecable y realmente transmitió sentimientos, me hizo recordar tiempos pasados, buenos momentos vividos al calor de sus canciones y sus primeros discos, aquellos primeros conciertos en Galileo, Honky Tonk, Moby Dick o de telonero de Los Secretos en la Riviera. Quique no es un músico de masas, incluso sé que hay seguidores de este blog de los que no es santo de su devoción, pero a mi, además de gustarme cada día más, me parece que comienza a tener trazos de artista verdaderamente grande, de esos que se ganan el respeto de colegas, críticos y respetable por su coherencia y trayectoria musical.

Me encantó que tocara "Reloj de Plata", "Discos de antes" y "Aunque tú no lo sepas", me emocionaron "Ayer quemé mi casa", "Avión en tierra", "Crece la hierba", "Calles de Madrid" y "Fito", lo bordó con "Cuando estés en vena" (para la que contó con Mario Raya, no confundir con Carlos) y creo que acertó de pleno finalizando con su maravillosa "De haberlo sabido". (cuyo vídeo os dejo) Soprendió con una preciosa versión de "La casa cuartel", de Kiko Veneno, así como con una de las joyas de Jackson Browne, "These days" y "Hoy puede ser un gran día" de Serrat. Incluso se atrevió con una ranchera para deleite de los que allí estábamos.

Tal vez no sea objetivo con Quique, pero imagino que es porque, además de gustarme su música, sus conciertos y discos forman parte de la banda sonora de mi vida, de muchos de mis mejores momentos vividos al calor de sus canciones. Como siempre que me pasa tras verle en directo, he vuelto a coger la guitarra, a ser músico de guardia como él, al menos por unos días. La música son emociones y eso es precisamente lo que a mi me transmite Quique.


domingo, 10 de abril de 2011

Empresas - Cuotas, Mujeres y Gestión del Talento en la empresa del Siglo XXI

Algunas Ideas

Ayer tuve la suerte de ser invitado por la Cadena Ser a participar en un especial de "A vivir que son dos días" edición Madrid, presentado por Marta González Novo, que se emitía en directo desde el Castillo de Peñafiel, Museo del Vino. Allí compartí mesa y micrófono con magníficos colegas de profesión de muchas de las bodegas más representantivas de la DO Ribera del Duero.

A mi me tocó participar en un apartado en el que se querían destacar diferentes iniciativas sociales que las bodegas de la zona llevamos a cabo. Curiosamente, como ya me había anticipado Patricia Cruzado, la periodista que había contactado conmigo a lo largo de la semana, lo que más les interesó fue la cuestión de la igualdad por el alto número de mujeres en puestos de consejo, alta dirección y mandos intermedios. He de decir, como le dije a Patricia, que para mi esta es una cuestión de lo más natural y que no creo que sea algo para presumir. En el fondo me sigue preocupando que se le dé importancia a la igualdad, porque me hace ver que todavía seguimos lejos, muy lejos en ocasiones, de lo que realmente debería ser a estas alturas de la vida.
Diversidad e igualdad ya no son, o al menos ya no deberían ser, un "nice to have" como dicen los americanos, y sí un "must have".

Vivimos en una sociedad cada vez más diversa, pero homogénea desde el punto de vista de formación reglada. Tenemos más licenciados, diplomados o titulados en formación profesional que nunca. En Europa incluso los planes de estudio tienden a converger a raíz de Bolonia. Lo que marca la diferencia, por lo tanto, es el conocimiento tácito, aquello que no se enseña, sino que se aprende de lo vivido, del día a día, de las experiencias cotidianas. Las empresas buscamos talento, cerebros por encima de sexos. No creo en cuotas, creo en las personas, en su valía, en su honestidad y ganas de trabajar haciendo equipo y queriendo crecer.

Hace unos años asistí a un coloquio en la EOI organizado por ésta misma, Esade y el BBVA. En el mismo intervino el que por aquel entonces era el Director de Responsabilidad Social del BBVA, José Manuel Moreno, y dijo una cosa que me impactó: "observamos que hoy en día entran muchísimas mujeres recién licenciadas con un potencial de alta dirección clarísimo. Al llegar a los 30 años la mayoría se estanca al optar por la maternidad". Yo creo que el enfoque en muchas empresas es equivocado. De lo que se trata es de adaptar las carreras profesionales a las circunstancias vitales de las personas y no a la inversa. El trabajo nos dignifica y nos puede ayudar a sentirnos realizados en una esfera de nuestra vida, pero no dejamos de ser personas, de tener nuestras propias aspiraciones vitales. Se trata de trabajar para vivir, no a la inversa. El teletrabajo, la jornada flexible o contínua o la distribución irregular de la jornada son herramientas al alcance de todos que no hay que tener miedo a aplicar en todos los puestos que se pueda. Siempre he creído que los mecanismos de control estrictos y rígidos favorecen al trabajador mediocre. El buen trabajador funciona con confianza. Se trata de retener talento, cuantas más facilidades demos las empresas para que la gente haga bien su trabajo y se realicen como personas, mayor vinculación afectiva obtendremos por parte del trabajador. Dicho de otra forma, se trata de que la gente elija en libertad cómo vivir su vida sin que el trabajo le condicione.

A todo lo expuesto, cabe añadir otra realidad. Hoy en día las universitarias de la OCDE casi suman el 60% del total de alumnos. En la UE esa cifra sube hasta casi un 65%. Sigo creyendo que cada vez marcará más la diferencia el conocimiento tácito, pero la formación es una condición necesaria para aspirar a puestos de responsabilidad en la empresa. No ser proactivos en políticas internas que permitan a las mujeres desarrollar todo su talento terminará por pasar factura más pronto que tarde a las compañías que se queden rezagadas.

Termino haciendo una breve reflexión sobre la conciliación. Sigue existiendo todavía la idea, afortunadamente cada vez menos, que la conciliación es fundamentalmente una cosa de la mujer. Creo que eso la sigue penalizando en muchas ocasiones. Cuando se habla de medidas como las que he descrito brevemente antes (teletrabajo, jornadas flexibles, etc.) me refiero a padres y madres. La conciliación está dejando de ser una opción cuando se tienen unas tasas de fracaso escolar cercanas al 30%. La educación se da en casa y en el colegio se refuerzan valores. Lo que hoy es un problema educativo, será un problema económica a medio plazo.
Captar, retener y crear espacios propicios para que las personas desarrollen su talento, esa es la cuestión.




domingo, 3 de abril de 2011

Vinos del Mundo - Enoturismo en la Ribera del Duero: Una Realidad a Través de Experiencias

Algunas Reflexiones

El pasado jueves participé en el congreso "Enoturismo en la Ribera del Duero" organizado por la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Burgos. Compartí mesa con un plantel realmente de lujo. Por un lado, Carolina Toribio de Benito, Directora Gerente de la Oficina de Enoturismo de Valladolid, por el otro Ignacio Arzuaga Navarro, Director General de Bodegas Arzuaga Navarro, Pilar Pérez de Albéniz, presidenta de Bodegas Peñalba Lopez, "Torremilanos", y José Carlos Álvarez Ramos, Director Técnico de Bodegas Emilio Moro y Cepa 21. Cada uno contamos  nuestras experiencias y actividades desde nuestra realidad empresarial y se dio paso después a un interesante turno de preguntas dónde la crítica fue unánime: ¿no estamos yendo cada uno por libre? ¿No falta un elemento vertebrador? Rotundamente sí. Pasa algo parecido a lo que expliqué en mis reflexiones a la vuelta de Prowein. Como cada vez que me piden que participe en foros similares, os dejo algunas de las ideas que expuse. Vuestras sugerencias, opiniones y percepciones, serán más que bienvenidas.

Desde hace algunos años se viene hablando cada vez más de la palabra enoturismo. Todas las bodegas, o casi todas, han dejado de ser reacias a mostrar sus bodegas, procesos y viñedos, los cuales, hasta no hace tanto, eran casi como un secreto de estado. Desde PradoRey consideramos que el enoturismo está pasando a ser una herramienta de negocio fundamental, no tanto por el resultado económico puro y duro, sino por su potencialidad como elemento diferenciador.

Como muchas veces he expuesto en este blog, vivimos en un mundo en cambio. Basta con recordar cómo eran nuestras sociedades hace 20 ó 25 años. Uno tenía a su familia, a sus amigos del barrio y a los del colegio, todos más o menos cortados por el mismo patrón, con valores y culturas similares, influidos por la misma religión. Veíamos TVE-1 y TVE-2, no había más. Nuestras expectativas, en definitiva, eran muy locales. La globalización económica ha traído consigo un aumento de los movimientos migratorios sin precedentes. Lo acontecido en España en el período 2000 - 2007, por ejemplo, sólo tiene comparación con lo vivido en los EEUU durante el siglo XIX. Como consecuencia, nuestra sociedad es diversa, plural y heterogénea, las culturas conviven y se mezclan, los valores son diferentes también. Sumémosle la revolución de las tecnologías de la información. Nuestras expectativas son ahora globales, pero con una particularidad añadida que complica todo mucho más: vivimos en la era de la interactividad total. Cuando antes hablábamos de lo bien que nos lo habíamos pasado de vacaciones en un sitio o en otro, quedábamos a cenar y se lo contábamos a nuestros amigos, a los que, con un poco de suerte, hasta les enseñabas las fotos de tu viaje. Hoy en día las fotos se "cuelgan" en Facebook, escribes en un blog que lee gente de todo el mundo y gracias a la capilaridad de las redes sociales y la potencia de internet, cualquiera, independientemente de dónde viva, puede comentar, preguntarte o interactuar contigo. Las fronteras se diluyen, las distancias se acortan, la oferta disponible para el consumidor se amplia, las empresas se hacen transparentes.

Las consecuencias no son menos interesantes.Por un lado la competencia se ha vuelto global.. Sigo compitiendo con el resto de bodegas Españolas, pero esa tarta cada vez es más pequeña. La batalla se libra más allá de nuestras fronteras y allí entran en juego vinos y regiones de todo el mundo que cada vez hacen cosas más interesantes. Por el otro gana peso lo intangible frente a lo tangible. Me explico. Las tecnologías son imitables, la información se ha democratizado y fluye por todo el mundo. Hacer bien un vino desde un punto de vista técnico tiene cada vez menos misterio (siempre que se cuente con buena materia prima). El consumidor, en su gran mayoría, no es tan experto para evaluar la calidad intrínseca de un vino. De lo que se trata, en definitiva, es de lograr que el cliente se identifique emocionalmente con mi marca y ahí, en enoturismo, puede jugar un papel muy importante. No digo que sea la una única palanca, pero sí una de las más importantes y fáciles de implementar.

Para que se entienda el valor de lo intangible en el mundo del vino, me gusta poner este ejemplo. Cojamos unvas de la mejor zona de la Ribera del Duero, obtengamos el mosto, fermentémoslo, pasemos al vino por una buena barrica, dejémosle un tiempo envejeciendo en la botella y saquémoslo al mercado sin etiqueta. Es probable que nos den 3 ó 4 euros por el vino. Ese mismo vino, con la marca Vega Sicilia, valdrá 100 ó 200 euros. Y si ecima es de una añada buena, incluso podrían darnos 600 euros.

En el fondo lo expuesto en el párrafo anterior está en consonancia con aquello que dice siempre Steve Jobs: "necesitamos productos sexy". Bueno, yo creo que en el vino necesitamos marcas "Sexy". El enoturismo claro que nos debe ayudar a vender más vino, pero sobre todo a crear y revalorizar marcas, a diferenciar empresas, a reforzar valores y culturas empresariales, en definitiva, a vincular afectivamente al consumidor con tu empresa.

En un mundo en el que todos competimos con todos, tiene poco sentido que nos enfrasquemos en una guerra de marcas. Creo que habría que apostar, en primer lugar, por una marca España de calidad y desde ahí podemos bajar a otras enseñas. Me pareció muy interesante lo que propuso José Carlos, de Emilio Moro y Cepa 21, respecto a crear la marca "Duero" como elemento vertebrador de todas las DO de Castilla León, por ejemplo, poniendo como ejemplo lo que ocurre en Francia.

Centrados en lo que ya hay, pienso que hay argumentos más que suficientes para hacer de Ribera del Duero una marca diferencial. Nos falta los 130 años de hacer bien las cosas como Rioja (somos unos recién llegados) o la tradición de siglos de Francia, pero realmente, y hablo de condiciones técnicas y objetivas del clima y del suelo, no hay apenas regiones a nivel mundial tan favorables para el viñedo y la elaboración de vinos como la Ribera del Duero. Estamos hablando de un terruño que muy probablemente estará entre los 3 ó 4 mejores del mundo. 

Ribera del Duero, además, posee una uva diferencial y autóctona, la Tinta Fina o Tempranillo. Su comarca está plagada de historia, cultura y posee una oferta gastronómica original y muy potente. Lo tiene todo para atraer un turismo de calidad que, por un lado, fije población, por otro, dinamice la región. Sin dejar de ser la Ribera del Duero y reconociendo que lo de Florencia es algo único, el ejemplo de la Toscana nos debería estimular.

Para ello hay que dejarse de mirar el ombligo. Cuando uno sale al exrranjero, y dejando al margen a los profesionales del sector, fuera de nuestras fronteras casi nadie conoce Ribera del Duero, casi nadie conoce tipos de uva (hay quien en las ferias se sigue sorprendiendo cuando le explicas que Rioja no es una uva, por ejemplo) y casi nadie conoce bodegas y marcas. La apuesta por la internacionalización tiene que ser firme y decidida. Nos lastra la falta de masa crítica, pero no podemos seguir diciendo orgullosos que nuestra DO ya exporta el 5%. El objetivo debería ser superar el 30% de Rioja, pero para ello hay que invertir en una marca común de la que todas las bodegas nos podamos beneficiar.

España, como destino turístico, tiene mucho que ofrecer al margen de sol y playa. Somos ya una potencia de turismo cultural y gastronómico. De ahí a atraer un turismo enológico de calidad hay un paso. La globalización económica y cultural es una oportunidad fantástica para hacer de la Ribera del Duero un reclamo, pero también del resto de regiones vitivinícolas de España. Nuestros caldos, además, tienen cada vez un mayor reconocimiento en las revistas especializadas de fuera de España. Basta con mirar las puntuaciones de Robert Parker en The Wine Advocate, las del Wine Spectator o las del Wine Enthusiast.

Los problemas, a menudo, los tenemos en casa. Muchas veces los esfuerzos públicos y privados se dispersan, al no existir coordinación entre diferentes organismos. Faltan, además, más alianzas estratégicas y una mayor profesionalización, quizás ya no tanto de las bodegas como de los servicios auxiliares, a la hora de atender al turista extranjero. Y con ello me refiero a cuestiones tan simples como que en todas las bodegas y restaurantes, por ejemplo, haya gente que hable otros idiomas o incluso, como apuntaba Ignacio Arzuaga, que simplemente las cartas de los restaurantes estén en inglés. Además, las limitadísimas inversiones en infraestructuras en Castilla León son también un handicap para todos aquellos que nos visitan.

Por último, termino este post hablamos de lo que hacemos en PradoRey. Lo más diferencial que tenemos, sin duda alguna, es la finca Real Sitio de Ventosilla. En sus 3.000 hectáreas de extensión tienen cabida 520 de viñedo propio, la extensión más grande de la Ribera del Duero. No somos los que más vino elaboramos, ya que en Ribera del Duero no compramos uva a otros viticultores, pero sí los que controlamos una mayor superficie de viñedo en propiedad. Dentro de la finca, además del vino, producimos leche procedente de nuestro propio ganado vacuno, siendo la única granja en Castilla León que posee la certificación PMO para vender leche en EEUU. Creo que en toda España hay tan sólo otra explotación lechera que también la tiene, pero aquí hablo de memoria. Nuestra leche se vende, parte con marca propia (Leche Fresca Ventosilla), parte al Grupo Pascual. Además, generamos energías renovables con las que nos autoabastecemos, vendiendo parte a la red eléctrica, y explotamos cereales, patatas, remolacha y madera. Tenemos también ganado ovino. Nos elaboran empresas externas un queso de oveja y cosméticos con materia prima propia que vendemos también con las marcas Real Sitio de Ventosilla y PradoRey. El Aceite de Oliva PradoRey se obtiene en una finca del grupo empresarial ubicada en la provincia de Toledo.

Es por ello por lo que cada vez que tenemos una visita a la bodega, nos gusta que el grupo en cuestión visite la finca, observe y ande por la misma, así como se detenga en los principales pagos del viñedo y palpe los suelos, vea los viñedos y comprenda por qué cada vino tiene su propia personalidad. Que comprenda por qué el pago de Valdelayegüa es el ideal para nuestro Crianza, por qué la Mina para el Reserva o por qué el Élite es un clon de Tinta Fina que se da muy bien en el pago Salgüero. Lo importante de tus pagos no es que sean mejores o peores que los de las demás bodegas, sino que sean lo que son, es decir,  únicos, inimitables, diferenciales, con su propia historia geológica, climática y orográfica, que es lo que al final explica por qué un vino es como es. 

Real Sitio de Ventosilla debe su título al Duque de Lerma, el cual mandó construir un palacio en el Siglo XVII para el Rey Felipe III, al cual le gustaba venir a cazar por la finca. Hoy dicho palacio, de estilo herreriano, ha sido transformado en una Posada Real de 17 habitaciones. Pero no sólo tratamos de que sea un hotel, sino que también organizamos jornadas de teatro barroco en verano, rememorando las comedias que Lope de Vega representó para Felipe III en los jardines de Ventosilla, así como se organizan cenas barrocas en la vendimia. 

Las bodegas, tanto de la de Ribera como la de Rueda, son visitables prácticamente todos los días del año en horario ininterrumpido de 10 de la mañana a 8 de la tarde, pero lo que tratamos no es que la visita sea al uso, si no que se busca, a través de catas experimentales (con turrones, chocolates o golosinas, por ejemplo) darle una vuelta de tuerca a los sentidos. Por último, en Rueda, al no tener finca propia, de lo que se ha tratado es de hacer un gran centro enológico, cultural y gastronómico entre las diferentes salas de exposiciones, el restaurante y la propia bodega en sí. En PradoRey, además, tenemos acuerdos de colaboración con otras bodegas, hosteleros y organismos oficiales para ofrecer paquetes completos que permitan a nuestros visitantes empaparse de la realidad tanto de Rueda como de Ribera del  Duero haciendo más atractiva su estancia por nuestros lares.

Lo más importante, en definitiva, es que el cliente experimente, sienta, entienda de nuestros productos y procesos, y que, en definitiva, podamos vincularle afectivamente con nuestra marca y con la región. Cuando un consumidor siente una experiencia en torno a ambas, su percepción cambiará para siempre y puede ser para bien o para mal. En un mundo en el que la percepción seguirá jugando cada vez un papel más relevante a la hora de elegir una marca o un producto, en el enoturismo nos va mucho en el envite. No olvidemos que hoy en día la interactividad y, por lo tanto, el boca a oreja, son globales.

viernes, 1 de abril de 2011

Empresas - Reflexiones post Prowein

Vientos de Cambio

Esta semana he estado en Düsseldorf participando en Prowein, la feria del vino más importante del mundo con permiso de Vinexpo (Burdeos). La verdad es que ha sido una pasada. Los vinos han encantado y nuestra apuesta por la exportación sigue congiendo fuerza. Da gusto escuchar a tus clientes que cada vez lo haces mejor, que le has pegado un salto cualitativo a los vinos muy considerable y que la línea marcada es la correcta. El mérito, como a mi me gusta decir, es de los técnicos. Comenzando por los del viñedo y siguiendo por los enólogos. Decía nuestro importador de Brasil, por ejemplo, que le resultaba increíble que pudiésemos elaborar un millón de botellas con la calidad del Roble. Los triunfadores, en cualquier caso, han sido el PradoRey Rosado 2010 (para muchos de nuestros importadores de los mejores del mundo en estos momentos), el PradoRey Reserva 2005, el cual dejó sin palabras, no sólo a nuestros clientes, sino a muchos colegas franceses que vinieron a catarlo y el PR 3 Barricas, ya que desde fuera nadie se espera un verdejo fermentado en barrica con sus características. El Élite, con sus 93 puntos Parker, también se llevó multitud de elogios, pero acepto que es un vino complejo, tal vez demasiado para determinados mercados.

Cada vez que uno sale de casa y va al extranjero, recibe una cura de humildad. Hoy en día se hacen buenos vinos en todas partes y el nivel es cada día mejor. Los Pinot Blanc y Pinot Gris de Austria, Luxemburgo y Alemania han sido de mis grandes descubrimientos de esta feria, como también algunos Chabli de Borgoña que Fabián, nuestro Export Manager me ha hecho catar. Me he quedado sorprendido con algún Nero D´avola de Sicilia y con determinados Malbec argentinos. He probado vinos griegos elaborados con variedades impronunciables, que si bien no me han terminado de convencer, sí que me han llamado la atención por su apuesta valiente, firme y decidida por lo diferencial: su uva local. De la mano de nuestros importadores Alemanes (Eggers y Rindchen) he probado maravillosos Riesling de todas las gamas, así como gracias a Carmen, nuestra directora comercial, algunos tintos maravillosos del Somontano. Pude probar en la cata libre del último día un espectacular Finca Valpiedra de Rioja (maravilloso) y de la mano de mi amigo Stanley de Laus, su fabuloso Rosado (vino de Lágrima) y su espectacular Alt 700 Finca Bachimaña (Gewürtztraminer y Chardonnay). Uno siempre se queda con las ganas de probar más cosas, pero las ferias son matadoras y los tiempos de cata limitados.

Me preocupó, no lo voy a negar, la imagen que damos como país. Mientras Chile, Argentina, Uruguay, Austria e incluso determinadas bodegas francesas se esforzaban por dar una imagen más o menos homogénea, en España cada comunidad autónoma íbamos a nuestro aire. Seguimos sin hacer una marca paraguas que debería ser "España" y desgraciadamente así nos va. Fuera de nuestras fronteras, no son pocos los que piensan que Rioja es una uva, como tampoco los que no tienen ni idea de lo que es Ribera del Duero. Suenan, gracias a Dios, el Tempranillo, el Verdejo o la Garnacha, pero poco más. Tampoco me gustó la imagen del último día, con stand españoles vacíos y potenciales clientes catando sólos ante la atónita mirada de muchos. Tenemos grandes caldos y magníficos profesionales, pero nos tenemos que exigir mucho más.

Por último me traigo de vuelta vientos de cambio. En estos días, nadie me ha hablado ni de recesión, ni de bancos ni de bajar precios. Fuera de nuestras fronteras la crisis parece que poco a poco se va quedando atrás. Como siempre ha pasado en nuestra historia económica, nuestros desplomes y recuperaciones llegan con algo de retardo respecto al resto de Europa. Brotes verdes por fin, aunque lleguen desde Alemania y aún nos quede para disfrutarlos.