domingo, 24 de abril de 2011

Fútbol - Diseccionando el Clásico (2)

Más apuntes

Termina una Semana Santa de Pasión en todos los sentidos. Con menos procesiones de las deseables por la abundancia de la lluvia, pero con mucho fútbol de por medio, cerramos el domingo de resurrección a mitad de camino entre el segundo clásico y el primer partido de las semifinales de la Champions. Uno sigue tomando apuntes y prepara para cuando termine el cuarto envite, un post más detallado. Sé que puede sonar oportunista, pero creo que este "serial" no admite dogmas a mitad de la  película. La vida es un estado de ánimo y un equipo de fútbol también. Hace 15 días, el Barça era muy favorito. Dos partidos, con una copa de por medio, parece que han logrado virar las tornas. Al menos hasta el partido del miércoles próximo.

Efectivamente Mourinho se guardaba algo tras el primer clásico. Bastó que el Madrid adelantara su línea de presión 25 metros para meterle en un jardín al equipo blaugrana El Barça no está acostumbrado a ello. El Barcelona de la era Guardiola ha perdido muy pocos partidos, y los que lo ha hecho, ha sido a través de un intercambio de golpes, tal y como hizo el Atlético de Madrid, en el Calderón la liga anterior, por ejemplo, o el Inter en San Siro el año pasado. Los culés perdieron, sí, pero generaron ocasiones para haber ganado los "pim-pam-pum" en los que se convirtieron esos encuentros. La principal novedad del miércoles pasado es que el Barça no tiró ni una sola vez a puerta en toda la primera parte. La mala noticia para el Madrid es que, pese a su superioridad, no fue capaz de hacer ni un sólo gol.

La reacción del Barcelona tras el descanso fue espectacular. No creo que el Madrid se echara atrás a drede, más bien creo que el Barça le empujó con su fútbol de siempre. Para ello necesitó ensanchar el campo y meterle una velocidad más al juego. Pudo marcar el equipo blaugrana, pero entonces emergió la figura de Casillas, inédito hasta el minuto 65. El problema de los azulgranas es que tal esfuerzo terminó por desfondarle. Los últimos 10 minutos de la segunda parte evidenciaron que los barcelonistas iban ya en reserva y ello lo aprovechó el Madrid para estar a punto de ganar el partido en una gran jugada de Di María.

En la prórroga se necesitaron 5 minutos para ver que la inercia había cambiado. Bastó un balón largo de Xabi Alonso a Cristiano, el cual ganó en carrera a toda la defensa catalana con una facilidad asombrosa y lanzó un disparo que rozó el palo, para ver que a igualdad de esfuerzos, los merengues estaban más enteros. Poco después llegó la jugada del gol y ahí se acabó el partido. Unos se dedicaron a mantener el botín, pese a que Adebayor pudo sentenciar al final del tiempo extra. Los otros, no pudieron llegar con claridad y pagaron el sobre esfuerzo de la segunda parte.

El Madrid tiene buenas noticias. Por un lado, se ha dado cuenta de que puede batir al Barça porque táctica y físicamente, el equipo ha llegado en su mejor momento al final de la temporada.  Por otro, maneja diferentes registros según lo pida el guión y, por último, parece encarar la fase final de la temporada pletórico de moral. Sin embargo, conviene que el equipo blanco recuerde que ha podido perder también los dos partidos. El Barça sigue siendo un equipazo y los dos encuentros disputados han sido a cara de perro. Discrepo de los que dicen que el Madrid jugó al antifútbol. No jugó bonito, que es distinto, pero su presión, orden, disciplina, ocupación de los espacios, ayudas y coberturas en defensa, desmarques y verticalidad, fueron de manual.

El Barça llega con peores sensaciones. Parece que alcanzó un pico de forma a finales de enero - principios de febrero y no ha terminado de recuperarlo. La enfermedad de Abidal, unida a la lesión de Puyol, han dejado a la zaga en cuadro. Sin embargo, sigue teniendo a Xavi, Iniesta y Messi. Cuando los tres conectan, pocas zagas pueden soportarlo. Villa ha vuelto a marcar e, insisto,  ha podido ganar los dos primeros partidos de la serie. Tiene muchísimas posiblidades de pasar a la final de Champions también. Le pesa, eso sí, el mal funcionamiento colectivo que de un tiempo a esta parte muestra su zaga. Sorprende, desde la distancia, la escasa capacidad de autocrítica del Barça tras la derrota en la final de Copa, pero eso lo dejo para mi último post, pase lo que pase a partir del miércoles.

Así pues llegamos a la semana del tercer clásico con las espadas en todo lo alto. Lo veo al 50%. El Barça sigue siendo más equipo, pero llega tocado física y anímicamente. El Madrid, por el contrario, llega con más moral y más fuerza. Espero dos partidos como los dos jugados hasta ahora. Muy duros física y psicológicamente, muy disputados, con igualdad de ocasiones y con un acto final en Barcelona, lo cual, en teoría, favorece a los culés, pero la vida, como venía diciendo, es un estado de ánimo. ¡Que empiece el espectáculo!

2 comentarios:

nanius dijo...

Es interesante ver cómo tus palabras sobre la capacidad táctica y física del RM se las lleva el viento apenas unos días después. El periodismo es arriegado cuando Messi está enfrente... Planteamiento cobarde y nefasto el de ayer

Te lo digo siendo merengue, Fernando. Espero que sigas la serie con el partido de ayer, y el cierre del martes que viene

un abrazo

Fernando dijo...

¡Hola Nanius!

De entrada, Guardiola ganó la partida a Mourinho. Le bastó con fijar más los laterales atrás (Alves y Puyol no subieron) y abrir más el campo con los extremos (Villa y Pedro estuvieron pegados a la cal). El Madrid salió como en el partido de liga, muy atrás y regalando el campo en la primera parte. La principal diferencia, sin embargo, es que al quedar los laterales muy atrás, ni Di María, ni Cristiano, ni Ozil, pudieron ganar la espalda ni una sola vez a Alves y Puyol, por lo que Piqué y Mascherano vivieron un partido muy plácido, no sólo desde el punto de vista defensivo, sino también desde el de participación en la elaboración del juego.

En cualquier caso, de entrada y para que no haya dudas, ese planteamiento no me gusta. Sí me pareció interesante el de la Copa. El Madrid no hizo un partido bonito, pero su primera parte me pareció valiente y tácticamente muy bien jugada, rayando la perfección. Tampoco me gusta el lamento constante de Mou.

Nos queda la duda de saber si realmente Mourinho pensaba meter a Kaká por Lass y saber si hubiera cambiado algo el guión. En cualquier caso, los primeros 15 minutos de la segunda parte, el Madrid salió más arriba, el Barça no conectaba con el medio campo y comenzaba a sufrir para sacar el balón. La expulsión de Pepe cambió todo el panorama y creo que a Mourinho le faltaron reflejos. Si como dijo el 0-0 era un buen resultado estando con 10, saca a Granero, quita a Di María, incluso Cristiano, y aprieta los dientes.

Físicamente creo que el Madrid es superior al Barça. Muy superior incluso, independientemente del resultado de ayer. Pero correr detrás del balón todo el partido y hacerlo durante 30 minutos con uno menos, no es nada sencillo. Por lo general, cuando un equipo tiene el 70% de posesión de balón, acabas con la lengua fuera antes del descanso. Yo no tuve esa sensación.

Evidentemente, ahora las cosas están 70 - 30 para el Barça. Como dices, en el fútbol los pronósticos cambian por horas. El día antes de la final, iba en el coche escuchando El Larguero y la prensa catalana hablaba de triplete, de ganar la copa seguro, etc., etc. 24 horas después, parecía que el Madrid era invencible. Fútbol y pasiones humanas, como (creo que)decía Santi Segurola.

Un abrazo

PD: Como ves, yo sí que no hablo de árbitros, no como Mou y Guardiola, jejeje