viernes, 6 de febrero de 2009

Economía - Reflexiones Sobre la Cifra de Paro y Los Bancos

¡Menuda Semanita!

El pasado día 3 de febrero fue una jornada negra para la economía española ya que conocimos el dato del paro del mes de enero, el peor de la historia de nuestro país. Tanto es así, que fuentes del gobierno ya no descartan alcanzar los cuatro millones de desempleados. Poco después de conocerse la dramática cifra de parados, el Ministro de Industria Miguel Sebastián lanzaba una seria advertencia a los bancos, a los que les dejó bien claro que estaban agotando la paciencia del gobierno por no hacer llegar el dinero prestado a familias y PYMES, así como les culpaba de la situación actual a nivel mundial.

Las reacciones desde la banca no se han hecho esperar. Botín decía ayer jueves que sería una irresponsabilidad aumentar los créditos con una situación económica como la actual. El presidente de la AEB, Miguel Martín, hizo por su parte unas polémicas declaraciones en las que acusaba a la economía real de ser la causante de la crisis financiera en España y no a la inversa, además de criticar al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero por su imprevisión.

Como siempre, voy por partes.

  1. El dato del paro en España es dantesco. Y lo es no por la actitud de los bancos (de momento), sino por la falta de sostenibilidad de nuestro empleo. Los bancos pueden ayudar a llegar a los cuatro millones de parados si se cierra el grifo a entidades rentables desde un punto de vista operativo, pero que por la edad de la organización e inversiones realizadas puedan sufrir tensiones de liquidez ante la eventual caída del consumo (y las ventas). Ese fenómeno se empieza a dar. Aún así, convendría analizar las bases sobre las que se ha alimentado la creación de empleo en nuestro país en los últimos 10 años. Si uno coge los datos publicados el pasado día 3, observará como el aumento del paro en el sector de la construcción ha sido del 102% en el último año. Servicios sigue siendo el sector con mayor número de parados (con un aumento del 37,14% durante el 2008). Industria por su parte aporta 142.598 parados más, lo que supone un aumento de más del 48% en los últimos 12 meses. Conclusiones: Buena parte del empleo destruido se debe a una burbuja que estaba destinada a explotar (la inmobiliaria), nuestra industria es preocupantemente poco competitiva (aunque esto ya se sabía) y dependemos mucho del sector servicios (muy expuesto a los ciclos económicos). Resumiendo: El panorama es desolador. Aunque desde el gobierno se asegure que la caída del empleo en la construcción está tocando fondo, seguimos teniendo otros sectores que seguirán sumando parados a menos que cambie el ciclo económico.

  2. El gobierno hace bien en velar por intereses de familias y empresas, pero debería recordar que lo que nos hubiera venido bien de verdad es una mejor labor de supervisión de los mercados por su parte. Estamos pagando a nivel global los excesos que hemos cometido durante los últimos 15 años, de los cuales los gobiernos mundiales son cómplices por mirar hacia otro lado. Ahora toca reajustarse con todas las consecuencias. Se sabe que las crisis en España dejan muchos más parados que en el resto de países de nuestro entorno, en parte por lo explicado en el punto anterior. Fue así durante la crisis del petróleo de los años 70 y a principios de los 90. Los bancos tienen mucha culpa de lo que ha pasado en todo el mundo, pero la cifra de paro de España tiene más que ver con cuestiones estructurales nuestras que ningún gobierno ha sabido resolver, que con la situación financiera de nuestro pais.

  3. Botín tiene razón en parte. Si la economía está mal y cae el consumo, bajarán los ingresos de las empresas. Los créditos soportarán más riesgo. Pues que lo cobren. El binomio rentabilidad / riesgo es una de las primeras lecciones que se dan en la carrera de empresariales. Lo que pasa es que ahí está la segunda parte de la película. Los bancos están pagando también sus excesos. Si tuvieran el dinero lo prestarían con un diferencial mayor. Es su negocio, no lo olvidemos, y si no están prestando más dinero es porque deben tener unos pasivos para echarse a temblar. Si no pueden prestar el dinero, harían un buen favor a las compañías sentándose con ellas a renegociar parte de los créditos para no axfisiar a nuestro tejido empresarial.

  4. Las declaraciones de Miguel Martín merecen un comentario aparte. A estas alturas de la película parece bastante claro que el inicio de todo este entramado comienza con el sector financiero de los EEUU, el cual se comporta de manera irresponsable. Es absurdo pensar que en una economía globalizada el crack americano no afecte a Europa y, por lo tanto, a España. En nuestro país es cierto que los banqueros no se han apuntado a la fiesta de las subprime (al menos en las dimensiones de otros países), pero sí que es cierto que han participado alegremente del "boom" inmobiliario. Si las empresas han hecho barbaridades con el dinero, es porque han existido bancos que les han reído las gracias. Cuando la economía iba bien, no pasaba nada. Ahora que va mal, es culpa de las empresas... Pues hombre, creo que la cosa no está para echarse culpas, sino para entender que todos hemos hecho algo mal. En cualquier caso, que con la cifra de parados que tenemos andemos preguntándonos por el huevo y la gallina...
Así que menuda papeleta tienen todos los protagonistas de este post. Lo único para mi cierto es que los datos demuestran que las previsiones de nuestro gobierno de iniciar una recuperación de nestra economía a finales de este año se basan más en un acto de fe que en un trabajo empírico serio y consecuente. Todos los agentes tienen en su mano hacer algo más, pero deberán mirar más el largo plazo y menos el corto, entender que esta crisis va a tener un coste importante para todos, empresas y bancos, pero que debemos asumir si queremos acabar con ese drama que suponen más de 3 millones de parados.

No hay comentarios: