viernes, 17 de julio de 2009

Sociedad - www.unpocodetodos.com

Sobre las Pequeñas Cosas y sus Impactos

Hace un par de días tuvo lugar una iniciativa en el blog de mi buen amigo Francisco Alcaide. En uno de sus últimos Posts, Paco hablaba de cómo muchas pequeñas cosas pueden suponer mucho. En los comentarios al artículo, Fernando López Fernández, habitual participante, proponía crear una página web llamada www.unpocodetodos.com, en la que cada miembro registrado se comprometiera con una pequeña acción que hiciera bueno un proverbio Japonés que dice que "si cada uno barriese delante de su puerta, qué limpia estaría la ciudad". Yo quiero proponeros algo para empezar, algo que con un pequeño esfuerzo por parte de todos, puede suponer mucho.

Estamos viviendo a nivel mundial unas últimas semanas bastante convulsas a nivel energético y ecológico. Hace unas semanas, mientras en España debatíamos el cierre de Garoña, el congreso de los EEUU aprobaba la ley Waxman - Markey sobre cambio climático (con 212 votos en contra, principalmente, de militantes republicanos). Dicha ley provocaba un brillante artículo de Paul Krugman en el New York Times publicado en España por El País, el cual encontró réplica en otro de Guy Sorman en ABC no menos interesante. La semana pasada, en la cumbre del G8, yo creo que todos nos quedamos un poco fríos (al contrario que el planeta) cuando leímos lo mismo de hace unos meses: muchas buenas intenciones y pocas, muy pocas concreciones.

¿Qué es lo que creo yo? Pues que el planeta se calienta. Lo dicen los datos, las series históricas y sus tendencias. En parte, como apunta Sorman, porque estamos en un período interglaciar y es lo que toca, pero todo indica que el hombre está acelerando dicho proceso con un desarrollo totalmente insostenible. Como economista, pienso que por encima de complejos debates científicos, debemos pensar que poner nuestras esperanzas en el petróleo, el uranio o cualquier otra fuente de energía finita, supone fijar una fecha de caducidad a nuestro sistema. Porque por encima de todo, como ya se ha apuntado en este blog, la energía es desarrollo. Quedarnos sin ella o limitar su suministro, supondría un problema económico y un drama humanitario de primer orden. Tal vez sea cierto que a día de hoy las renovables no llegan a todo lo que nos gustaría, pero la apuesta por ellas debe ser firme y decidida mientras se investiga si es posible una energía nuclear de fusión que genere menos residuos radioactivos que un hospital o se encuentran nuevas alternativas.

¿Qué es lo que yo propongo? Pues que todos hagamos un poco de algo. Que utilicemos menos el coche, que nos pongamos un jersey un poco más gordo en invierno y bajemos uno o dos grados la temperatura de nuestras calefacciones, que reciclemos, que apaguemos las luces y no dejemos en stand by las televisiones y los equipos de música, que pongamos bombillas de bajo consumo, que no dejemos el cargador del móvil enchufado sin el teléfono, que no dejemos el ordenador horas y horas encendido descargándonos música y películas de internet, que si cambiamos algún electrodoméstico, compremos uno eco eficiente, que si cambiamos de coche, miremos las emisiones y los consumos del mismo, que ahora en verano pongamos menos el aire acondicionado y abramos más las ventanas, pero sobre todo, que seamos conscientes de que será la conciencia ciudadana la que cambie el mundo. Los políticos hacen las cosas cuando importan a la colectividad que les tiene que elegir por puro egoísmo inteligente. Es así de triste.

Así que por encima de debates sobre si estamos de acuerdo sobre la energía nuclear, las renovables o las de combustión, todos podemos hacer un mejor uso de los recursos. Todos podemo barrer la puerta de nuestra casa, como explicaba Paco. Soñemos, pues, con un mundo mejor aportando sólo un poco de interés. En juego está el futuro de nuestra civilización. Al menos tal y como la conocemos.

4 comentarios:

Pedja dijo...

Claro que sí Ferra¡¡¡, muy buen post, enhorabuena, un abrazo.

Fernando dijo...

Muchas gracias, Pedro. Como decían en la Eurocopa los jugadores "¡PODEMOS!".
Un fuerte abrazo

FAH dijo...

@fernando. felicidades por el post y gracias por citarme. mi experiencia me dice que en muchas ocasiones las iniciativas no se ponen en marcha (en todos los sectores y todos los ámbitos) porque entre emisor y receptor hay ruidos. Hay que trabajar mucho más la pedagogía de la comunicación. Tener algo que decir, decirlo de manera clara, difundirlo notoriamente y ser constante en el mensaje. 4 requisitos. Para que la gente se ponga en marcha, los mensajes deben primero llegarles y luego calarles. salu2.

Fernando dijo...

Paco, muchas gracias por tu comentario. Los cuatro requisitos que citas me parecen indispensables. Por eso me parecía que el ahorro energético es una buena idea para comenzar con "un poco de todos", porque podemos hacer algo con gestos sencillos pero muy claros. Habrá que seguir insistiendo en el mensaje. Suscribo plenamente lo del ruido entre el emisor y el receptor! Un fuerte abrazo