miércoles, 10 de diciembre de 2008

Deportes - La Crisis del Madrid: Capítulo I

El Cese de Schuster

Comienzo hoy una trilogía de artículos acerca de la crisis del Real Madrid. Voy a tratar de ser lo más conciso y objetivo posible, aunque ya advierto que este artículo va a ser largo. Empezamos con el cese de Schuster.

Estoy de acuerdo con todos aquellos que dicen que el alemán provocó su destitución. Sólo bajo ese prisma se pueden entender sus declaraciones después del partidos como el del Sevilla o Getafe. Han pasado muchas cosas desde que el Madrid se proclamase campeón de liga la temporada pasada con una autoridad manifiesta (si nos ceñimos a los números). El frustrado fichaje de Cristiano Ronaldo, la mala gestión del caso Robinho y la ausencia de un plan B en los fichajes, transimitieron la imagen de un Real Madrid que vive en la improvisación permanente. Justo lo contrario que en las dos primeras temporadas de la "Era Calderón". Todo ello trastocó los planes de Schuster y dejó una buena plantilla pero carente de jugadores diferentes, de esos que te cambian un partido. Raúl lo fue, pero ya tiene más de 31 años. Higuain apunta a serlo, pero sigue creciendo. Robben al 100% podría marcar esas diferencias, pero sabemos de su fragilidad con las lesiones... Vamos, que el Madrid actual no tiene un Messi, un Kaká o un Cristiano Ronaldo. Y más que nos pese, el que más se les parecía era... Robinho.

A partir de ahí, Schuster entra en combustión. Se vuelve aún más arisco con la prensa y los palos comienzan a caerle por todos lados. Posiblemente el alemán se los mereciera, porque daba una imagen de prepotencia, indolencia y chulería que no eran de recibo. Pero también creo que los medios de comunicación se cebaron mucho con él. Es posible que el trabajo táctico no esté entre las virtudes de Schuster, pero el año pasado el Madrid fue campeón ganando los dos partidos al segundo (el Villarreal), al tercero (el Barça) y al cuarto (el Atlético de Madrid), batiendo el record histórico de puntos así como siendo el equipo máximo goleador y menos goleado del campeonato.

No creo que hubiera ganado la Champions, pero quedó eliminado contra la Roma con Robinho, Robben, Van Nistelrooy y Sneijder lesionados, teniendo opciones hasta el final (el gol de Panucci llegó en el descuento). Quiero decir con ello, que tan malo no sería Schuster para hacer esos números. Desde la distancia parecía que el alemán manejaba bien el vestuario y los códigos de los jugadores.

Este año el equipo ha demostrado garra y orgullo. En ese sentido no se le puede reprochar nada a los jugadores. Y los resultados no han sido realmente malos hasta el carrusel de lesiones que ha tenido el equipo. Sin embargo, tácticamente el Madrid lleva unos meses siendo una catástrofe. Creo que tienen bastante culpa de ello todas las bajas sufridas en las últimas semanas, pero también Schuster, con esa atmósfera enrarecida en torno al equipo que ha generado debido a su pésima relación la prensa, sus frases incomprensibles y su poca autocrítica, lo que le ha nublado la vista para introducir los cambios necesarios que le ayudaran a reconducir la nave.

Así que todo ello ha derivado en la destitución del alemán. Tampoco nos engañemos. La increíble marcha del Barça ha contribuido también a la aparición de los nervios por Chamartín. El sustituo es Juande Ramos, un muy buen entrenador sobre todo a nivel táctico y físico, pero que genera dudas en cuanto a su capacidad de gestionar el vesturario de un equipo tan grande. ¿Será capaz de levantar al Madrid?

Nunca he sido partidario de los cambios de entrenador y menos en el Madrid. Creo que por lo general es el camino más fácil a seguir cuando se quiere buscar un revulsivo, pero que generalmente no quitan el problema de raíz. Desde que tengo memoria, he visto cesar a mitad de temporada en el banquillo merengue a Amancio, Thosack, Di Stéfano, Antic, Floro, Valdano, Hiddink, de nuevo Thosack, Camacho, García Remón, Luxemburgo y ahora a Schuster. De todos los cambios, tan solo los de Molowny por Amancio y el de Del Bosque por Thosack en la segunda etapa del Galés, dieron resultados. Y en el caso del primero, en la temporada siguiente. No son halagüeños los datos...

Sin embargo, sí que encuentro cierta similitud entre los casos de Del Bosque y Juande Ramos. Y que conste que lo pienso desde antes que lo dijera Tomás Roncero. Thosack se fue con el Bernabéu en contra, buena parte de la crítica también y con una plantilla rota físicamente. Schuster lo ha hecho con toda la prensa en contra, una parte de la afición y el equipo hundido por las lesiones. Del Bosque y Juande son entrenadores muy diferentes en cuanto a su concepción del fútbol, pero ambos tienen sentido común y una virtud más que interesante que les hace sacar siempre lo mejor de sus equipos. Si comparamos las plantillas, creo objetivamente que Juande sale ganando pese a todo lo expuesto al principio. Lo que pasa es que la sombra de Florentino y los galácticos es alargada.

Dadas las circunstancias, yo también hubiera cesado a Schuster y tal vez Juande Ramos es uno de los entrenadores disponibles en la actualidad que ha demostrado tener conocimientos para remediar las carencias que actualmente tiene el equipo madridista, pero el problema es que en el Madrid todo va muy deprisa y se magnifica. Y además, el Barça este año es mucho Barça , la liga está muy cuesta arriba y no parece fácil que el Madrid pueda luchar por la Champions. El tiempo dará y quitará razones, pero a mi Juande me merece el beneficio de la duda. Lo que me preocupan son los síntomas evidentes que llegan desde la dirección de la entidad, según los cuales percibo que el nerviosismo ha llegado a las más altas esferas del club. Y así es muy difícil dirigir al Real Madrid. Ojalá me equivoque...












No hay comentarios: