viernes, 31 de julio de 2009

Economía - Botellas Medio Llenas, Botellas Medio Vacías

Reflexiones sobre los Últimos Datos de la Economía Española

Hoy la prensa se hacía eco de las últimas publicaciones del INE acerca de la Economía Española. Concretamente se publicaba la evolución del PIB en este último trimestre, así como su evolución interanual, y la evolución del IPC adelantado. Como siempre que se exponen datos, se puede ver la botella medio llena o medio vacía. Por mi parte voy a limitarme a exponer los datos lo más objetivamente que pueda dejando para vosotros las conclusiones y opiniones al respecto. Allá vamos.

El dato del PIB de este segundo trimestre no hace sino dar la razón a quienes auguraban, pese a que desde el gobierno se trató de defender lo contrario, que la economía Española caería un 4% este año. El dato del segundo trimestre refleja una caída del PIB de un 0,9%, lo cual sitúa la tasa interanual del PIB (esto es, el resultado de los últimos 4 trimestres) en un -4%. El dato, que de por sí es pésimo, puede ser interpretado también de forma optimista, ya que el primer trimestre del año marcó una caída histórica del -1,8%. Dicho de otra forma, de Abril a Junio, la economía Española ha seguido retrocediendo, pero ha frenado su velocidad de caída. Gráficamente lo entenderemos mejor:

Gráfico 1: Evolución PIB Interanual. Elaboración Propia con base INE



Si vemos la distribución del PIB por trimestres todavía se ve mejor el frenazo de la caída
Gráfico 2: PIB Trimestral. Elaboración Propia con Base INE


Esta última gráfica hay que "leerla" con cautela. No se debe pensar que la crisis tiene forma de V y que en breve estaremos en números positivos. Lo razonable es pensar que vamos a seguir en números negativos todo el 2009 y buena parte del 2010, que el tercer trimestre nos dará una tasa interantual todavía peor al 4% y que cerraremos el año con otro dato negativo pero en torno al citado 4%.

Los optimistas creerán que, efectivamente, hemos pasado lo peor. Los pesimistas pensarán que pese a que se han estabilizado relativamente los mercados financieros, pese a que los gobiernos han actuado de forma conjunta con una contundencia sin precedentes y pese a que la situación macro económica, y parafraseo al Banco de España, es ligeramente menos desfavorable, la mejora ha sido muy leve. Vamos, que quien no se consuela es porque no quiere.

La caída del PIB hay que entenderla por la caída de la demanda nacional, la cual se cifra en torno a un 6%. Es la consecuencia que tiene en España el auge tran brutal del Paro. Como ya se apuntó en este blog, con un paro rozando el 20%, no podemos esperar que el consumo privado y la demanda interna tiren de nuestra economía a medio plazo. Otro dato interesante es el del ahorro. Los hogares siguen "guardando" el dinero, superando el 14% de la rentadisponible. Esta cifra es coherente con lo expuesto (la caída del consumo) y el poco incentivo que hay para poner el "dinero a trabajar" por la incertidumbre actual. Dicho de otra forma, no hay inversión y, por lo tanto, no se crea riqueza.

El otro dato importante publicado es el de la Inflación. Los precios han acentuado aún más su caída en Julio, situándose la inflación interanual en el -1,4%. Para los no entendidos en la materia, es bueno que la inflación esté controlada, pero no que sea negativa. Cuando existe una caída generalizada y prolongada de los precios, se produce un fenómeno llamado deflación. La deflación puede suponer un "cocktail molotov" en cualquier economía.

Contándolo de forma muy sencilla, la deflación se da cuando los vendedores bajan los precios ante la posibilidad de que se "coman" stocks de productos por una caída de la demanda. Esa bajada generalizada de precios supone que los fabricantes no puedan cubrir todos sus costes y tengan que despedir a gente aumentando el paro. El aumento del paro hace que la demanda caiga todavía más y con ella los precios, provocándose también un efecto pernicioso sobre la confianza en los mercados. Los compradores, pensando que los precio van a seguir bajando, posponen sus decisiones de compra, alimentando aún más la famosa deflación.

¿Hay peligro real de deflación? Aquí me mojo. Yo creo que no. En España tiene mucho peso de cara al cálculo de la inflación el precio del petróleo y ahora mismo nos estamos comparando con el pasado mes de Julio de 2008, con un crudo, por aquel entonces, por las nubes. También estaban por las nubes los alimentos (como ya se expuso en este blog recientemente) por las tensiones generadas por los biocombustibles y algunas malas cosechas a nivel mundial. Sí que es cierto, sin embargo, que todas esas circunstancias se daban también en la eurozona y que no están sufriendo tanto la caída de los precios. La diferencia estriba, creo yo, en el tan manido tema del Paro. España ha sido "medalla de oro" en destrucción de empleo en este 2009. Es lógico que la demanda se resienta más que en otros países y que ello tire con más fuerza de los precios para abajo. Aún así, dudo que con la fuerza necesaria como para entrar en deflación.

Como en el caso anterior, os adjunto otras gráficas. En la nº 3, podéis ver la comparación de la inflación en España comparado con la Eurozona. En la nº4, la evolución de precios interanual del Barril de Texas (aclaro que para España el interesante es el de Brent, pero no dispongo de la serie histórica de precios. Aunque no es el mismo, las variaciones porcentuales han sido similares).

Gráfico 3: Variación Interanual del IPC en España y en la Eurozona. Elaboración Propia con base INE.


Gráfico 4: Evolución de precios del Barril de Texas y su Variación Interanual


Lo interesante es ver que mientras el precio del barril se ha estabilizado, al igual que los precios en la eurozona, en España todavía no se ha producido dicha estabilización. Los optimistas, como el Ministro Miguel Sebastián, dicen que la recuperación de los precios es inminente. En línea parecida se ha expresado Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, el cual afirma que el riesgo de deflación es remoto, porque sólamente la brusca caída del precio del crudo en la segunda mitad del 2008 debería llevar a números positivos a nuestro Índice de Precios al Consumo. Para los pesimistas, entre los que se encuentran los miembros de la oposición, estamos al borde de la deflación. Como en el caso anterior, caben ambas opiniones.

Para terminar de fomentar el debate, no quiero dejar de citar una frase de "The Economist" esta semana: "España tiene una economía tan árida como la meseta y Zapatero, por su parte, parece estar contando con la inercia para sacar al país de la recesión lo que le permitiría ganar un tercer mandato en 2012. Tendrá suerte de salirse con la suya, aunque lo cierto es que todo el mundo gana en "Alicia en Zapaterolandia"". Para los optimistas, Zapatero sabe lo que se hace. Para los pesimistas, que visto lo visto son casi todos los que nos ven desde fuera, Zapatero es un irresponsable.

Así pues os toca a vosotros opinar. Si alguno lamenta que hoy no me moje, me permito terminar el post citando uno de Francisco Alcaide, en el cual hacía alusión a lo tibios que somos a menudo los economistas. Cito textualmente: "No es casual que el presidente Truman, irritado en una ocasión ante la complejidad y ambivalencia de los consejos económicos de sus asesores, anhelara algún “economista manco”, que no estuviera siempre diciéndole que “on the one hand… but on the other…”.

3 comentarios:

nanius dijo...

Me encanta la frase que transcribes de Alcaide. Y eso me lleva a pensar que Keynes se hizo economista para que no le engañaran los economistas. Pero una anécdota que se conoce menos de él, es que cuando se reunió con los 6 más importantes economistas de Gran Bretaña, para fijar una posición en relación al documento final que recién salió del Tratado de Versalles, de dicha reunión salieron 7 opiniones distintas, jajaja!! y quien dió dos fue precisamente Mr. Keynes.

No obstante, creo que la gente que critica a los economistas yerra mucho en sus críticas y se queda bien corto por las que no hace. Como cuando la reina Isabel se quejó hace unos meses de por qué los economistas no habían predicho la crisis.Creo que me uno a la opinión del brillante y puñetero Bill Easterly, profesor de desarrollo económico de NYU, en su opinión sobre cómo contestar a la Reina por su resbalón monumental.

Aquí os dejo el link por si os interesa: http://blogs.nyu.edu/fas/dri/aidwatch/2009/08/the_idiots_guide_to_answering.html

Fernando dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernando dijo...

Nanius, mil gracias por participar. Me leeré el link mañana sin falta y te comento.

Muy buena la anécdota sobre Keynes, jejejeje.

Yo también creo que la gente ignora que los economistas lo tenemos muy complicado. Inciden tantas variables en la economía, a menudo incluso algunas con las que no se contaba a priori, que acertar es muy complejo. Sin embargo, pese a no poder preever la crisis, sí que es cierto que parece que vamos a evitar una gran depresión, por lo que uno puede pensar que algo hemos aprendido del crack del 29 y algo hemos aportado.

Francisco Alcaide tiene un blog muy interesante que te recomiendo: franciscoalcaide.blogspot.com. Habla más del Management que de Economía, pero es muy bueno.

Un saludo