miércoles, 9 de noviembre de 2011

Sociedad - Libertad, Mercados y Responsabilidad

Algunas Reflexiones

Llevo varias semanas pensando en este post. No sabía muy bien cómo escribirlo, porque en el fondo lo únco que tenia eran muchas ideas inacabadas, de esas que no terminas de desarrollar. Un comentario de Katy Sánchez el otro día referente al post sobre Grecia, me ha hecho dar en la tecla que ha permitido ordenar mi cabeza: "no estamos educados para el sacrificio ni para la libertad responsable". Y añado: esto se pone de manifiesto más que nunca en la era de la mayor libertad que jamás hemos disfrutado en la historia de la humanidad. 

Vamos a hacer un poco de historia. Las personas nos hemos pasado la vida buscando seguridades, tratando de reducir las incertidumbres de una vida plagada de ellas. Hasta hace no tanto eran las diferentes iglesias las que trataban de aportar respuestas a las preguntas más trascendentales del ser humano. Incluso las obras sociales corrían muchas veces de su cuenta. Posteriormente vivimos la época dorada del llamado estado de bienestar. El Gobierno proveía a cambio de que las personas e instituciones cediéramos parte de nuestra libertad. Eran años de regulaciones, impuestos, economías nacionales e información sesgada. Aquello funcionó razonablemente bien durante unas décadas, pero las personas cambian, al igual que los valores. La revolución tecnológica ha favorecido la globalización de la economía. De pronto los gobiernos se vieron incapaces de controlar las reglas del juego. Además, la globalización de las expectativas y la democratizacion de la información, ha dado lugar a un mundo mucho más diverso en el que tenemos más libertad que nunca para elegir. Estas ansias de libertad, unidas a una crisis económica galopante, han acentuado una tendencia que se viene observando desde los últimos 15 años: los estados se baten en retirada y con ellos entran en el debate político aspectos intocables hasta la fecha, como la sanidad o la educación pública.

Esta mañana escuchaba en la radio el anuncio de Izquierda Unida en la radio. Hablaba de la democracia y el mercado. Y me ha llamado la atención. Fundamentalmente porque tendemos a demonizar al mercado, como si fuera la fuente de todos nuestros males. Los mercados son, como dicen Nördstrom y Ridderstrale, y separan lo eficiente de lo ineficiente, como también apuntan ambos, pero en ningún caso pueden ser sustitutos de la responsabilidad de las personas e instituciones. Una mayor libertad conlleva la exigencia de estar a la altura de las circunstancias. De otra forma, la libertad no funciona. Y es ahí dónde entra la reflexión de Katy de hace unos días: en líneas generales, y con lo injusto que es generalizar, no estamos educados en la libertad responsable.
No son los mercados los que crearon y mal utilizaron las hipotecas subprime o los credit default swaps, sino financieros sin escrúpulos. No fueron los mercados los que hincharon sin ningún control la burbuja inmobiliaria en nuestro país, sino banqueros irresponsables. Como tampoco son los mercados los que suben los precios de los alimentos, sino especuladores sin ningún tipo de ética a los que no les importa forrarse a costa del hambre de los más pobres. Probablemente, tú que estás leyendo este post, no te sentirías a gusto con ninguno de los ejemplos expuestos, como tampoco lo estaría yo. Sin embargo, sigue habiendo mucha gente sin valores, que no ha entendido que para que nuestra sociedad progrese, es necesario comportarse con responsablidad. Ningún sistema económico puede progresar si no está vinculado al desarrollo humano. Sin responsabilidad, nuestro sistema va hacia el caos, como se viene poniendo de manifiesto los últimos tres años.

Cabe preguntarse, como siempre hace Paco Alcaide, si el hombre es bueno por naturaleza, o por el contrario, un lobo para el hombre. Tal vez siempre habíamos sido así y el problema era que nunca habíamos disfrutado de tanta libertad como hoy en día. O puede que simplemente estemos ante un problema educativo y una crisis de valores sin precedentes. En el fondo el dilema del bien y del mal siempre ha estado presente en nuestras vidas. El reto es hacer lo correcto cuando la libertad tiende al infinito. ¿Estamos preparados?

4 comentarios:

Muñekita Cat dijo...

Ola Fernando tu blog está excelente, me gustaría enlazarte en mis sitios de turismo. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambas.

Espero tu respuesta a munekitacate@gmail.com
Un abrazoo
Emilia

Fernando dijo...

Gracias por pasarte y por tus palabras, Muñekita Cat. Te escribo mañana sin falta.

Un abrazo!

Katy dijo...

"Tal vez siempre habíamos sido así y el problema era que nunca habíamos disfrutado de tanta libertad como hoy en día"
Y

estamos ante un problema educativo y una crisis de valores sin precedentes".
Con la Y queda perfecto tu post:)
Un abrazo y gracias por estas reflexiones

Fernando dijo...

Katy, millones de gracias por pasarte... y por la puntualización, jaja. Pero sobre todo por inspirar este post.

Un fuerte abrazo