sábado, 13 de diciembre de 2008

Música - Nacho Vegas, un músico diferente


El Manifiesto Desastre

Reconozco que llevaba un tiempo muy mosqueado durante el cual había perdido casi la fe en la música española e internacional. La crisis de las discográficas ha redundado en un "asegurémenos las ventas y vayamos a lo comercial" hasta un punto de hacer infumables la gran mayoría de los discos publicados cada año. Al menos los que se promocionan a bombo y platillo.

Afortunadamente de vez en cuando te llevas sorpresas. El año pasado para mi Quique González clavó un discazo con "Avería y Redención". Es cierto que tal vez no haya vuelto a rayar a nivel creativo como en "Salitre 48", ni tenga la rabia rockera de "Personal", pero volvía a hacer un disco redondo. No es que "Kamikazes Enamorados", "Pájaros Mojados" o "La Noche Americana" fueran malos trabajos. Al contrario, creo que todos ellos tienen muy buenas canciones, pero había algo de la frescura de los primeros discos de Quique se había perdido por el camino. "Avería y Redención" fue para mi su "Sgt. Pepper´s" (aunque mi querida Maru me va a dar caña por esto) porque Quique González arriesgó y optó por melodías y letras totalmente diferentes a lo que venía haciendo hasta ahora. Se aprecia una evolución coherente, que nadie se piense que aquello fue una ruptura con lo que había hecho antes, pero digamos que fue una apuesta arriesgada.

A Nacho Vegas le conocí a raíz de "El tiempo de las cerezas", aquél doble CD que hizo con Bunbury. Ya había oído hablar de él, pero hasta ese momento no me había atrevido a comprarme ninguno de sus discos. Para mi ha sido una auténtica revelación desde entonces. Creo, honestamente, que nadie había hecho letras tan sinceras y tan duras desde los mejores años de Enrique Urquijo y Sabina. Y musicalmente su evolución está siendo espectacular. En "El Manifiesto Desastre" uno encuentra reminiscencias de los Beatles, Rolling Stone,s Simon and Garfunkel, la mejor época de los Beach Boys e incluso José Alfredo Jiménez. Hay canciones que contienen varios temas en la misma (al estilo y salvando las distancias, por favor, con "Happiness" del maravilloso Álbum Blanco de los Beatles) que son auténticos ejercicios de creatividad elevada al más alto nivel.

Para mi no hay duda. "El Manifiesto Desastre" es el mejor disco español del año 2008 (y puede que de los mejores a nivel mundial). Canciones como "Dry Martini SA", "Lole y Bolan (un amor teórico)", "Crujidos" o "Morir o Matar" son obras maestras. Y el resto del disco no desmerece en absoluto, firmando 11 canciones sencillamente memorables. Que nadie espere un disco fácil de escuchar. A Nacho hay que oirle varias veces para extraer toda la esencia de sus discos, pero tal vez sea mejor así. Eso es lo que pasa con los grandes trabajos discográficos.

Chapeau para Nacho Vegas, un músico que triunfa siendo auténtico en un mundo artificial, un músico, sin duda, diferente.

Video:

No hay comentarios: